Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Reality Infame Inverecundo

A lo largo de estas semanas hemos revisado la idea de Reality Infame y los más destacados desastres que han causados en los últimos años. Tanto nuestra introducción como los repasos a Muslim drivin school , Who’s your daddy? o Toddlers & Tiaras han dejado bastante claro algunos de los más sórdidos aspectos de esta parte baja de la televisión. De hecho, la pasada semana —aunque después del artículo del lunes— la más reciente bronca en Toddlers & Tiaras; consistente en la decisión de una de las madres de poner un cigarrillo en la boca de una de su hija de cuatro años; llegó a las noticias españolas demostrando los estrechos límites de lo audiovisual.

Pero que esas tres historias destaquen no significa que no queden más, muchos más, que si bien no justificarían uno de los tres lugares de honor sí al menos echarles un ojo. Así que vamos a ver algunos otros programas que merecen un poquito de relevancia.

Britney & Kevin: Chaotic

Quizá el de peor fama entre los realities más convencionales, esos de famosos, sus vivencias e historias, la tiene con bastante diferencia este. Una serie centrada en la vida de la entonces —2005— superestrella de la música Britney Spears y de su amado Kevin Federline, compuesto de vídeos caseros y comentarios posteriores recomponía la historia de su romance hasta acabar en la boda. El problema iba más allá de lo que estas líneas puedan transmitir. La imagen de la cantante sufría un duro golpe retratándola fielmente como una cabecita hueca narcisista, su novio no parecía mucho mejor en un estilo a medio camino entre uno de esos espantosos monumentos al ego adolescente —del estilo del cargante realitie de la MTv My Super Sweet 16 — y un ejercicio de Found Footage que dejaría El proyecto de La Bruja de Blair al nivel de Vídeos de primera.

[Una vez más, entrad en los comments del YouTube bajo vuestra responsabilidad]

La verdad es que meter famosos en un reality por mucho que lo sean, no garantiza el éxito —como bien demuestra el desastre que fue The Hasselhoff — y son muchos los ejemplos de podría poner de esto. ¡Pero hay que elegir!

Y no será por falta de candidatos, oigan, que entre Taking on Tyson —programa en el que el exboxeador se revela un experto en carreras de palomas, y si no me creéis pinchad el enlace— y Tommy Lee goes college —Que va a la Universidad pero da lo mismo, sobre todo porque gran parte es falsísimo— aunque quizá lo más sencillo sería ir a por lo fácil.

Steven Seagal: Lawman

La simple idea pudo hacer suspirar a muchos ante las capacidades del coletas en su actual informa física, la realidad era que ya llevaba siendo ayudante en reserva con su… ahm… habitual seriedad. Precisamente la distancia entre lo que está pasando y lo que él debe pensar que está pasando hace esta serie alejada de COPS y facilitando que el enorme Alan Sepinwall dijera que era la cosa más divertida que había hecho desde el discurso final de En tierra peligrosa. Y no es para menos, para el final de la temporada la asistente de Seagal le había demandado por cosas que iban desde acoso sexual a tráfico de mujeres, otros problemas se fueron añadiendo a lo largo de la segunda y la tercera, ya gravada, aún no ha visto la luz.

Armed & Famous

Parecía bastante obvio que una estupidez sólo podría superarse por otra mayor de manera que la CBS decidió reunir a algunos famosos y pseudofamosos como La Toya Jackson, Erik Estrada o Jason Acña, el Wee Man de Jackass, darles algo de entrenamiento policiaco y lanzarles a las calles. Bueno, la verdad es que la cadena canceló bastante antes pero os podéis imaginar que les dio tiempo a hacer cosas divertidas como estas:

H8R

Nada mejor para terminar que los famosos que mediante este… ahm… eh… reality en que Mario López reúne a varios famosos con gente anónima que les critica en la red para que los primeros traten de convencerles de que su odio está mal enfocado. Para ello hacían exhaustivas búsquedas en Internet entre los Una idea tan descabellada que parece de Aaron Sorkin, o del Jay & Silent Bob contraatacan de Kevin Smith… Una vez más fue cancelada antes de tiempo y nadie ha visto aún los episodios que quedan. Una lástima, sí…

La verdad es que cuesta dejar a los famosos, pero ya va siendo hora de hacer transición entre los famosos y los concursos. Lo más sencillo sería usar algo como Kill Reality! pero no tenemos tiempo para hablar de un concurso espantoso que mezcla la grabación de una película con un registro de convivencias… Así que vamos a pasar a algo incluso peor.

Secret Talents of the Stars

La idea original era hacer el clásico concurso de talentos pero con famosos. Ah, cuántas cosas extraordinarias podrían hacer durante estos capítulos. Por ejemplo:

Si habéis sido capaces de verlo bien, si no, jamás sabréis que hay una grabación de George Takei tocando el banjo que justificaría cualquier cosa que le pasara. Y no fue el único desastre. De hecho, tras la emisión del primer episodio fue fulminada de la parrilla. ¡Ah, tantos famosos se quedaron sin poder demostrar su valía!

Pero esto nos da el pase a la sección de concursos. Originalmente había pensado en poneros algo tan ridículo como Touch the truck — imaginad, un concurso de ganar un camión siendo el último en dejar de tocarlo, ¡emitido en televisión! — pero hay cosas más divertidas. Pongamos por caso…

The will

Una herencia, una familia, la búsqueda de la riqueza y un testamento… ¿Poner a toda una familia a pelearse por un testamento no es algo inmoral? Bueno, pues si la cadena se dio cuenta sería después de emitir el primer y único capítulo que vio la luz de esta… cosa…

Man vs. Beast

Por contra aquí luchan humanos contra bestias. Literalmente. Bueno, vale, quizá no es luchar, luchar, es más enfrentarse. Campeones de comer perritos contra osos o corredores contra jirafas, cebras y chimpancés…

Lo que podría haber sido una curiosidad descendía peldaños por los intentos de presentarlo como algo serio y sensato con pretensiones educativas. Si hubieran incluido explosiones lo podrían haber vendido a Cazadores de Mitos, pero no.

Aunque si esto os parece tonto deberíais ver todas las variaciones posibles que se hicieron de The Bachelor, o, al menos, los más ridículos. Por ejemplo:

Boy meets boy

Cuando Bravo decidió hacer una versión del programa sólo con chicos gays la cosa no parecía que fuera peor que el original. Pero, claro, aún no habían contado que parte de los participantes eran… bueno… heteros de pago. No ese tipo. Heteros a los que se les había prometido una recompensa si eran elegidos. CLaro que el resto de participantes gays tampoco lo sabían. Los espectadores sí, claro, porque al final de cada capítulo se revelaba. Si le añadimos asuntos como concursantes militares que eran expulsados del cuerpo al hacer pública su orientación.

En realidad no es nada que otros programas como Playing It Straight —Una mujer debe encontrar el amor entre una variedad de candidatos, gran parte de los cuales son gays — o Gay, straight or taken —Una mujer debe elegir entre tres pretendientes, gana si elije al hetero soltero, pierde en cualquier otra situación— pero por lo menos estos lograron emitir una temporada completa, que ya es.

The Littlest Groom_

Esta es casi autoexplicativa

Sí, la FOX es lo que tiene. Coge el mismo concepto de The Bachelor y deja las mujeres de tamaño real para poner en el centro a un enano, discapacitado verticalmente o como sea que se les llama de manera políticamente correcta. Os puede parecer peor o mejor pero no cabe duda de que es la FOX.

Mr. Personality

De este no hay vídeo pero sí hay imágenes. Y es que nada sorprende más que un programa centrado en que la chica elija por la personalidad. No por el transfondo o el físico. ¿Y cómo se puede evitar esto? Pues…

Efectivamente, con máscaras. En una especie de The Bachelor: Latveria con la mayor cantidad de imitadores del Dr. Muerte que se pueda encontrar en televisión y el consejo de esa chica de negro que tenéis ahí: Monica Lewinsky. Sí, no acabo de entender cómo es posible que no quede rastro de esta idea tan obviamente de FOX. Y hablando de la FOX

Joe Millonaire

Si ya parecía malo Who wants to marry a multi-millonaire?, con todas sus disputas alrededor, la creación de Joe Millonaire logró darle una vuelta más. Ya no se trataba de un grupo de chicas detrás de un soltero de oro. Ahora era un grupo de chicas detrás de un soltero de oro que, en realidad, era un tipo de clase media —y ex-modelo de bañadores, pero en fin— lo que le sirvió para armar cierto revuelo y, a la vez, volatilizar la posibilidad de éxito de sucesivas ediciones, aunque no se puede decir que no lo intentaran…

My Big Fat Obnoxious Fiance

Vamos con un cambio más. Dos personas que no se conocen tienen que convencer a sus familias y amigos de que se van a casar, si lo logran sin que nadie se interponga o proteste sacarán un rendimiento económico. Por desgracia para la chica de la pareja el otro es, en realidad, un actor. De hecho, toda su familia son actores y todos, especialmente él, tienen la intención de ponérselo lo más difícil posible, saboteando desde dentro la historia y portándose de la más insoportable de las maneras.

[Con un par de minutos vale, eh, que luego os enceláis]

De nuevo funcionó la primera vez, de nuevo la pobre chica logró sacar el premio y, de nuevo y como no podía ser de otro modo, era un programa de la FOX. ¿Pero qué le pasa a esta gente en la cabeza? —Podríamos haber añadido otro reality de la misma cadena, Married by America, un programa en el que las votaciones populares deciden quién tiene que salir con quién, pero vamos a no hacernos demasiado daño—

Y vamos a dejarlo ya, mencionaré sólo de pasada Megan wants a millionaire en el que la chica —exconcursante de reality — decide entre varios candidatos posibles (y con posibles) pero que fue cancelado al descubrirse que uno de los candidatos había… bueno… asesinado a su mujer. ¿A quién no le ha pasado alguna vez? Y no, tranquilos, no era el elegido. Era el tercer puesto. Pero qué le vamos a hacer, esto es lo que pasa cuando uno tiene que valorar a la gente.

Hablando de lo cuál, ¿nos fijamos un rato en lo físico?

The Swan

Si bien Bridalplasty —el reality de hacer cirugía estética a mujeres que están a punto de casarse— parecía una clara candidata parece que la anterior y más genérica The Swan podría merecer esta mirada externa. Y es que un programa en el que varias mujeres compiten para hacerse operaciones e ir mejorando no parece precisamente algo muy sensato tuvo cierto éxito. Quizá por insistir en la idea de que con autoayuda y operaciones todo era mejorable. Quizá porque la cadena era FOX.

En cualquier caso el paso lógico tras esto era un programa de limitado éxito y presentado por Lorenzo Lamas

Are you hot?

Que la verdad es que no tenía mucha dificultad. Salía la gente, los jueces votaban y.. ahm… ya esté. Bueno, Lamas estaba por ah´para hacer comentarios llenos de sabiduría, claro.

Estaba claro que hacía falta un giro para hacerlo más interesante aún así que… ¿Por qué no convertirlo en una competición más directa?

Hotter than my daughter

Es un programa inglés en el que algunas madres deciden que son más peligrosas que sus hijas y van a por todas. Pero todas todas…

Al final ambas se colocan juntas con los trapitos y secretos de belleza del día y se pide al público presente que decidan quién está mejor, ¿la madre o la hija? Muy poco digno.

Claro que podría ser peor si fueran para el lado contrario, hacia My 600 pounds life que como su propio nombre indica es un reality de gordos.

Que a su vez es algo comparable a los horrores que presentan My strange addiction con sus personas compulsivas, desconcertantes y —en líneas generales— bastante asquerosas y los extraños fetiches de Strange Sex que lleva a la gente a Sexual Healing el programa sobre ayuda sexual que parece… de tanta ayuda… un motivo tan bueno como otros para que termine la cosa en…

Cheaters

Un grupo televisivo que investiga a gente que engaña a sus parejas, con cámaras ocultas y confrontaciones en directo. Una evolución del programa de Jerry Springer, que no tardó en dar lugar a versiones amateurs que armaron líos —el clásico dar ideas — y, por supuesto, acabaría causando algo más peligroso.

El presentador acabó siendo apuñalado —no de gravedad, nunca hay tanta suerte— lo que demuestra que estamos de nuevo llegando al final del barril.

Llegamos al final de nuestro pequeño repaso con los docu-realities que pretenden ofrecernos una versión documental de algo suficientemente sensacionalista como para interesar a las televisiones, de ahí programas como Amish in the city — que sigue a los adolescentes amish en su estancia en la ciudad antes de decidir si se integrarán en su comunidad — o 1000 formas de morir —ejemplo de la entrada de Spike en esto con una recreación de muertes reales tan poco creíbles que lo raro es que no saquen otro programa para demostrar las posibilidades— aunque el premio se lo lleva la deriva del canal Historia al que el éxito de El código Da Vinci pilló a contra mano, y en lugar de hacer documentales haciendo un repaso a lo que había de cierto decidieron ser algo más… libres… en su interpretación. De ahí a repasar la Biblia había un paso y desde ese paso pudieron llegar todas las formas amarillistas de superchería, desde las profecías revisadas en Nostradamus Effect hasta…

Ancient Aliens

Efectivamente, los extraterrestres. En su loca carrera por sacar ideas extrañas lo mismo le daba al canal Historia que fueras ángel u hombrecillo ver… gris. Pero, eh, esta por lo menos tenía una finalidad histórica. Sí. Es decir, si aceptamos como histórico repasar la historia y decidir interpretar algunos de sus datos para que cuadre la teoría de que estuvieron implicados astronautas antiguos integrando así en la historia de la humanidad las visitas alienígenas. El tipo de cosas que los historiadores harían, claro.

Este es el nivel real y actual de este canal centrado en contarnos los sucesos de nuestro pasado. Y si lo comparamos con la situación actual de TLC aún han tenido suerte. Pero si de verdad queréis saber cuál es el reality que más se merece que hablemos en esta columna final de él que sepáis que os he guardado para acabar la mejor historia de todas.

Welcome to the Neighborhood

Tranquilos, aquí no toca vídeo. No toca porque estamos ante un caso realmente excepcional en esto no ya de los realities sino de la televisión en general. La idea era mostrar las reacciones de un barrio mayoritariamente WASP —es decir, de blancos protestantes— ante la llegada de un grupo de extraños, la idea es que esos mismos vecinos blanquitos decidieran al final de la temporada a qué vecinos querían conservar de entre los hispanos, los asiáticos, los negros, los gays, los paganos, los white trash o una familia cuya madre es stripper.

Según se emitió el piloto y un par de capítulos a los críticos televisivos y un par de asociaciones de derechos —con la idea de que estas asociaciones de minorías estarían encantadas de poner al descubierto la hipocresía de los barrios residenciales— empezaron a escuchar cosas malas. No sólo el veredicto fue que era muy flojo y bastante estúpido, además la mayor parte de asociaciones anunciaron acciones de protesta por los estereotipos. Prácticamente sólo la GLAAD, la organización pro-derechos homosexuales, anunció que apoyaban con ciertas reservas la idea global que intentaba trasmitir la serie. Y estos eran los más favorables. ¿Resultado?

La serie jamás llegó a emitirse.

Aún hoy sigue encerrada en algún armario, alguna caja o el equivalente en una televisión al almacén de Indiana Jones. Sólo los ejecutivos y aquellos que acudieron a los pases de prueba la han visto. Y es que eso puede acabar siendo, finalmente, lo mejor que le pase a uno de estos Relities Infames, porque una cosa es fallar y otra convertirse en leyenda.

¿Qué mejor forma de cerrar la sección y terminar de una vez con Agosto que acompañandoos mientras cerramos la puerta de esta cripta televisiva? ¡Adiós a todos, y recordad, la realidad nunca se interpone en un buen Reality! ¡Nos vemos de nuevo la semana próxima! ¡Si logramos salir de aquí! ¡NYA-HA-HA!

Jónatan Sark | 03 de septiembre de 2012

Comentarios

  1. EFE
    2012-09-03 20:47

    Mierrrrda, yo he visto eso de “Touch the truck” y es mucho más emocionante de lo que parece… ¡Se tenían que aguantar el pipí durante horas!

    Si eso no es GRAN televisión entonces yo ya no sé qué es.

  2. E. Martín
    2012-09-03 21:35

    ¡Erich Von Daniken, ese genio a reivindicar!

  3. Be
    2012-09-04 13:31

    Jona, estos posts deberían llevar de extra videos de los lectores viendo los youtubes de los realities, en plan “2girls1cup reactions”.

    Aunque del de Britney vería algo más…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal