Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

Jaime de Marichalar: “Al príncipe no le gusta que le dibujen desnudo”

A los amigos de Jaime (de Marichalar, no Rubio) ya nos habían llegado comentarios y rumores acerca de su crisis de pareja, pero confiábamos en que se pudiera encontrar una salida sin necesidad de llegar a la separación.
Al menos, Jaime (el entrevistado, no el entrevistador) está animado: “Jaime —me dice (a mí y no al otro Jaime), mientras se anuda una corbata, ignorando el hecho de que ya lleva puestas otras dos—, te he de confesar una cosa: me he enamorado”. Patidifuso, me siento en el Luis XV, hasta que Luis XV me empuja al suelo y se larga indignado. “Sí, sí, lo sé, es una locura, pero es que es tan bella”. Le pregunto por su nombre, prometiéndole que permanecerá en el anonimato, y el muy inconsciente me lo dice: “Quiero a Scarlett Johansson. La amo con locura. Me gusta todo de ella: las tetas, el culo, las piernas, el culo, la boca, las tetas, el culo, su forma de ser, en especial la forma de ser de su culo… Todo. Ahora mismo voy a coger un avión a París, dado que vive en Los Ángeles, y le voy a pedir que se case conmigo. Si acepta, ella será la duquesa de Lugo, ¿no? Y yo un famoso artista de cine consorte, o algo así, ¿no?”
Mientras vamos en taxi al aeropuerto, le pregunto si Scarlett es la razón de su ruptura matrimonial: “No es una ruptura, sino un cese temporal de nuestra convivencia matrimonial, o sea, una ruptura. Todo depende de cómo me vaya con Scarlett. No sé, sólo estamos empezando, nos estamos conociendo… Es todo tan emocionante. Las relaciones son difíciles, ¿sabes? Bueno, en realidad tampoco tanto: mientras haya dinero y títulos nobiliarios de por medio, es fácil aguantar por lo menos seis o siete años. Oh, seis o siete años con Scarlett, con eso me conformo”. Le aconsejo que no se fíe, que yo ya tuve mis más y mis menos con ella —es una chica difícil—, pero Jaime (creo que el otro) se indigna: “Hombre, pero eso es porque no la supiste tratar como se merecía. Si la conocieras como yo, es decir, nada de nada, irías sin prejuicios, dispuesto a aceptar todo lo que ella te diera (como por ejemplo la teta izquierda), sin poner pegas absurdas”.
Se nota que Jaime (me refiero al aún duque de Lugo y también a mí) ha salido de casa apresuradamente: apenas factura diecisiete maletas. “Dos de ellas vacías, que habrá que ir de compras”, añade, guiñando un ojo y formando así una imagen que me acompañará demasiadas noches con sus demasiadas pesadillas.
Le pregunto si no echará de menos la vida en palacio: “Sí, supongo que sí. Estos años he aprendido mucho: que al príncipe no le gusta que le dibujen desnudo, por ejemplo. A mí no me importa. ¿Crees que Scarlett querrá retratarme? Seguro que sí. Ah, por el amor se hacen tantas locuras. Una vez me puse calcetines negros. ¿Te imaginas? Negros. Sin más. Lisos. Y negros. Pero negros de los que son oscuros, no negros de los que son amarillos. Y sólo porque a ella le gustaban. Cuando digo ‘ella’ me refiero a Winona Ryder. Estuvimos saliendo una temporada”.
“Por cierto —añade—, hablando de cosas que he aprendido: ¿tú sabías que la reina tenía acento extranjero? Como no habla nunca. Pero es que ni en la comida de Navidad. Usa unas tarjetitas con frases en plan ‘pásame la sal’ o ‘¿por qué está la tele encendida si nadie la está mirando?’. Lo típico. Ah, bueno, y qué risa el otro día: Juan Carlos llegó a casa borracho y… Espera, no puedo contarte esto porque si te lo digo a ti te multan y a Juan Carlos le quitan ocho o nueve puntos. Bueno, que sepas que no me gustaría haber leído las tarjetitas que le entregó Sofía cuando le vio llegar dando tumbos y arrastrando las consonantes aún más de lo habitual. Menuda bronca a base de tarjetitas que le dio. No sé, yo cuando leo más de tres o cuatro líneas ya me duele la cabeza. Imagínate una bronca, ahí, leyendo que te gritan y tal. Acabas en plan, tía, ya vale, ya lo he entendido, pero no me calientes más la cabeza. Bueno, no la llamarás tía, claro, porque es la reina y no la hermana de alguno de tus padres. El tratamiento correcto es señoría. Y el mejor tratamiento es el de los tres pasos de Clinique”.
Nos despedimos con un cálido abrazo. Dado que la última vez que me tocó tuve náuseas durante tres días, él se lo da a un policía nacional y yo a una señorita que venía de pasar un verano vendiendo postales en Tallin. Fue muy emotivo. Jaime y yo (Jaime) acabamos llorando a moco tendido, mientras la muchacha gritaba “¡socorro, que me violan!” y el policía, también.
Le deseo suerte con la que él llama su “prometida”. “Creo que iré a verla nada más aterrizar. ¿Cuánto hay desde el aeropuerto Charles de Gaulle hasta Los Ángeles?” Más o menos, un latido de tu corazón, le digo. “Qué bonito, me lo apuntaría si tuviera bolígrafo, papel y no hubiera olvidado cómo se escribe. Ya, ya, es terrible, lo sé, pero tienes que tener en cuenta que en mi familia no lo hace nadie. No, en la ex familia política, tampoco. Sólo firman de vez en cuando y ya está”.
Su avión despega y yo me quedo en tierra, admirando y envidiando su empuje y su valentía, recordando que apenas me atrevo a saludar tímidamente a Naomi Watts cuando me la encuentro en el metro. Ah, si yo (Jaime) tuviera la mitad de arrojo que Marichalar (Jaime de), a estas alturas Naomi ya hubiera pedido una orden de alejamiento.

Jaime Rubio Hancock | 15 de noviembre de 2007

Comentarios

  1. Alberto
    2007-11-15 17:08

    ¿Esa era la razón del cese temporal? Pues eso si que lo entiendo, haber empezado por ahí...

  2. Miguel A. Román
    2007-11-15 17:58

    Mmm, venga Jaime (Rubio, no el otro), esta entrevista no es verosímil: No veo a Juan Carlos diciendo “tía, ya vale…”, le pega más un “¿por qué no te callas?”

  3. Álvaro de Mchlr.
    2007-11-16 00:56

    Don Jaime (Rubio), dígale a don Jaime (DMCHLR) que ya me lo llevo yo de París a Los Ángeles en moto de agua, que este año no tengo así nada importante que hacer. Y así hablamos, que hace tiempo que no sé cómo anda.

  4. María José
    2007-11-16 00:58

    Lo que más me ha gustado es su sinceridad: “su forma de ser, en especial la forma de ser de su culo…”, qué bien resumido el sentimiento.

  5. Cayetano
    2007-11-16 01:41

    Ji Ji (jota i)

    Nunca he entendido muy bien una cosilla, pero en aras de la convivencia en LdN voy ser correcto :)

    En general todos aquellos que se dedican a tocar los cojones usando temas como la jodienda gráfica los jueves o haciendo chiste de la separación, luego no les queda cerebro ni ganas para tramitar o hacer leyes para, por ejemplo, declarar ilegal las asignaciones del estado a toda esta familia bendecida por Dios. Los simbolos son caros.

    Chabacanizando, me parece muy bien, tambien yo me río. Sin embargo hay un asunto de fondo que no se ha tratado y que no veremos nunca tratar ocupados en hacer unas risas con el payaso (según la prensa rosa, amarilla, roja o gris) de marichalar. El marichalar sufrió un ictus cerebral eso cambia mucho las cosas y suele ser un problema que acaba en separaciones y divorcios.

    Señalo lo anterior por apuntar una cuestión de enfoque. Elena de Borbón, posiblemente, no pueda soportarlo más. Afortunadamente ambos tienen posibles y las penas con pan son menos. Lo unico que me molesta es que con “nuestro pan” comen de la sopa boba.

    El tratamiento de la noticia y demás era de esperar.

    Ji Ji

  6. Cayetano
    2007-11-16 02:02

    Lo anterior requiere explicación por aquí van los tiros . Solo señalar que el chiste es complicado de entender y afortunadamente complicado el presentar demanda.

  7. Cayetano
    2007-11-16 02:08

    Antonio el pelota o Suso el oportuno o ...

  8. Cayetano
    2007-11-16 03:26

    Y la última referencia conceptual quienes han sido marcados con los premios Jaime de Marichalar y Sáenz de Tejada ¿se sentirán ahora orgullosos del tatuaje en las dos porciones carnosas y redondeadas situadas entre el final de la columna vertebral y el comienzo de los muslos?

  9. Toni
    2007-11-19 22:12

    A las puertas del 20-N y con la monarquía en lucha para conseguir arrebatar a sus primos ingleses al portada del “Hello”, sólo puedo decir una cosa: ¿Recuerdan qué le dice el número 2 al número 0?

    !Viva El Frente Sala! !Viva el Reig (del descanso)! !Viva el “Café para Todos” (quien lo prefiera: léase España)!

  10. SARA (confidencial)
    2007-11-28 22:36

    Me duele mucho que hayais olvidado la historia de España.Pertenezco a una familia de la aristocracia de Castilla-La Mancha i Leon.
    Don Jaime de Marichalar no se merece lo que le estais haciendo.Todo el mundo aristócrata o no, tiene derecho a que se le respete su vida privada.A Don Jaime de Marichalar se le está juzgando sin que tenga dere
    cho a la presuncion de inocencia y a defenderse como todo ciudadano normal.Es tan respetuoso que tampoco se ha hecho un blog, ni una plataforma de defensa ni ha llamado a las familias aristócratas.Mis respetos a la Infanta Doña Elena.A veces los mayores silencios son profundamente elocuentes:¡Ánimo Don Jaime! ¡Ánimo a los dos!

    Con un profundo respeto: Sara

  11. nuria
    2008-04-08 14:16

    Castilla – La Mancha y Leon.


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal