Libro de notas

Edición LdN
Guía para perplejos por Antonio Martínez Ron

El programa de software avanzado A.B.E.R.R.O.N, desarrollado por la NASA a finales de 2003 y oculto bajo el pseudónimo de Antonio Martínez Ron (Fogonazos), rastrea sistemáticamente la red en busca de pequeños resquicios de irrealidad y vulnerabilidades del sistema. Con la Guía para Perplejos, los científicos pretenden ir más allá: estudiar el lado más oscuro del programa y enfrentarle a las paradojas de la creación literaria. Cada día 23, en LdN.

La realidad tiene goteras

A mediados de 1974, los dos mejores escritores de ciencia ficción conocidos hasta la fecha se carteaban a través del océano. ”Los mundos de Philip K. Dick —había escrito Stanislaw Lem en un elogioso artículo&mdash destacan entre la media. El efecto final es siempre el mismo: acaba siendo imposible distinguir entre la realidad y las visiones”.

Separados por tan enorme distancia, Lem elogiaba los “mundos paralelos” descritos por Dick sin saber que había pasado a formar parte de una de sus ficciones. Pocos días antes de uno de aquellos intercambios epistolares, Dick había dirigido una carta al FBI en la que denunciaba que Stanislaw Lem era un agente del KGB y que se encontraba al frente de una conspiración internacional que trataba de sumarle a él y a otros a su siniestra causa.

“Todos ellos sin excepción responden a una cadena de mando liderada por Stanislaw Lem desde Polonia… —decía en la misiva— El propio Lem tiene visos de ser un comité formado por varias personas más que un solo individuo, dada su capacidad para escribir en todo tipo de estilos”.

En el artículo Philip K Dick, un visionario entre charlatanes Lem había calificado la obra del norteamericano como la única salvable en la literatura de EEUU. “En sus historias —escribía— ocurren catástrofes espantosas, pero, mientras otros escritores de ciencia ficción señalan y delimitan sin lugar a dudas la fuente del desastre… el mundo reflejado en las historias de Dick sufre cambios horrendos por motivos que, incluso al final, quedan sin descubrir”.

Como si una de sus novelas se tratara, la terrible catástrofe tantas veces descrita por Dick se estaba fraguando esta vez en su propio cerebro. Después de 30 años jugando con la realidad y atiborrándose de anfetaminas, PKD empezó a ser visitado a diario por entidades extraterrestres envueltas en rayos láser y una curiosa divinidad llamada VALIS (Vast Active Living Intelligence System) capaz de controlar a los humanos mediante sofisticados satélites.

“Tenemos un montón de goteras en nuestra realidad” —había escrito él mismo unos años antes en “Tiempo desarticulado”— “Una gota aquí, un par de gotas en ese rincón. Una mancha de humedad que va formándose en el cielo raso”.

A medida que sus extrañas visiones crecían, la gotera de Dick fue alcanzando una dimensión incontrolable. Pronto llegó al convencimiento de que estaba viviendo una doble vida y que él era en realidad un cristiano llamado Tomás perseguido por los romanos en el siglo I d.C. Asimismo, las cartas de Dick al FBI se multiplicaron, con mensajes en los que alertaba sobre un supuesto complot internacional contra los intereses de EEUU.

“La razón por la que me pongo en contacto con ustedes —decía en una de las cartas— es que me parece que otros escritores de ciencia ficción fueron contactados por miembros de esta organización, obviamente antinorteamericana, y puede que hayan cedido ante las amenazas y declaraciones engañosas que usaron conmigo”.

“La información codificada que Kinchen quería que yo pusiera en mis novelas —decía en otra— tenía que ver con una supuesta nueva cepa de sífilis que se extiende por los Estados Unidos, y que se ha mantenido en secreto por las autoridades; no se puede curar, destruye el cerebro, y sus efectos son lentos”.

A pesar de su insistencia, el FBI no hizo caso a las cartas de Dick y se limitó a responderle con notas de agradecimiento. Afortunadamente, nunca descubrieron que LEM era en realidad varias personas.

Referencias: El lamento de Portnoy / Rodrigo Fresán: El hombre que sabía demasiado
Imagen: The Religious Experience of Philip K. Dick

Antonio Martínez Ron | 23 de enero de 2008

Comentarios

  1. zor
    2008-01-23 19:13

    Que sorpresa. Mis dos autores favoritos en un solo post. Una novela escrita por Dick + Lem habria sido fantastica!

  2. mrithail
    2008-01-23 20:12

    Lo mismo digo, zor.

    Y por cierto, tremendamente curioso el artículo. Sabía que PKD, sobretodo al final de sus días estaba un poco ido, pero no conocía esta historia concreta.

  3. Pepe Pérez
    2008-01-23 20:47

    ¿Qué significa que LEM eran en realidad varias personas?

  4. tarodin
    2008-01-23 22:48

    que grande!!! no he leido nada de Lem, pero pkd es mi escritor favorito :)

  5. AuTomaTiC JaCK
    2008-01-24 08:17

    Solo hay un dios, y Dick es su profeta X-D

    En este caso no se quien de los dos es Dios, antes me gustaba mas Dick, ahora estoy por creer que es Lem.

    tarodin: Solaris, Fiasco, Diarios de Las Estrellas, ... te envidio por poder leer a Lem por primera vez.

  6. Buceante
    2008-01-24 08:52

    Vaya historia más curiosa! No conocía a estos dos autores… soy un analfabeto, lo se! Aún estoy leyendo la Breve historia de casi todo, de Bill Bryson, y luego quiero leer Los Polvos de la Historia. Para después me apunto alguna de las obras de Dick y Lem!

  7. kemador
    2008-01-24 16:33

    muy buena la historia! aunque ya la conocía por la biografía, nada oficial y nada heterodoxa escrita por EMMANUEL CARRERE “Yo estoy vivo y vostros estais muertos” (exacto, kadikianos, es la frase que aparece en “Ubik”). Os recomiendo que la leáis, nunca habéis leido una biografía como esa. Es la biografía que se merecía y hubiera deseado K.

  8. ddaa
    2008-01-24 18:38

    Falta la historia de la invitación que hizo Lem a Dick para viajar a Polonia y que éste interpretó, como no podía ser menos, como prueba irrefutable del complot. Nada extraño en alguien que pensaba que Nixon era un infiltrado comunista situado en la cúpula del poder estadounidense.

    Por lo demás, cuando Dick estaba ingresado en una clínica canadiense para desintoxicarse, describió a la perfección el sistema internacional de control de estupefacientes al imaginar que en el sótano de la clínica había un laboratorio donde se fabricaban drogas masivamente. A veces, los supuestos locos son los más lúcidos.

  9. Shavart
    2008-01-25 02:52

    Vaya, no conocía esta historia pero tampoco me extraña. Si es que acabó completamente loco, ¿no se creía Dios en los últimos libros que escribió?

  10. Antonio Martinez Ron
    2008-01-25 07:09

    Pepe Pérez: lo de LEM es un guiño para lectores de Lem. Saludos

  11. Deus Irae
    2008-01-25 10:53

    Esto me recuerda este poema sobre el autor:

    “Tu crees que este tu mundo es un mudo de vivos
    y es en verdad un mundo de muertos
    muertos hicieron tus leyes
    muertos hicieron tus templos
    muertos están ya tus dioses
    muerto estás tu y tus sueños
    el árbol de la vida también está muerto
    muertos son estos versos perversos.
    ¡Joder! ¡Philip K. Dick está vivo! ¡Muy vivo!
    Somos nosotros los (gilipollas) que estamos muertos.”

    Extraído del blog:

    http://carrilesrapidos.blogspot.com/2006_12_01_archive.html

  12. Fabián Sierra C.
    2008-01-26 01:14

    “los dos mejores escritores de ciencia ficción conocidos hasta la fecha …”
    No resisto la tentación.
    Robert Heinlein, Clifford Simak, Olaf Stapledon, Larry Niven, Ray Bradbury, Robert Sheckley…

  13. carlos ZZ zerpa
    2008-01-26 01:58

    Hola Antonio Martínez Ron
    De verdad me gustaría mucho poner algunos de tus textos en nuestra revista virtual RASGADODEBOCA
    www.rasgadodeboca.blogspot.com
    Si tú me lo permites.
    Un abrazo
    Carlos Zerpa

  14. Ignatius
    2008-01-30 17:27

    Al hilo de “los dos mejores autores de ciencia-ficción”, yo tampoco me resisto: Jack Vance, Asimov, Clarke, Simmons, Bujold…

    Eso sí, lo cortes no quita lo valiente, pedazo de historia (estoy con Dick, Lem era, sin lugar a dudas, un conspirador internacional)

  15. Temucano
    2008-02-04 09:08

    Asimov, sin lugar a dudas, claro que entre los 10 mejores se planta Dick.
    Lem queda entro los 20 mejores.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal