Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

James Cameron: "Lo bueno es que no tienes que preocuparte por el guión"

James Cameron me recibe en su despacho cuatridimensional (si contamos el tiempo) y me invita a tomar un Blue Tropic, como en los años 90. “Es que desde que hice Pitufar, todo lo azul me tira mucho. Mira, me he comprado una camisa verde, no te digo más”. Le pregunto por las nueve candidaturas al Oscar y me comenta que “le pareció muy frustrante que la Rae admitiera ‘nominación’ después de haber conseguido decir ‘candidatura’ con normalidad.
¿En qué se ha convertido la Academia? ¿En Gran Hermano? ¿Y quieren que encima paguemos el canon por los cedés?”.
Cameron explica que visto el éxito de Avatar, ahora quiere hacer películas multidimensionales. “No cuento la dimensión temporal porque mis películas son eternas”. ¿Inmortales? “No, por lo aburridas. El caso es que tengo películas en dos dimensiones, como Titanic, y una en tres dimensiones, Avatar. También quiero hacer una en una dimensión, aunque tengo miedo de que me salga muy lineal”. Le explico que ya hice ese chiste en Twitter y me ignora, siguiendo con su discurso: “Resulta que según la física más avanzada y en especial la teoría de cuerdas, en la cual soy un experto, hay más dimensiones espaciales aparte de las tres mencionadas: podría haber seis o incluso siete más, todas ellas enrolladas a tamaños menores que los del espacio de Plank, que es el espacio que guardan entre sí los manifestantes del Partido Popular cuando los cuentan”.
El objetivo de Cameron es hacer películas en todas las dimensiones posibles. En cuatro, en cinco, en seis… “Lo bueno es que no tienes que preocuparte por el guión: todo el mundo se entusiasma con la técnica, como en las porno, y sólo tienes que hacer que el chico bese a la chica, también como en las porno, aunque sí que es cierto que las porno incluyen más variantes y por tanto más riqueza argumental que mis películas”.
De todas formas, la ausencia de personajes bien creados, tramas sutiles y diálogos inteligentes no es algo que Cameron considere un defecto. “En realidad, creo que mis películas son de más calidad por eso. A ver, tiene mucho mérito rodar algo como Titanic: sin guión, dándole todo el protagonismo a los decorados, sin apenas actores que merezcan tal apelativo… Es puro cine experimental. Y Avatar_, ni te cuento. Ni te cuento porque no la he visto”. Al parecer, los cines en tres dimensiones le dan dolor de cabeza “y para qué voy a ir a verla en dos dimensiones, si no se aprecia lo molona que es. Además, ya sé cómo acaba. El chico azul se queda con la chica azul. ¿No?” Como yo tampoco la he visto, no puedo decirle lo contrario, aunque le recuerdo que los finales estilo Casablanca también
son un clásico entre las películas malas con pretensiones. “¿Casablanca? —pregunta—, ¿esa es la peli en la que la ambientación no está mal y hay una escena con un avión de hélices? Le falta color y rayos láser”.
Cambiando de tema, Cameron no deja de señalar que es un fan de España (“me
hice fan de España en Facebook y todo”) y que una de sus películas bidimensionales podría ser “la biografía del cantaor Cameron of the Island”. Nos descojonamos a carcajada limpia, golpeando cada uno su propio muslo con la palma abierta y secándonos la lagrimilla con el dedo índice… Ay… Enteritis…
Con eso nos despedimos. Yo me largo calle abajo y él calle afrís, que es un término que ha inventado para cuando uno se adentra en otra dimensión.

Jaime Rubio Hancock | 04 de febrero de 2010

Comentarios

  1. chicolini
    2010-02-04 18:50

    El Cameron este ha perdido mucho desde “Los problemas crecen”.


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal