Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

Carme Chacón: "Yo es que de eso no entiendo"

Carme Chacón, presunta ministra de vivienda, me recibe en su domicilio… Bueno, en realidad no me recibe: irrumpo gracias a un truco para abrir puertas ajenas que me enseñó un amigo de la mafia rumana. No quiero dar pistas, no vaya a ser que alguien lo use con malas intenciones, así que lo explicaré detalladamente: consiste en llamar al timbre y contestar a la pregunta “¿quién es?” con la frase “soy yo, cariño” or words to that effect.
Así pues, irrumpo en el domicilio de Chacón, dispuesto a hacerle una agresiva entrevista. Sin embargo, mi primera pregunta fue brutalmente interrumpida por unos guardas de seguridad aún más agresivos que insistieron en darme una paliza a pesar de mis intimidantes amenazas de muerte.
Mientras esperamos una ambulancia, le pregunto a la ministra si las recientemente implementadas ayudas al alquiler van a servir realmente para que los jóvenes puedan encontrar un piso decente. “Hombre, por supuesto —asegura—. Por supuesto que no sé de qué me hablas. Yo soy la ministra de vivienda, no tengo nada que ver con los pisos y eso”. Interrogada hábilmente con un expresivo alzar de cejas por mi parte, Chacón accede a explicarse: “Vivienda significa cosas del vivir, igual que comienda son cosas del comer. Las ayudas estas son para vivir un poco mejor en general. No sé, zapatos nuevos, comida, medicamentos”.
Al parecer, a Chacón no le preocupa el precio de los pisos: “No sé, yo es que de eso no entiendo. Como ya tengo casa. Buf, lo que sí recuerdo es cuando fui a pedir la hipoteca. Tuve que dejar el carné del PSC como aval. Es lo que nos pasa a los políticos: entramos en un banco y nos dejamos ahí el carné y lo que haga falta”.
Preocupado por la salud económica española en general y por la mía propia en particular, inquiero acerca de la posibilidad de que estalle algo más o menos parecido a una burbuja inmobiliaria: que unos cuantos centenares o quizás miles de familias no puedan pagar sus hipotecas, que los bancos no tengan liquidez, que las inmobiliarias endeudadas hasta las cejas entren en quiebra, etcétera, etcétera. “Yo no sé por qué me preguntas estas cosas —contesta—. Vi-vien-da. De eso me encargo yo. Yo hago cosas como, no sé, pagar estudios que explican cómo alargar la vida. Vida – vivienda. ¿Lo pillas? El otro día leí un estudio muy interesante acerca del trabajo. Se ve que acorta la vida mucho y tal, por culpa de la gente que harta de todo se lía a tiros en la oficina. No sé si es verdad porque nosotros los ministros y las ministras no hemos trabajado en nuestra vida. Igual sí, cosas más raras se han visto. Yo una vez vi a un tipo que sólo tenía barba en la mitad de la cara. La mitad de arriba, además. Por ahí, por la frente. A lo mejor era el pelo, ahora que pienso. De todas formas y respondiendo a tu pregunta, yo creo que no hay que ser catastrofista. Lo peor que puede pasar es que perdamos las elecciones. Pero para eso están las elecciones: para ir turnándonos”.
Como soy un tipo insistente, le pregunto si alguna vez conseguiré encontrar un piso de alquiler de, no sé, unos cuantos metros cuadrados, lo justo para invitar a alguien a comer de vez en cuando sin tener que dejar la comida en el rellano, por menos de, no sé, la mitad de mi sueldo, sin que sea un noveno sin ascensor con el mismo papel pintado que salía en los primeros episodios de Cuéntame. Pero, vamos, si no es molestia. Es más, casi podría pasar lo del noveno sin ascensor.
“Querido Jaime, dos puntos—contesta Carme—, sigo sin saber de qué me hablas. Pero que sepas que todos los ministros y la mayoría de los políticos tenemos casa. Es decir, no hace falta ser un tipo o tipa listo o lista y trabajador o trabajadora para conseguir una o uno. Igual podrías probar a meterte en política. Siempre viene bien algo de sangre nueva. Tendrás que dejarnos un litro cada semana. Cuando pases las pruebas, tú también podrás beber un poco. No sabes lo bien que sienta. Un vasito de sangre y te puedes pasar el día soltando declaraciones a la prensa. Que es en lo que básicamente consiste nuestro trabajo. Soltar frases contestando a frases que han soltado otros en respuesta a otras frases que unos dijeron antes. Porque para hacer cosas ya están los votantes, que tienen sus empleos y demás”.
Quiero seguir con la entrevista, pero llega la ambulancia y los guardas de seguridad me sedan ya del todo a puñetazos, pensando únicamente en mi bienestar, no vaya a ser que el médico me ponga alcohol en las heridas, con lo que escuece.

Jaime Rubio Hancock | 03 de enero de 2008

Comentarios

  1. Nelor
    2008-01-03 21:28

    Jaime, veo que desde que haces estas entrevistas ha aumentado el número de tus visitas al hospital, y no precisamente en calidad de visitante.
    Por cierto, que quede reflejado que yo vivo de alquiler en Barnacity en un piso de apenas un puñado de centímetros cuadrados, que al cambio en euros viene a ser 33,7 onzas de metros cuadrados (el metro cuadrado es más ligero que el centímetro cuadrado… no me preguntéis por qué, que no soy físico ni burócrata).

  2. Manus___
    2008-01-03 22:43

    No estoy yo por la labor de darle mucha caña a la actual ministra de vivienda sencillamente por el poco tiempo que lleva. Tengo un pensamiento en la cabeza y joder que quiero sacarlo.
    Como nos casavamos antaño, pues una parte ponia los muebles y la otra parte ponia la casa eso despues de un monton de años de estar ahorrando mas que un chino , y nada de juergas, fiestas viajes extras ni vacaciones o sea dormir medio comer y trabajar y despues dejar a nuestros padres hasta la coronilla entrampaos, esa era la forma de salir palante. Coño y hoy en dia queremos que nos den primerro la carrera seguido de que tu padre te buscase un buen enchufe por medio de los amigos y tal y si no podias pues te jodias y al campo, albañil o lo que fuese en fin era lo que habia. Pero hoy en dia es un primor en primer lugar decimos que vamos a estudiar pero la mayoria vamos de borracheras cachondeo y juergas, nos pasamos las amigas o los amigos comosi fueran pelotas de tenis, no apuntamos a cualquier cosa que suene a juerga o viaje, vacaciones papa que quiero un cohe y que sea un golf pa farar por ahi, ah! y tener pasta en el bolsillo que ya el papi os la suministra. Si hemos acabados los estudios a fuerza de repetir, esto en el caso de nenes ricos que los pobres o tienen ni pa eso, pues queremos ser funcionarios, un empleo fijo y mi sueldo mientras mas gordo mejor, a ver que mas , bien a pelearnos or un puesto que seguramente no merecemos por lo poco que hemos hecho en nuestro lugar de trabajo y a chinchar a papa estado pidiendole todo lo que se pueda, casa vacaciones, coches y la mujer porque hoy en dia ya eso no se lleva pobre obispos que no se enteran de na, coño que la gente no se quiere casar joer, en fin y asi un etc. de mil pares de cojones. Conclusion trabaja y tendras lo que quieras si no es a los 30 años seran a los sesenta per lo tendras y no seas tan pedigüeño cojones.
    Solo es un pensamiento asi a vuelapluma y sin mirar siquiera la ortografia total pa los que lo van a leer, seguro que el que lo haga si que lo entiende

  3. Pritcher
    2008-01-04 07:10

    ¡Qué gran entrevista!

  4. chicolini
    2008-01-05 10:21

    Alquilo habitación, con vistas a patio de luces, buena compañía y mejor cante, con derecho a comedero y bebedero (lo cambio cada día) a precio módico, por unos pocos maravedíes al día. La pega es que sólo abro la jaula unas cuatro o cinco veces al día.

  5. esemismo
    2008-01-05 20:35

    chicolini, podría interesarme. La cuestión es: ¿qué periódico sueles poner en el fondo de la jaula? Es que hay cosas por las que no paso, uno tiene su dignidad…

  6. Ale21
    2008-01-06 06:02

    “Pero para eso están las elecciones: para ir turnándonos”.
    Me suena tan familiar esa realidad…
    (Desde Argentina)
    P.D.: Ten cuidado con tus entrevistas o terminarás asi:
    http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=59598

  7. chicolini
    2008-01-06 20:06

    esemismo, como norma general los meses impares solemos poner ejemplares del BOE y los meses pares una colección de las mejores novelas de la generación del 27. A veces los domingos le doy a elegir, al agaporni que ya está alojado, entre Delibes y Laforet, y el día de su cumpleaños puede elegir cualquiera de los de la biblioteca municipal.

    Como verás el piso es un chollo, y aunque las pipas y cañamones no están incluidos en el precio, el agua estará siempre vitaminada. Eso sí, debes renunciar por escrito a tomar acciones legales contra el pollo en caso de que éste se intente propasar sexualmente contigo, por ahí no paso.

  8. Mr Towers
    2008-01-09 02:56

    Brrr intolerable y vejatorio maltrato y acoso de este periodista juntaletras y palabras (como correveidile, abrazafarolas o maricojonetajiliputariano) a una/un pobre/pobre e indefensa/indefenso ministra/ministro de la/el vivienda/viviendo que ademas está embarazada/embarazado !!!/!!!

    Racaiga sobre él todo el peso de la ley (en este caso la ley de la gravedad)


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal