Libro de notas

Edición LdN
Ciencias y letras por Salvador Ruíz Fargueta

Ciencias y letras, trata de acercar las dos culturas , favorecer su mestizaje. En realidad, sólo es una cultura que nos puede acercar más a nosotros mismos, a las complejas relaciones humanas, al mundo y a sus interrogantes. El autor, ingeniero y físico, es editor de La bella teoría. Publica los días 1 de cada mes.

Ciencia importante e ignorada

Como comentaba en el último post, nuestra ciencia es importante para el desarrollo y la propia supervivencia de nuestra sociedad y nuestra especie. La tecnología que nos ha permitido desarrollar es asombrosa y ha cambiado nuestras vidas, sin embargo, es sorprendente la absoluta ignorancia que tiene nuestra sociedad tecnológica de todo lo que le debe a esta ciencia. Para la mayoría de los chavales de hoy en día, por ejemplo, la física es un verdadero rollo, de hecho cuando dices que vas a estudiar la carrera de física la pregunta más normal es :¿y eso para qué sirve?. Y esto sucede en plena sociedad tecnológica, cuando ellos mismos consideran (sin saberlo) como una parte importante de su vida los frutos directos de los logros tecnológicos de esta ciencia. Nuestra sociedad se lo debe casi todo, y casi todo el mundo lo ingnora en mayor o menor grado.

Nuestros conocimientos sobre la ciencia física han permitido las actuales telecomunicaciones tales como la televisión o la telefonía móvil, la tecnología de los ordenadores, internet, el trasporte, la industria y otros numerosos aspectos de nuestra vida moderna como la propia iluminación eléctrica de nuestras casa y ciudades. En el aspecto médico, el diagnóstico precoz mediante el uso de la moderna tecnología, como rayos X, ultrasonidos, tomografía axial computerizada (TAC), o los tratamientos físicos sofisticados como la radiación o los láseres. Su influencia en todos los ámbitos de nuestra sociedad es incuestionable, y, a pesar de ello, muchas veces desconocida.

Y si eso ocurre con la física, peor paradas quedan las matemáticas. Si la física es una ciencia fundamental para nuestra tecnología, esta ciencia no sería nada sin las matemáticas: ni la física cuántica, ni la relatividad, ninguna teoría ni tecnología sería nada, y ni siquiera podría haber nacido. En cierta forma, somos puras matemáticas, sin ellas no hay principios físicos ni de ningún tipo. Eso es así y no creo que esté descubriendo nada nuevo, sólo ocurre que cuando algo nos rodea por completo y lo llena todo tendemos a ignorarlo. El ordenador que manejo para escribir esto, la mesa sobre la que escribo, la silla, mis ropas, mi teléfono móvil, mis zapatos, el edificio en el que trabajo, el coche que conduzco, cualquier tecnología o máquina que se haya necesitado para construirlos necesita, ineludiblemente, de las matemáticas.

Como muestra un botón: Google utiliza un algoritmo (secuencia de pasos que pueden llevarse a cabo mecánicamente) de búsqueda llamado PageRank ™ y los reproductores de mp3 utilizan otro algoritmo llamado de codificación perceptual desarrollado por el consorcio MPEG ( Moving Picture Expert Group) junto con el Instituto Tecnológico Fraunhofer. Pura matemática expresada como programas en lenguajes de programación.

Pero hay mucho más, el cálculo diferencial por ejemplo (¡¿para qué vale eso?!) se utiliza hasta para construir cualquiera de nuestros utensilios de cocina, como las cacerolas, y conseguir optimizar su construcción con el menor gasto de material. Los protocolos de comunicación o transmisión de datos, los sistemas de numeración (decimal y binario, por ejemplo), los futuros ordenadores cuánticos, los teléfonos móviles actuales o futuros…. podríamos llenar infinidad de entradas del blog pormenorizando lo que le debe cualquier objeto cotidiano o tecnología a las matemáticas.

La ciencia es importante, es conocimiento y cultura, pero quizás debemos hacerla más cercana, más humana, y ahí juega un importante papel la forma de enseñarla en la escuela. Una muestra de la esencia de esto la encontré el año pasado, en un precioso libro de primero de bachiller llamado” Ciencias para el mundo contemporáneo”, de la editorial SM, que habla con rigor y de forma amena sobre ciencia referida a cosas que nos interesan a todos:

1. Nuestro lugar en el universo 2. Qué nos hizo específicamente humanos 3. Las plagas del siglo XXI 4. Vivir más, vivir mejor 5. De los trasplantes a las células madre 6. La revolución genética 7. El cambio climático ya está aquí 8. ¿Son naturales las catástrofes? 9. La energía y el problema energético 10. ¿Hay agua para todos? 11. Hacia un desarrollo sostenible 12. Materiales: uso y consumo 13. Nuevas necesidades, nuevos materiales 14. Un mundo interconectado: la revolución digital.

Lo que me hizo fijarme en este libro fue el interés que le vi a mi hija por esa asignatura. Siendo como es una alumna del bachiller de letras, fue una de sus asignaturas preferidas, junto con el latín.

Sobre esta nueva asignatura

Salvador Ruiz Fargueta | 01 de octubre de 2009

Comentarios

  1. María José
    2009-10-01 18:05

    Salvador, no conozco el libro y no puedo opinar, pero una cosa está clara, las matemáticas y la física y casi todo el conocimiento científico es apasionante para unos pocos y a la mayoría les resulta arduo y aburrido. Dudo mucho que exista un método con el que resulten atractivas estas materias a la mayoría de los jóvenes y de los adultos. Puede que para motivarles un poco, el hecho de que le vean la utilidad está bien, pero mi experiencia es que al final cuando una materia se intenta acercar más a la mayoría, se suele alejar más de los que de verdad pueden disfrutar de ella y, a veces, se está privando de más nivel a los alumnos brillantes.

    Creo que lo que tenemos pendiente es dejar de fomentar el y esto para qué me sirve.

  2. María José
    2009-10-01 18:29

    Por cierto, supongo que conoces esto, pero todos los profesores no somos tan divertidos.

  3. Salvador
    2009-10-01 19:47

    Es una nueva signatura que, creo, se impartía el año pasado por primera vez. En el libro ( hay de otras muchas editoriales) se habla con rigor y de forma muy amena.

    Tienes razón en lo de “para qué sirve”. Recuerdo una anécdota con el mismo fondo. Sepreguntaban ¿para qué sirven los elefantes? :
    http://historiamensajenabotella.blogspot.com/2007/06/para-qu-sirven-lo-elefantes-15-12-2003.html

    Un saludo.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal