Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Despeñamiento informantretenitivo estadounidense contemporáneo

Ayer murió George McGovern. Uno de los políticos más de izquierdas del Partido Demócrata, que trató de modernizar los postulados del mismo y que en 1972 fue candidato a la presidencia, perdiendo de manera abrumadora contra Richard Nixon.

Ya durante la convención del 68 se había presentado para sustituir al presidente Johnson quedando detrás no ya del vicepresidente Hubert Humphrey sino, incluso, del poeta y político Eugene McCarthy, con quien formó el frente antiguerra que tanto daño hizo a las aspiraciones demócratas, no digamos ya en los enfrentamientos con los manifestantes en el exterior.

Cubriendo la convención para Walter Cronkite, junto a algunos de los Murrow’s Boys que aún quedaban en la CBS, se encontraba uno de los últimos nombres propios del periodismo televisivo americano en la época de las Tres Grandes: Dan Rather.

Dan Rather tuvo que abrirse paso por pequeños puestos en las radios y periódicos hasta lograr en 1961 llegar a la televisión, a la CBS, en donde tuvo la oportunidad de probar su ingenio narrando huracanes. A finales del 62 era el encargado del suroeste para la cadena y, como tal, se encargó de cubrir la visita presidencial de noviembre del 63.

Es decir, El Asesinato de Kennedy. Dan Rather fue el primer periodista en comunicarlo y esto sirvió para acabar de darlo a conocer a toda América. De ahí a ocupar el puesto como periodista para la Casa Blanca, después Londres, luego Vietnam, y, de nuevo en 1967, de regreso a América para ocuparse otra vez de la Casa Blanca, primero en las elecciones a las órdenes de Cronkite y luego siguiendo los pasos de Nixon tanto en su visita a China como en el asunto Watergate. Y aquí hubo un nuevo momento de importancia.

En 1968 Don Hewitt tuvo una idea revolucionaria. El que fuera primer director y coproductor del See It Now de Murrow, productor del primer debate presidencial en televisión, entre Kennedy y Nixon y colaborador habitual de Cronkite en las noticias y en especiales como el del asesinato de Kennedy, se había dado cuenta de que había un hueco para un espacio de noticias en profundidad. ¿Qué mejor que un formato que permitiera realizar reportajes exclusivos y en profundidad, en el que se pudiera ahondar en diferentes cuestiones importantes?

Así nació 60 Minutos, el único programa regular de noticias que ha logrado aparecer entre los más vistos del año en la televisión estadounidense, responsable de modelar una forma de entender el periodismo y de destapar grandes casos como el de los conocimientos de la industria tabacalera de las enfermedades relacionadas con su consumo.

El programa comenzó como un noticiero quincenal entre semana antes del Late night, una manera de generar prestigio para el canal y sus noticias, buscando un formato interesante e introduciendo ideas como la famosísima Punto/Contrapunto, en la que dos periodistas de dos opiniones contrapuestas debatían un asunto de actualidad. Sección imitadísima y parodiada hasta la saciedad —recordemos el SNL: – Jane, you ignorant slut!Dan, you pompous ass!

En 1971 la FCC decidió que las cadenas estaban ejerciendo una asfixia monopolística que debía ser evitada, para lo cuál debían dejar libre media hora de lunes a sábados y una hora completa los domingos en los que las afiliadas produjeran su propia programación. Ya, bueno, esa es la manera suya de funcionar.

Eso creó un problema para encajar un espacio como éste teniendo en cuenta que tenían, además, los derechos para emitir los programas de Football Americano. Fue una auténtica pesadilla para cadena y programa, de manera que cuando en 1975 les devolvieron esa hora, 60 Minutos decidió que tenía que reforzarse para la nueva temporada. Entre otras decisiones estuvo la de nombrar a Dan Rather como uno de los corresponsales fijos, logrando que el programa se convirtiera en un éxito aún mayor y colocándole como sucesor en las CBS News, en donde permanecería hasta que se produjo un escándalo sobre el servicio militar y la no participación en Vietnam de Bush hijo, con unos documentos que se demostraron no falsos pero sí de autenticidad no demostrable. Todo el asunto fue un claro ejemplo de cómo habían cambiado los tiempos en el periodismo y de qué manera el reinado de las noticias contrastadas y la información pura, de Murrow, Brinkley, Huntley o Cronkite, había acabado, igual que al año siguiente dimitiría Rather, aunque siga dando charlas y escribiendo columnas.

Pero, ¿qué fue eso que había pasado? Pues, de entrada, la llegada de la competencia.

A mediados de los años setenta las primeras emisiones por cable o por satélite se iban haciendo más habituales, empezaban a surgir canales, muchos de ellos temáticos, y ahí regresa un conocido de estas columnas: Reese Schonfeld.

En 1979 formaba parte del grupo de periodistas a los que Ted Turner recurrió para consultar su idea de realizar una cadena de noticias 24h, de ahí a formar parte de los 25 que junto a Turner fundaron el canal, del que fue su primer director. Duraría en ese puesto hasta 1982, cuando Turner decide ocuparse él mismo del canal, dejando libre a Schonfeld para dedicarse a otros asuntos como, por ejemplo, lanzar un canal centrado en programas de cocina.

Con Turner al mando se empezaría a buscar un acercamiento a a los programas televisivos más generalistas, a un entretenimiento que atrajera a espectadores para cuando se dieran las noticias; de ahí la aparición de programas como Crossfire, en el que dos periodistas o políticos de opiniones contrapuestas debatían temas de actualidad. Sí, claro que os suena de algo. Y eso que no sabéis que hay una versión del mismo año 82 pero con mucha más gente gritándose: The McLaughlin Group; claro que ésta se emite por sindicación, no en una cadena.

Aunque sin duda el otro gran nombre que saldría de aquí es el de Larry King. Veterano periodista, habitual de la radio y experto en entrevistas que cada noche se dedicaba a la mezcla de radio y televisión, entrevistando a la gente más importante del momento y dando paso a los espectadores. Desde su inicio en 1985 se convirtió en uno de los programas punteros de la cadena y pronto sería el de más audiencia de todos los periodísticos emitidos en televisión, al menos hasta 2001.

Porque si con la CNN empezó un cierto movimiento hacia la información mezclada con entretenimiento y la Primera Guerra del Golfo acabó de consolidarla como un canal de referencia, también puso el periodismo, especialmente el de noticias continuas, como ejemplo de algo a lo que se podía sacar dinero.

Y como siempre que hay dinero de por medio llegan los competidores como la NBC y los tiburones como Rupert Murdoch.

Lo fácil sería empezar a hablar ahora de FOX News, despotricar un rato y rematar con algún chiste sobre famosos. Pero, ¿cuándo hemos elegido aquí lo más fácil?

Así que hablemos de la FNN. Decididos a crear un canal de noticias centradas en la parte financiera por parte de Rodney Buchser y Glenn Taylor, la idea era anterior al nacimiento de la CNN pero el desarrollo de ésta demostró que podía haber dinero en las noticias. Especialmente en las de índole económica.

Irónicamente no sólo no lo lograron hacer sino que, para cuando llevaban una década , tuvieron además problemas como para salir en sus propias noticias: Un escándalo financiero que incluía contabilidad creativa hasta el punto de acabar echando a directivos y cambiando de empresa de contabilidad. Unas risas. En cualquier caso, acabaron vendiéndose al mejor postor. Casi literalmente. Es decir:

En 1989 la NBC decidió que ellos querían también un canal de noticias. Es lo que tiene estar en racha. Y eso que Brandon Tartikoff estaba preparando su marcha del canal. De modo que pillaron uno de sus canales, el SPN, y lo reconvirtieron en el CNBC, el canal especializado en finanzas de la NBC, que —sorprendentemente— resultó ser un éxito. Al menos de la manera moderada en la que la NBC pone el listón del éxito.

De modo que en 1996 decidieron sacar un nuevo canal de noticias 24 horas coparticipado por Microsoft, el MSNBC. —Aprovecho para decir que el pacto con Microsoft duró hasta julio de 2012, teóricamente desde esa fecha es NBCNews pero, ¿quién va a hacerle caso a la NBC? —que acabaría teniendo un exito razonable — para la NBC— aunque lo más cercano a un periodista conocido que tienen es Rachel Maddow, quien tuvo varias apariciones con éxito sustituyendo a Keith Olbermann; lesbiana y abiertamente liberal que demuestra siempre que se pueden exponer con inteligencia y elocuencia los puntos de vista sin caer en la provocación o la agresividad propia de…

Vale, venga, hablemos de FOX News. En 1996 el magnate de los medios, el australiano Rupert Murdoch, decidió seguir el camino que había abierto cuando en 1985 puso en marcha la FOX. Si en aquel momento quiso lanzar una apuesta por la juventud ahora lo hacía por la audiencia, tratando de atraerles con casi cualquier truco tonto que se les pudiera ocurrir. Incluido el uso de colores brillantes, la polarización y el tratamiento de todas las noticias como si el apocalipsis estuviera a la vuelta. Si agitaran llaves ante las cámaras podríamos decir que tratan a los espectadores como a bebés.

Eso sí, lo han hecho con enorme éxito. Para 2001 El Factor O’Reilly era el programa de noticias más visto de la televisión americana, para 2011 los DIEZ programas más vistos eran todos de FOX. No sólo Bill O’Reilly; también harían programas de éxito Sean Hannity o Greta Van Susteren, y durante más tiempo del que podríamos considerar lógico también fue el hogar de Glenn Beck.

En general el espíritu de todos estos programas es mucho movimiento, muchas declaraciones impactantes y un barniz de equidistancia, en la cadena que tiene entre sus colaboradores habituales al varias veces candidato a candidato republicano Mike Huckabee. Pero todo ese ruido, todas esas declaraciones que hacen necesario que usen comprobadores de datos, se han demostrado no sólo como un importante generador de audiencia y publicidad y, más aún, en un servicio que marca tendencias, cambia direcciones y es capaz de influenciar ya no a su público sino, incluso, a al aforma de hacer periodismo.

—No es de extrañar que cuando Beck fue invitado a abandonar, la cadena intentara crear una nueva versión con TheBlaze. Y ha tenido casi tanto éxito como la creación de esRadio

No es que no surgieran más canales de noticias 24h… sin ir más lejos los texanos cuentan con dos, la TXCN y la YNN, pero sí que el giro que toman estos programas para atraer espectadores deja de ser el de la información veraz y la credibilidad y pasa a ser el sensacionalismo y, peor aún, decirle a la gente lo que quiere oír.

Frente al momento en que Estados Unidos sólo podía elegir una de entre tres maneras de conocer una noticia, ha pasado a haber múltiples canales, varios de ellos con servicios de noticias y, además, los grandes servicios de noticias durante todo el día por cable. Incluso si no estuviéramos en un mundo que permite comprobar noticias en tiempo real gracias a internet y las diferentes redes sociales, y da todas las oportunidades posibles para comprobar su veracidad o, cuando menos, la posibilidad de que la fuente sepa de lo que habla, la gente ha demostrado que lo que prefiere no es lo que es mejor para ellos sino lo que más les gusta. Los liberales verán MSNBC y los conservadores FOX; si un programa deja de decir lo que les gusta simplemente lo quitan, lo que lleva a otro de los grandes problemas del periodismo moderno: La gente deja de ver las noticias para informarse, en su lugar lo hace para reafirmarse. Que la FOX use como eslogan Fair & Balanced no es el mayor sarcasmo del mundo de la comunicación de masas porque ahí está la salida a bolsa de Facebook. Y da igual las veces que se señalen errores y mentiras, siempre serán los otros, la prensa liberal, los que se obstinan en negar la verdad. Ante semejante panorama de poco sirve el concepto de credibilidad, las noticias pasan a ser capaces de decir lo que quieran con total impunidad. Y si esto parece exagerado, pregúntense dónde nació el presidente Obama.

Ante tal disparate, tanta locura, y aún existiendo la necesidad de informarse de la gente lo lógico era era que buscaran algún medio informativo para lograrlo… Pero de eso hablaremos en varias semanas, cuando volvamos para horrorizarnos de que la única forma de hablar de la actualidad en serio sea hacerlo en broma.

Jónatan Sark | 22 de octubre de 2012

Comentarios

  1. E. Martín
    2012-10-22 21:04

    El corresponsal de Fox News en la invasión de Irak fué Oliver North. ‘Nuff said.

  2. Jónatan S.
    2012-10-23 00:18

    Claro, un tipo que conoce el terreno y sabe de lo que habla, de reconocido prestigio por su participación en el asunto Irán-ConEN LA SAGA DE CALL OF DUTY!

    ¡¡¡UN PROFESIONAL!!!

  3. gsc
    2012-10-23 17:57

    ¿Y qué ha pasado con CNN cuando MSNBC y Fox News se han repartido el pastel? Si no recuerdo mal tenían problemas de audiencia – hasta Larry King llevaba años de caída cuando se retiró -, pero ahí están… ¿quién exactamente ve ahora la CNN?

    Entre la “descendencia” de 60 minutos, pero consagrado como estrella por la CNN, otra figura que me llama la atención es Anderson Cooper. No solo por el tipo de informativo que hace (el 360º), sino por el halo de “santidad” que proyecta, ese “ser bueno” por encima de todas las cosas, que también queda un poco fuera de la dicotomía FNN-MSNBC. Un poco como el Iñaki Gabilondo pre-Jiménez Losantos…

  4. Jónatan S.
    2012-10-26 19:47

    De eso hablaremos —aunque te anticipo que la respuesta más corta sería Nadie — y de algunas otras cosas. CNN se ha quedado en una posición de centro que debido al ultraderechismo de FOX parece un centro-izquierda.

    Pero, vamos, que ya seguiré contando, aunque antes quiero abordar la situación europea de UK y España — Mis lagunas me temo que impiden hacer una visión más global del asunto—



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal