Libro de notas

Edición LdN
Guía para perplejos por Antonio Martínez Ron

El programa de software avanzado A.B.E.R.R.O.N, desarrollado por la NASA a finales de 2003 y oculto bajo el pseudónimo de Antonio Martínez Ron (Fogonazos), rastrea sistemáticamente la red en busca de pequeños resquicios de irrealidad y vulnerabilidades del sistema. Con la Guía para Perplejos, los científicos pretenden ir más allá: estudiar el lado más oscuro del programa y enfrentarle a las paradojas de la creación literaria. Cada día 23, en LdN.

Máquinas de soñar

El mundo es una gran simulación. Rodeadas de estímulos sensoriales, lo que nuestras mentes interpretan como real no es más que una hábil reconstrucción de nuestras neuronas. «Somos máquinas de soñar —explica el profesor Rodolfo Llinás— máquinas de soñar que construyen modelos virtuales del mundo real».

El científico colombiano, uno de las voces más prestigiosas en el campo de la neurociencia, ha llegado a la conclusión de que el cerebro es un sistema cerrado y autónomo, capaz de trabajar al margen de los cinco sentidos. «Lo que hay afuera no es necesaria y únicamente lo que los seres humanos vemos» —explica. «En realidad, afuera hay todo un caos lleno de cosas que nuestro cerebro no percibe porque no tiene necesidad de hacerlo para sobrevivir: ondas sonoras, electromagnéticas, átomos, partículas de aire, etc.»

De esta forma, en palabras del científico, la realidad externa no sería siquiera remotamente parecida a la percibida por otros seres vivos, como un perro o una mosca, y aquello que nosotros definimos como “real” no sería más que una especie de “alucinación colectiva estándar” en la que los humanos nos hemos puesto de acuerdo tras miles de años de evolución.

Fallos en Matrix

El “argumento de la simulación” ha vuelto recientemente a la actualidad a raíz de las declaraciones del filósofo de la Universidad de Oxford, Nick Bostrom, quien sostiene la existencia de una probabilidad significativa de que estemos viviendo en una realidad virtual simulada por un supercomputador. Lejos de la especulación pseudocientífica, las reflexiones de Bostrom están firmemente respaldadas por el trabajo de científicos como el astrofísico Martin Rees o el matemático John Barrow, quienes propusieron por primer vez la teoría de que formamos parte de un universo virtual construido por una civilización avanzada.

Por increíble que parezca, otros hallazgos científicos ponen sobre el tapete la inquietante posibilidad de que esa máquina, a la que podríamos denominar “Matrix”, presente fallos a medida que nos alejamos de nuestro planeta. En el año 1988, el astrónomo John Webb estudiaba quasares ubicados a 6 mil millones luz de distancia cuando descubrió que la velocidad de los espectros de la luz era ligeramente menor a lo esperado siguiendo las leyes de la relatividad de Einstein. Este hecho ha sido interpretado por algunos físicos como un resquicio que delataría el juego de simulación: a determinadas distancias, la realidad virtual simulada de nuestro universo dejaría de ser perfecta y se manifestaría por una variación de las constantes físicas.
Siguiendo esta hipótesis, de la misma forma que nosotros hemos sido capaces de recrear universos simulados a nivel computacional, una civilización tecnológicamente más madura que la nuestra podría ser capaz de construir computadoras lo suficientemente poderosas para ejecutar un número astronómico de mentes similares a las humanas.
Dicho extremo —como exponía brillantemente The New York Times— pondría fin a una cuestión teológica largamente debatida: ¿Por qué permite Dios la existencia de tanto “mal” en el mundo? Por la misma razón por la que existe la posibilidad de incluir variables como plagas o terremotos en los juegos de simulación como el World of Warcraft. La paz es demasiado aburrida para un supuesto “jugador”.

Hipótesis o realidad, lo cierto es que la multinacional Sony tiene registrada una patente para recrear mundos virtuales dentro del cerebro. La técnica, aún no desarrollada, se basaría en la estimulación de las neuronas asociadas a la percepción mediante pulsos de ultrasonido, de manera que la persona sería capaz de percibir como real algo que sólo estaría proyectado en su cerebro.

Y es ahí donde radica la inquietante conclusión expuesta al principio de este artículo por boca del profesor Llinás: estimuladas de la manera adecuada, nuestras neuronas no tendrían ninguna capacidad para distinguir entre una realidad hábilmente simulada y un universo real.

Antonio Martínez Ron | 23 de agosto de 2007

Comentarios

  1. Cthulhurocks
    2007-08-23 22:02

    Es curioso como un tema tan viejo como el de “la vida es sueño” comience ahora a plantearse desde un punto de vista científico y no puramente filosófico. Creo que Calderón de la Barca nunca pensó que un tema como esta pudiera tener resonancias astrofísicas, pero desde mi punto de vista convierten todo este tema en algo muy muy interesante.

    Un saludo a todos.

  2. Manuel
    2007-08-23 22:49

    Decir que nuestro universo es una simulación que está dentro de otro universo es similar a cuando se decía que la tierra es plana y se apoya sobre los lomos de unos elefantes gigantes: ¿y sobre qué se apoya el elefante?

    Un saludo, Antonio, y sigue escribiendo tus amenos artículos.

    Manuel

  3. garcía
    2007-08-24 00:09

    Es una buena manera de eliminar la responsabilidad de los actos.

    También sirve para desinformar de lo que se cuene en el NOM y que entre otros se denuncia en www.danielestulin.com

  4. Paquito
    2007-08-24 01:07

    Entonces… El big-bang ¿Qué fue? ¿Un pantallazo azul? :-)

    Calderón dijo lo que dijo en su época pero, leyendo este tipo de cosas, al menos le da que pensar a uno…

    Mira que si fuéramos una expansión de un SIMs Intergaláctico o algo así... ¡Qué mal rollo! :-)

    Un saludo,

    Paquito.
    http://paquito4ever.blogspot.com

  5. soren vargas
    2007-08-24 02:11

    Pruebas CONCLUYENTES? (NInguna) Posibilidades hay hasta que satanás sea el creador del mundo, pero todo lo dicho arriba es mitología, no CIENCIA.

  6. Hetitor
    2007-08-24 03:42

    Muy interesante punto de vista, Aberron…. pero no entiendo lo siguiente: segun estos cientificos, las pruebas de que todo está “simulado” vendrían por los fallos que algunas teorias empiezan a mostrar en determinadas circunstancias (extremas). No sería mas facil atribuir esas fallas a problemas en las tecnicas de medicion o incluso en la propia teoria utilizada para predecir los resultados?
    No sería esa la conclusion lógica de aplicar la “navaja de Occam” al analisis de estos resultados fallidos?
    No sé, aunque interesante, esta teoria de un mundo imaginario me suena MUY traida de los pelos.

    Un Saludo

  7. Marcos
    2007-08-24 07:01

    Realmente interesante, con toda la inexactitud de ese adjetivo.

    En primer lugar me interesa el hecho de que el acercamiento sea científico; y no creo que ese planteamiento elimine ninguna responsabilidad: mis reticencias a creerlo siquiera posible vienen de la tremenda complejidad de nuestro mundo; con nuestros conocimientos, aún con los que podemos proyectar en el futuro, nos parece imposible reproducirlo; por ello, de ser posible, el programa sería tan complejo que los avatares tuviesen la libertad que nosotros tenemos. Pero ojo, esa libertad puede ser totalmente ilusoria. Pensemos que quizás nosotros somos para “ellos” como un personaje de un juego de la play es para nosotros: nuestra complejidad puede ser para ellos la que para nosotros tiene una ameba (mucha todavía para nuestros conocimientos).

    Saludos

  8. gunue
    2007-08-24 07:39

    Es un tema interesante aunque encierra demasiadas sutilezas como para conformarse con esa visión algo simplista de “mundo virtual – mundo real”.
    La luz, el sonido, el tacto… son una experiencia consciente, son algo nuevo producido durante el proceso evolutivo, no existen “per se”, son la función de un órgano y desaparecen cuando lo hace este.
    Por otra parte pocas cosas nos transmiten más sensación de realidad que el ver y el tocar; habría que empezar a preguntarse si lo que en este artículo se considera “virtual” no sería precisamente el fundamente de lo que consideramos “real”.

    Realidad y ficción serían ambas un asunto de la mente consciente, son formas de concebir y etiquetar, perfectamente válidas y útiles, pero que tampoco existirían como algo independiente de nuestra propia psique.

    La mente está llena de significados sensoriales e intelectivos, cuando uno la palma éstos desaparecen por completo. “Realidad” es un significado más.

    Si lo que se trata es de definir o teorizar sobre lo que una mente, que no puede abandonar sus propios límites ni dejar de ser mente, imagina que hay más allá de sí misma, entonces más adecuado que “virtual-real” podría ser “significado-no significado”.

    Si defines, si etiquetas, estamos en el ámbito de lo mental.

  9. Antonieta
    2007-08-24 09:33

    Que el “transhumanista” Nick Bostrom se dedique a la seudociencia no es muy nuevo. Y que un matemático y un astrofísico le sigan la gracia, sólo demuestra que entre los matemáticos y los astrofísicos hay mucho escritor de fantasía. No de Ci-fi, porque la ciencia ficción es más exigente con sus cosas.

    Pero se equivocan. La verdad es que el mundo es invención de una lagarterana gorda que se aburrió de cantar jotas y provocó un cambio interestelar y multidimensional al abanicarse la entrepierna en Tala Vera 4. Por aquello de las alas de mariposa, que allí tienen un nombre muy raro.

    Antonieta

  10. David Bowie
    2007-08-24 12:06

    Curioso el planteamiento e interesante. Aunque remitiéndome a #6, los fallos de los que hablas, los cuales han provocado que se empiece a pensar en ese macroordenador que nos ‘mueve’ a todos, mas que fallos, y siguiendo el método científico podrían atribuirse a que los métodos utilizados para medir, o la teoría que guía esos estudios son incorrectos.
    Estaríamos hablando de un Dios más, un ser (o seres) superior que nos maneja, nos creó y es juez de todo lo que hacemos.
    Aun así y pese a lo que yo opine, un gran articulo Aberron. Un saludo
    David Bowie

  11. Oyom!
    2007-08-24 14:24

    Ahh… me encantan esas divagaciones sobre lo que es la realidad.
    Hay una película bastente interesante sobre estos asuntos así, no me acuerdo bien el nombre pero creo que era “What the bleep do we know?”.
    Saludos
    Oyom

  12. fervellasberzas
    2007-08-24 17:09

    Creer que vivimos en una realidad virtual creada por algo o alguien es lo mismo que creer en Dios . . . hay que tener Fe . . . Si a 6 millones de años luz se incumple una Ley física significará que no es tan Ley o que se ha observado mal. No creo que sea una prueba de la existencia de Dios ni de un fallo en Matrix.

    “Es la pregunta la que nos da fuerza. Es la duda la que te ha traído aquí.” – Trinity

    Saludos.

  13. Pablo
    2007-08-24 20:09

    Lo que es increíble es que a estas alturas parezca novedosa una idea como esta, ta antigua. Aquí nadie recuerda a los antiguos folósofos y parece que las cosas sólo importan cuando las dice un astrofísico. Curioso lo de la gente que se dedica a reinventar la rueda.

  14. María José
    2007-08-24 22:32

    En el artículo hay dos aspectos completamente diferentes. Por una parte, de lo que habla Llinás tiene que ver con el funcionamiento de la mente humana o de cualquier sistema de conocimiento, como podría ser la “mente” de cualquier otro animal, él habla de perros, pero podríamos pensar en la representación que tiene del mundo una mosca. El hecho de que “estimuladas de la manera adecuada, nuestras neuronas no tendrían ninguna capacidad para distinguir entre una realidad hábilmente simulada y un universo real” no es nada nuevo. De hecho, las alucinaciones o las paranoias son, para los que las sufren, indistinguibles de la realidad. La única forma de que entiendan que no es “real” es a través de lo que se llama “el principio de realidad”. Pero el principio de realidad se lo tienen que mostrar otros, de forma que en cierto sentido es un acto de fe. Por eso él habla de “alucinación colectiva”. En este caso el principio de realidad, no puede venir de nuestros propios congéneres, nos lo tienen que proporcionar otras especies.

    Por otra parte está lo de la realidad virtual y la “hipótesis de la simulación”

    En último extremo, si de lo que se trata es de un experimento de realidad virtual (por lo tanto, lo que han hecho ha sido estimular mis neuronas de la forma adecuada), solo puedo tener constancia de mi existencia y todos los demás sois mi realidad virtual. Claro que tampoco sé si soy yo o me han estimulado la consciencia de otro y, así, hasta el infinito. Pero puede ser cierto y para cada uno de nosotros es imposible diferenciar una cosa de otra.

    Lo que no acabo de entender (yo no soy lectora de ciencia ficción, así que me imagino que todo este tipo de ideas están muy desarrolladas) es que sea una simulación que de alguna manera esté programada para que puedas descubrir que es una simulación, claro que también esto podría estar simulado. Pero me sorprenden algunas afirmaciones:

    “A determinadas distancias, la realidad virtual simulada de nuestro universo dejaría de ser perfecta y se manifestaría por una variación de las constantes físicas”. Esto implicaría que las limitaciones que tienen nuestras simulaciones las tienen todos los seres superiores que hacen simulaciones. ¿Por qué?

    “Una civilización tecnológicamente más madura que la nuestra podría ser capaz de construir computadoras lo suficientemente poderosas para ejecutar un número astronómico de mentes similares a las humanas.” Pero si las mentes humanas son una simulación, ¿qué significa en este contexto “similares a la humanas”?, ¿dónde están las mentes humanas auténticas para comparar?

    A mí esto me suena de nuevo al “antroprocentrismo”, hemos pasado de la tierra como centro del universo al hombre como centro y metáfora de toda posible existencia en el universo. Y es que no podemos imaginar lo que no podemos imaginar, es decir, lo que queda fuera de lo que nos han programado en “nuestra simulación”.

  15. Ana Lorenzo
    2007-08-25 00:31

    Creo que no ha llegado, lo envío de nuevo.
    Bueno, Antonio, me he tenido que registrar en el New York Times para que me dejaran pasar a leer el enlace que habías puesto.
    Qué decir de la idea de un juego jugado por otro que a su vez es un juego jugado por otro que a su vez… ; recuerdo que ya se postuló con fichas de ajedrez, con personajes de una novela… y es que no habían llegado aún ni Matrix, ni la realidad virtual, ni los juegos de ordenador. Lo que se mantiene en esta hipótesis es lo que se mantenía en las anteriores: un algo superior nos maneja por encima de nuestras míseras (o maravillosas) existencias y no le importamos un carajo: esto último es lo que cambia, sobre todo, en comparación con las religiones, donde parece que ese ser superior sí se intersa por los seres a los que crea y sí les da un sentido en sí mismos. Pero cambian más cosas: el libre albedrío, que en todas estas hipótesis no ha cabido nunca. Esto tiene sus ventajas; si al médico le pillan en una negligencia de la que no se puede zafar ni con abogado estupendo: pues no tiene más que alegar que era su papel en el juego, o su guión en la novela, o su movimiento en la partida; lo mismo el asesino, el ladrón, el estafador…; claro que, por las mismas, la víctima puede dispararle un tiro y alegar exactamente lo mismo y… no acabaríamos nunca.
    Y luego está lo de los jugadores: ¿qué pasa, que nos ponen una conciencia y unas ganas tremendas de saber solo por divertirse? Porque, la verdad, en los juegos de guerra, la misión es matar y rescatar o aniquilar, pero los personajes del juego no se te paran a mitad a preguntarse qué sentido tiene la vida o si matar es justo o injusto o si la guerra, si la vida humana vale tanto. No sé, más parecen psicópatas que jugadores. Y a mí a veces me toca uno de esos que no aciertan ni una (yo misma con los Sim, que se me estresan al nivel rojo, no hay manera…), estoy segura; y más de uno en una de esas rachas pensará lo mismo: ¿quién narices será el que está jugando?, ¿un mono?, no, un mono no, no puede por casualidad hacerme tantas cabronadas el mono, ¿no?, ¿o sí puede?
    En lo de las neuronas y su percepción, es interesante realmente lo que cuentas, y la entrevista a Rodolfo Llinás. Y María José ejemplifica muy bien cómo uno no distingue realidad de “realidad virtual” en el caso de una paranoia. Yo conozco el caso de un hombre que desde joven (es esquizofrénico) tiene alucinaciones auditivas, entre otras cosas, y las voces que oye son tan reales para él como la mía cuando le he hablado.
    Lo mejor de esto es la gran esperanza que deja abierta a la curación de enfermedades en las que el cerebro interviene, no solo mentales, que por supuesto que sí, también las ausencias (una forma de epilepsia), el manido Alzheimer, la amnesia, el insomnio… Ojalá siguieran investigando, aunque tuvieran que poner un chip, sería mucho mejor que la cantidad de medicación que se introduce en el cuerpo, y no hablemos de las terapias (psicoanálisis, conductismo, lo que sea), con la cantidad de tiempo y de dinero que se llevan, y la calidad de vida.
    Un artículo muy interesante y que lleva a varios temas.
    Un beso.

  16. Alber
    2007-08-25 01:24

    Haber detectado un fallo en Matrix no implica que hayamos descubierto que Matrix existe. Sería demasiado fácil. Resulta que un superordenador con una capacidad de procesamiento hiperbestial es capaz de simular miles de millones de consciencias y trillones de trillones de trillones de interacciones. Todo es perfecto y todo va como la seda. Al que tiene el joystick en la mano todavía le quedan dos vidas, de manera que la partida le está saliendo bordada.

    Bien, pero a resulta que a 6 mil millones de años luz un quasar renquea un poco. Pues vaya mal rollo, ¿no? ¿Sería capaz un software/consciencia/dios tan tan perfecto de cagarla en una chorrada así? Me quedo con la navaja de Occam para explicar el bug del quasar. No cuela, no.

    Además, ¿quién nos dice que el asunto de quasar no es, en realidad, una subida de nivel? El que juega con Matrix (o la propia Matrix, si es autoconsciente) ya ha pasado las pantallas fáciles y ahora está en un nivel superior. Y le atacan con armas acojonantemente imprevisibles.

    Puestos a buscar explicaciones, se puede delirar un rato largo.

  17. Francisco Serradilla
    2007-08-25 04:19

    Ante todo, creo que hay que distinguir entre “realidad virtual” y “simulación”; A pesar de que aprecio enormemente los artículos de Martínez Ron, en este caso creo que confunde ambos conceptos. intentaré explicarme:

    La realidad virtual trata de construir determinados estímulos que hagan creer a un sujeto “real” que vive experiencias que, aunque no son reales, a él se lo parecen. Estas experiencias pueden ser, por ejemplo, imágenes pregrabadas o un entorno con el que el sujeto interactúa. Pero la clave en este caso es que el sujeto tiene una existencia fuera de la RV. Este es el caso de Matrix, por eso los individuos pueden salir.

    La simulación trata de construir un universo completo programando sus constituyentes. Se trataría de crear programas que simulen los átomos y su comportamiento físico, por ejemplo, y esperar que a partir de ahí surja un universo con sus cosas, entre ellas quizá los humanos. Pero obsérvese que en este caso los humanos tienen su existencia “dentro” del sistema.

    En este segundo caso, que creo que es el más profundo, y al que realmente se refiere la filosofía transhumanista, para los sujetos NO HAY MUNDO EXTERIOR; sencillamente no puede haberlo. Y en realidad la polémica sólo tiene sentido desde el punto de vista filosófico, no científico. Porque desde el punto de vista científico el universo puede que sea precisamente una máquina computacional, programada por otros, formada por atomos, quarks y demás… ¿Y qué más da? La ciencia estudia esa máquina computacional, que es todo lo que hay.

    Y por supuesto es una simpleza pensar que habría fallos. Lo que hay es todo lo que hay, ¿con respecto a qué podría fallar? (Además, si yo tuviera que simular un universo, creo que me sería más fácil que las leyes fueran iguales en todas partes, así no tendría que tratar con casos especiales, como el del quasar ese tan raro. Mmmmm, ¿querrá decir esto que nuestro universo sí es simulado porque las leyes son las mismas en todas partes y así los programadores se han ahorrado muchas líneas de código?)

    No obstante, esta idea de la simulación ha dado grandes obras de ciencia ficción. Para entender el asunto en toda su complejidad recomiendo Ciudad Permutación de Greg Egan.

    También muy recomendable el excelente artículo sobre el tema en «La Singularidad Desnuda»

    Por cierto (ya hice un comentario a este artículo en su día) la potencia de cómputo (y por tanto el tiempo que consuma la simulación en el sistema externo) es irrelevante desde dentro del sistema simulado.

  18. aberron
    2007-08-25 08:34

    Jajaja! Nunca pensé que este artículo diera para tantos comentarios. La verdad es que tenéis razón en muchas de las cosas que decís. Respecto a lo que dice mi amigo Serradilla sobre la diferencia entre RV y simulación, me gustaría apuntar que no veo tal diferencia en el caso del que hablamos. En la famosa película, el 99,9% de los habitantes de Mátrix cree vivir en una simulación y solo unos cuantos son conscientes de vivir en una realidad virtual ¿quién nos dice que no podríamos estar en el mismo caso? En todo caso la simulación sería un estado de realidad virtual no-consciente, no sé si me explico o lo he terminado de embrollar…

    De todas maneras yo me apunto al universo lagarterano propuesto por Antonieta en los comentarios, y a la galaxia Tala Vera 4! Saludos

  19. aberron
    2007-08-25 08:41

    * Evidentemente me he explicado mal: cuando dije “el 99,9% de los habitantes de Mátrix cree vivir en una simulación” lo que quería decir es que Mátrix sería una simulación si tenemos en cuenta que el 99% de sus habitantes viven dentro de la máquina de manera inconsciente, pero una realidad virtual si nos atenemos a que un grupo reducido ha descubierto el pastel.

    En fin, divagaciones…

  20. Marcos
    2007-08-25 09:15

    Paco, no entiendo por qué pensar que habría fallos es una simpleza; cualquier programa los tiene; juegos en los que al pasar por determinado paraje y en determinada posición se ve transparente, o negro, o se hace invisible el avatar…

    Y entiendo lo que dices de que es un problema filosófico y no científico, y lo entiendo porque yo lo vivo así, casi como un divertimento, pero lo que no comparto (o no entiendo) es tu razonamiento: si fuésemos una máquina computacional programada por otros SÍ habría mundo exterior, aunque no tuviésemos acceso a él. Creo.

    Y Antonio, lo raro no es que suscite comentarios tu sugerente artículo, lo raro es que los suscite en agosto; un bug quizás :)

    Saludos

  21. Francisco Serradilla
    2007-08-25 18:41

    Por lo que parece acaba de caerse un equipo de la granja de servidores que elabora la simulación, con clarísimos efectos

    Marcos: los fallos en la realidad percibida son concebibles en la realidad virtual, pero no en la simulación. A ver si me explico: imagina que se hace un programa que simula las interacciones gravitarorias entre objetos. Este es un programita que hice hace más de 10 años… En él las leyes de la gravedad están alteradas, por ejemplo, no decaen con el cuadrado de la distancia sino con exponentes aleatorios para cada bolita… ¿es esto un error? No, son las reglas de ese universo. ¿Puede haber para ellos un mundo exterior? Yo creo que no: entre su universo y el nuestro, aunque estén, por así decirlo, encajados uno dentro de otro, hay la misma distancia que si de hecho fueran dos universos reales diferentes, como postulan algunas interpretaciones de la mecánica cuántica. No se puede viajar entre ellos.

    Antonio: “el 99,9% de los habitantes de Matrix cree vivir en una simulación” no es cierto, cree vivir en la realidad. Por cierto, hay un antecedente de Matrix nada menos que de 1933: El hombre que despertó en el futuro, de Lawrence Manning. Vamos que, como decían en algún post, el tema es antigüillo.

  22. Sergio
    2007-08-25 19:56

    Esta idea de delegar nuestra realidad en algo “externo”, (llamemoslo super-computador, matrix, dios, etc [yo prefiero llamarlo “masa encefálica”]), no es más que hacer uso de las capacidades que ese (supuesto) ser externo nos ha otorgado para decantarnos por esa opción (la de creer que nuestra consciencia es generada y enchufada a la red eléctrica gracias a Él)
    Pero dentro de esta simulación en la que vivimos, podemos elegir otras opciones, por ejemplo, dudar de todo.
    Los meditadores dudan de todo. Dudan de toda realidad percibida. Una técnica sutil y asintótica respecto al eje de la existencia pura, en la que, con el refinamiento, se llega a dudar incluso de la experiencia de la duda, en un continuo enroque mental de desgaste de la percecpción y de las ideas.
    Existe simulación si hay quien se piensa simulador y/o quien se piensa simulado. Es decir, cuando existe un observador subjetivo que da sentido/interpretación a un subconjunto de la unidad.
    Cuando ya no importa el plano de realidad en el que nos movemos, es por que ya no hay observador. He ahí la puerta trasera de todo sistema de referencia.

  23. noid
    2007-08-26 04:54

    Muchas veces he reflexionado sobre esto y, al igual que un agnóstico, sé que nunca sabré la verdad. Sea yo y mi pensamiento generado, transcrito o recogido por una fuerza superior, o ni siquera eso, diré: “cogito ergo sum”.

    Una vez, drogado, tuve la impresión de atravesar capas de vacío, concentrado en pensar algo que no puedo recordar, pero que juraría que era buscar la Verdad y llegué a un punto, una puerta negra metafóricamente, que me hizo sentir PAVOR sólo por estar ahí. No fuí capaz de vencer el temor y atravesarla porque lo que había detrás superaba con creces mi limitada capacidad y no pude evitar “volver” porque el miedo a algo completamente desconocido e inimaginable era sobrecogedor.
    Fue algo realmente extraño y no le puedo dar más valor que al de una anécdota muy corta, pero es una experiencia que nunca olvidaré, porque , aunque podría intentar explicarla detalladamente, es algo que no se puede concebir si no se percibe.

    Aparte, ¿no os parece ALARMANTE que una empresa tenga la patente de algo así?

  24. Monti
    2007-09-02 11:11

    Si la Matrix existiese seria totalmente imposible de comprobar por cualquier ser humano ya que las herramientas que contamos serian las herramientas que nos permitirian percibir los supuestos controladores. Al ejemplo ningun jugador de la play se daria cuenta que no es real o que esta controlado porque para que se de cuenta tendriamos que programarlo para eso, para que se de cuenta.

    Esos cientificos aseguran que existe la matrix suponiendo que la gravedad vale tanto , la luz brilla tanto, los quasares estan a tanta distancia pero todos esos valores serian los valores que los programadores eligieron para nosotros .

    Por lo tanto nunca nos dariiamos cuenta y si alguna ves no dieramos cuenta siempre existe el FORMAT C:

  25. Fabricio Yaqüinto
    2007-09-03 10:16

    Tantas vueltas para nombrar al Dios

  26. AleXX
    2007-09-03 17:51

    Yo también he tenido esa sensación… que somos una ilusión.., que todo es creado en la mente de alguien mas.., como si fuéramos el pensamiento de alguien, pero…

    - Si fuéramos un programa, cómo podríamos darnos cuenta que los somos. Tendríamos que estar programados para eso, como dijo Monti.

    - Que sepamos un programa no se puede reconocer como tal, si así fuera, cuando jugamos videojuegos, el personaje en cuestión nos diria -oye ya basta de balazos y de monstruos (según el juego).

    - Bueno pongamos que somos un programa muy avanzado que permite que nos autoreconozcamos como tal, que utilidad práctica tendría?

    - Si somos una programa que corre solo -al estilo de los hormigueros-pesera esos que venden-, podríamos alterar el programa a nuestro favor siendo parte de él, cómo?

    - Si somos manejados por un ser que pone tormentas en el Caribe y hambrunas en Africa, que estará pensando hacer con nosotros que ya lo descubrimos?

    - Si se les ocurre algo avisenme.

  27. Carles Gomila
    2007-09-03 23:02

    Matrix no existe, es una peli.

    ¿Por qué Matrix nos revelaría gratuitamente las claves para descubrirla? ¿Por qué se nos provee de los medios para llegar a entender de qué forma se nos podría manipular?

    No es congruente.

    Sospecho que los fallos científicos a los que se remiten no pueden dar pie a pensar en civilizaciones maduras que recurren a películas para tramar un plan muy poco práctico. Creo que no son tan maduras, y los científicos que han delirado esto, tampoco. Ellos si viven en una ilusión.

  28. El Judas.
    2007-09-04 01:15

    .

    Matrix existe, es una peli.

    .

  29. El Judas.
    2007-09-04 01:22

    .

    Bien pensado, la película de Matrix es sólo una adaptación a los tiempos modernos del mito de La Caverna de Platón. La idea es ya vieja, lo nuevo es la puesta en escena.

    .

  30. Jose
    2007-09-05 00:02

    La realidad SIEMPRE supera a la ficción.
    Si fueramos capaces de razonar todo el misterio, este, dejaria de serlo, y hoy por hoy estamos lejos de conseguirlo.
    Pero, misterio haylo.

  31. efra_Efra
    2007-09-05 04:50

    lo que me parece super loco es eso de pantentar tecnologia a manipular directamente las neuronas para crear una realidad aterna, más

  32. Lunik
    2007-09-05 07:19

    “Por la misma razón por la que existe la posibilidad de incluir variables como plagas o terremotos en los juegos de simulación como el World of Warcraft”

    El World of Warcraft tiene tanto de simulador como yo de deportista xd. En tal caso seria mejor nombrar alguno de los titulos de Maxis (Sim city, Los Sims,...).

    Ummm ahora que veo se parece el nombre de Maxis con el de Matrix ¿tendra que ver? xd.

  33. Con Calma
    2007-11-28 20:08

    “...otros hallazgos científicos ponen sobre el tapete la inquietante posibilidad de que esa máquina, a la que podríamos denominar “Matrix”, presente fallos…”

    No creo que se pueda suponer que una percepción fruto de una “simulación” perciba nada fuera de esa simulación, es decir, ¿cómo se pueden percibir fallos en la simulación cuando precisamente esa percepción es simulada? ...no sé si me he explicado bien. Lo ha hecho mejor Francisco más arriba…

  34. Juanjo
    2008-03-01 07:03

    Hace tiempo escribí en mi blog sobre lo que podría ser un interface que nos permitiese comunicarnos con las máquinas directamente a través de una conexión neuronal que, como podeis leer en dicha entrada, ya está siendo investigada.

    En la entrada anterior a esta, mencionaba la posibilidad descrita por Jean Baudrillard de que lo que percibimos no sea más que una simulación tan perfecta que se ha impuesto a la propia realidad, pasando a ser “lo real”.

    Larga sería la discusión entre quien defienda una u otra postura: lo que vivimos es real o es una simulación de la realidad. Ninguna de las dos partes posee información suficiente para prevalecer sobre la otra y, como es evidente, los defensores de “lo real” descalificarán inmediatamente a los defensores de “lo simulado”, proclives muchos a no pararse a pensar por un momento en una posibilidad contraria a la que defienden.

    ¿Por qué no podemos demostrar ninguna de las dos opciones? Básicamente, porque en el supuesto de conseguir una simulación tan real, sería indistinguible de la propia realidad, se tomaría como real y no tendríamos razones para sospechar de lo contrario. Ninguna de las dos partes tendría una referencia externa para apoyar su posición.

    Tomemos como ejemplo los sueños. Qué es un sueño sino una simulación que nuestra propia mente crea para mantener su actividad y, puesto que la crea basándose en percepciones y parámetros adquiridos durante la ausencia de sueño, muchos de los sueños que tenemos son recreaciones muy fieles de la realidad: edificios, personas, ambiente e incluso sensaciones. Nuestra mente es la máquina de simular más perfecta que hay.

    Algunos de estos sueños, solemos recordarlos cuando nos despertamos e, incluso tenemos la sensación de que lo soñado ha sido real; por un instantes puede pasar que no distingamos aún entre el sueño y el estar despiertos, de hecho conozco un caso de alguien que, en ocasiones, al levantarse y durante unos instantes, sigue percibiendo lo que veía en su sueño, sin distinguir entre el sueño y lo real. Si hemos soñado que estábamos en la playa, recordaremos la brisa, la arena y el calor; si soñamos que volamos, despertaremos con una sensación similar a la que tenemos en una montaña rusa cuando subimos y bajamos, aunque nunca hayamos montado en una. ¿Cómo podemos saber lo que se siente al volar si nunca un ser humano lo ha hecho sin medios artificiales? Quizás la mente es capaz de simular esas sensaciones basándose en lo que si conocemos acerca del mundo, del aire, de los medios de volar artificiales.

    Nuestra mente no distingue si es real o no, no sabe de eso, solo procesa información. Está demostrado que el proceso mental no diferencia entre recuerdo y momento actual, por lo tanto tampoco podría distinguir entre “lo real” y “lo simulado” si esto está basado en las percepciones y experiencias reales. Sería como estar en un sueño prolongado de manera indefinida en el que una pondríamos en duda que estábamos en aquella playa o que el volar es inherente a la condición humana.

    Sin una referencia externa “lo simulado” pasa a ser “lo real” y por lo tanto, ni unos ni otros, podríamos demostrar lo contrario. La frase continuamente usada “Porque sé que esto es real” pierde todo sentido, evidentemente no pondrás en duda tal cosa si tu mente, que como he dicho no distingue entre recuerdo o realidad, no tiene motivos para dudar; y no los tendrá pues al no distinguir, ignorará tal proceso.

    Podemos pensar que podemos distinguir “lo simulado” pues en algún momento estuvimos en “lo real”. ¿Y si la simulación empieza justo al día siguiente de dormir plácidamente una noche? ¿y si es tan perfecta que nos conectamos a ella como si fuese un vídeo juego y en ese momento se acabó la referencia externa?

    ¿Y si nunca hubo un “lo real”? Una vez más, lo simulado es lo real para nosotros. ¿Qué sentido tiene entonces, tan siquiera, plantearse tal diserción? Quizás ninguno o quizás la misma existencia de tal planteamiento sea un indicio de que “lo simulado” puede darse en este mismo momento, pues si se nos ha ocurrido la posibilidad de simular la realidad, es posible entonces que lo hayamos puesto en marcha.

    Pero, lo que más me preocupa, y creo que sería la pregunta a hacerse por todos nosotros es: si esto es una simulación que se ha impuesto a lo real, como afirma Baudrillard, ¿que haríamos si en un momento dado tenemos la certeza de ello?

  35. pablo Rodriguez
    2008-03-01 10:05

    Que estemos en la matrix, que seamos una pieza de software, no implicaria que no existamos ‘realmente’ como individuos. Aun asi podriamos conciderar nuestra condicion YO si los creadores efectivamente hubieran definido la premisa de no intervenir sobre ese YO o almenos en cada instante en el que nos permitan poseer voluntad, libre albedrio.

    Seria una voluntad manipulada? Quizas (en facto lo es en cuaquier modelo), pero voluntad y consciencia a fin de cuentas.

    A donde quiero ir con esto? Para tener la ilusion de que existo, necesariamente tengo que existir. Si estamos en un juego no es en una PSP, no somos un avatar somos un SER.

    Podriamos ser eliminados, rotundamente adulterados mediante la estimulacion cognitiva con percepciones ‘erraticas’, podrian incluso crearnos disfunsiones en nuestra logica y ser un loco segun su sentido de referencia pero en todo caso aun existiriamos como YO. Ser o no ser? es una pregunta retorica, no existe ninguna posibilidad de No Ser y enunciar la pregunta al unisono.

    Existe algun sitio donde los ‘locos’ vislumbran como en un rapido flash la conciencia de su locura????? Bueno, alejandonos solo aparentemente de este debate de dios existe o no, una respusta positiva a esa pregunta no solo seria util a la psiquiatria sino que seria una buena esperanza para suponer que en nuestra consciencia existe alguna portentoza capacidad para reconocer la verdad y ello seria muy esperanzador porque aunque no veo tracental importancia entre que el mundo sea real o imaginado, lo que si me atormenta, porque EXISTO, es la idea de que la verdad sea incognosible y nunca lleguemos a tener certeza de lo uno o lo otro.

    Otro tema sin duda abierto es el referido al momento en que tecnologicamente seamos capaces nosotros mimos de crear un juego asi. seria etico hacerlo? estamos listos para lidear eticamente con nuestra capacidad mas o menos mediata de crear inteligencias artificiales? de que forma podremos nosotros diferenciar en que momento nuestros robots habran dejado de ejecutar nuestras increibles simulaciones de consiencia para haberla finalmente adquirido?

  36. 01100011 01100001 01101111 01110011
    2008-07-29 10:14

    diria que a veces somos una ilusion y cuando dormimos en realidad despertamos a ese mundo real, posiblemente solo somos cerebros en tubos en columnas apilados por millones, no se quiza solo somos humanos y estamos aqui por pura suerte.

    un saludo

  37. l.larra
    2009-04-04 09:02

    Dentro de muuuchos años, si es que existimos, poseeremos la tecnologia suficiente para buscar un planeta (o crearlo) donde poder recrear las condiciones que se dieron en la tierra en el momento en el que se formó la vida, y observaremos con atención el “milagro de la vida” sin dios de por medio. Entonces, nuestro afán por conocer nos hará esperar al mono, y al hombre ,puede que encontremos la manera de acelerar el tiempo, quizas hasta seamos capaces de leer todas y cada una de las cabezas que habiten ese planeta y resolver muchas de nuestras dudas en psicologia,respecto a de donde venimos, y convencernos de que no vamos a ningun lado.
    Quizas ya alguien haya echo eso con nosotros y simplemente nos estén estudiando. Si el universo es infinito, somos un terrario y con el tiempo quizas tengamos una pecera.
    Un saludo y felicidades por el blog, bendigo el dia que me tropezé con él

  38. la hundida
    2009-04-04 20:18

    Sí que somos máquinas de soñar. Y si soñáramos en la dirección adecuada, estaría de nuestra mano curarnos de cualquier enfermedad. Se escapa al tema de este post, pero hace pocos días ha emergido a la superficie la noticia de que el autismo se está consiguiendo remontar con terapias de sueño semiinducido. De hecho, la ausencia de sueño y su caso contrario, la narcolepsia, no sólo acortan la vida sino que la convierten en un infierno. Los sueños nos permiten relativizar y superar todos los conflictos de la vigilia. En relación al universo al que pertenecemos, vistos desde el espacio sideral somos micropartículas de polvo; en cambio, desde el punto de mira de una de nuestras células vistas al microscopio, somos a la vez un “cosmos” inmenso y complejo. Esto puede explicarse con la terminología nano o con expresiones de nuevas tecnologías que se nos escapen en la forma. Pero el contenido sigue siendo el mismo. ¿Estamos ahí como esencias autogestionables, o somos frutos de un programado determinismo? Mientras se resuelvan las hipótesis, cada cual se acoje a la sombra que mejor le cobija. Para mí, continua siéndome plenamente válida esta antigua frase: “Hay que soñar, pero con la condición de creer en nuestros propios sueños. De examinar con atención la vida real, de confrontar nuestra observación con nuestros sueños y de realizar escrupulosamente nuestra fantasía”. Es de Vladimir Illich Uliánov Lenin

  39. ana
    2009-05-12 11:11

    Un día me desperté y empecé a vivir la otra opciòn de mi vida.
    En este nuevo mundo las causalidades han sido otras y yo tengo otra trama que resolver.

  40. jocanar
    2009-05-29 13:36

    yo aqui la realidad virtual que veo es la brecha tecnologica….. y aparte de eso, las mujeres , parece que fueran un mundo aparte.

  41. enrique fahrenkrog
    2010-12-06 23:21

    Felicito la web y a los partcipantes por lo serio e iluminado del dialogo en un tema tan facinante y misterioso.

  42. Jose
    2012-01-27 09:36

    En resumen:

    ¡LA VIDA ES EL VIDEOCLUB DE DIOS!

    Ayy, el pillín con lo que se entretiene!!!



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal