Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

ALive

El 11 de Octubre de 1975 se emitió el primer programa del SNL. En condiciones normales hubiera puesto el principio pero ya sabéis cómo son estos locos señores y sus leyes de emisión fuera de USA. En cualquier caso, el principio sería el primero de muchos en los que tras un sketch en frío asistiríamos a una caida de Chevy Chase y luego al ya mítico Live from New York… It’s Saturday Night !

Decir que los primeros programas fueron caóticos es quedarse muy corto. Para el incial se trajeron a George Carlin, el gran monologuista, lo que siginificó tres monólogos, más el vídeo de Brooks, más los peluches de Henson, la pieza de Kaufman y tres actuaciones musicales. Si se descuidan los NotReadyFromPrimeTimePlayers (NRFPTP) ni aparecen. Y cuando lo hacen es vestidos de abejas en uno de los gags más infames y, sin embargo, repetidos de la historia del show —y de la tele—.

La actuación de Kaufman fue todo un éxito aunque no fuera un NRFPTP, todo muy rompedor y provisional. Lorne Michaels tenía ganas de probar cosas nuevas, de darle una vuelta a la televisión. Casi se los lleva por delante, claro, porque el inclasificable producto parecía más un programa de variettes —especialemente en el segundo programa, con reunión de Simon & Garfunkel tras siete años por separado que llevó a once actuaciones musicales— que uno de humor.

Los cómicos hacían lo que podían, claro, pero ese intento de abarcar tanto creaba productos extraños. El tercer programa con Rob Reiner incluyó uno de los infames (por su extensión) cortos de Brooks. Siendo amigo de Reiner ambos hicieron comandita para que emitieran una controvertida pieza que se escapaba algo de los límites impuestos por Michaels, de los dos o tres minutos recomendados hasta unos escasos… trece. Michaels se subía por las paredes pero en esta ocasión de poco le valió, con los anuncios y demás el programa en vivo se pasó un cuarto de hora emitiendo material grabado. La parte buena es que no hubo invitado musical, así que la única otra interrupción fue Belushi cantando en imitación a Cocker. Por suerte Candice Bergen dejó hacer en el cuarto programa, el primero que puede considerarse un SNL propiamente dicho. Incluyendo el cambio en el segmento del Weekend Update que tanto influiría en el devenir.

A Chase le costó poco —sobre todo teniendo en cuenta que entraba de guionista— hacerse con el programa. Literalmente. Su mítica capacidad para caerse se convirtió en parte de la entrada y le llevo a ser el actor que más abrió el programa de toda la temporada. Además, su tranquilidad ante las cámaras y su capacidad para entender el medio televisivo —medio alejado de la radio o las revistas, cercana sólo en parte a las tablas, que eran los medios en los que se movían antes los NRFPTP— logrando de él el animal televisivo de más éxito de todo el reparto.

Un reparto que contaba con Gilda Ratner, por ejemplo, o con Jane Curtin… Pero sobre todo con el grandioso John Belushi. Auténtica fiera del escenario, entropía animal en estado puro que en toda su explosiva desmesura estaba acostumbrado a robar el protagonismo a los demás. Y, sin embargo, aquí era él el saqueado por Chase. ¿Qué había pasado?

Weekend Update, el informativo falso del SNL, no acababa de funcionar. En él Chevy Chase interpretaba a un conductor pomposo que comentaba las noticias de la semana. Pero quedaba todo muy falso, muy acartonado. Hasta que en el cuarto programa, el de Candice, llegó la inspiración. Abrió el segmento con el ya mítico “Soy Chevy Chase y ustedes no”. Si van a empezar a comentar lo de Emilio Aragón que sepan que no es lo único que, aham, tomó del programa. Pero eso es otro tema.

Decir tu nombre en un programa coral puede parecer algo sucio pero, eh, era Chevy Chase, ¿qué esperabais? Además, se mostró eficaz, no sólo el Weekend Update ganó en frescura, además Chevy Chase pasó a ser la portada del Newsweek y el más mencionado en las reseñas, algo que a Belushi no le hizo ninguna gracia.

El programa, por fin, arrancaba. La presión había sido tremenda y las historias sobre excesos, fiestas, drogas y alcohol serían tan míticas y mistificadas como procede a un relato fundacional y mítico del Nuevo Humor estadounidense. Lo impotante es que se iban creando rutinas y personajes, más allá de las abejas. En el cuarto programa había aparecido el Landshark de Chase pero sería el quinto el que viviera, además de la primera actuación —y suponemos que última— no en directo del programa por parte de ABBA, el nacimiento de la Emilly Litella de Gilda Radner. Litella fue el primer gran personaje surgido del programa, una señora mayor que lanzaba una proclama contra un tema que, indefectiblemetne, era una malinterpretación. Ya fuera Violins and Sax in televisión, youthinAsia o el favorito del público Deaf penalty. Tras la arenga, el presentador del WU —el querido Cheddar Cheese, por ejemplo— la corregía cuando conseguía parar su tren de indignación. A lo que ella, invariablemente respondía con la primera muletilla del programa Never Mind.

Los manejos de Lorne Michaels por lograr un programa joven y fresco dieron fruto en el septimo cuando convenció a los señores de la NBC de que le dejaran llevar de invitado a Richard Pryor. A continuación logró que Pryor aceptara, casi tan difícil como lo primero. Este episodios es, por derecho propio, el punto de partida definitiva del SNL. Sí, otra vez. Gracias a la mezcla de sketches y la inteligentísima participación de Pryor que dejó uno de los sketches más recordados de la historia del programa.

Además, en el WU Chevy Chase comenzó otra noticia/muletilla avisando de que Generalissimo Franco is still dead. Era el 11 de Diciembre de 1975 y la frase sería utilizada durante el resto de la primera temporada. El formato se iba definiendo, pronto las películas de Brooks pasarían a no emitirse, igual que para el final de la temporada se dejaría de lado a los Muppets. Y veríamos la colaboración recurrente como Host de Buck Henry o Steve Martin.

Lo que pudieron ver los espectadores del programa era que Chase empezaba a interpertar la segunda temporada, fallaba, y se convertía en un personaje recurrente que acababa dejando el SNL. De fondo, en realidad, había habido otros movimientos. Chase había —recordémoslo— firmado como guionista, así que su contrato no era por cinco años sino por uno; eso junto a las heridas realizadas durante uno de los números que le obligaron a guardas cama durante un par de semanas le convirtieron en un hombre mucho más difícil de trato. Todo lo cuál llevo a que durante la segunda temporada Chase, la cara más reconocible, abandonara el espectáculo. Para alegría de Belushi.

Por suerte el programa de la ABC que tenía el nombre Saturday Night Live cerró dejando libres a varios autores y guionistas pero, sobre todo, a Bill Murray que pasaría a rellenar el hueco que dejó Chase. —Cuando Chase acudió durante la segunda temporada a ejercer como Host hubo una pelea en el backstage entre los dos, en parte por la lengua de Chase, en parte por las ganas de agradar al nuevo equipo de Murray— Al abrigo del programa se desarrollarían algunos personajes nuevos con Murray como los Nerds —a medias con Radner— o Nick Winters. El cantante de Lounge.

Durante los siguientes años distintos personajes nacieron y crecieron entre los habituales del programa, quizá los más importantes fueran la Roseanne Roseannadanna de Gilda Radner, los Hermanos Checos de Aykroid y Martin o los celebérrimos Blues Brothers. Estos últimos, personajes basados en el indudable feeling que existía entre Belushi y Aykroyd, fueron una llave importante para que en la cuarta temporada los actores decidieron dejarlo para realizar proyectos más personales.

El tremendo éxito de la primera temporada que llevo a la cadena a sacar de tour el programa, convirtiendo así la las dos temporadas en un único acto, sin una sola pausa, una enorme y solitaria manera de lograr hartar a los cómicos. También marcaría uno de los primeros enfrentamientos serios entre la SNL y Michaels —claro partidario de dejar descansar el show y los actores— que puede notarse.

El siguiente enfrentamiento serio sería al cabo de los cinco años, ya sin* Chase*, Belushi y Aykroid, Michaels veía cerrarse una época con todas esas bajas y los novatos que llenaban para cubrirlas. Pidió a la cadena que dejaran descansar a su programa mientras él preparaba una renovación a fondo. Pero el canal quería acción y la quería ya. También querían demostrarle a Lorne Michaels quién mandaba realmente sobre el SNL. Quizá pudiera parecer una bronca menor pero era la última que estaba dispuesto a soportar Michaels. Por eso en el añó 1980 se llevó su nombre del show que había puesto en marcha.

La solución, como veremos en dos semanas, se demostró mucho peor. Mucho, mucho peor.

Jónatan Sark | 15 de marzo de 2010

Comentarios

  1. Alberto
    2010-03-15 19:11

    He tenido que releerme tu columna de hace dos semanas para enterarme de todo lo suficientemente bien.

    Tres cosas:

    1. ¿Qué es el landshark de Chevy Chase?
    2. ¿Por qué era tan difícil lo de Richard Pryor?
    3. ¿Emilio Aragón no empezaba Ni en vivo ni en directo con…? Bah, da igual

    (EDITO: Alucinante. El código antispam que me ha salido ha sido SNL2)

  2. Julio Tovar
    2010-03-15 19:31

    El Pryor de los 70 era un tipo totalmente bestial en los monólogos; de una fiereza asustante. Quedaban años para que se convirtiera en el humorista domesticadito de sus pelis de los 80.

    Tiene una biografía jodidísima, por cierto.

  3. Jónatan S.
    2010-03-15 19:43

    Vaaaaale, tomo nota para poner enlaces a las anteriores columnas. Quejas y más quejas.

    Vamos con las preguntas:

    1. El LandShark era, literalmente, un tiburón que andaba. Recuerda que estaban en 1975, con Tiburón recién estrenado, y no es extraño que decidieran parodiarlo de aluna manera. El Landshark era un disfraz de tiburón que se ponía Chase en una serie de Skteches en los que un narrador hablaba de lo inteligente del animal y su querencia por jóvenes solteras. Se usó media docena de veces en las tres primeras temporadas, en ocasiones más como remate que como chiste en sí, por ejemplo, cuando Dreyfuss ejerció de Host. Reapareció con el terror tiburón en 2007 para una declaraciones al WU. Un personaje menor dentro del SNL pero el primero que hubo recurrente. Incluiría un vídeo pero se ha mostrado una tarea frustrante no sólo encontrarlos sino,además, que se vean en España. Si alguien sabe de dónde que avise.

    2. La NBC no dejaba de ser un gran canal, a Carlin le obligaron a llevar una chaqueta para el primer programa, con Pryor estaban cagados por su tendencia a usar un lenguaje vulgar y por sus declaracioens fuera de tono cuando se le calentaba la boca. Que era muy a menudo. El Pryor monologista de los setenta era muy divertido, sí, pero también muy contracultural —por poner una palabra— alejado de lo que terminaría siendo. No hay más que ver el vídeo. Ese ir a al contra, además, era parte del problema, Pryor no quería entrar al juego porque no se fiaba del canal. Sinceramente, no me extraña. al final Pryor fue convencido —convirtiéndose en el primer host negro— y los de la NBC se contentaron con un retraso de diez segundos para poner pitidos. Para cabreo de Lorne Michaels, claro. Hay que decir que al final sólo lo usaron para tapar un ass.

    3- Efectivamente, el principio de Ni en vivo, ni en directo era Yo soy Emilio Aragón, y ustedes no. No es lo único —ni la única vez— que Aragón —gran amante de la Nueva Comedia Americana, lo creáis o no— sacó del SNL, aunque se ha dicho —no sé hasta qué punto será cierto— que pagó a la NBC para poder usar gags y muletillas.

  4. Jónatan S.
    2010-03-15 19:49

    Por cierto que al hilo de lo de Pryor y Carlin, no lo he dicho en el texto pero lo digo aquí. Con ellos dos y las recurrencias de Andy Kaufman todo hace suponer que, de haber estado vivo, el siguiente hubiera sido Lenny Bruce. Lo que hubiese convertido el SNL en el programa cómico que reunió más talento en su primera temporada… y última.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal