Libro de notas

Edición LdN
Guía para perplejos por Antonio Martínez Ron

El programa de software avanzado A.B.E.R.R.O.N, desarrollado por la NASA a finales de 2003 y oculto bajo el pseudónimo de Antonio Martínez Ron (Fogonazos), rastrea sistemáticamente la red en busca de pequeños resquicios de irrealidad y vulnerabilidades del sistema. Con la Guía para Perplejos, los científicos pretenden ir más allá: estudiar el lado más oscuro del programa y enfrentarle a las paradojas de la creación literaria. Cada día 23, en LdN.

Porno, empatía y neuronas espejo

A principios de los años 90, mientras realizaban diferentes experimentos con macacos, el doctor Giacomo Rizzolatti y su equipo descubrieron un comportamiento inesperado en su sistema neurológico. Los monos estaban conectados a una serie de electrodos, de manera que los científicos podían comprobar qué región del cerebro se activaba cada vez que realizaban alguna acción. Así, si el macaco cogía un objeto o se movía, los sensores registraban un aumento de actividad en las regiones implicadas en dicho movimiento.

La sorpresa vino cuando Rizzolatti, casi por casualidad, descubrió que el cerebro de uno de los monos se activaba cuando veía a un humano realizar la acción. En concreto, al ver al cuidador coger un plátano, en el cerebro del macaco se activaban las mismas regiones que se habrían encendido de haberlo cogido por sus propios medios.

Durante los siguientes años, y gracias a aquel hallazgo fortuito, el equipo siguió realizando experimentos hasta descubrir la existencia de una serie de neuronas, denominadas neuronas espejo, que se activan al observar el comportamiento ajeno y que tal vez puedan explicar algunos procesos cerebrales como el aprendizaje por imitación e incluso el lenguaje.

El funcionamiento de las neuronas espejo, según esta hipótesis, es una herramienta muy útil para aprender y fácilmente observable durante los primeros días de vida de un bebé, cuando reaccionan instintivamente copiando los gestos de su interlocutor. Cuando se realizó el experimento con crías de macaco, se comprobó que también imitaban los gestos como sacar la lengua o abrir la boca:

Aunque el estudio de las neuronas espejo en humanos resulta dificultoso, y a pesar de que la teoría cuenta con algunos detractores, reputados científicos como Vilayanur Ramachandran han llegado a decir que este descubrimiento “hará tanto por la psicología como el ADN ha hecho por la biología”.

La existencia de este tipo de neuronas en la zona del cerebro conocida como área de Brocca, lleva a algunos psicólogos a pensar que pueden haber sido la clave para el desarrollo del lenguaje. Otras investigaciones las sitúan como la llave de la empatía y nuestra manera de comprender, y hasta prever, cómo se comportan los demás. Los experimentos de Christian Keysers, por ejemplo, han determinado que cuando contemplamos expresiones ajenas de disgusto o alegría, se activan unas regiones muy determinadas de nuestro cerebro, aunque la presencia de neuronas espejo individuales es difícil de probar.

El doctor Harold Mouras, de la Universidad Picardie Jules Verne, fue un poco más allá y se interesó por la manera en que nuestro cerebro reacciona ante los estímulos sexuales y la pornografía. Durante el experimento, realizado en 2008, el doctor Mouras eligió a varios voluntarios y les puso a visionar diferentes vídeos mientras les realizaba una resonancia magnética y monitorizaba su excitación.

Las pruebas demostraron que la excitación vino casi siempre acompañada de una intensa actividad en el Pars opercularis, una región conocida por la abundante presencia de neuronas espejo, la misma que se activó durante otro estudio realizado por científicos alemanes en 2006. Tras aquel experimento se llegó a conclusiones muy parecidas sobre la manera en que nuestro cerebro percibe la pornografía: la visión activa las neuronas espejo y éstas nos inducen a interpretar que estamos protagonizando nosotros el acto sexual, y no simplemente viéndolo al otro lado de una pantalla.

Dado el papel de las neuronas espejo, el resultado de los experimentos podría llevarnos a una divertida y provocadora conclusión: la de que la pornografía resulta ser una manifestación suprema de la empatía humana. Y, si nos ponemos cáusticos, la única forma realmente extendida de comprender al otro y ponerse en su lugar.

Antonio Martínez Ron | 23 de mayo de 2009

Comentarios

  1. matutino
    2009-05-23 22:01

    jaja qué genial.. será por eso que nos entran ganas de llorar cuando alguien llora… y lo del porno, tiene toda la pinta de ser cierto ^^

    pero mi pregunta es: ¿de qué depende que una acción active más neuronas espejo o menos? ¿Será quizás en función de la intensidad emocional de la acción?

  2. mono con cabeza
    2009-05-24 01:15

    Ja, y esto quizás también sirva para explicar el éxito de Benedetti ;-) Que tomen nota los comentaristas de las entradas sobre el “poeta”.

  3. María José
    2009-05-24 08:52

    Estoy con Ramachandran, no sé si será como el ADN, pero es un descubrimiento muy prometedor. Que siempre que sentimos algo (y con la pornografía lo sentimos) es porque se debe activar algún área del cerebro era evidente, descubrir qué mecanismos pueden están implicados es todo un logro. También parece que están implicadas cuando vemos infringir daño a alguien, eso que nos hace desviar la vista porque parece que nos lo están haciendo a nosotros.

    Y sí, deben estar implicadas en lo de Benedetti, algo así como las neuronas espejo enfrentas que hacen que la imagen se replique infinitas veces, porque mires donde mires aparece un defensor de Benedetti. A mí me está empezando a asustar. No esperaba encontrámelo aquí :)

  4. juanjo75
    2009-05-24 10:24

    Sera que por eso cuando vemos a alguien bostezar tambien nos dan ganas?

  5. Lubricante
    2009-05-24 19:05

    Es cierto que las personas tenemos cierta tendencia a imitar comportamientos, siempre acabamos formando nuestra personalidad a base de imitar a otros que consideramos líderes.

  6. Arturo Ruiz Ortega
    2009-05-26 01:23

    Digno de ser pensado… me encantaría que apoyaras este artículo con más bibliografía.
    Felicidades…

  7. jorgemfr
    2009-05-30 23:46

    Se trata de un descubrimiento bastante aceptado. Hace ya un par de años (Enero de 2007) venía una artículo en la Investigación y Ciencia sobre la posible relación entre las neuronas espejo y el autismo: primero desarrollaban la teoría de las neuronas espejo en un artículo (G.Rizzolati, L.Fogassi y V.Gallese) para después hablar de algunos tipos de autismo como “espejos rotos” (V.SRamacharndran y L.M.Oberman)

  8. SILVIA
    2011-06-13 10:17

    Cuestiones de macacos y de algunos humanos , aquellos que son mas parecidos a ellos , una investigacion para los monos que imitan todo sin desparpajo

  9. Sex shop on line
    2012-03-22 20:43

    Bastante impresionante todo esto, es muy contagioso con la visión asi como alguien bosteza o estornuda.

  10. Sexshop
    2013-08-14 23:10

    Muy muy curioso. Da mucho que pensar, sobretodo sabiendo que procedemos de los monos, jeje.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal