Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

Juan Costa: "¿Es que Mariano no tiene sentido del ridículo?"

Al parecer, Juan Costa podría presentarse como rival de Mariano Rajoy en el próximo congreso del Partido Popular, con la astuta intención de perder para que no pierda Esperanza Aguirre.
Sé que suena supercomplejo y es difícil de entender, pero es que la alta política es así: la constante toma de decisiones estratégicamente fundamentales y fundamentadas para poder… er… ayudar a la… ciudadanía a que… er… los tertulianos puedan… comer.
Juan Costa me recibe en su despacho y no puedo evitar preguntarle si es el hermano gemelo viejo y pijo de Pedro Martínez de la Rosa, a lo que me contesta con un “deja que te interrumpa aquí —le permito que lo haga: al fin y al cabo ‘aquí’, o sea, ‘allí’ es su despacho y tampoco es plan de imponer mis normas en casa ajena—. Han llegado hasta a mis oídos (ambos) insidiosos rumores al parecer procedentes de personas que dicen conocerme desde mi época de bachiller e incluso prebachiller y que aseguran que yo jamás he pegado un palo al agua. Para desmentir esos rumores aquí en el suelo hay un barreño repleto hasta casi rebosar (de agua, claro), mientras que en mi mano izquierda sostengo una garrota. Voy a proceder a darle un palo (¡y qué palo!) al agua”.
Costa da unos pasos para atrás, coge carrerilla y se abalanza sobre el barreño, gritando ¡banzai! y dejando caer furiosamente la garrota sobre el suelo. Sí, sobre el suelo. Porque falla. Lo intenta otra vez y deja una nueva marca sobre el parquet que de todas formas se veía ya viejo. Con un tercer intento consigue rozar el borde del barreño y salpicar algo de agua, que le va a dar a la cara.
“¡Arg! ¡Mis ojos! —Grita—. ¡Una toalla, una toalla! No, ya está, ya está, con la manga ya… Necesito descansar. Sentémonos. Ya probaré luego”. Tomamos asiento y le pregunto por qué cree que el PP ha cambiado de rumbo si todo el mundo sigue diciendo las mismas tonterías que hace tres meses.
“Hombre, claro que ha cambiado de rumbo. Antes creíamos que Rajoy podría ganar las elecciones y ahora las queremos ganar nosotros directamente. ¿No te parece suficiente cambio de rumbo?”. Costa niega tajantemente que todo esto venga porque Esperanza Aguirre además de mala sea vieja, y no pueda por tanto esperar muchos años más para suceder a Rajoy: “Eso es falso: Esperanza es joven, atractiva e inteligente, como todo el mundo sabe desde siempre. No, pero ahora en serio, ¿a qué espera Rajoy para ser sucedido? ¿Cuántas veces quiere perder? ¿Es que Mariano no tiene sentido del ridículo? Joder, yo también quiero mandar. Ya me toca, ¿no?”.
Le pregunto por el proyecto que presentará en el congreso de su partido, pero antes de que acabe la frase, Costa salta por encima de la mesa garrota en mano y se arroja sobre el barreño. Calcula mal y acaba destrozando una maceta. Grita “mierda” varias veces, se abrocha el botón de la chaqueta, se ajusta el nudo de la corbata, vuelve a gritar cosas feas, le pega una patada a lo que queda de la maceta, se abrocha de nuevo el botón de la americana y decide quitarse la corbata.
“El proyecto que presentamos los disidentes del Partido Popular es diferente al de Rajoy —explica mientras se seca el sudor—. Nosotros somos fieles a los ideales del partido, ideales como la prosperidad, la libertad y un montón de palabras acabadas en -ad. Al igual que todo el mundo, porque ¿qué clase de imbécil está en contra de esas cosas? Y dicho esto, quien esté a favor de eso, nos debería votar. Por lógica nos tendría que votar todo el mundo, incluido Rajoy. Pero Rajoy piensa de otro modo, clarísimamente”. Interrogado acerca de las diferencias entre su pensamiento y el de Rajoy, Costa explica que el actual presidente del partido “a veces frunce el ceño cuando escucha la Cope y últimamente se salta el editorial de El Mundo. Además, no le gustan las tostadas y su color preferido es el azul. Azul. Pf. Qué soso. El mío en cambio es el azul marino. Un segundo”.
Costa se vuelve a levantar y se arroja contra el barreño. Se trata de una lucha cuerpo a cuerpo en la que Costa y el cubo se revuelven en el suelo. Pero el agua esquiva garrotazo tras garrotazo. Finalmente, Costa se pone en pie, empapado, cojeando. “Oh, a quién intento engañar —dice, mientras se sienta y hunde la cara entre sus manos—. Soy lo que soy y cada uno es lo que es. Escribe: Juan Costa dos puntos comillas somos lo que somos y eso no se puede cambiar. Nunca le he pegado un palo al agua. ¿Y qué? ¿Me van a arrestar por eso? ¿Eh? ¿Me van a arrestar? ¿Por eso? ¿Tú y cuántos más? ¿Eh? Ja, lo que me imaginaba”.
Le digo que no pienso escribir tal cosa y, justo cuando acabo de contestar, entran dos agentes que le esposan y se lo llevan a rastras, asegurando que nadie reta a la policía impunemente.

Jaime Rubio Hancock | 05 de junio de 2008

Comentarios

  1. Alberto
    2008-06-05 19:44

    No me puedo creer que hayas salido con bien de esta…

  2. Modesta Bastante
    2008-06-06 02:50

    Es increible que no te golpearan a ti…desde que leo tus entrevistas resultas muy dañado de tales menesteres…i
    Increible no te vapulearan!!!!

  3. Jaime
    2008-06-06 03:31

    Sí, ahora que lo comentáis, me extraña hasta a mí. Ni siquiera una salpicadura de agua.

    Hm… Sospechoso. A lo mejor no soy quien digo ser. Me torturaré hasta que confiese. Ahora vuelvo.

  4. Ana Lorenzo
    2008-06-06 06:25

    Es la entrevista que más me ha aclarado sobre las diferencias entre el proyecto de Rajoy y el proyecto de “los disidentes”.
    Ah, y además, por fin me entero de qué es eso de dar palo al agua. Parece difícil, ¿no? ¿Probaste a enseñarle tú, Jaime?

  5. Ornitorrinco enmascarado
    2008-06-07 01:00

    Siempre me han gustado sus escritos por el tono claramente surrealista, pero en este caso me ha parecido más bien hiperrealista,

  6. Modesta Bastante
    2008-06-07 03:02

    Vaya!!! así que te vas a torturar…genial
    me podrías rolar algunas fotos de eso o tal vez el video o mejor aun…me dejarías ver…siiiiiiiiiiii por favor si

  7. Melove
    2008-06-07 10:05

    me acabas de inspirar: ya sé qué puedo hacer cuando mi progenitor me vuelva a decir que no doy un palo al agua. Aunque a Juan Costa no se le ha dado muy bien, yo no creo que sea tan difícil y aunque no tengo mucha experiencia en ello seguro que consigo acallar a mi padre; aunque sea de la impresión.

    Mi color preferido también es el azul, me estoy empezando a asustar…

  8. El opositor
    2008-06-08 05:37

    Jajaja, enorme, como siempre.

    Lo de Martínez de la Rosa… es verdad, tiene que ser su hermano.


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal