Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

José María Aznar: "Para solucionar la crisis del Alakrana bastaba con invadir Iraq otra vez" (o De cómo salvé al mundo de la crisis mundial, 3)

Resumen de lo publicado: Angela Merkel, Mikhail Gorbachev y Jaime Rubio necesitan que Aznar, un agente retirado, ponga en práctica el Método Gorbachev Para Ganar en el Bingo, ya que los ministros de economía tienen prohibida la entrada en establecimientos de juego desde el crack del 29. Está claro, ¿no?

José María Aznar nos recibe en su despacho de la Universidad de Georgetown, mientras toma una copa de vino y juega al Gran Turismo 4 en la Play. En cuanto se estrella contra un hospital, apura la copa, se gira hacia nosotros y musita, apenas moviendo los labios debajo de lo que no hace mucho fuera un bigote y ahora es un bigote con depilación brasileña: “¿Alguien quiere un vinito?”
Gorbachev, Merkel y yo rechazamos la oferta: el vuelo en el batcóptero ha sido, digamos, poco agradable. Al parecer, el aparato se resiente del peso, al estar preparado para un superhéroe adulto y otro adolescente, y no para dos líderes mundiales con tendencia la redondez y un redactor obeso y con gases.
La canciller alemana le explica para que estamos aquí, o sea, allí: “Necesitamos que vayas bingo y saques al mundo de la crisis gracias al método infalible que ha diseñado Mikhail”. Aznar se queda pensativo. Se abre otro cartón de tintorro, se sirve una nueva copa y explica que sus tiempos de “salvar al mundo ya han pasado. No sé si estoy preparado para otro… Iraq”. Su rostro se oscurece mientras explica cómo trajo “la democracia a un país atrasado que se acabaría convirtiendo en uno de los motores de la economía mundial. Sólo hay que ver cómo está Iraq ahora: hay un McDonalds, dos cortesingleses, un Ikea y una renta per cápita comparable a la de Suiza. ¿Y cómo me lo agradecieron los socialistas? Robándome el gobierno que le di en herencia a Rajoy. Sí, robar. ¿Nadie leyó El Mundo entre 2004 y 2007? Ahí se explica todo. Lo del ácido bórico, por ejemplo: Zapatero lo colocó en una oficina de la Renfe. Está clarísimo”.
A pesar de nuestra insistencia, el que fuera el mejor presidente de gobierno que tuvo España entre 1997 y 1999, admite que “sí que es cierto que al menos mi país me necesita. Está falto de rumbo. Sólo hay que ver el desastre del Alakrana. Yo eso lo hubiera solucionado fácilmente y en apenas unas horas”. Su método no deja de tener cierta lógica. “Para acabar con el terrorismo, hay que hacer lo que los estados de derecho han hecho siempre. No ceder y bombardear Iraq. ¿Que un árabe monta Al Qaeda? Se bombardea Iraq. ¿Que Eta pone una bomba? Se bombardea Iraq. ¿Que unos piratas secuestran un avión? Se bombardea Iraq. Para solucionar la crisis del Alakrana bastaba con invadir Iraq otra vez. Si es que está clarísimo”. Sin embargo, Aznar se mantiene firme en su negativa: “Ya salvé al mundo varias veces. En cambio, el mundo nunca ha hecho nada por mí. El Mundo, sí. El mundo, no. Estoy retirado”.
Sé que este es mi momento, sé que ahora me corresponde a mí entrar en acción y convencer al presidente. Pero estoy demasiado ocupado tomando notas, así que Gorbachev lo hace por mí: “José María —dice con un gracioso acento extremeño, propio de su Stravropol Krai natal—, sé cómo te sientes. Mi lugar en la historia está muy por debajo del tuyo, al fin y al cabo yo sólo contribuí a acabar con el comunismo mientras tú recordaste que el Gal había existido en los ochenta, pero creo que no voy errado si digo que sé lo que está pasando por tu cabeza. Te gustaría coger a todos esos hijos de puta que salieron a la calle cuando tú personalmente bombardeaste Iraq y cuando Acebes dijo que Eta había matado a Jesulín, y darles de collejas hasta que te salieran callos en las manos, pero no te equivoques: te debes a esos hijos de puta. Es decir, se la debes. Ve al bingo, haz tu trabajo, y luego enséñales a todos tus dos dedos medios mientras gritas ‘pringaos’”.
Aznar abraza a Gorbachev, saca su sombrero, su látigo y su chupa de cuero, y grita: “¡Al batcóptero! ¡Se van a enterar esos desagradecidos! ¡Ni John Rambo!” El batcóptero se niega a despegar, así que Merkel propone: “¡A internet!” Y allá que vamos a comprar los billetes de avión, para escándalo de la SGAE.

Jaime Rubio Hancock | 26 de noviembre de 2009

Comentarios

  1. Alberto
    2009-11-26 23:51

    Peroperopero… ¿ya está? ¿No hay más?

    Ya se que te lo digo a menudo, Jaime, pero ¡no me dejes así!

  2. Intruso
    2009-11-27 01:54

    Estoy enganchadísimo a esta serie.

    Y me va a costar el trabajo, que ya me miran mal de tanto descohono en horario de oficina…

  3. Marcos
    2009-11-27 03:52

    Lo triste es el silencio de los Medios oficiales ante entrevistas tan clarividentes como estas. Si dice cualquier chorrada en FAES sale en todos los periódicos y telediarios, pero habla aquí con coherencia, rigor y por extenso y nada de nada. Cochina envidia.

    Mira, yo que tú le decía a él que nosotros pensamos que tú mereces que él y ellos, así como todos vosotros y yo mismo, se acerquen más a ella. Sin ningún tipo de duda.

    Recuerdos a Jacinto.

    Saludos

  4. chicolini
    2009-11-27 20:41

    Magistral de principio a fin (excepto por ese par de líneas del medio, creo que hablo en nombre de todos cuando digo que sabemos cuáles son…).


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal