Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

José Montilla: "Nuestro objetivo es tirar abajo la Sagrada Familia"

Como español, catalán, barcelonés y santsenc que vive justo enfrente de las vías por la que ha de pasar el Ave, estoy extremadamente preocupado por las obras de dicho tren de alta velocidad. Ah, lo que es el destino: si viviera apenas dos calles más para arriba, el tema me traería sin cuidado. Además y al fin y al cabo, ¿qué interés tiene llegar dos horas antes a Madrid, con lo fea que es? Vale, está bien poder salir rápido de allí, pero ¿para qué demonios ha ido uno en primer lugar? Bueno, claro, están los que nacieron allí, de algún modo tendrán que huir. Bah, que se vayan como siempre, poco a poco no hace falta que me derrumben la casa.
En definitiva y dada esta desinteresada, altruista y ciudadana preocupación, irrumpo en el despacho de José/Josep Montilla dispuesto a pedirle explicaciones: ¿acaso se va a caer el techo sobre mi cabeza? ¿Es posible que vaya a perder mis más valiosas posesiones, incluida mi colección de cerámica china con más de mil años de antigüedad, además de otros objetos inexistentes que ya he asegurado por si acaso?
Quienes sí caen sobre mí son dos mossos d’esquadra (en español, guardias civiles), que me reducen a porrazos. Una vez logro mostrar mi acreditación como periodista de Libro de notas, me sueltan, entre muestras de respeto y admiración, no sin pedirme varios autógrafos para sus hijos.
—¡Señor Montilla! —le espeto, usando así el verbo espetar por primera vez en siete años—. ¿Cómo prefiere que le llamen: José o Josep?
—Josep Lluís aquí y en la China. Ja, ja, no, es broma. Llámeme Bobby.
Le pregunto a Bobby por el tema que nos atañe: “No se preocupe. Las casas de los catalanes están a salvo. Piense que esto del Ave está muy bien pensado por ingenieros, siguiendo los proyectos inteligentes de políticos atrevidos como yo mismo”.
A estas palabras les siguen unos incómodos segundos de silencio.
Cuando me recupero, le pregunto a Bobby cuál es ese proyecto: ¿llegar tres cuartos de hora antes a Zaragoza, ciudad innecesaria donde las haya? “No, no —asegura el president—. Nuestro objetivo es tirar abajo la Sagrada Familia”.
Obviamente, las palabras de Jérez, digo, Montilla, me sulibeyan. ¿Cómo es posible que alguien quiera derruir la Sagrada Familia? “Hombre —aduce—, es que es fea de cojones”. Admito que, vista así, la cosa tiene su lógica.
De todas formas, a esto se le suma otro problema: las obras del Ave están causando el caos en los trenes de cercanías y, de rebote, llenándome aún más el metro de gente que ahí no pinta nada, ni la hemos invitado a venir, ni nada parecido. Gente del extrarradio, además, como si tuvieran los mismos derechos que nosotros los barceloneses. “Yo, como ex alcalde de Cornellà —dice Bobby—, creo que tienes razón. No vamos a dejar que los no barceloneses usen el metro entre las ocho y las nueve. Así os damos tiempo para llegar al trabajo tranquilos”.
Mientras habla no le escucho, así que caigo en una cosa: si el Ave logra tumbar la Sagrada Familia, ¿por qué no iba a derrumbarse también el edificio en el que vivo? “Hombre, Jaime —contesta—, la explicación es muy sencilla”.
Después de esas palabras pasamos por otros segundos de silencio incómodo.
—Aham —apunto— ¿y cuál es esa explicación?
—¿De que está usted hablando, caballero?
Dado que yo también acabo de olvidar el tema de la conversación, le pregunto al president Bobby por la propuesta de Mas de olvidarse de la soberanía y de la independencia para centrarse en el derecho a decidir. “Sinceramente —asegura Bobby— no sé por qué ahora este señor mezcla la forma de gobierno con el tema del aborto. ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra?”.
Como no se me ocurre nada más que preguntarle y el tío tampoco es que tenga mucha conversación, le hago a Bobby un rápido test de Proust, de estos que estuvieron tan de moda en los años sesenta o quizás nunca, y que no sirven en absoluto para conocer la psicología del entrevistado, pero que sin duda ocupan espacio y no dan problemas.
PREGUNTA: ¿Cuál es su color favorito?
RESPUESTA: Azul.
P: ¿Cuál es su principal virtud?
R: Azul.
P: ¿Y su peor defecto?
R: Azul.
P: ¿Qué es lo que más admira de una mujer?
R: Azul.
P: ¿Qué tres cosas se llevaría a una isla desierta?
R: Azul.
P: Le falta una.
R: Hmm… Pues azul.
P: Un libro.
R: Azul.
P: ¿De Darío?
R: ¿Cómo?
P: Es igual. Un personaje histórico.
R: Ghandi.
P: ¿Y su héroe de ficción favorito?
R: Azul.
P: ¿Cuál es su mayor temor?
R: Azul
P: ¿Cómo le gustaría ser?
R: Azul.
P: Un olor que recuerde.
R: Azul.
P: ¿Qué talento le gustaría tener?
R: Azul.
P: ¿Qué se pregunta usted?
R: Azul.
P: Muchas gracias, señor Bobby Montilla, por haber venido a nuestro programa. Le deseamos muchos éxitos.
R: Azul.

Jaime Rubio Hancock | 22 de noviembre de 2007

Comentarios

  1. Alberto
    2007-11-22 18:39

    Que entrevista tan aburrida. Las preguntas son todas iguales, menos mal que el señor Montilla tiene talento para sacar buenas respuestas de la nada.

    Estás despedido.

  2. Vicente
    2007-11-22 18:49

    Otra cosa no, pero azul, azul, sí que azul.

  3. Gaubett
    2007-11-22 20:51

    Pero si ha contestado Ghandi… ahí, ahí, poniéndole picante al azul.

  4. Jaime
    2007-11-22 22:52

    Alberto, no puedes despedirme. Más que nada porque ya me despediste hace dos o tres semanas.

    Soy lo que se llama un espontáneo del periodismo de investigación.

    Además, no te recomiendo despedirme. La última vez que alguien me despidió, dejé de trabajar para él, no digo más.

  5. Alberto
    2007-11-22 23:23

    Ah… pues nada, estás readmitido.

    Luego revisamos tu contrato, al alza, por supuesto.

  6. humpf
    2007-11-22 23:34

    Los dos ultimos post han sido aburridos. Dado que no te pagan por entretenernos, este comentario es casi superfluo. Pero pense que te gustaria saberlo. O tal vez no. En fin, saludos a Brisni, de parte de mi pure de patatas.

  7. Jaime
    2007-11-22 23:38

    Humpf, a modo de compensación inversa, me comprometo a preparar para la semana que viene la entrevista más aburrida que se haya publicado jamás.

    Todos mis amigos (Clinton, Aznar, Chenoa…) son divertídisimos, así que acepto propuestas.

  8. Marcos
    2007-11-22 23:39

    Alberto, estás despedido.

    Y me gustaría contratar a Montilla como corresponsal para unas eventuales “Cartas desde los socavones”. ¿Te dejó el teléfono?

    Saludos

  9. Alberto
    2007-11-23 00:02

    Marcos, no puedes despedirme. Más que nada porque ya me despediste hace dos o tres semanas.

    Soy lo que se llama un espontáneo de la recomendación diaria.

    Además, no te recomiendo despedirme. La última vez que alguien me despidió, dejé de trabajar para él, no digo más.

    Feliz día de la marmota.

  10. El Hombre Sentimental
    2007-11-23 01:51

    Pero “sulibeyar” no se escribía con “ll”, es decir, “sulibellar”? En fin, tendré que consultar mis diccionarios, donde casi seguro que veré que el susodicho palabro, como todos los verdaderamente importantes, oficialmente no existe. Ejemplos? “Zusf” y “frolo”, sin ir más lejos. Bueno, “humpf” no, “humpf” sí que existe. En todo caso, gracias por usar una de mis palabras favoritas de siempre. Son tus perfúmenes, mujer, los que me suliiibeeellaaaaan… (con “ll”, vive Dios!).

  11. joseluis
    2007-11-23 03:00

    Jaime : sobre propuestas para que no te despidan, o lo hagan solo los años bisiestos, o ya no sé yo, pero haciendo una aburridísima entrevista: pues a una farola en desuso. Es importante: en desuso. Alternativamente : a un sello postal, pero es importante también: sin usar. Sugiero.

  12. cacagueta
    2007-11-23 04:06

    Si se lleva el ave la Sagrada Familia pues que se la lleve, yo la pondria encima del forum o en Osaka y asi los japoneses ya no hace falta que vengan que tienen mucho gasto.

    La entrevista hay que hacersela a Luis Aguilé que todos le echamos mucho de menos, gran genio condenado al olvido …

  13. j1d
    2007-11-25 18:11

    Coche azul.

  14. mentira
    2007-11-26 21:35

    Coche Coche

  15. azul
    2007-12-30 07:23

    Estais un poco mal de la cabeza no?


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal