Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

El suplente de Esperanza Aguirre: "Yo siempre he votado socialista"

No es fácil entrevistar a Esperanza Aguirre. Quedo con ella en una cafetería y no viene. Al parecer malinterpreté mal su respuesta. Ella me dijo: “No tengo ni he tenido nunca intención de presentarme”. Y, claro, yo, al igual que cualquier periodista metido en los entresijos de la política, entendí que sí se presentaría. Ya sabemos todos que cuando Esperanza dice “no”, en realidad está diciendo “en cuanto termine de clavarte este puñal entre la tercera y la cuarta vértebra, gallego de mierda”.
Así pues, me tengo que conformar con hacerle unas cuantas preguntas al camarero de la mencionada cafetería, quien asegura que no tiene “ninguna intención de presentarme como candidato a presidente del Partido Popular”, y que difícilmente conseguiría seiscientos avales, teniendo en cuenta “lo que me costó conseguir uno para la hipoteca del piso”.
El camarero asegura que no pretende esperar agazapado durante tres años para quitarle a Rajoy el puesto de candidato a presidente en unas posibles primarias: “Yo ya tengo bastante con ser encargado de este bar —responde, con una modestia que resulta poco creíble en Aguirre—. Es más, diría que hasta tengo demasiado”.
En cuanto a su relación con Mariano Rajoy, el camarero es tan diplomático como lo suelen ser los políticos: “No conozco a ese señor, pero parece buena persona”. ¿Y qué hay de su archienemigo, Alberto Ruiz-Gallardón: “Tampoco le conozco, pero un primo suyo viene aquí a tomarse el café de las mañanas. Trabaja en unas oficinas de este mismo edificio. Es muy agradable y siempre deja propina. Se parece a su primo, sólo que no tiene cejas. Las perdió en un incendio. Tuvo que salir a toda prisa de casa y se las dejó olvidadas sobre la mesilla de noche”.
Resulta difícil superar la barrera de las falsas sonrisas de la hipócrita camaradería política, pero insisto, dando un rodeo por las supuestas discrepancias de proyecto político entre Mariano y Esperanza: “Oiga, que tengo que recoger esas mesas… Además, yo no soy de la cuerda de esos señores”. Así pues, poco a poco y gracias a mi hábil presión, Esperanza Aguirre va descubriendo sus diferencias con el líder popular. Pero lo que sin duda no esperaba es la bomba que caerá justo después de los dos puntos que vienen a continuación: “Si yo siempre he votado socialista”.
Esperanza Aguirre vota socialista. Socialista. ¡Votó a Simancas! ¡Fue ella! Y en ese momento recuerdo las palabras de Rajoy: “Quien quiera irse al partido liberal o conservador, que se vaya”. Y si del PP se van los liberales (los dos) y los conservadores (los novecientos cincuenta mil), resulta que se convierte en UN NIDO DE ROJOS. ¿Es Esperanza una roja comunista partidaria de las drogas y de la delincuencia? ¿Es por eso por lo que no tiene intención de dejar su partido? “Hombre, un poco rojillo sí que soy. Pero moderado. Estoy en contra de matar a los zurdos, por ejemplo. ¿Me quiere dejar en paz, que hay clientes?”.
Me aparta uno de los guardaespaldas de la presidenta de la comunidad, quien, hábilmente disfrazado de taburete, me hace tropezar. De no ser por la barra, hubiera caído al suelo enserrinado. Ah, maldita brutalidad guardaespaldaril. Decido marcharme, mientras pienso si enserrinar es una palabra o sólo una serie de letras que se siguen las unas a las otras. Por no hablar de guardaespaldaril.

Jaime Rubio Hancock | 24 de abril de 2008

Comentarios

  1. Ferranfg
    2008-04-24 19:26

    Veo que el suplente de Aguirre cumple igual o incluso mejor que su superior. Sus tácticas huidizas y sus continuos cambios de temas no hacen más que confirmar que la persona que se presentará a las elecciones no será Esperanza, si no que será nuestro amigo el camarero.

    Confirmado, por supuesto, despues de leer ese: “Oiga, que tengo que recoger esas mesas… Además, yo no soy de la cuerda de esos señores”. Insinuando inequivocamente que, no solo se presentará, si no que le dará un nuevo aire al partido. Un nuevo talante. Chispa.

    Enhorabuena por la primicia.

  2. Francisco
    2008-04-25 01:24

    Este entrevistador debio buscar al vasco Aguirre en lugar de entrevistar al camarero.

    A propo, es incomprensible que a los meseros los llamen ‘camareros’ cuando no tienden camas … pero sirven la mesa.

  3. Miguel A. Román
    2008-04-25 05:40

    Bueno, Francisco, camarero es el ayuda de cámara, no el asistente de cama, que eso suena más a puto.

    Pero en Inglés lo llaman bartender y no tabletender (aparte de que no siempre se manifiesta tenderly).

    Aunque quizá en este caso sería más propio waiter, es decir, el que espera, de esperanza, Esperanza, sólo sabe bailar cha—cha—cha… ¡¡¡HUEY!!!

    (perdón, se me ha ido la olla).

  4. Jaime
    2008-04-25 05:47

    La semana pasada el guardarropía, ésta el camarero. El caso es criticar.

  5. María José
    2008-04-25 06:57

    A mí lo de enserrinado me ha encantado, me parece tan descriptivo que voy a empezar a utilizarlo. Guardaespaldaril, no tanto, porque me cuesta trabajo pronunciarlo.

  6. Francisco
    2008-04-25 10:50

    Se te derramo la olla, Miguel, o “regaste el tepache” como decimos los aztecas

    Lo de ‘camarero’, de ‘ayuda de camara’, es cierto; sin embargo no parece muy apropiado para los modelnos tiempos del tercer milenio.

    Como le dicen a los que tienden las camas? Putitos mucamos? Doncellas?

    Y que conste que yo no critico, nomas opino.

    Saludos.

  7. Nelor
    2008-04-25 18:36

    Y yo que pensaba (ja, ja, era un decir!) que Camarero era el que le llevaba las cámaras al fotógrafo. A los fotógrafos con dinero, se sobreentiende.
    Me ha gustado lo de Waiter (=Esperanza). Si es que es una Roja stalinista enmascarada en el liberalismo. Como se entere Federico!!
    Ah, Jaime, eso de organizar citas en bares donde no asiste el que ha de ser entrevistado es una buena estrategia. Me la apunto. A partir de ahora me dedicaré a quedar con los clientes en hoteles de ensueño, y “casualmente” el cliente no llegará a la cita. Si mi jefe ha de enfadarse con alguien, que sea con el cliente.

  8. j1d
    2008-04-26 18:50

    Esperanza en inglés se dice “hope” y se pronuncia “jope”.
    Jopé es lo más descafeinado que se puede decir al percibir a Esperanza en toda su grandeza.
    Grandeza no es necesariamente un término laudatorio.

  9. Marcos
    2008-04-26 19:29

    Yo propongo que, visto el camino filológico que está tomando esta columna, pase a escribirla Miguel, y que la de Miguel la escriba… no, no, eso que esta columna pase a escribirla Miguel.

    Saludos

  10. Miguel A. Román
    2008-04-26 20:18

    Ah, no. Ni de coña. A mí la violencia guardaespaldarilística me la ha prohibido el médico. Ya sé que ofreciste doblarme el sueldo y reconozco que eso me tentó, pero me ha aclarado Paco que el doble de cero es cero, y si el tecnólogo de la plantilla lo dice va a ser que es verdad.


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal