Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Primera sangre pilotal

La última vez que hice un Pilotos Deathmatch era hasta el 4 de Septiembre, ¿por qué hacer otro sólo 22 días después? Pues porque han salido nuevas series y para hacer menos espantoso el intento de asimilar la baz… nuevas series que los canales no han preparado para este otoño. Oh, la vida, oh, el destino…

¡Que comience la lucha!

2 Broke Girls
Tenemos suerte de empezar por aquí, porque estamos hablando de la sitcom más destacada de entre los nuevos estrenos. Bajo una apariencia de tibia normalidad se mueve una historia mejor construida de lo que dan a entender sus primeros minutos y que, eso sí, se basa en la inteligencia de sus diálogos por encima de cualquier otra forma de humor. —De hecho, las bromas referenciales sospecho que en tres años nos habremos olvidado de a qué venían.— En cualquier caso estamos ante una serie a seguir de cerca para ver si se concretan las promesas.

Appropiated Adult
Dominic West se está convirtiendo en un fijo de los proyectos que necesitan actores con temple y raza, no sólo ha logrado capitalizar el eterno redescubrimiento de The Wire, además lo ha utilizado para demostrar su valía en el teatro londinense o en proyectos televisivos como The Hour o este que nos ocupa ahora. Basado en un hecho real; la captura del asesino en serio Fred West y el proceso posterior, enfrenta a West con la siempre estupenda Emily Watson que interpreta a Janet Leach, el appropiated adult del título, un ama de casa utilizada para explicar a West cualquier cosa que no entendiera —ante las sospechas de retraso por su parte—, esta relación, esta mujer, es el centro de la trama y por eso mismo será el centro de la discusión sobre la moralidad de esta obra en dos partes: ¿Por qué los productores han decidido “dramatizar” para contar así su historia? En fin, decir que West está estupendo pero que no casa mucho con el desastroso aspecto y comportamiento del auténtico West, lo que junto a los reparos exhibidos por la prensa e implicados por la forma de retratar a Leach, hacen que sea mejor como historia que como documento real.

Charlie’s Angels
¿Cómo de decepcionante puede resultar esta serie con las películas y temporadas anteriores? La respuesta es: Mucho. Carece del encanto de la serie, carece del humor — sano, cachondo, desmadrado, todos los anteriores, otros— y, de hecho, consigue echar por tierra cualquier esperanza de que haya un guionista detrás. ¡Incluso el brillante Victor Garber tropieza como voz de Charlie. La idea de pasar a las chicas de agentes de la ley a delincuentes reformándose no es necesariamente mala, quizá más Cat’s Eyes, el problema es que dos de las tres resultan poco convincentes como ejemplos. —¿Por qué traer un militar condecorado o a una inspectora corrupta? Nunca lo sabremos— y que la forma de moverse, más cercana a un NCIS que a cualquiera de los ejemplos anteriores, su dependencia de la tecnomagia o esos feos tics —¡disfrazar de doncella a la única de color!— la acercan más a lo que The Asylum podría creer que es una versión, o a un extenso sketch del SNL. Y eso sin entrar a hablar de Bosley. En fin: Un completo desastre.

The Fades
Ah, el amor. No, tranquilos, esta serie no va por ahí, va de unos adolescentes reales que se encuentran en una situación extraña por entrar donde no deben, por descubrir a unos elementos sobrenaturales —¿fantasmas, monstruos, otros? Quién sabría acotarlo— rondando por nuestro mundo y la implacable lucha que un grupo de agentes humanos lleva contra ellos: Mitad cómic de Vértigo de un guionista inglés, mitad serie de crecimiento; la integración de los elementos sobrenaturales —tratados a la manera de una película de terror, por cierto— en mitad de unas escenas de realismo logra intensificar la extrañeza y hacer más temible la hostilidad. Habrá que ver cómo continúa pero podemos estar ante una de las series de la temporada.

Free Agents
Esta adaptación del original inglés Free agents parece un ejemplo de los americanos tomando la referencia de sus primos ingleses. En primer lugar porque el humor feroz, casi psicológicamente negro, de la original queda mitigado, en segundo porque la sustitución de protagonistas cambia también el tono, el gran Stephen ManganGreen Wing, Dirk Gently pero, sobre todo, os sonará por Episodes— tenia treintaytantos cuando protagonizó la versión inglesa, el no menos grande Hank AzariaLa cabeza de Herman, Loco por ti, auqnue es más conocido por ser la gente del Jefe Wiggum o Moe en Los Simpson— es casi una década mayor y tiene un aspecto incluso menos saludable lo que da un mayor patetismo a la nueva serie. Salvando, sin embargo, estas diferencias la historia mantiene sus logros, su sentido del humor y todo lo demás, menos afilado y brillante, con momentos en los que parece una respuesta menor a The Office, pero aparentemente capaz de recuperar la forma.

Fresh Meat
Comedia británica sin mucha chicha que sigue las ideas de The Inbetweeners —para algo tiene a Joe Thomas— siguiendo a un grupo de jóvenes estudiantes universitarios en su primer curso que tienen que compartir casa y así, ellos y ellas, van teniendo distintas aventuras iniciáticas que, francamente, aportan poco o nada a las ya vistas durante años.

A Gifted Man
Si les contara de qué va esta serie no sólo no me creerían —tranquilos, me voy acostumbrando— sino que, de hecho, pocos le darían una oportunidad. Y sería una pena porque no partiendo de los más originales mimbres —Un medico casi genial pero desapegado con la gente a la que trata y que le rodea— logra que el tránsito hacia el giro inesperado —El fantasma de su exmujer se le aparece para ayudarle a ser más humano. ¡¡¡En serio!!!— resulte razonable, creíble, incluso coherente. Quizá porque el piloto lo dirige Jonathan Demme, puede que porque el guión lo firmaba Susannah Grant, así que habrá que ver la evolución de la serie que puede convertirse en una de las sorpresas de la temporada, desde luego actores —empezando por el protagonista, Patrick Wilson, hasta llegar a su secretaría, la recientemente Emmyzada Margo Martindale— tiene tablas para lograrlo, ¿pero cómo afectará la desaparición de estos dos factores imprescindibles? En el peor de los casos, dejándonos un piloto sorprendente desde el que se podía haber construido toda una gran serie.

New Girl
Es complicado explicar los problemas de este piloto porque no es tanto un error en la historia o en los personajes —los secundarios son competentes, la historia sencilla: Una chica rompe con su novio, está destrozada y acaba compartiendo piso con tres chicos— como porque parece diseñado por algún tipo de maníaco: Zooey Deschanel, la protagonista, pasa de encantador angelito a loca peligrosa, de desesperada a histéricamente alegre y lo mismo va que viene sin cambiar de escena, su personaje, que es el personaje central, nunca se sabe si está de meter en el manicomio o si se ha escapado de uno; sus reacciones a lo que va sucediendo a lo largo de este piloto sólo pueden considerarse impredecibles no porque sean sorprendentes sino porque parecen aleatorias. y así no hay quien pueda, vaya.

Pan Am
Como otra de esas series que se complacen en ser de época y, para vuestra sorpresa sin duda, muestran a mujeres con la coartada de la independencia como poco más que objetos sexuales —y, de hecho, vendría bien que alguien les pusiera series como The Hour para demostrarles que pueden ser tratadas y retratadas de otra manera— además, en este caso los decorados son irreales, como de teatro, absolutamente falsos a la visita, más cercanos a casas de Barbies que a un entorno en el que se pudiera estar viviendo o trabajando. Como restos burdamente falsificados de Agárrame si puedes. El capítulo, además, se esfuerza en sacar la acción fuera del avión —quizá para diferenciarse de Vacaciones en el mar— y en el caso de este piloto en incluir una trama de problemas aéreos al estilo Aeropuerto que, esperemos, sea sólo para darle algo de interés al arranque. por lo demás, Christina Ricci hace lo que puede con lo que tiene y los secundarios hacen un esfuerzo más que notable por rellenar con algo de interés sus papeles así que si los guionistas se animan a quitarse el corsé —y teniendo en cuenta que vienen de ER y West Wing confío en que lo logren— quizá, y sólo quizá, logren ofrecer algo interesante.

Person of Interest
La definición más rápida y sencilla que se me ocurre de esta serie es que es El coche fantástico sin coche. Lo único realmente destacable es el gran trabajo de Michael Emerson que logra que su ridículo personaje a cargo de su propia No-Me Llames Fundación Para la Ley y el Orden, un millonario dado por muerto y reclusivo que tiene a un montón de gente a su cargo directo y se pasea por Nueva York como Pedro por su casa, que decidió fabricar para el gobierno una máquina que predice el futuro pero dentro de un orden como si fuera la versión extraña de Edición anterior y lo único que se guardó fue un generador de números, el tipo que vio a un vagabundo violento y pensó que podría ser su mejor agente, un personaje difícil de defender en cualquier situación, sea no sólo plausible sino incluso comprensible. Por contra Caviezel parece haber desarrollado un complicado problema de hemorroides durante su estancia como inexplicable vagabundo y encara su personaje no desde Michael Knight sino en una mezcla entre Hannibal Smith y Frank Castle con la acción narrada con un palo metido por el culo que demuestra la presencia por ahí de Nolan. Si sumamos la cantidad ingente de equipos de apoyo de los que dispone Emerson —aunque luego no apoyen— y gentes varias que intervienen en lo que antes sólo necesitaba a un héroe o un pequeño grupito tenemos el que debe ser ya el peor secreto de la televisión actual. Y el truco de no sabemos si es la víctima, un testigo o el asesino, pero sabemos que algo pasa lo usaba con mucha más gracia Bellisario en Quantum Leap. Así que ya veis, Abrams nos ofrece toda una serie de revisión de los ochenta y primeros noventa usando como excusa el 11S que sólo se puede justificar desde la más rotunda credulidad, a ver lo que tardan en aparecer mundos alternativos.

The Playboy Club
Suspiro Lo mejor de esta serie son los decorados, imaginaos el nivel. Alguien debía estar viendo Mad Men y pensando: Esto con conejitas del Playboy estaría mucho mejor. Y la verdad es que no. No sólo no lo está, de hecho es un error. El intentar dar una lección de mujeres fuertes disfrazadas de ridículo con unas tramas escapadas de alguna telenovela mañanera, como si pensaran que Amor en tiempos revueltos mejoraría mucho con un toque Furry y, encima, venderlo como mujeres fuertes y sexualmente liberadas. Si por lo menos le metieran humor sería un divertido desastre para ver.

Prime Suspect
¿Os acordáis de esa maravilla de serie inglesa en la que Helen Mirren se ganó el cielo redefiniendo un género, estirando las zonas grises del policíaco y dando una lección de cómo hacer uno de los más sólidos, interesantes y complejos grupos de historias jamás logrado hasta la fecha? Pues aquí habían visto The Closer. Sobre todo porque el contexto de no me hacen caso porque soy mujer (Claro, si fuera disfrazada de conejita de Playboy) parece más debido a que es imbécil y se lleva fatal con toda la humanidad y si logras parecer más idiota que la protagonista de The Killing deberías replantearte si no hay algún problema en tu serie —Incluso sin mencionar el sombrero— y es que Maria Bello hace lo que puede para sacar adelante el papel pero acaba acercandose no tanto a Mirren, Daly o Gless como a Angie Dickinson. En el peor de los casos tendremos otro genérico con protagonista femenina, en el mejor alguien se dará cuenta de que desde 1991 alguna cosa ha cambiado. aunque sea sólo en televisión.

Revenge
Retomar El conde de Montecristo en formato culebrón no es algo nuevo en absoluto,d e hecho Return to Eden lo hizo bastante bien hace unos cuentos años. Esta vez, sin embargo, se ha buscado una fórmula más retorcida, más de culebrón de altos vuelos con mucho componente de género negro —violencia, asesinatos, venenos, trampas…— que de relaciones, que también tiene por supuesto. Hay huecos en el guión que quizá estén a propósito o quizá sean por lo espinoso del caso, pero para los aficionados a este tipo de extrañas intrigas será una cita semanal. Incluso yo me he quedado con ganas de ver cómo sigue para saber si podrán arreglar la decisión comprensible aunque no compartida de comenzar con un hecho de cinco meses en el futuro de la serie para volver al pasado, haciendo avanzar no sabemos si toda la primera temporada, los primeros trece episodios o qué hacia esa situación que ya hemos visto y que, por lo tanto, elimina parte de la intriga sobre el futuro inmediato de los personajes. Una decisión arriesgada cuanto menos.

Ringer
Puede que Los Ángeles de Charlie sean un espanto y que The Playboy club resulte poco creíble pero para ver un auténtico choque de trenes hace falta llegar a esta serie. El Persons Unknown de esta temporada, la demostración de que una serie mala como The Lying game puede ser superada por otra peor. Aunque debería hacer una precisión: es una serie con muchos problemas, más de los que tenía Amy Whinehouse, pero no es en absoluto aburrida. Y no lo es precisamente por esos mismos problemas: La idea de dos gemelas, una de las cuales acaba suplantando a la otra sin que la gente de su alrededor sepa que a) eso ha sucedido, b) existe una gemela, ya estaba realizada en The Lying game con Alexandra Chando peleando con sus personajes para convencernos de que son gemelas o de que sabría actuar si la apuntaran con una pistola —oremos porque esto último nunca tenga que sufrirlo por el bien de su vida—; pero la idea de que una de las gemelas fuera una exprostituta exadicta con un montón de problemas propios y ajenos arrastrándose tras ella, de que la otra no le dijera NADA de su vida, de que tenga más secretos que un candidato presidencial y que, además, se puede meter todo en los 40 minutos que dura la serie. Y no, claro, si no había problemas suficientes con la poca credibilidad de la historia o los problemas de Sarah Michelle Gellar para interpretar con un mínimo de credibilidad a sus personajes —todo lo cuál lleva a considerar que Jean Claude Van Damme fue un genio de la interpretación que logró sacar adelante
Doble impacto— los intentos de meter todas las tramas en cada capítulo lo que logran es dar una sensación de descontrol, de meter sólo pequeños pedazos de información que nos escamotean una visión más amplia o un comportamiento lógico de los personajes que este sistema de teselas de información logra dinamitar haciendo que casi todos los personajes —salvemos a los dos relacionados con la primera personalidad, el agente del FBI interpretado por Nestor Carbonell o el apoyo en desintoxicación que compone Mike Colter, ambos con unas motivaciones y reacciones lógicas, de momento, dentro del cacao global— se comporten de manera errática, por impulsos imposibles de explicar. Y eso suponiendo que logres entenderlo. Así que ahí está, un desastre que no sé yo si durará mucho pero que dará unas buenas risas hasta que alguien de la cadena le eche un ojo.

The Secret Circle

Vampiros, Hombres Lobo y ahora… Brujas. ¿Qué queréis que os diga? es más, ¿qué se puede decir? La ponen detrás de The Vampire Diaries así que si me duermo viendo una al despertar con la otra pensaré que no me he perdido demasiado. No hay novedades en el tono, en los personajes o en las situaciones, no sé si por pereza o por incapacidad, quizá incluso porque piensen que si algo funciona lo mejor es no tocarlo. ¿Os gusta esa aburrida mediocridad? Seguid con ella.

Unforgettable
No, no lo es. Es lo bueno de las series capaces de ponerse nombres tan pretenciosos, luego la reseña se hace en un momento. ¿Cómo? ¿Más larga? Bueno… Se trata de la historia de una chicuela que puede recordar todo lo que ha visto y eso le lleva a ayudar a la policía aunque ella lo que quiere es resolver un crimen de su pasado que… En fin, más de lo mismo de hace tres temporadas. Aburrido y superado.

Up all night
¿Qué pasa con las comedias de Lorne Michaels que parecen llegar todas a destiempo? Este Up all night desperdicia al magnífico Will Arnett en una serie con bebé que está muy por detrás de la maravillosa Raising hope y en la que una desatadísima Maya Rudolph podría ser lo mejor si no sobre-sobreactuase. ¿Están todos los buenos guionistas en 30 Rock?

Whitney
Aquí con más sorpresa los guiones buenos están en la otra serie producida por la cómica norteamericana Whitney Cummings_, 2 Broke Girls, no en la que ella protagoniza y da nombre. De hecho, el piloto es casi un catálogo forzado de todo lo que no debe hacerse en la tele y más que reseñarla dan ganas de hacerle el Carbono 14 para ver cuándo ha sido descongelado. por suerte la química de los protagonistas es buena y queda la posibilidad de que decida soltarse algo el pelo, dejarse de aburridos chistes sobre vaginas y se ponga a la altura de su otra serie. Por soñar…

Wild Boys

Serie australiana que podríamos definir como versión australiana de Arma Joven, y que quitando la gracia de la ambientación tipo Oeste poco más puede poner en su defensa. Correcta, sí, pero poco más. —Salvo que a usted le gusten los hombres rudos, los caballos y esas cosas. Entonces sí, es su tipo de serie, felicidades.—

Dicho lo cuál y como parece que sin resumen no queda claro, que parece mentira con lo trasparente que soy yo, snif, aquí va el resumen:

No puedo dejar de seguir: 2 broke Girls, The Fades

Recomiendo sin problemas: A Gifted man, Free Agents

Gustará a los que estén en ese tipo de series: Appropiated Adult, Revenge, Persons of Interest

La extraña decisión de guardar algunas de las series más importantes para el midterm, aligerando peso al otoño, pero aún quedan estrenos. A ver cómo nos va de aquí a un mes en el que habremos descubierto los nuevos dinosaurios de Spielberg, el duelo de cuentos de Grimm y Once upon a time y la serie que más espero —cruzo los dedos— del otoño: American Horror Story

Jónatan Sark | 26 de septiembre de 2011

Comentarios

  1. sigfrido
    2011-09-26 17:58

    Vaya, la de The fades no me había fijado yo en ella.. hummm la bajo hoy mismo…

  2. josep m. fernández
    2011-09-26 20:05

    Flojito el comienzo de la nueva temporada de Cuéntame.

  3. Goldie
    2011-09-28 00:19

    The Fades me ha parecido genial, para mí la serie a seguir desde ya.

    Por cierto Jónatan Sark, ¿por qué abandonaste tu formspring? ¿volveras alguna vez? :(

  4. Alberto
    2011-11-10 01:24

    Hace un par de días que le estoy echando un ojo a 2 Broke Girls, sólo llevo tres episodios, y todavía no me queda claro si es una mierda con grandes diálogos o si es una buena serie con diálogos malos.

    En fin, el 3er episodio ha sido el primero que me ha animado seriamente a ver el cuarto (era mi límite de paciencia con una serie), y creo que la serie aguanta porque su protagonista principal tiene un carisma arrebatador, pero algunas cosas… caray, ese cajero-dj negro del bar es un personaje que parece sacado de una serie afroamericana de los noventa…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal