Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Rescateniegos USA

Si la semana pasada veíamos las miniseries UK que se merecen un repaso este verano esta nos toca pasar al otro lado del Atlántico y echar un ojo a la producción USA. Por supuesto, eso significaría un montón de minis clásicas de las que ya hemos hablado — Raices, Shogun u Hombre rico, hombre pobre , por ejemplo — o algunas tradicionales fan favorites como Band of brothers, Norte y sur o V que, por el mismo procedimiento lógico, no vamos a sacar en esta lista. Y no, Twin Peaks no es una mini. Soy consciente, además, de que estoy dejándome fuera minis como Generation Kill, Angels in America, Por no convertir esto en un especial de minis de género: Las nieblas de Avalon, El décimo reino, The lost room Además, les recomiendo echar un ojo a lo que Alberto Haj-Saleh escribió en esta misma página sobre la mini de John Adams . En cualquier caso, aquí van las cinco miniseries USA para el verano de este año.

Lonesome dove (1989, CBS)

Reconozco que el Western está lejos de encontrarse entre mis géneros favoritos, pero precisamente por eso tiene más mérito encontrarse con minis como esta que, además, resucitaron —como ocurre de tanto en tanto— el género. Tres años antes de Sin perdón y cuatro después de que la novela original de Larry McMurty se llevara el Pulitzer llegaba a la pequeña pantalla la historia del Capitán Augustus Gus McCrae y el Capitán Woodrow F. Call, magníficamente interpretados por los grandiosos Robert Duvall y Tommy Lee Jones respectivamente, antiguos Rangers de Texas ya jubilados que regentan un establo en el pueblecito de Lonesome dove (Oh, miles de esperanzas en chistes trituradas, que crueldad, ¿eh?) a la que un ex-compañero — Robert Urich, por difícil que sea de creer— de los muchachos llega para, en breve, acabar convenciéndoles de que se vayan todos a Montana. Y por todos queremos decir El pueblo entero. Por supuesto este será el inicio de una serie de aventuras en las que encontraremos la ley de la frontera, a una cantidad de mujeres notables —incluyendo al amor olvidado de Gus, la bella Clara a la que Anjelica Huston interpreta con su pericia habitual— a los consabidos indios, atracadores, un sheriff con muy malas pulgas — Chris Cooper, señores. Nada menos. — y un par de fugitivos a la carrera, además, claro, de la prostituta del pueblo — Diane Lane — logrando, en fin, una mezcla con lo crepuscular aún menos centro de la trama de lo que acabaríamos siendo la normal, permitiéndonos asistir a un recorrido por el western a través de sus distintos episodios.

The Corner (2000, HBO)

Sería injusto dejar fuera a la HBO de esta selección, es la cadena que más está haciendo en los últimos años por mantener el apartado de las miniseries y los telefilmes — es decir, dejando de lado el SyFy y los Hallmark, son otros conceptos— de manera que su representación tenía que ser tan representativa del propio canal como se pudiera. ¿Y qué mejor que recordar esta mini en la que David Simon pasó del final de su serie para la NBC Homicide: Life on the street a conseguir los apoyos necesarios para hacer dos años después The Wire. Como nexo entre ambas estamos de nuevo en una historia con base real, sacada de las calles en las que Simon estuvo trabajando, y que cuenta la historia de una familia que vive en Baltimore entre la pobreza y las drogas que tienen en esa esquina su punto de unión: Embarazos escolares, familias rotas, drogadicción, camellos y un reparto absolutamente creíble — gran parte del cuál volvería a asomar por The Wire como Clarke Peters que luego sería el Detective Lester Freamon— entre los que destacan Khandi Alexander, que aún podemos ver en Treme, o el eterno secundario Glenn Plummer, aunque el gran descubrimiento de la serie fuera el joven Sean Nelson. que interpretaba al joven DeAndre McCullough, joven camello, hijo de drogadictos, y aparentemente condenado a seguir con este círculo vicioso. Una historia desesperanzada, mucho más seria y dura que cualquiera de las otras dos series de Simon y toda un ejemplo de lo dramáticas que pueden llegar a ser.

Chiefs (1983, CBS)

El uso de las miniseries para extender sagas a lo largo de los años es algo que no siempre se tiene en cuenta. Lo vimos ya la semana pasada en our friends in the north y lo tenemos aquí en una serie que demostró la posibilidad de ir mostrando la evolución de toda una ciudad usando como puntos de apoyo los jefes de policía contando, además, con dos secundarios de lujo que son los que sirven de pilares para la acción. Charlton Heston como Hugh Holmes, el rico terrateniente que marca el paso de la ciudad, y Keith Carradine como el francamente turbio —y según avance la mini veremos que más cosas— Foxy Funderburke, los papeles clásicos de referentes buenos y malos que, sin embargo, son poco más que puntos entre los que se mueven los auténticos protagonistas, los tres jefes de la historia, el buenazo de Will Henry LeeWayne Rogers, escapado de _ M*A*S*H _ por sentirse minusvalorado frente al Hawkeye de Alan Alda— ex-granjero desastroso y poco instruido pero con un gran nivel de decencia y el convencimiento de que un par de crímenes de chavales con un componente sexual bastante claro estaban relacionados, su sucesor y casi antagónico Sonny ButtsBrad DAvis, conocido sobre todo por El expreso de medianoche — un policía deshonesto y violento que al verse amenazado por sus actividades paralelas decide resolver el viejo caso del asesino de niños para permanecer en el poder, finalmente está Tyler WattsBilly Dee Williams del que sospecho que nunca dejará de ser recordado como Lando Calrissian — el primer jefe negro del sur que explorará los problemas raciales mientras trata de ocultar su propio secreto relacionado con el caso. Como ven, una historia construida a través del tiempo en el que los actores cambian pero no las relaciones.

Dr. Horrible Sing-along Blog (2008, http://drhorrible.com/ )

Durante la huelga de guionistas de 2008 el director y guionista Joss Whedon decidió poner en marcha junto a sus hermanos y un puñado de amigos una experiencia diferente: Crearía una obra con los profesionales del medio pero con un presupuesto mínimo. Con su habitual afición por los musicales sería una obra breve, divertida y musical. Y lo más importante, se expondría y comercializaría primero por internet, al margen de las televisiones y sus sistemas de distribución ya sea en abierto por cable. La experiencia, que seguía los pasos de un supervillano autodenominado Dr. HorribleNeil Patrick Harris, el Barney de How I meet your mother, tan brillante como acostumbra— en su pugna por el amor de Penny —la siempre adorable Felicia Day, de la serie pionera de la red The Guild — mientras se enfrenta al cargante Captain Hammer — un tan divertido como algo sobreactuado Nathan Fillon, actualmente en racha con Castle — permitiéndole divertirse, demostrar la influencia que la cultura popular —desde los superhéroes a los musicales de Sondheim— ha tenido en él y poner y proponer una nueva forma de entretenerse usando la red como altavoz.

Salem’s Lot (1979, CBS)

En un listado de miniseries USA era imposible terminar sin que apareciera una al menos de Stephen King, no sólo por la cantidad también por la calidad. Elegir este hueco ha sido complejo porque, en fin, bien podría haber estado aquí la versión de IT con Tim Curry, el Rose Red directo para televisión, la nueva versión de El Resplandor o la habitualmente citada en estas cosas Apocalipsis. La verdad es que King no podría quejarse, si es que alguna vez lo hiciera. En cualquier caso esta mini puede sorprender a algún espectador español por un par de aquellas pequeñas cosillas que pasan por este nuestro país. Primero, porque se estrenó aquí en cine con unos recortes de nada, según, porque se estrenó con el nombre de Phantasma II para aprovechar el éxito de la peli de Coscarelli. Sí, vivimos en ese extraño tipo de país. Por lo demás, es una miniserie en dos episodios y un gran ejemplo a todos los niveles. Que en 1979 David Soul acabara de cerrar Starsky & Hutch y decidiera alejarse del papel que le ha dado fama, pero sin cambiar demasiado de registro, al fin y al cabo ya en la serie tuvieron su capítulo de vampiros, interpretará para ello a un escritor —sorpresa— que vuelve a su pueblo de Maine —doble sorpresa— para escribir un libro sobre una casa con reputación de encanta, en frente tendrá a Richard Straker — el gran James Mason— un tipo de intenciones y pasado opaco que ya ha comprado la casa y, como muestra de su malignidad, también ha abierto una tienda de antigüedades. Impactante es también el otro malvado central que da el paso del clásico vampiro bien educado a todo un Nosferatu por deseo del productor, Richard Kobritz y el buen hacer del director. El resto es uno de los más disfrutables relatos de King lleno de momentos que se quedan grabados y que gracias a la elección de Tobe Hooper como director — cinco años después de La matanza de Texas y dos de Eaten alive— se convierte en todo un ejemplo de mini rápida, fluida y espectacular pese a lo limitado de los medios. Una gozada.

Por supuesto también podéis ir más allá —o más a menos— y dejar las minis para echarle un ojo a telefilmes gloriosos, algunos como Cinema verite o The dark night of the scarecrow son algo más que grabaciones, también son historia de la televisión. Pero esto, como lo demás, vosotros lo decidís.

Jónatan Sark | 08 de agosto de 2011

Comentarios

  1. sigfrido
    2011-08-08 18:44

    Espléndidas recomendaciones, todavía recuerdo con pavor la miniserie excelente de Salem’s Lot



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal