Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Foodies cocinismos amateurs

A veces las cosas son difíciles de poner en una secuencia de tiempo correcta. Por ejemplo, en este caso, el uso y popularización de la palabra Foodie. Empleado en inglés como término que describe a los entusiastas de la cocina desde un punto de vista amateur y alejado de la carga de negatividad tiquismiquis que acompaña a la palabra gourmet, los foodies se presentaban más por el lado despreocupado y desprejuiciado, gente en busca de experiencias con el sabor y la alimentación.

Por supuesto a las televisiones les faltó tiempo para convertir esta palabra en otro comodín más, otro ejemplo de uso vacío y con escaso sentido pensado para etiquetar en general, empezando, obviamente, por el propio Food Network.

Durante los años se ha debatido mucho sobre la palabra en los dos campos clásicos: qué acota y qué necesidad hay de usarla. Especialmente con la ascensión del canal de televisión y la llegada de internet a la cotidianidad, permitiendo que surgieran blogs y canales de YouTube —y otras plataformas, claro— que recogían bien momentos de esos programas televisivos, bien nuevos programas creados directamente para la red.

De tal manera que el entusiasta fue sustituido par la doble vertiente de cocinillas y, más importante aún, de El pesado de la comida.

De la misma manera en que antes otras palabras teóricamente positivas, como Ecologista, habían pasado a significar algo negativo, El pesado de las plantas, aquí la sobreutilización y el mal uso empezaban a devorar el término. Por motivos muy similares. Gente que se centraba en la procedencia o el estilo de la comida, más allá de la propia comida en sí, exagerando la necesidad de mantener unas ideas y convicciones o, como bien acabarían satirizando, tomándoselo todo demasiado en serio.

Dejando de ser gente que buscaba cierta alimentación para vivir sano a ser gente que necesitaba estaba estar sano para seguir cierta alimentación con vida.

Todo lo cuál nos lleva directamente a la tele donde, sin prisas, se habían empezado a colar referencias y puñaladas sutiles hasta llegar a… Bueno, os lo podéis imaginar:

Que, por cierto, se puede ver completo aquí

Claro que esto no significa que no haya quién enarbole la bandera Foodie en televisión, aunque pille un poco más lejos:

Lo que demostraba, más allá de cualquier duda, que los foodies eran ya una tendencia de la que, como mucho, uno se podía reír. Gente que había logrado aupar un repertorio televisivo y que con su esfuerzo en otros medios lo estaba apuntalando. De manera que su relevancia televisiva demostraba ser externa frente a las creaciones en todos los frentes, insisto, no sólo webs o blogs, también en imitaciones de los programas de la tele hechos para internet:

Por miedo que den —no voy a decir que especialmente la última—, parte de su finalidad es acabar en la tele. Lo que muestra o crea un ejemplo de espejo realmente complicado, esperan que haciendo lo que harían en televisión les contraten por imitación. Como si los rígidos formatos y la capacidad para cumplirlos fueran la forma de abordarlos.

¿No era la idea de que Internet era el futuro lo que estaba matando a la televisión tradicional? Todo eso que ofrece la red que ella no podía… ¿Cómo es que entonces lo que aparece en la red parece más ocupada por usar las soluciones y reglas de la tele? ¿Será entonces un ejemplo de que el problema con internet y la televisión es diferente?

Francamente, es difícil de asegurar. Porque da para mucha más reflexión y porque, en realidad, un día como el de hoy sólo podemos mostrarnos partidarios de todos esos entusiastas de la comida y sus vídeos amateurs.

Jónatan Sark | 28 de mayo de 2012

Comentarios

  1. EFE
    2012-05-31 07:01

    Ahora que mencionas Portlandia y que ya has llegado a los foodies me queda claro que eres un hipster de hipsters.

    Por cierto, los programas de humor de sketches (no el SNL, que es otro rollo), ¿para cuándo?



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal