Libro de notas

Edición LdN
De lo animal, lo humano y lo divino por José Fco Zamorano Abramson

Psicólogo y músico. Doctorando en comportamiento animal (Etología). Su trabajo se enfoca principalmente en el comportamiento social de los Cetáceos (ballenas y delfines) y otros mamíferos marinos. Tratará aquí, cada día 2, de cuáles son las “pautas que conectan” el comportamiento del ser humano con los demás animales, sustentando la idea de la “interrelación” entre todo lo vivo, a partir de una integración de diversas disciplinas tales como la Etología, la Psicología y la Ecología.

Oráculos animales: de Delfos al Pulpo Paul


Muchos coinciden en que el fenómeno mediático de esta copa mundial de fútbol de Sudáfrica 2010 no fue ninguno de los jugadores ni sus historias personales sino un animal “vidente” que acaparó la atención del mundo entero debido a sus acertadas predicciones. Todos sabemos a quién nos referimos. El Pulpo Paul superó con creces en popularidad a la mascota oficial del campeonato, el leopardo Zakumi, y en España le tomó la delantera al desempeño de los mismos jugadores y hasta a la relación amorosa de la reportera deportiva con Iker Casillas, llegando a ser considerado por la prensa tanto nacional como internacional como “la estrella del mundial”. Su repercusión lo llevó a estar en un debate estelar sobre su nacionalidad en el canal de TV BBC y a una de sus predicciones a ser incluida entre la información más relevante en CNN. Una veintena de equipos de televisión siguieron en directo su pronóstico de la semifinal Alemania-España y varias televisiones alemanas y españolas transmitieron en directo la elección, así como el estupor de los comentaristas alemanes cuando el animal decidió abrir el contenedor con la bandera española.

En España, además, apareció en numerosas camisetas y pancartas que animaron a la selección en la final del campeonato y, una vez conseguido el título, fue una de las figuras principales que la acompañó en su llegada triunfante al país. El fenómeno no fue muy distinto en Internet ya que en la red la expresión “Pulpo Paul” fue la cuarta más buscada en Yahoo y llegó a convertirse en las palabras más utilizadas y más populares a nivel mundial durante el campeonato de fútbol (Puyol, autor del gol en la victoria contra Alemania, solamente consiguió el séptimo lugar) con más de 5,2 millones de entradas en Google y con un artículo propio en la Wikipedia. Otros animales también intentaron competir con la popularidad de Paul: macacos, langostas, tortugas, cuyes, periquitos y otros que no pudieron siquiera alcanzar a ser conocidos, opacados por la popularidad y la fe despertada por el pulpo. Paul alcanzó la mayor resonancia mediática que ningún otro representante del reino animal haya alcanzado jamás, superando al delfín Flipper, o la orca Keiko, entre otros. Fue tal el impacto del pulpo que este alcanzó hasta China, en donde llegó a estar calificado como “nuevo ídolo pop”, provocando la realización de una película de cine titulada “El asesino de Paul el pulpo” un thriller que trata sobre las predicciones del pulpo y el origen de su capacidad adivinatoria. En el mismo país asiático la subida del precio del pulpo para su consumo se disparó, y también creció la cola en el pabellón de la Exposición de Shangai que ofrece un sello con su imagen. De igual forma, su fama en la India ha provocado una multiplicación de las peticiones para adquirir cefalópodos como mascotas y para adivinar el futuro (se han registrado más de 30 llamadas al día a las tiendas para pedir un “pulpo que prediga el futuro”). Así, los hindúes, con una gran afición por la adivinación (dan una gran importancia a la astrología para tomar decisiones vitales), han creído ver en el pulpo un nuevo oráculo. Expertos en marketing han señalado que el cefalópodo podría generar en el mundo en lo que queda del año como mínimo en torno a 4 millones de dólares en publicidad. Además ya ha sido nombrado embajador oficial de la candidatura de Inglaterra para la fase final de la Copa Mundial de fútbol del 2018 (aunque lamentablemente Paul no estará vivo para esa fecha, ya que los pulpos sólo viven alrededor de 3 años).


Pero la fama tiene su precio, así que no han tardado en aparecer en twitter, redes sociales y chats de Internet, diversas recetas de cocina a base de pulpo por parte de la afición derrotada. Así en Facebook también se han creado numerosos grupos enfadados con sus predicciones que proponen comérselo mientras que otros, agradecidos, se movilizan para salvarle la vida. “¿Qué será del pulpo Paul?”, se preguntaba la prensa popular germana, haciéndose eco de los múltiples mensajes lanzados a la red con diversas recetas de cocina o, simplemente, pidiendo que “se le mande a la cazuela”.

Este fervor popular por el cefalópodo (del griego kephalé, “cabeza” y podós, “pie”, es decir “pies en la cabeza”), llevó a que Paul se convirtiera en lo más solicitado del acuario de Oberhausen y a que se encontrara bajo constante vigilancia para que no lo mataran debido a las antipatías despertadas entre aficionados de selecciones a las que perjudicaron sus predicciones. Se llegó, apelando a su seguridad en los días posteriores al campeonato, a pedir su asilo en España, y el Zoo aquarium de Madrid tuvo la intención de comprar e incorporar al pulpo a sus instalaciones, realizando una oferta al acuario Oberhausen que fue rechazada rotundamente.

Su fama ha ido más allá del fervor popular, estando en boca hasta de los más altos cargos gubernamentales. El mismo presidente Español, Zapatero, manifestó de forma irónica su preocupación por la seguridad de Paul. Y desde una posición más seria, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, realizó duras críticas sobre Paul, acusándolo de ser un “agente de la propaganda occidental y de la superstición” y “un símbolo de la decadencia y la podredumbre”. El mandatario iraní dijo claramente que “quienes creen en este tipo de cosas no pueden ser los líderes de las naciones mundiales”. El rabino David Stav calificó también de “absurda” la fe que los aficionados depositaron en el cefalópodo, mencionando que vulneraban la ‘Halajá’ o ley religiosa judía. Según el rabino la utilización de un pulpo para vaticinar el desenlace de los encuentros es “una expresión de la bancarrota (moral) que plaga el mundo occidental”.

La verdad es que yo también quedé asombrado con el fervor despertado por el Pulpo en nuestra sociedad occidental, una sociedad que en el comienzo del nuevo milenio y el siglo XXI, mientras se jacta del triunfo de la razón y el pensamiento científico-tecnológico, a la primera oportunidad deja ver que aún cree en este tipo de oráculos animales y, por ende, sigue estando influenciada por el pensamiento mágico. Eso sí, a diferencia del presidente Iraní y el Rabino Stav, creo que hay que intentar rastrear la raíz de semejante impacto y confianza en las predicciones del pulpo, ya que es una muestra de que el pensamiento mágico no ha dejado de operar en el hombre, y quizás no tenga por qué o simplemente no “pueda” nunca dejarlo por completo, pese al surgimiento de una mentalidad racional en occidente.

Los oráculos (del latín orare: hablar) siempre ocuparon un lugar destacado en las religiones paganas y animistas, pues constituían un medio de comunicación con lo sagrado, que implicaba que “lo divino” se manifestase de alguna manera a los humanos. Una de las manifestaciones más comunes de estas deidades fueron los oráculos animales que, a través de una consulta, realizada generalmente por un sacerdote elegido para ello, permitían conocer la voluntad de los dioses. La función de los intermediarios elegidos era comunicarse con los animales e interpretarlos para aclarar diversas cuestiones del presente, del pasado y del futuro. La gente acudía a los oráculos animales, al igual que a cualquier otro tipo de oráculos, en busca de respuestas y soluciones a cuestiones específicas, la mayoría de las veces relacionadas con situaciones vitales como la salud, la descendencia, la productividad de los cultivos y de los animales de ganado. Los oráculos también presagiaban situaciones benéficas o desfavorables para el grupo, por ejemplo, se les consultaba para saber la táctica a seguir en acciones militares y el resultado de una batalla, si habría catástrofes climáticas o si se presentaría o si terminaría algún mal endémico o alguna plaga. En la antigua Roma, por ejemplo, se confiaba en poder leer el futuro en los movimientos corporales y en las entrañas de los animales o mediante la observación del vuelo de los pájaros o el comportamiento alimentario de las gallinas. Cuando las bandadas de aves volaban hacia la derecha era mal augurio; el desplazamiento hacia la izquierda señalaba lo contrario. Si las gallinas al comer derramaban pequeños trozos, eso era un buen presagio, mientras que si, por el contrario, se negaban a comer o se alejaban de su jaula, malos augurios se tenían. Así, cuentan que en la primera guerra púnica, un almirante romano consultó a un oráculo constituido por pollos (si estos comían el presagio era favorable). Los pollos no comieron y el almirante ofuscado los arrojó por la borda diciendo, “si no comen que beban”. Tal cual los animales habían presagiado el resultado de la batalla fue favorable a Cartago. Utilizando el mismo método, Julio César, el día anterior a un encuentro contra los germanos, llenó de maíz la zona por donde debía cruzar el Rin y consultó a los pollos sagrados. Afortunadamente estos comieron y, consecuentemente, César salió victorioso.

También han existido numerosos oráculos animales en oriente, como en China, donde los perros pequineses eran venerados y consultados en diversas materias por un sacerdote que interpretaba el movimiento de su cuerpo (orejas, cola, etc.). Los pueblos andinos también utilizaban cómo oráculo el comportamiento de algunos animales salvajes tales cómo felinos, aves y serpientes y hoy en día, en los Andes, la consulta de estos oráculos aún sigue siendo una práctica muy arraigada en la población, a pesar del pasado dominio español y del esfuerzo de algunos misioneros por erradicarla. Podríamos hablar incluso de una revitalización actual no solamente en la población indígena sino en el público en general. Por ejemplo, hoy en Perú todavía se practica algo similar a la tradición romana de abrir los vientres de los animales (cuyes en este caso) para que luego un chamán realice una predicción basada en la disposición de sus entrañas.

Así que esa distinción entre pasado y presente, oriente y occidente, la razón y la magia parece que no tiene unos límites tan claros. No hay que mirar al pasado o a los pueblos andinos y al oriente para percatarnos que estas prácticas persisten, sino que basta darnos cuenta de lo que ha ocurrido en nuestra sociedad globalizada con este Pulpo. La historia se repite, al igual que ocurre en “atrapado en el tiempo” o “el día de la marmota” que tiene como protagonista a uno de los máximos representantes, por cierto, del triunfo del oráculo animal, la Marmota “ Phil” que habita en el poblado de Punxsutawney, en Pensilvania, que ha quedado opacada por nuestro famoso pulpo pero a la que dejaremos un lugar preeminente en próximas ocasiones. Continuará…

José Fco Zamorano Abramson | 02 de septiembre de 2010


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal