Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Fromowhere

Puede que para un espectador externo no parezca existir tanta diferencia entre las temporadas 5ª y 6ª de un programa. El problema es que en el SNL la temporada 6ª fue cómo hacer, no ya una segunda parte sino, directamente, un remake.

Durante los años anteriores, tal y como contaba en la columna anterior , el grupo original había ido disolviéndose. En la quinta temporada ya estaban fuera Chevy Chase, John Belushi y Dan Aykroyd. El cast actuaba con cierta desgana, sabedores de que la tensión entre el productor y creador Lorne Michaels y la NBC se iba a resolver con un re-cast del programa; algo que la mayoría agradecía para poder centrarse en sus propias carreras. Esta falta de personal se suplió tirando de manera recurrente de los guionistas Al Franken y Tom Davis. De hecho, Lorne Michaels maniobraba para que a su partida el programa pasara a ser producido por Franken.

Si estáis pensando que viene un gran pero habéis acertado de lleno. Dick Ebersol, el productor que dejó hacer a Michaels lo necesario para la creación del SNL fue ascendido a Vicepresidente de Comedias, Variedades y Eventos, de ahí fue expulsado de nuevo de la empresa, aunque pudo dedicarse otra vez a lo que mejor sabía hacer: Deportes. En su lugar, la dependencia directa del SNL pasó a ser de Fred Silverman. Silverman venía de tener grandes éxitos primero en la CBS; el la franja matinal dando el OK a, por ejemplo, Scooby Doo , y luego ascendiendo a prime-time con la selección de programas como Todo en Familia, Mary Tyler Moore, M * A * S * H o Kojak y spin-off como Maude o Los Jeffersons. Su paso posterior a la ABC llevó al abecedario a estrenar series de gran éxito como Los Ángeles de Charlie, Apartamento para tres, La Mujer Biónica, Con ocho basta, Vacaciones en el mar, Fantasy Island o Soap. Era evidente que la NBC también iba a querer un poco de magia, por eso no sorprendió en 1978 que le ficharan como Presidente de la cadena.

Y, de nuevo, si pensáis que se la pegó a lo grande como sólo en la NBC saben hacerlo… estaréis acertando de pleno. Siendo justos, logró impulsar Hill Street Blues y… ahm… bueno, estaba ahí cuando se desarrollaron los acuerdos para Cheers o St. Elsewhere que se estrenarían cuando ya su carrera en la casa había terminado, porque si algo tiene la NBC es que regularmente tiene las peores temporadas de la televisión. En este caso la mayor victoria de su currículum fue la gestión del talento de Letterman, primero en su propio show en la franja de mañana y, tras las malas audiencias recibidas, pasándole al programa tras el Tonight Show. Un logro menor para alguien tan acostumbrado al éxito, y muy poco que vender cuando tienes las ideas de la franja nocturna cayendo como moscas. Digamos que Silverman estaba nervioso.

Digamos que Al Franken estaba desatado. No sólo no se sentía valorado en el SNL, se sentía menospreciado por la cadena. Quería ser Productor, claro que sí, pero no soportaba que no le nombran en el momento en que Michaels lo sugirió. Estaba molesto, sin duda, y tenía un culpable al que hostigar: Fred Silverman. Quizá a vosotros, mis silentes lectores, os parezca que un take no prisioners con el jefazo absoluto, por tremendamente mal que lo esté haciendo, es una mala idea pero esa primera generación del SNL no tenía problemas enfrentándose a la autoridad. La confrontación definitiva ocurrió cuando Franken decidió cargar contra Silverman en pleno Weekend Update por su uso de una limusina de la compañía. Franken proclamo que estaba haciendo un trabajo realmente malo, con unos datos pésimos y que no se lo había ganado, si alguien merecía tener una limusina de la NBC era, obviamente, Al Franken. Durante esta perorata, bautizada como A Limo for the Lame-O, animaba a los espectadores a escribir a la NBC manifestándose a su favor.

La gente le hizo caso. Decir que Silverman se lo tomó mal… imagináos. Así que cualquier posibilidad de Franken sustituyendo a Michaels se desvaneció. Pero con la partida de Lorne (y del resto del equipo) aún hacía falta alguien que cogiera la patata caliente. La elegida por Silverman fue Jean Doumanian, una de las encargadas de buscar nuevos talentos. Además de eso, bueno… era amiga de Woody Allen. Doumain ha pasado años tratando de autoexculparse de lo ocurrido esa temporada. Desde que la escogieron por ser mujer y así justificar que tuviera menos poder —y, según sus quejas, un tercio del presupuesto que tenía la anterior temporada— a asegurar que era una víctima propiciatoria. Un señuelo para que la audiencia pudiera odiar a gusto a la responsable de haber jodido su programa.

Si Silverman lo hizo con ese pensamiento en la cabeza debe ser el mayor triunfo de su carrera. Entre los afectos a Michaels y los que se olían la tostada el grupo de Doumain no fue precisamente memorable. El mejor de los cómicos, con diferencia, fue Gilbert Gottfried, debido, todo sea dicho, a la manifiesta incapacidad de Jean Doumain para ver lo que tenía delante.

Tenía decidido contratar a Robert Towsend para ser el chico negro —suena duro, pero las cosas son así— y no quería escuchar al responsable de talentos, Neil Levy, cuando le decía que había otro chico negro que era una bomba. Doumain no tenía intención de desdecirse con Towsend ni de contratar a un segundo chico negro pero Levy insistió tanto que llegaron a un acuerdo, el nuevo en lugar de Towsend pero no cómo miembro del cast sino como featured player.

Si a alguien no le ha sonado la campanita, este featured player que pese a hacer reir a la gente en las oficinasl le costó cuatro programas lograr una frase y aún cuatro más en ser asecendido a miembro de pleno derecho era, por supuesto, Eddie Murphy.

¿Hubiera cambiado el destino de la era Doumain de haberlo confiado todo a Murphy? Probablemente. Pero no lo hizo, las cifras eran tan bajas como en el resto de programas de la Era Silverman, el público odiaba a esos tipos que habían suplantado el programa de humor más querido de América y para colmo… Doumain tuvo dos enfrentamientos graves con los señores de la NBC. EL primero fue por un sketch en el que dos ejecutivos de la cadena buscaban a una americana virgen para convertirla en miembro del cast, cuando llegaban a un monasterio en el que parecía quedar la última virgen descubrían que el personaje regular del Padre Guido Sarducci se les había adelantado. En elfrentamiento fue tenso, el sketch acabó apareciendo dos semanas más tarde de lo previsto. Pero salió. El siguiente problema vino de una parodia del disparo a JR en Dallas. El malogrado miembro del cast Charles Rocket iba en silla de ruedas y conversaba en el equivalente de la etapa Doumain del WU sobre el atentado cuando se le escapó un fuck.

Acostumbrados como estamos a la televisión española ni nos sorprende, pero allí fue la gota que colmó el vaso. Dió igual que en el siguiente programa acudiera Bill Murray al rescate, realizando el probablemente mejor programa de la era Doumain —lo que, bien pensado, no deja de ser un Tallest Dwarf Award— la f-bomb que dicen los americanos significó la destitución inmedita de Doumain entre grandes quejas y lloros. Por suerte también le abrió la puerta para que ejerciera de productora en Hollywood, donde es más conocida por haber sido productora de varias películas… de Woody Allen. Al menos hasta que Allen decidió demandarla, pero eso no tiene nada que ver con el SNL.

¿A quién podía recurrir Silverman? ; o mejor, ¿merecía la pena no cerrar el programa? Por suerte un miembro de la ejecutiva de* Silverman* creía a muerte en el SNL, se trata de Brandon Tartikoff, contratado poco antes de la gran huelga de guionistas y con las nubes negras de la era Silverman oscureciendo toda la programación, Tartikoff no sólo no estaba dispuesto a dejar que el SNL se fuera, tampoco estaba dispuesto a dar su brazo a torcer, el SNL necesitaba recuperar el tono de Michaels y si él seguía enojado con la NBC había que contratar al hombre que lo hizo posible la primera vez, un rival directo de Silverman que había sido apartado del poder hacía unos años… Dick Ebersol.

Dentro de los sapos y culebras que le tocó tragar a Silverman durante su mandato como jefe de la NBC uno de los más amargos fue tener que traer a su antagonista para rescatar el programa cómico estrella tras apenas seis meses. Por suerte también le respetaba lo suficiente como para hacer caso a Tartikoff y ponerle a reflotar el programa. Lo primero que hizo Ebersol fue un programa sin host en el que salieron Christoper Reeves o Robin Williams entre otros, también llevo a Al Franken para que escenificara una reconciliación con el programa y anunciara una futura estancia como presentador suya y de Tom Davies. La huelga de guionistas fue parte de las excusas que Ebersol usó para lograr que durante unos meses le dejaran repensar el show.
Conservó sólo a Murphy y a un italoamericano que imitaba a Sinatra con cierta gracia, Joe Piscopo, que pasó a convertirse en el Payaso Serio de Murphy. La Murphyzación había empezado.

Ebersol fue un gran ejecutivo para el show. Pero no para los creadores, los cómicos o la cadena. ¿No queda claro? Ebersol, llegado de los deportes, siente pasión auténtica por el SNL. Se considera parte fundamental de su creación pese a que en cuanto las cosas salieran rodadas Michaels le diera de lado. El único motivo por el que accedió ponerse a las órdenes de Silverman fue por tratarse del SNL. Eso no quita para que le arrancara compromisos de libertad, presupuesto y apoyo a Silverman. Ni para que las historias sobre su afición a dar vueltas con un bate de baseball por las oficinas y el estudio no sean ciertas. Podía discutir con cualqueira de cualquier asunto, con el estudio para salirse con la suya, con el equipo creativo por la manifiesta incapacidad de ebersol para cualquier asunto humorístico.

Frente a Lorne Michaels él no era un escritor ni un cómico, no tenía ni idea, pese a lo cual no dudaba en imponer su opinión. También era un hombre de estudio en política, por ello la crítica casi desapareció, los años de Reagan, que tanto juego hubieran dado antes, pasaron casi inadvertidos. Estableció unas reglas draconianas para traer arriba el show de nuevo: Personajes recurrentes casi todas las semanas, personajes casi-recurrentes de tanto en tanto, piezas más cortas, menos decorados, menos actores por pieza… Fue la funcionarización del arte.

Una de las discusiones tradicionales sobre este lustro Doumain/*Ebersol* es si murió el espíritu del programa a costa de la vida del nombre del programa. Es complicado llegar a una conclusión tan dura y tan clara, pero también es cierto que incluso la comparación entre los ’70 y los ’80 justificaría estos cambios.
Ebersol logro realizarlos a la vez que mantenía un cierto lazo con la era* Michaels*. Primero procurándose que no le diera la espalda al programa, después contratando —a sugerencia suya— a Michael O’Donoghue como jefe de guionistas. O’Donoghue estaba lo suficientemente mal como para convertirse en otro motor de conflictos, pintando con spray DANGER en una pared —logrando en el camino asustar a una seleccionada para el cast que corrió de vuelta a su Canadá natal— y repitiendo que había que hacer un gran funeral vikingo al SNL. Parecía inmerso en una espiral autodestructiva que acabaría matándole, pero antes que él cayó un auténtico pilar del SNL original. El 5 de marzo de 1982 fallecía John Belushi. Su última aparición en el programa fue muda, un simple cameo en el gag del principio, sin frases, otro guiño de Ebersol a los tiempos de Michaels. La noticia fue un mazazo para todos, para los que trabajaron con él, para el reparto y para los espectadores. No sólo fue el primer miembro del SNL en morir, también uno de los más queridos.

Mientras tanto, el show se hacía Murphydependiente y al actor le daba igual. Él tenía sus películas, sus actuaciones, y no le importaba mucho si alguna de sus piezas en vivo era en realidad grabada. Tras una sustitución de última hora de su compañero en la buddie-movie Límite 48 horas Nick Nolte —aquejado de un problema médico habitualmente diagnosticado como resacaMurphy ejerció de presentador del show sin dejar de ser miembro del reparto. Incluso se atrevió a presentarlo con un Live from New York, It’s Eddie Murphy Show. La actitud fue satirizada, pero era indudable. Daba igual que se contratara a Julia Louis-Dreyfus o a Jim Belushi, no improtaba haber traido a Larry David para los guiones. Ebersol quería un programa que vendiera y en esos momentos eso significaba Murphy, al menos hast que Murphy decidió irse. En Febrero de 1984 se había convertido en una estrella demasiado ocupada como para permitirse seguir en el programa. Ese mismo año se iría también Piscopo.

Ebersol sabía lo que quería, concluir con éxito 1985, terminar el hiato de cinco años y volver a sus deportes. ¿Cómo lograrlo ahora que Murphy le había apuñalado? Por el método habitual: Tirar de talonario.
Contrató a las ya estrellas Billy Cristal y Martin Short, le añadió al Lampooner Chris Guest y al miembro del último cast del SNL de Michaels Harry Shearer. Un buen montón de dólares logrados gracias a que Silverman*había desaparecido del firmamento de la NBC en el 82 habiendo sido reemplazado por uno de los grandes fanes del programa, *Brandon Tartikoff.

Si tengo que señalar que fue uno de los mejores años del SNL de toda su historia es que algo estoy haciendo mal.

Lamentablemente todos ellos tenían cosas que hacer, habían dejado aparcadas sus carreras por ser parte durante un año de la historia del show, sobre todo Crystal que, como conté en la primera columna de la serie , había sido seleccionado para ser uno de los NotReadyForPrimeTime_ originales. Eso no impidió que hubiera broncas y que, incluso, Harry Shearer se largara en mitad de la temporada —*Ebersol* dijo Diferencias creativas, Shearer respondió Yo era creativo, ellos diferentes — y tener rasgos de genio como poner de co-presentadores a Mr. T y Hulk Hogan. En cualquier caso y pese a todo, en abril llegó a su final esta quinta temporada,

Ebersol logró estabilizar el programa como quería y dejarlo con gran popularidad y buena audiencia pasando la patata caliente a las manos que consideraba más adecuadas; no tuvo ni que repetírselo a Tartikoff, el SNL tenía que volver a ser producido por Lorne Michaels.

Jónatan Sark | 29 de marzo de 2010

Comentarios

  1. EFE
    2010-03-30 01:34

    Te voy a dejar aquí la sugerencia/petición que te hice hace un día o dos por msn:

    Haz un apéndice de nombres, que esto empieza a parecer Macondo. Y aclara, de paso, a quiénes lanzó el SNL y quiénes fueron al programa siendo ya estrellas consagradas.

  2. E. Martín
    2010-04-26 01:35

    ¿Apéndice? Dramatis personae con fotos y datos básicos, que estoy reviviendo la lectura del Moteros Tranquilos, Toros Salvajes…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal