Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez: "¿En qué se parece un cuervo a un escritorio?"

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, me recibe en los jardines sobre los que está dicho banco (el de España), que es de madera y está recién pintado. Fernández Ordóñez está sentado en una mesa (en realidad, sobre una silla y frente a una mesa, y todo eso sobre el banco—de España—) y se está sirviendo una humeante taza de té (en realidad, está vertiendo té al interior de una taza, que está sobre la mesa que a su vez está sobre el banco —de España—).
Al verme, me saluda levantándose ligeramente el sombrero, sin llegar quitárselo, y me invita a sentarme a su lado. Me sirve té mientras hablamos de lo agradable que es matar el tiempo. Llega a asegurar que es un verdadero profesional y que incluso llegó a asesinarlo un poquito: “¿No se ha dado cuenta de que los domingos de las dos se pasa a las cuatro y media directamente?” No dice nada más. Y sonríe enigmáticamente. Y saca un cartel en el que se puede leer: “Yo maté esas horas”.
Le explico que vengo a preguntarle por sus últimas declaraciones, en las que asegura que el coste del despido desincentiva la contratación. ¿El coste del despido no desincentiva los despidos? “¡No! —contesta—. Eso es absurdo. Te lo voy a explicar: para contratar gente, tiene que haber gente en el paro, porque si no hay gente en el paro, no puedes contratar a nadie, ya que todo el mundo está trabajando. Es decir, hay que animar a las empresas a despedir gente para que después puedan contratar a más. ¡Si no hay paro y despidos, no acabaremos con el paro y los despidos! Si está clarísimo”.
Hm. Reconozco que el argumento no deja de convencerme. Como ha leído esta frase (para ganar tiempo escribo a medida que entrevisto, por eso uso el presente de indicativo), Fernández Ordóñez me explica que es un principio que se ha inventado y que puede aplicarse a todos los campos de la economía y de la sociología: “lo llamo el principio QMHI”. ¿QMHI? “Que Me He Inventado. Consiste en proponer como causa o solución de un problema algo que sólo tiene que que ver tangencialmente con dicho problema”.
Le escribo que me gustaría algún ejemplo, me lee y me contesta: “¡Cambio de silla!” Se levanta y corre a otra silla de la mesa, cogiendo una nueva taza de té. Mientras me levanto del suelo, me sirve otra taza: “Así no tengo que limpiar. Por dónde iba. Ah, sí. Por ejemplo —explica—, las muertes en las carreteras están causadas por el exceso de carreteras. Si quitáramos las carreteras y dejáramos senderos de cabras, habría muertes, pero ya no serían en carreteras. Y la proporción personas-cabras muertas sería sin duda ventajosa para las personas. habríamos ganado la Guerra contra la Cabra. Otro ejemplo. El origen del fracaso escolar está sin duda en los elevados sueldos de los maestros. Si cobraran menos, su productividad en relación al gasto sería mucho mayor y, en consecuencia, sus resultados serían comparativamente mejores. Más: la sanidad pública está colapsada por culpa de Movistar. Porque cada vez se usa más el móvil y el móvil se usa en la calle, por lo que la gente sale de sus casas calentitas y seguras a la fría y lluviosa intemperie a hablar por teléfono. En masa. La consecuencia lógica: gripe y pulmonía”.
Reconozco que no sé encontrar defectos en ninguno de sus argumentos, pero que no acabo de entenderlos, a pesar de estar explicados en un perfecto español. “Para que lo entiendas, Jaime, te lo explicaré con una adivinanza muy sencilla: ¿en qué se parece un cuervo a un escritorio?” Me rindo. “No tengo ni la más remota idea —admite— pero seguro que encuentras a un economista que te lo explica”.

Jaime Rubio Hancock | 12 de febrero de 2009

Comentarios

  1. Marina
    2009-02-13 01:19

    y yo que pensé que, con la que está cayendo, ahora el Banco de España tendría la madera carcomida y la pintura desprendiéndose a cachos.

  2. La cuñada de Marina
    2009-02-13 01:30

    Marina, para una manita de pintura siempre quedan unos ahorrillos, mujer…

  3. joseluis
    2009-02-13 02:53

    Brillante, Jaime. Y de la adivinanza, soy economista pero no caigo. Ni crío cuervos, ya puesto. Pero, sí, propongo otra adivinanza : ¿en qué se parece el pájaro ese, el gobernador de algún banco sito en España, a un buitre? Inspirado como estoy, pregunto más: tal pájaro, el entrevistado, ¿no ha fracasado estrepitosamente gestionando el banquito ese sito en España, en su debido control sobre el sistema financiero español?

    Sugiero le hagan probar al tipejo ése sus recetas en sus propias carnes. Vaya, ya he desvelado media adivinanza, sorry.

  4. felipe
    2009-02-13 08:01

    Estos señores de los bancos de madera cuando les despiden no cobran por año trabajado, sino por minuto de estar sentado en el mismo. Impresentables.

  5. Marcos
    2009-02-13 08:41

    No sé, me estaba interesando la entrevista, daba una imagen del gobernador muy cercana, muy humana… pero lo de la adivinanza… por dios, si es para bebés: ambos tienen plumas. Y no soy economista. Bueno sí. No, no. Un poco. Algo. Como todos. ¿No?

  6. chicolini
    2009-02-13 20:44

    Ja ja, mi jefe es ecomanista y me manda hacer cosas de esas. Construir escritorios con forma de cuervo.

  7. joseluis
    2009-02-13 21:43

    A #6, pues lo siento, que yo también. Insinúale que tengan forma de buitre (con plumas y todo) y a lo mejor te amplía las vacaciones, algo. Es una idea…

  8. mig
    2009-02-14 08:19

    Tronco, no te enteras.
    Los empresarios que en situacón de incertidumbre quieren contratar a alguien no lo harán, si luego al ponerse feas las cosas, no pueden despedir a los empleados que sobran por estar blindados al despido.
    Si lo abaratas , aunque al principio haya muchos despidos, después se animará mucho mas la economía pues no se cortarán tanto en contratar al no temer los despidos.
    En Dinamarca pasaron de tener en los 90 uno de los paros mas altos de la UE a uno de los mas bajos.
    Además de bajar el paro hay mas ingresos al estado a medio plazo.
    Pero aquí todos queremos ser funcionarios; cobrar fijo , currar poco y tener contrato blindado y eso es insostenible.

  9. rhobinn
    2009-02-16 10:53

    En que Poe escribio sobre los dos…. jejeje

  10. Ana Lorenzo
    2009-02-16 19:11

    @mig: claro, y el abaratamiento del despido lo tiene que asumir el trabajador; si las cotizaciones a la seguridad social las bajasen, ahora que hay recesión, al empresario le saldría el trabajador mucho más barato, porque el salario de un trabajador a un empresario le cuesta, si el sueldo neto es de unos 2000 euros, un 37 % más, si es de más, un cuarenta y tantos por ciento más.
    Pero lo gracioso es que digas que «aquí todos queremos […] cobrar fijo, currar poco y tener un contrato blindado»: no diré que no sea eso lo que desea la gente, no lo sé (mi experiencia es que lo de currar poco aburre a la gente soberanamente), pero sí sé lo que quieren muchos de los que trabajan: trabajar ocho horas o nueve (porque por si no te has enterado, en muchas empresas se trabajan doce y más horas) para poder tener una vida familiar, tener un sueldo digno y un jefe de personal al que poder dirigirse (porque hay empresas que parece que ese puesto lo tienen vacío o escondido), que se reconozca su experiencia y sus iniciativas, y que cuando le ahorren millones a la empresa con su trabajo, al menos no tengan que andar pidiendo que se les suba el sueldo, que no tengan que andar reclamando obviedades como dietas o kilometraje, cuando vienen en el contrato, que no le desgasten en cosas tan simples y nimias.
    Si un empresario no sabe gestionar una empresa es un irresponsable. Y si en época de crisis tiene que recurrir a pedir esfuerzos a sus trabajadores, tiene que tener muy claro que si estos están poniendo más trabajo por menos sueldo, le están haciendo un préstamo como el que le hace el banco: pero sin cobrarle intereses y a fondo perdido. Cuando las vacas gordas, a los trabajadores no les llovían los millones.
    Un saludo.

  11. Intruso
    2009-02-16 19:22

    #8. Supongo que cuando dices que “aunque al principio haya muchos despidos”, como si fuera algo inebitable, lógico, y deseable en aras de una supuesta mejora, te habrás recostado en tu sillón, estirando tus tirantes, con una media sonrisa, y dejando escapar un pequeño gruñido de satisfacción…
    O eso, o es que no sabes de lo que hablas cuando hablas de conceptos como “despido”, “paro” o “contrato blindado”… incluso si me apuras, no se si entiendes el concepto “Dinamarca”.
    Y por supuesto que la gente quiere cobrar fijo. ¡Sólo faltaría! No te jode… si no, ¿para qué trabajamos?

    Otra teoriá QMHI: navegar por internet ha aumentado el número de listos por metro cuadrado con aires de sabios (dos ejemplos: yo mismo, y el amigo mig).

    Hai

  12. J.
    2009-02-16 21:04

    Y todo eso después de haber escrito “inebitable”.

  13. Intruso
    2009-02-16 21:48

    Sí, así es. Inebitable, del verbo inebitablar.
    (podría excusarme diciendo que en mi teclado la B y la V son contiguas, pero sonaría a excusa, del verbo excusar)

  14. haplo
    2009-02-17 02:32

    Es inevitable que todos queramos trabajo fijo y currar poco. Y si añades gastar lo mínimo posible y abusar de los trabajadores, pues obtienes el perfil del empresario medio en España.
    No hay más que observar a tu alrededor: gente sin alta en la seguridad social, trabajando 12 horas y cobrando 8, gente que se acojona cuando el médico les menciona la palabra “baja” porque casi les suena a causa de despido… No me extraña que la gente quiera ser funcionario. Al menos el Estado respeta los contratos y no abusa de los trabajadores por regla general.

    Un saludo.

  15. joseluis
    2009-02-17 02:43

    A ver. Que se reduzca la indemnización por despido a los trabajadores, dicho así, no es decir nada concreto. Me parecerá estupendamente si se reduce hasta la nada más absoluta, la indemnización a trabajadores sinvergüenzas, tramposos, eternobajistas (de falsas bajas por enfermedad) y demás gentuza insolidaria que perjudican a sus compañeros y a las empresas. Sólo que en los Juzgados de lo Social, los jueces y juezas (que son funcionarios) pasan de molestarse en averiguaciones y casi siempre, conceden a la citada ralea de parásitos los consabidos 45 días por año trabajado, y además, el derecho a cobrar el desempleo.

    Derecho que no tienen (tenemos) los autónomos, de paso. Se da la frecuente, y muy estupenda paradoja, que los autónomos (sin paro) despedimos y los jueces (funcionarios) nos obligan a indemnizar (no tenemos tal cosa) y con prestaciones de desempleo (que tampoco).

    Hay mucho cinismo y mucho cínico suelto en tales temitas, advierto. Y advierto también, que los perjudicados por tales trabajadores caraduras son los jóvenes, que viven en un sinvivir, de ETT a microcontratos uno detrás del otro. Pero como el tema da para varias tesis doctorales, ahí lo dejo.

    Lo que no me resisto a decir es que el gobernador del Banco de España ha cometido fallos tan garrafales en su gestión, que el tipo debería ser despedido a patadas. Porque en resumen, cuando las vacas gordas inmobiliarias el tío, sector nuncabajista del ladrillo, estaba con quienes decían que tenemos el sistema financiero más sólido del mundo, que somos estupendos y que nada de la crisis financiera nos afectaría, por ser exterior.

    Y tras esa colección de errores y horrores, ahora nos viene con que, para salir de la crisis (que es financiera y además, en España, inmobliaria) lo que hay que hacer es abaratar el coste de despido y reducir los salarios. Que por lo visto, ¡tienen la culpa de la crisis!

    Y eso, es delincuencia, señores. Y el tipo, un incompetente con actuación profesional trufada de sinvergoncerías. Ganando lo que gana, que dé ejemplo.

    Y por ahora no digo nada de Solbes, de los delirios de grandeza de Aznar y de Zapatero, de los 4 millones de inmigrantes, casi todos entrados como “turistas” y ahora la mitad en paro, de la congelación salarial desde hace diez años, de … porque me saldría del temita. ¡Gobernador del Banco de España, A LA CALLE! Entre otros, claro.

  16. FSierra
    2009-02-18 03:06

    Pero qué diablos, ¿tanto hablar de despidos y nadie ha despedido aún a Jaime? ¿Tendré que hacerlo yo?

  17. Manuel Haj-Saleh
    2009-02-18 04:37

    Es que aquí los ERE se hacen al revés, caballero.

  18. alicia11
    2009-07-27 22:40

    Se que llego tardísimo, pero te he descubierto hoy. MAGISTRAL.

    Y dicho esto, solo apuntar que en BdE se genera MUCHISIMO EMPLEO, hasta despintando y pintando madera: se quita, se pone, se mueve a un lado, pal otro……y siempre con muchos ponedores (mas mano de obra) mirando!!!. Si os apetece: daros una vuelta por aqui (con un Milano malo, y una tarjeta colgada en una cinta negra…pasaís como “pero por su pasa”). Por cierto esta “cita” es G.R.I.M. (Gran pero Rápido Invento Mio) así que no le busqueís el 5º pié al gato (GRIM-II).


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal