Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Bochornos juliagostinos pilotescos deathmatchtizantes

Han pasado otros dos meses y eso significa continuar con el repaso a los pilotos aparecidos durante el año, como hicimos con los de Enero – Febrero , Marzo – Abril y Mayo – Junio. Antes de ponernos a ello, aprovecho para recordaros un par de cosas: La inclusión de vídeo suele deberse a que sea una serie especialmente buena, mala o curiosa. Podéis conseguir más información clicando en el nombre del programa, os llevará a su web oficial —y si no tiene, que ahí está la ITV, a lo más cercano que se me ocurre— y a la derecha podréis leer su procedencia: (AU), (CA), (NZ), (UK), (USA) y, por supuesto (OT).

Este año está siendo prolífico, si no en calidad sí en cantidad. El año pasado tocaron 35 y éste 42 —y aún gracias que hemos bajado por fin de 50 en un PD este año—, aunque eso no compense el paso del excepcional año pasado a estos dos mediocres meses. Veremos lo que nos espera en la siempre concurrida recta final del año, pero de momento…

¡Que comience la lucha!

Axe Cop (USA)
Uno de los lanzamientos más esperados para estos dos meses era la Animation Domination de FOX, un nuevo espacio de animación adulta que bebía de Adult Swim y pretendía, de paso, ir encontrando alguna serie para reemplazar a su estelar formación de los domingos. El problema es que bebió tanto que acabó en Alcohólicos Anónimos: Adult Swim hizo burla de ellos, a veces en las mismas emisiones y el resultado general ha sido bastante flojo. Ciertamente al canal le quedan aún dos series por estrenar — Golan the insatiable y Lucas Bros. Moving Co., previstos para enero, además de Murder Police, que ya veremos que día de la semana y mes termina siendo emitido— pero ya ha anunciado que, de la hora y media actual, a partir de septiembre se emitirá sólo una hora. Pero hablemos de este piloto en concreto: Axe Cop lo mismo os suena por un webcomic que alcanzó más relevancia que seguimiento hace tres años, cuando su creador, Ethan Nicolle, decidió guionizar las historias que su hermano de 5 años, Malachai, le contaba. El resultado respeta la falta de cohesión o coherencia del original pero sin ofrecer nada para seguir con el capítulo, simplemente añadiendo una insensatez a otra de forma tan absolutamente derivativa que logra hacer largos y pesados los miniepisodios de 15 minutos de la serie.

The Awesomes (USA)
Seth Meyers va a tener en breve su propio Late, ya es el presentador del Weekend Update del SNL y es indudablemente conocido… Pese a lo cuál éste es un proyecto que ha pasado por las manos de varios canales; primero para el canal del grupo NBC/Universal SyFy, después para la MTv y, al final, ha terminado siendo HULU quién lo emitiera. Lo que nos encontramos tras tanto viaje es una carta de amor al género superheroico, un repaso a sus lugares comunes, utilizados para contar una historia más básica, de relaciones paternofiliales y de amistad, que la hacen cercana a la mítica etapa de Giffen y DeMatteis en la JL. Lo que la convierte de inmediato en una serie que ningún aficionado a los cómics de superhéroes debe perderse. Incluso sin contar el gran número de amigos poniendo voces que tiene la serie.

Badults (UK)
Otro programa más de jóvenes inadaptados buscando su lugar en el mundo de los adultos. Un más-de-lo-mismo con acento inglés que sólo puedo recomendar a los fanes fatales del frat humor.

Being Mary Jane (USA)
Se emitió el piloto en julio y el éxito entre su público —entre el público del canal, BET, quiero decir— ha garantizado que se haga una serie que comenzará en enero de 2014. La actriz Gabrielle Union se esfuerza en esta historia sobre una periodista exitosa en su vida profesional, con su propio talk show, que no tiene ese mismo apoyo en la familiar ni, desde luego, en la amorosa. Así que tenemos un drama de relaciones con la novedad de que la protagonista pretende representar —y quizá incluso explorar— lo que significa ser una mujer soltera negra de éxito para todas sus esferas. No es mi tipo de serie, pero estoy convencido de que tiene un público esperándole ahí fuera.

Beware the Batman (USA)
Durante años DC ha ofrecido a los espectadores de superhéroes las mejores series de animación —y en ocasiones incluso películas animadas— que se han podido ver jamás. Desde la difícilmente superable Batman: The animated series o la JLU hasta la reciente Young Justice, pasando por los Teen Titans y con una gran cantidad de series que iban de lo agradable — The brave and the bold — a lo notable — Batman Beyond —, de manera que la llegada de una nueva serie solía ser motivo de alegría… que se congela viendo el primer episodio. Con una animación 3D peor que la de Escape from Monkey Island y unos guiones pobres que incluyen algunas de las ideas de bombero más espectaculares que DC haya tenido en los últimos años —y mira que parecía difícil— han convertido a la serie en algo inesperadamente anacrónico y fundamentalmente embarazoso.

Big School (UK)
Agradable serie inglesa sobre unos desastrosos profesores de instituto, que cuenta a su favor con la siempre divertida y encantadora Catherine Tate dentro de un reparto bien elegido; lástima que ni el tema ni el trabajo de los guionistas parezca muy interesado en hacer algo mínimamente innovador.

The Bridge (USA)
Para los que no vieran Bro/Bronen, la coproducción entre Suecia y Dinamarca de un policíaco al estilo inglés sobre un muerto en medio de un puente que ponía a trabajar y comparaba la vida en los dos países, aquí tenemos la versión americana, que ha decidido que sus amigos del norte no eran lo suficientemente buenos o espectaculares y se ha ido a hacer con México la serie. El resultado es, por supuesto, una americanización de tan europeo concepto. Así que si no has visto la serie original tiene un pase, y si la has visto… Bueno, hay más series europeas esperando ahí fuera.

Burton And Taylor (UK)
Aquí, en cambio, se juega a la contra. Tras el despendole que fue Liz and Dick, con una Lindsay Lohan desatadísima, los ingleses decidieron montar este Burton And Taylor como segunda vuelta logrando, en comparación, una película mucho más aburrida, más cercana al concepto de biografía de famosos para pasar la sobremesa que a cualquier otro concepto, con Helena Bonham Carter pasando el rato y Dominic West enterrado en prótesis.

Camp (USA)
¿Recordáis cuando en verano se estrenaban entretenimientos ligeros y sin pretensiones? En la NBC parece que sí, porque en este Camp, en una temporada llena de campamentos con esta serie, la próxima y el reality de USA Network Summer Camp, tenemos una serie que podríamos llamar atemporal o fuera de fecha, siempre que entendamos que eso significa que podría haberse rodado en casi cualquier época. Es decir, es agradable, es aceptable, pero no es actual.

Camp Lakebottom (CA)
Párame si ya lo has escuchado, eso es lo primero que se me ocurre al intentar hablar de esta serie sobre un par de chavales muy movidos que van a un campamento de verano que tiene a unos monstruos entre su personal y que, de tan convencido como estaba de haberlo visto ya he tenido que comprobar la fecha de emisión original y que no hubiera hablado antes de ella en los anteriores pilotos de este año… Ah, el siempre despreciado poder de la originalidad.

Capture (USA)
¿Os acordáis de todo eso del exploit y su relativa rapidez? Pues he aquí un reality en el que doce equipos de chavales —bueno, veinteañeros— que van por parejas luchan para eliminarse entre ellos y lograr el premio que sólo el ganador puede conseguir… ¡Que lo digo en serio! Las reglas no tienen demasiado sentido, pero si os apetece un poco de exploit os lo están poniendo muy fácil.

Cedar Cove (USA)
Las películas de Hallmark tienen esa bien ganada fama de ser historias de personajes y relaciones, historias dramáticas con finales tirando a buenrollistas, y todo esto podemos encontrarlo en su primera serie. Una historia que adapta una serie de libros y en la que Andie MacDowell interpreta a una jueza que tiene que compatibilizar su vida pública y privada en un pueblecito en el que lo mismo juzga a un vecino como se enfrenta a los problemas amorosos de su hija. Y todo ello a la vez que reflexiona sobre su carrera, su propia vida amorosa y trata de sobrellevar la pérdida de su hijo. Eso sin contar con que la serie es la versión azucarada, porque la jueza está aquí divorciada en vez de viuda.

Chickens (UK)
Simon Bird y Joe Thomas son bien conocidos como parte de los actores de The Inbetweeners, una famosa serie inglesa —que, personalmente, no me podría interesar menos— en la que, sin embargo, no escribían. Pero han tenido la suerte de crear y vender su propia serie. Bueno, ellos dos y el joven cómico Johnny Sweet, que se ha convertido en el tercero en discordia. Su primera obra trata de la Primera Guerra Mundial, pero no de las tropas sino de los que se quedaron en las ciudades. Tres jóvenes que no se unen a filas: uno al ser declarado no-apto, otro por declararse pacifista y el tercero porque es un caradura que prefiere evitar la guerra. Las relaciones con sus vecinos, sus problemas con la guerra y todas esas cosas que os podéis imaginar y que pasan de parecer sketches a serie con intencionalidad dramática. Los guionistas/actores parecen haber decidido acercar tanto su serie propia a su serie anterior como fuera posible y el resultado… bueno… imagino que si te gustaba la anterior esta no te parecerá muy mal.

Count Arthur Strong (UK)
En 2005 se empezó a emitir en la radio de la BBC Radio 4 el programa Count Arthur Strong’s Radio Show!, que trataba de un personaje central, el Count Arthur Strong del título interpretado por Steve Delaney, como un extraño anciano que venía de ser una figura en el mundo de las varietés, que con toda una serie de tics —desde confundir palabras a olvidar rápidamente lo que está hablando— tenía ahora un programa de radio propio que se nos ofrecía —junto a partes de su vida privada— para que comprobáramos de primera mano el caos que podía llegar a causar. En 2012 se decidió que la siguiente temporada fuera para televisión y aquí que lo tenemos, con un escudero en forma de Rory Kinnear interpretando a un hombre que quiere conocer más sobre su padre, un antiguo compañero de Strong. El resto de la serie se basa en lanzar al Conde a diversas situaciones normales para que vaya causando confusión y creando líos de la manera más clásica posible. En ocasiones se podría llegar a suponer que es una forma de homenajear esa tradición de las varietés… aunque sospecho que es más de las formas de servir recalentado a los espectadores.

Cutthroat Kitchen (USA)
Qué le vamos a hacer, me gustan los programas de cocina. En este caso tenemos un clásico concurso a tres rondas al que le han metido como novedad que los cocineros tienen un presupuesto para comprar tanto los ingredientes principales como, y éste es el giro en el que basa su originalidad, sabotajes que enviar a otros participantes. Trampas y obstáculos teledirigidos de los que el jurado no tendrá idea y que, en realidad, no dejan de parecerse a las pruebas de Top Chef y a las ventajas de MasterChef, sólo que en un nivel más personal aún. Salvo porque el poco recorrido de los concursantes impide que las putaditas vayan a más o a mucho. Así que, bueno… Un concurso de cocina con sus cosas. Si no hay otra cosa que ver —digamos Chopped— puede valer.

Delete (USA)
El telefilme-a-ver-si-piloto-o-miniseries-fijo que ha ofrecido Reelz es de esas cosas que se quedan en el recuerdo. Aunque sea sólo porque es difícil mezclar a la vez más ideas buenas y malas. El resultado final es algo así como una película para SyFy con pretensiones en el que las buenas ideas, algunas no saqueadas de otras películas y series —que parece mentira seguir saqueando Juegos de guerra a estas alturas—. Además, nos ofrece con la interpretación de Seth Green como héroe de acción una de las más hipnóticas cuando no hilarantes apariciones que se han producido jamás en este campo. Espero que logren sacar algo de esto… porque espero una segunda temporada enfrentándose al sharktopus.


Delete | Movie Trailer | Review

Drunk History (USA)
Yo debo estar muy borracho porque no le veo ninguna gracia a esta idea de Funny or Die reconvertida en serie para Comedy Central. La historia contada por un borracho e interpretada por cómicos que actúan como invitados parece un mecanismo cómico tan útil como poner a un niño de cinco años de guionista, pero qué sé yo, lo mismo es que usar guiones de verdad es algo atrasado.

The Elegant Gentleman’s Guide to Knife Fighting (AU)
Tenía ganas de ver qué era lo siguiente que hacía el grupo Jungleboys tras el buen sabor de boca de A Moody Christmas. Lamentablemente en esta ocasión parecen más gallinas sin cabeza que tratan de encontrar un estilo y un modo de humor. Me parece bien que prueben cosas nuevas, pero es una pena que no hayan logrado un avance sustancial. Al menos demuestra una inquietud en el humor australiano que hace albergar esperanzas.

High School USA! (USA)
Nunca antes Dino Stamatopoulos me había decepcionado. Sus dos creaciones para Adult Swim, Moral Orel y Mary Shelley’s Frankenhole, me parecen de lo mejor del canal y, sin embargo para la antes mencionada Animation Domination HD de la FOX falla miserablemente con un intento de ofrecer una serie juvenil con el aspecto de Archie que se limita a ser un remedo tan poco imaginativo que algunos de los chistes los hizo ya Drawn Together en la MTv, hace casi una década. Una oportunidad perdida por parte de la FOX.

Hillbillies For Hire (USA)
Sospecho que nunca entenderé el interés de los programas de paletos que se emiten en las televisiones estadounidenses y luego nos importan. Sé, sin embargo, de su popularidad entre nosotros, de modo que sospecho que esta extraña invención puede tener sus seguidores. Se muestran aquí las aventuras de dos hillbillies, Jeremiah y Big Ox, que tras una vida de no hacer nada se dedican a alquilar sus talentos prácticos para los bromazos, sus habilidades como especialistas y para construir todo lo necesario para una burla o una venganza. Todo ello más unos pocos secundarios para contextualizarles y para echarles una mano en la construcción y prueba de la broma. No vaya a ser que gasten demasiado dinero o se les vaya la mano matando a alguien. Bajo mi punto de vista es el programa de cámara oculta que llega más tortuosamente a su destino.

Hulk And The Agents of S.M.A.S.H (USA)
Un desastre. Tener a Jeph Loeb como jefe de la sección televisiva de Marvel ha servido para que los personajes que creó cuando estuvo guionizando Hulk tengan serie propia a costa de las anteriores, mejor guionizadas. Sólo podemos consolarnos en que la animación es ligeramente superior a la de los últimos productos animados de la editorial.

It’s a Date (AU)
En el anterior Pilotos Deathmatch nos encontrábamos con la curiosa serie inglesa Dates y ahora llega lo que podría ser otro desarrollo desde la misma idea. Salvo que esta versión australiana lo que nos ofrece es una comedia al estilo tradicional, muy alejada de las ideas que Bryan Elsley usa en la serie británica. Aquí tenemos un estilo más habitual, un uso de los temas de la cita de manera más convencional, dando un repaso a sus posibilidades, que sirve, fundamentalmente, para pasar un rato entretenido y para apreciar más aún los logros de la inglesa.

Liv and Maddie (USA)
Una comedia de gemelas en Disney. Más aún, dos gemelas distintas; una es dulce y ha estado presentando un programa durante algún tiempo mientras que la otra es deportista y le gusta el baloncesto. Sí, yo también esperaba que fuera gótica pero qué le vamos a hacer, esto es el Disney Channel, no Orphan Black. El caso es que son gemelas y una era famosa pero ahora vuelve a ser “normal” y además sus padres trabajan en el instituto al que ellas van… ¡Qué vida tan ajetreada! Si no podéis haceros a la idea de cómo va la serie es que a lo mejor os apetece verla.

Low Winter Sun (USA)
Al final vamos a tener que firmar un Change para que la AMC cambie a los responsables de sus policíacos o deje de intentarlo con éstos. En este caso ha cogido una miniserie Británica de DOS capítulos y ha tratado de estirarlo hasta los DIEZ, de modo que la serie original —que tenía su gracia en 2006 pero casi como película larga— pierde aquí ritmo e interés, logrando otro de esos pestiños pretenciosos que hacen añorar el buen hacer del resto de canales con estas series. ¡Que se vean The Shield y aprendan un par de cosas!

The Mill (UK)
Serie inglesa de época sobre la dura vida y las duras condiciones de trabajo en un molino, mucho sufrimiento, muchas relaciones al límite… Estoy muy lejos de ser su público pero si os van estas cosas…

OH NO! It’s An Alien Invasion (CA)
Los alienígenas han llegado a nuestro planeta y se han llevado a todos los adultos; sólo un grupo de niños ha decidido plantarles cara y tratar de recuperar la Tierra. Distintos chavales organizan la Resistencia y ponen sus habilidades particulares al servicio de la revolución. Lo que no sería más extraño si no se tratara de una serie de animación para niños y no de una historia juvenil. El diseño en 3D creado para que todos —invasores incluidos— parezcan diseñados para hacer merchandising hace que el aspecto exterior quede más infantil, de modo que el resultado es, cuanto menos, desconcertante.

Orange Is the New Black (USA)
Posiblemente la serie del verano —entre otras cosas, por incomparecencia de rivales— y sin duda el mejor lanzamiento de Netflix. La historia de una joven de clase acomodada que acaba en la cárcel podría haber sido otra de esas historias de pez fuera del agua que tanto parecen gustar. Sin embargo, el reparto a su alrededor logra que ella sea sólo el hilo conductor y que su historia, aunque más cercana, no sea la única —casi ni la más importante— que el público conoce. Los aciertos en el casting y en la elección de la gente que puebla la cárcel a uno y otro lado de la ley es lo que acaba de darle un aspecto compacto aunque, lamentablemente, quede la impresión de que se podría haber ido incluso más allá. No es una serie oscura, no estamos —ni ellos lo pretenden— ante un Oz, e incluso el estilo es divergente de la otra gran serie carcelaria aparecida este año, la australiana Wentworth que, fiel al modelo de su predecesora Prisioner, era también más dura. Aquí estamos ante una serie en la que los hechos son dramáticos pero el alma es de comedia y, más aún, parece claro que la serie puede crecer en las próximas temporadas.

Packages From Planet X (USA)
Siguiendo con la tradición de sus series de animación, en esta Packages From Planet X tiene todo lo clásico: protagonista, amiga, amigo gordinflón torpe y una excusa para que cada semana haya una aventura, en este caso los misteriosos paquetes que llegan desde el Planeta X y que traen ciertos ecos de Doraemon. Muy clásico, vaya.

Quick Draw (USA)
La otra novedad de HULU es esta comedia del oeste que… bueno… si os sobra un rato y eso… ahm…

Rewind (USA)
La mezcla de militares y civiles no es una novedad en la ciencia ficción, ni siquiera en una serie sobre viajes en el tiempo, como recordará cualquiera de los espectadores de Seven days… así que lo que ofrece como nuevo este telefilme listo-para-serie es una mezcla de ambos conceptos, con un grupo que viaja al pasado para tratar de evitar el futuro. Es decir, un Continuum desideologizado y fundamentalmente soso.

Room 9 (OT)
Esta curiosidad es una serie africana, pan-africana si lo preferís, hecha con los míticos dos duros y con clara vocación de ofrecer una plataforma para las leyendas y tradiciones paranormales de África. El resultado es inevitablemente cutre pero las ideas detrás y el esfuerzo invertido hacen a la serie merecedora de un vistazo.

Run (UK)
Olivia Colman realiza una interpretación que por sí misma justificaría esta serie, pero, además, resulta que lo que nos traen aquí es quizá no muy brillante pero sí bastante original. Cuatro historias independientes que se van interconectando a la vez que muestran distintas posibilidades de lo que podríamos llamar el mundo criminal. Quizá no sea imprescindible pero sí es interesante.

The Shed (USA)
Pues ya han llegado los realities de familias a Food Network, en este caso con los curiosos propietarios de una cadena de restaurantes especializados en —claro— barbacoas. Algún día les veré la gracia.

Southcliffe (UK)
Otra serie británica con un punto de partida criminal y violento aunque esté más cerca de tratarse de un drama, con una construcción temporal diferente y muy muy muy centrado en el estudio psicológicos de los personajes implicados o tocados por un tiroteo, independientemente de las motivaciones tras el mismo.

Supermarket Superstar (USA)
Dentro de los programas, más aún los programas concurso, sobre cocina pasan a un nuevo nivel con éste en el que la receta es casi secundaria frente a la imagen de marca y las posibilidades de venta en supermercados. Aquí no se busca el mejor plato sino la idea más explotable, el capitalismo por encima del sabor. Una forma curiosa de hacer avanzar las posibilidades.

Upper Middle Bogan (AU)
Una mujer de clase social media/alta descubre que es adoptada y que sus padres reales son de clase baja y se dedican a competir en carreras de acelerones. Pese a que lo dicho suena a algo convencional es inesperadamente divertido y, si bien no muy revolucionario, sí es posiblemente la mejor comedia australiana en lo que llevamos de año.

Vic the Viking (AU)
Parece increíble pero aquí vamos con otro antiguo éxito animado pasado por el filtro del 3D como ya antes lo sufrieran La abeja Maya o Heidi. Ay, señor…

The Vineyard (USA)
Recuperando una antigua tradición, se mezcla aquí un docureality de toda la vida con un culebrón incluso más antiguo. Si en otros tiempos podríamos haber usado esto para hablar de The Hill aquí tenemos The Vineyard que viene a ser lo mismo pero en otra localización. Al final todo acaba siendo igual.

What Remains (UK)
Una gran serie noir británica de una manera distinta a lo esperable. Una pareja se muda a un piso y encuentran un cuerpo en él. La policía, con el gran David Threlfall en el papel central, investigará cómo es posible que una persona desapareciera y nadie lo notara, además, claro, de buscar al culpable de su muerte. Sin embargo es la reflexión sobre la soledad en la sociedad y el uso que podríamos considerar como voluntariosamente artístico de los recursos técnicos los que demuestran una intención más allá del clásico mystery inglés. Hay que aplaudir la competencia y el resultado, que nos sirve para recordar por qué las series inglesas de género negro son —como ya han demostrado en estos mismos meses Southcliffe o Run — un estilo completamente distinto de abordar el género.

Whose Line Is It Anyway? (USA)
La CW ha recuperado con inesperado éxito uno de los programas concurso más duraderos, sobre todo por la importantísima parte de improvisación cómica que requiere y que, tras la versión inglesa para la radio en 1988 dio lugar a la televisiva y luego a la norteamericana, parecía complicado que a la nueva versión le quedara algo que decir o explotar; pero han demostrado, sobre todo gracias al trabajo de los cómicos improvisadores Colin Mochrie, Ryan Stiles y Wayne Brady, que ya trabajaron en la anterior versión —que era para al ABC y luego ABC Family con Drew Carrey de presentador— que, pese a los años, han logrado recuperar lo que funcionaba del programa y hacerlo crecer.

Wonderland (AU)
Una de esas historias de varias parejas que se conocen y blablabla en un tono entre la comedia y el drama y que invitan a las reflexiones de siempre sobre los temas habituales. Un aburrimiento.

The Writers Room (USA)
Tener a Jim Rash conduciendo un programa en el que se permite una mirada al interior de los procesos de escritura y preparación de las series más importantes del momento en la televisión estadounidense es el tipo de documental que merece la pena ver. E incluso coleccionar. Bien por ellos.

Así que ya lo veis, un bimestre más la televisión británica salva los trastos, la estadounidense se redime con alguna serie inspirada, los de fuera siguen trabajando en ello, se estrena alguna bazofia y yo consigo no saltar por la ventana de nuevo.

Claro que el mes que viene es el de los estrenos del otoño americano. Como otros años eso significa que septiembre tendrá su propio Pilotos Deathmatch para que pueda quejarme pronto de los estrenos y, quizá, recomendar Brooklyn Nine-Nine, Sleepy Hollow o Hello ladies, y seguir poniendo velas a la BBC para que estrenen de una puñetera vez Peaky Blinders. Pero eso será dentro de poco más de un mes.

Jónatan Sark | 02 de septiembre de 2013

Comentarios

  1. Santi
    2013-09-06 03:00

    Muy interesante. He cogido un par de ellas para ver el piloto a ver qué tal. Se te olvidaba ‘Graceland’ por lo que vi. Un saludo y genial artículo!

  2. Jónatan S.
    2013-09-06 04:58

    Hola, Santi;

    Graceland no viene ahí porque se estrenó en junio. Lo puedes ver en los enlaces de arriba o directamente aquí: http://librodenotas.com/elreceptor/24485/deathmatchizantes-pilotos-extension-mayo-juniescas



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal