Libro de notas

Edición LdN
Guía para perplejos por Antonio Martínez Ron

El programa de software avanzado A.B.E.R.R.O.N, desarrollado por la NASA a finales de 2003 y oculto bajo el pseudónimo de Antonio Martínez Ron (Fogonazos), rastrea sistemáticamente la red en busca de pequeños resquicios de irrealidad y vulnerabilidades del sistema. Con la Guía para Perplejos, los científicos pretenden ir más allá: estudiar el lado más oscuro del programa y enfrentarle a las paradojas de la creación literaria. Cada día 23, en LdN.

Penes que encogen, creencias que matan

En septiembre de 2003, miles de varones sudaneses acudieron a los puestos de socorro de la ciudad de Jartum convencidos de que una terrible enfermedad estaba haciendo encoger sus penes. El mal, que se transmitía por el mero hecho de dar la mano a un extranjero, adquirió tales proporciones que obligó a actuar a la policía y al ministerio de Sanidad. Este curioso fenómeno, conocido como Koro, es frecuente en otras zonas de África y especialmente potente en China, donde miles de hombres acuden cada año al médico con el convencimiento de que una rara enfermedad está haciendo desaparecer sus penes.

Los antropólogos han bautizado estas epidemias imaginarias como síndromes culturales, término que engloba a aquellas enfermedades propias de determinados grupos étnicos que en realidad no presentan más síntomas ni otra aparente causa que las propias creencias de quienes las padecen. En el mismo caso de la histeria ártica de los Inuits, la niebla cerebral del África occidental, el Hwabyeong coreano, la enfermedad del espíritu de las tribus norteamericanas o el famoso “mal de ojo” del que hablaban nuestras abuelas.

El denominador común de todos estos “males” es que sus poseedores enferman por la propia creencia, un hecho que entronca con lo que en Medicina se conoce como efecto Nocebo. Este fenómeno, una especie de reverso tenebroso del efecto placebo, provoca que un paciente empeore por el mero hecho de saber que está enfermo o porque se convence de que lo que tiene va a acabar con su vida.

La revista New Scientist documentaba hace unos meses el caso de un paciente llamado Sam Shoeman a quien, en los años 70, le fue diagnosticado un cáncer de hígado que le dejaba pocos meses de vida. Al cabo de unas semanas el paciente empeoró y murió, pero la autopsia reveló que los médicos se habían equivocado: el tumor era muy pequeño y no se había extendido. De algún modo, como dice la revista, Shoeman no había muerto de cáncer sino de saber que tenía cáncer.

Otro paciente, llamado Derek Adams, acudió a urgencias después de haber ingerido un bote de antidepresivos y estuvo al borde de la muerte hasta que el psicólogo que le trataba en un programa de pruebas indicó que aquellas pastillas en realidad no contenían nada dañino. Apenas quince minutos después, Adams se había recuperado milagrosamente de sus síntomas.

Para comprobar este particular resorte psicológico, Giuliana Mazzoni, de la Universidad de Hull, en el Reino Unido, hizo un experimento con estudiantes a los que pidió que inhalaran una muestra de aire normal y les dijo que podía contener una toxina que provocaba dolores de cabeza y náuseas. Al cabo de unos minutos, buena parte de ellos desarrollaron los síntomas de una enfermedad inexistente, multiplicado por el hecho de ver a otros compañeros enfermando.

El efecto nocebo es conocido por los médicos, que a menudo notan cómo los pacientes refieren molestias antes incluso de haber comenzado el tratamiento. Queda mucho por saber sobre el impacto de las creencias o falsas ideas en la salud, pero la realidad nos dice que somos capaces de convencernos a nosotros mismos de casi cualquier cosa. Un ejemplo reciente lo dejan los habitantes de la ciudad sudafricana de Craigavon, que llevan semanas pidiendo la retirada de una torre de telefonía a la que atribuyen todo tipo de alteraciones de la salud: desde dolores de cabeza a quemaduras y problemas para dormir. Y la compañía acaba de certificar que la torre lleva apagada desde octubre.

____________
Para saber más: The science of voodoo: When mind attacks body (New Scientist)

Antonio Martínez Ron | 23 de enero de 2010

Comentarios

  1. ramonimo
    2010-01-23 21:34

    Gracias por el artículo. En el caso de la posible relación de la hipervitaminosis con la vitamina A, doy fe de un conocido bombero que abusó tanto de esa vitamina, que tenía los síntomas que les aparecen a los Inuits

  2. Vallisoletano
    2010-01-23 21:58

    Ese último párrafo solo lo puede escribir alguien con muy poca sensibilidad.

    En mi ciudad había un edificio con numerosas antenas en la azotea, y empezaron a aparecer casos de leucemia en los niños de un colegio cercano.

    Luego desmantelaron muchas de esas antenas porque no tenían licencia ni nada. ¿Que pasó? Dejaron de aparecer casos de cáncer en los niños.

    A los vallisoletanos no nos váis a engañar, porque para nosotros está más que demostrado que un excesivo número de antenas o una potencia excesiva pueden producir enfermedades en los niños.

  3. Xabi
    2010-01-23 23:01

    Vallisoletano, creo que no has entendido el significado. Con ese último párrafo quiere dar otro ejemplo de efecto Nocebo. No está afirmando ni negando que una antena, de telefonía móvil o de alta tensión, sea nociva.

  4. Alberto
    2010-01-23 23:19

    Vallisoletano, lo curioso de todas antenas de telefonia que hacen tener cancer a niños en colegios cercanos es que luego la gente que vive debajo de las antenas y recibe 100 o 200 veces la potencia de esos niños durante 14 horas al día no tiene cancer…

  5. Yo tambien Vallisoletano, pero listo
    2010-01-24 00:22

    Vallisoletano, cuenta la historia completa hombre. Por que no cuentas que al final resulto que en los sotanos del Garcia Quintana habia una gran acumulacion de compuesto quimicos bencenicos, altamente cancerigenos?

    Lo que ya no recuerdo es si era un tema del colegio, o que antes del colegio habia habido alli algun tipo de almacen de esos productos. Pero google es tu amigo, seguro que encuentras una referencia.

    Estudia un poco de fisica, y repite conmigo: “las antenas de telefonia movil y los wifis NO PRODUCEN CANCER”.

  6. Ricardo
    2010-01-24 04:05

    Pues yo use google y no he encontrado nada…
    No hay que ser extremista…

  7. jgm
    2010-01-24 04:59

    yo recuerdo una práctica de tecnología nuclear en el que el profesor saco unas muestras radiactivas, un compañero cogió una con la mano y el profesor le chilló “pero que haces”, la muestra era inofensiva y era una broma del profesor pero mi compañero se pasó el resto del día con mareos, dolor de cabeza, nauseas y casi, casi, caída de cabello.

    Por cierto, conozco a un médico que estudió (en una de las comisiones que se hicieron) el tema de las antenas de telefonía y me comentó que ya había habido casos de cáncer antes de que pusieran las antenas

  8. Gonzalo Lopez
    2010-01-24 06:35

    http://www.isciii.es/htdocs/centros/sanidadambiental/documentacioninterna_datos/CPquintana.pdf

  9. Erwin Morales
    2010-01-25 04:34

    por ahi dice
    Para comprobar este particular resorte psicológico

    será reporte?

    buenísimo el post

  10. Basda
    2010-01-25 05:58

    www.rae.es

    Busca resorte y lo entenderás.

  11. MakiSushi
    2010-01-25 17:30

    Muy buen artículo.
    Me imagino que las enfermedades psicosomáticas tienen mucho en común con lo que aparece en este artículo.
    Por cierto (va por Erwin) postear para destacar una posible falta de ortografía me parece lamentable. Y si encima no hay tal falta, pues aún peor.

  12. Orestes
    2010-01-25 19:44

    El caso de los niños del ColegioGarcia Quintana de Valladolid, tal y como dice el comentario 5, esta relacionado con la gran acumulacion de compuestos quimicos. Y esto esta relacionado con que en ese mismo colegio, se ubica el Museo Pedadogico de Ciencias Naturales. El cual tiene una enorme coleccion de especimenes conservados en formol. http://es.wikipedia.org/wiki/Formaldeh%C3%ADdo

    PD: Perdonar por la falta de acentos, pero el teclado me esta dando el dia.

  13. Juan
    2010-01-25 20:12

    Gran artículo. Solo un comentario. Creo que la traducción de “Brain fag” sería algo como fatiga cerebral. Lo de niebla cerebral correspondería a “Brain fog” que también existe.

  14. Marcos
    2010-01-25 22:03

    Muy bueno el comentario, aunque creo que el mal de ojo de las abuelas no entra dentro del efecto nocebo.
    En el caso de mal de ojo (al menos en Uruguay) lo sufren los bebes y las abuelas son las que dicen que el niño tiene mal de ojo.

  15. Walter
    2010-01-27 09:11

    Como decimos en Mexico: “Sera el sereno…”, sea lo que sea pero mi hijo cuando apenas tenia 1 año despues de salir a pasear, llegando a la casa llegaba con calentura y por mas visitas al Medico nunca encontraron que era, pero con solo una pasada de huevo se le quitaba… ¿huevos magicos?, ¿mal de ojo…?….. turururu…

  16. Amaru
    2010-01-27 23:32

    No es que crea en teorías conspirativas y esas cosas, pero me pregunto cuánto tendrán de nocebo la declaración de enfermedades como el cáncer o el VIH.

  17. manu
    2010-01-31 08:29

    Genial el post. De ahí que terapias sicológicas basadas en el pensamiento positivo y en la programación neurolinguistica tengan tanto éxito.

  18. Nicolas
    2010-02-02 09:16

    genial, voy a empezar a pensar lo contrario jaja!

  19. Jennifer
    2010-02-03 11:16

    Muy buen resumen de la enfermedad, el sindrome de Koro, eminentemente psicologico, tambien se evidencia en las mujeres, en este caso lo que se encogen son sus pezones.
    Pueden revisarlo en: http://sexo-eros.blogspot.com/2009/09/enfermedades-curiosas.html
    Un saludo

  20. Britait
    2010-02-05 22:17

    Os digo que yo paso con esos efectos nocebos todos los dias de mi vida, hay veces que es insoportable e intento acostumbrarme a vivir con ello.

    Siempre he sido hipocondriaco pero tras una enfermedad real que casi me mata (estuve 12 dias ingresado en una UVI), la hipocondria hace que mi vida sea dificil, no dire imposible, pero si bastante amarga.

    Lo peor de ser hipocondriaco? Que nunca sabes si ese dolor de cabeza que tienes se merece una pastilla o no, cualquier dia voy a necesitar ir al medico de verdad y no lo voy a saber hasta que este realmente mal, porque ni yo mismo me presto atención cuando me duele algo.

  21. Erwin
    2010-04-02 15:20

    Particularmente yo lo llamo ‘auto sugestionarse’ y aunque algunos me digan loco lo he hecho varias veces, como por ejemplo aveces veo en tv las diversas enfermedades que puede sufrir el pancreas, y a los minutos comienzo a sentir un dolorcito a esa altura, pero después me doy cuenta q sólo fue ‘sugestión’ y se me pasa, NO no estoy loco :P

  22. SILIANA
    2011-06-13 10:43

    El mito, la sugestion y la consistencia de la palabra, un coctel explosivo que muchas veces afectan el imaginario de las personas creyendose en muchos casos , que aquellos que les dicen cobra el sentido de la certeza , una cuestion para pensar cuando los medicos aseguran diagnosticos que ni ellos estan seguros que sean, pero por cuestiones procedimentales, terminan aseverando y enfermando peor a sus pacientes



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal