Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Veraniegos

Si la temporada de primavera les pareció floja no quiero ni contarles cómo está siendo el verano. Como el otoño no pegue un cambio radical estaremos ante el peor año para la ficción televisiva desde el final de la primera guerra de Irak.
Como en otras ocasiones voy a listar alfabéticamente las novedades que han ido apareciendo incluyendo una breve reseña de las mismas. Así se hacen a la idea. Lo que significa que la reflexión y todas las buenas intenciones tendrán que quedar para la desarrollar en futuras columnas pero, por lo menos, les sonarán las series mencionadas.

100 Questions
Debemos suponer, por el formato y las risas, que es una comedia. No existe una base real en la que apoyar estas afirmaciones, salvo que —antropológicamente— en los años 50 esto es lo que se habría entendido como algo original e hilarante.

Are we there yet?
El término despectivo comedia de negros es utilizado para describir una nebulosa en forma de horror televisivo que deja de lado El Show de Bill Cosby para centrarse en Malcom & Eddie. Será también el término que escuchen para definir esta serie, así, sin explicaciones. Y en realidad no es propiamente una comedia de negros, aunque sea sólo porque no parece que les importe mucho la identidad racial y, desde luego, está al nivel de las peores series de blancos con la misma facilidad con la que se podía señalar a ‘Till Death. Pero, claro, ¿qué esperaban de una sitcom que adaptaba un par de películas flojas de por sí?

Hard Times of RJ Berger
Comedia de pringadilllos con intentos de ser originales que la hermana con, lo menos, Lizzie McGuire. O lo que los señores de la MTv piensan que sería esa serie para adolescentes de verdad —esto es, los que salen en American Pie— mientras buscan los réditos críticos de un Freak & Geeks o Napoleon Dynamite. Algo así como el monstruo de Frankestein del error voluntarioso. Ah, sí, todo el asunto gira sobre el enorme miembro del protagonista, pero como esto es la Mtv tenemos que creérnoslo por las reacciones de los personajes. En fin, no digan que no se lo advertí.

Happy Town
He hecho referencias a esta serie en un par de columnas anteriores. Una idea ambiciosa que se demuestra como errónea ya en el primer piloto, intentos de rectificar que la van cagando progresivamente, un estreno que se hace por dejar de perder dinero y… una serie de catastróficas desdichas. La serie en sufre un severo Síndrome de Frankestein y, en general, ninguna de las tramas parece capaz de mantener una coherencia —siquiera interna— en cuanto uno se fija un par de minutos. Todo lo cuál hace que sea importante conocerla , aunque sea sólo para evitar en el futuro esos fallos.

Hot in Cleveland
No les diré que sea una serie dolorosa de ver porque tampoco es como para ponernos melodramáticos pero tener a esas actrices — Valerie Bertinelli, Jane Leeves, Wendie Malick — y desaprovecharlas, con una Betty White metida con calzador y unas tramas que en Las Chicas de Oro —el clarísimo referente— ya hubieran sonado a pasadas, no es algo agradable. La idea en sí no es realmente mala y con unos guionistas competentes podría dar para mucho, a ver si se ponen a ello porque las actrices se lo merecen.

Living in your car
Serie canadiense de teórico humor realizada para su HBO patrio que, sinceramente, no pasa de lo manido en lo argumental y de lo ramplón en lo interpretativo. Quizá es que el esquema de tipo con pasta caido en desgracia por la crisis —que él ayudó a crear— o los paralelismos con Madoff son demasiado sencillos, quizá es que la serie necesita tiempo para desarrollarse. El caso es que no tengo intención de concedérselo.

Louie
Me resulta complicado hablar de este programa. Me está gustando mucho pero, francamente, es difícil llamar a esto serie. El gran Louis CK realiza un par de… piezas breves de ficción cómica bastante malrollista que van intercalándose con sus actuaciones como stand up. Como pueden imaginar a mí me encanta todo, lo que pasa es que no existe una trama real, como mucho una idea, de manera que está más cerca de ser un programa de humor hibridado con una comedia que algo tan sitcom como la predecesora Lucky Louie. Yo la recomiendo vivamente pero sepan a lo que se van a enfrentar.

Luther
Líbreme ROB! de decir que todas las series policíacas inglesas se parecen. Lo que ocurre es que su forma de tratar el género tiene una aproximación propia de los europeos, buscando más dimensionar personajes y reflexionar sobre el bien y el mal, sobre el individuo y sobre la legalidad. Luego estaría Rex, un policía diferente. En cualquier caso, Luther vuelve a ser una serie solvente, sólida y firme, con grandes personajes y buenas tramas. Mi problema es que no me parece que llegue al nivel de —obviamente— Prime suspect ni tampoco de un Frost. Incluso conociendo que el creador es Neil Cross no se puede poner al nivel de su Spooks. Pero como comparar con modelos antiguos no deja de ser propio de idiotas mejor no me hagan mucho caso.

Mary Shelly’s Frankenhole
Una de las sorpresas de esta temporada ha sido la aparición de marionetas en las series. Lamentablemente sólo esta, que es de marionetas completamente, merece la pena. Pequeña serie para el Adult Swim, esta alocada unión de personajes del fantástico terrorífico está tomada con gran humor negrísimo y engarzada con un estilo sólo comparable al de Robot Chiken. Una de las pocas joyitas de este verano.

Memphis Beat
Jason Lee trata de acercarse a las series policíacas. Se busca otro personaje peculiar, le da unas vueltas, parece que intenta esto, aquello y lo otro. Al final la serie es un quiero-y-no-puedo que se niega a funcionar. Podría ser una serie de hace diez años como la pueden volver a hacer dentro de trece, no hay nada que la haga distinguible pese a lo mucho que se esfuerza por resultar original. Un fiasco.

Mongrels
Hablando de fiascos, una serie que intenta mezclar marionetas con humanos, que trata de hacer una versión adulta y divertida de —digamos— los Fraggles, esta vez son las mascotas las que son marionetas y por sus ojos se retrata su mundo y el de los humanos. Sólo les falta tener gracia. Por que las marionetas están bien hechas y las intenciones son nobles pero si lo mejor que puedes decir de ella es que te aburriste pero no te enojaste es que algo ha fallado.

Neighbors from Hell
Otra de las series de la temporada, otro ejemplo de lo que hay que intentar. El punto de partida no parece gran cosa, a un demonio y su familia se le envía a la tierra para convivir con humanos y cumplir una misión. Pero logran que sea algo más, de entrada se olvidan de la tradicional animación —y diseño— feista para adultos, que es algo de agradecer. El diseño de personajes y su movimiento están extraordinariamente cuidados. Después, juegan a ser tan brutos como cualquiera y lo consiguen de sobra. Finalmente hay una unidad en el destino de la trama y un trabajo de doblaje magnífico en ambos casos. Sólo queda temer que la excusa argumental acabe convirtiéndose en una rémora para una serie que, en todo lo demás, ha demostrado ser magnífica.

Persons Unknown
Más que una serie es la encarnación del conocido Si algo puede ir mal, irá mal. porque aquí falla todo, a la vez, de manera que el guión, con unos agujeros de gusano espacial, está interpretado por actores incompetentes que son tan erráticos como la propia trama. Un desastre de proporciones semejantes logra, por lo menos, ser tan entretenidos de ver como un coche de trenes, a la espera de qué será el siguiente desastre argumental que podrás presenciar. Como sé que no me creerán les pongo un ejemplo: Al final del segundo capítulo se ha apalizado a un periodista para que deje de trabajar en una historia. El periodista vuelve a su casa y le dice a su pareja que se acabó el caso para él. El siguiente episodio saca a los pocos minutos al periodista investigando. Su pareja le pregunta qué hace, ¿no iba a dejar tranquilo el caso? He tenido una corazonada es todo lo que acierta a decir. Así, sin una escena de transición, sin explicación alguna: ahora está fuera, ahora está dentro. ¿No les parece magnífico?

Pretty Little Liars
Atentos a esta porque nos acaba cayendo fijo: Una serie de chiquitas guardan un secreto del pasado. En el presente las cosas no están mucho mejor. Desperate Gossip. A eso podemos reducirlo. Y, sin embargo, ha sido la primera serie de verano en lograr que pidan temporada completa. Las viejas fórmulas terminan funcionado.

Pulse
Aburridísima serie inglesa en la que es de suponer que salen fantasmas. Podrían salir helechos y nos seguiría dando igual de tanto como cargan las tintas en las tramas de folleteo hospitalario. No tienen tiempo de curar a los pacientes como para notar que hay fantasmas.

Rev
Serie inglesa que va sobre un cura y su parroquia, la importancia de la religión en el mundo actual y tantas otras cosas que logran que esta comedia sea un drama. Tanto en lo literal como en lo que es vérselo.

Rookie blues
Un más de lo mismo canadiense sobre policías que se ha convertido, sorprendentemente, en la serie con mejor arranque de audiencia de la temporada de verano. No hay nada que no hayamos visto cientos de veces desde Hill Street a Brooklyn Sur, salvo, quizá, que el casting parece realizado por el mismo que escogió a los Bicipolicías, todos guapitos con no demasiada personalidad. na serie que sale tan bien como entra.

Rubicon
Esta serie de espías, al más puro estilo Le Carre está programa para ser emitida en Agosto. Yo no sé si a ustedes eso les hace sonar alguna campana de advertencia porque, la verdad, no es para tanto castigo. Algo lenta, no muy decidida a contarnos cosas pero como para mandarla a lo peor del año para ser estrenado quizá sea excesivo.

Scoundrels
Remake de una serie australiana que a su vez recuerda en algunos detalles a los Richies, aquí tenemos a una madre tratando de llevar por el buen camino a su familia, acostumbrada a los pequeños hurtos, mientras el marido, recién ingresado en prisión, maniobra en las zonas oscuras. El problema global es que no e decide entre la comedia y el drama, pero tiene la duración de un drama con lo que por mucho oficio que traten de darle acaba resultando algo más… cansado de ver de lo que sería recomendable.

Svetlana
Quizá la serie más divertida de las que se han estrenado en esta temporada, las delirantes aventuras de una prostituta rusa y su familia con intervención de políticos y líderes mundiales y ciertos momentos de absoluto absurdo son más de lo que lo limitado de la premisa podría hacernos creer. Quizá los personajes secundarios pudieran ayudar algo más y, decididamente, la serie precisa de una inyección de capital, pero sólo por el papelazo de Iris Bahr como actriz principal se merece un premio.

The Gates
Buena idea, llena de caras de la lista C o la tele matinal. Pero está mal colocada los domingos de los fines de semana de verano y, además, no acaba de funcionar. Hay intriga adolescente, lucha de mujeres, intriga criminal, romance paranormal, tantos secretos que podrías ahogar a un buey en ellos. Pero no tira. Como si te pusieran en el plato la hamburguesa de la foto y decidieras que es de plástico.

The Good Guys
Atentos con esta que va para serie de culto. Yo no la soporto, me parece un auténtico desastre a todos los niveles, esforzándose a tope por ser graciosa al estilo de los ochenta. ¿Has visto que divertidos son estos policías diferentes,eh, eh?Guiño, guiño, codazo, codazo. ¿Eh? Pero hay gente a la que sí le ha gustado, al fin y al cabo tiene que haber gente para todo.

The Phantom
De momento tenemos el remake de SyFy en forma de pseudopiloto, ya veremos si hay serie. De lograrlo estaremos ante una de esas series SyFy con un cambio de registro, modernización y puesta al día del personaje que, francamente, podrían haberse ahorrado buscándole un nombre nuevo a la serie. ¿Tiene sentido comprar derechos que luego no se van a utilizar? En cualquier caso, este piloto resulta mínimamente interesante aunque no deje muchas ganas de saber cómo continúa. Mejor que lo que le hicieron Flash Gordon, vaya.

Unnatural History
Hablando de jovenzuelos. Aquí un intento del Cartoon Network para llegar al público juvenil. Y no es mala, de hecho los llamados valores de producción son mejores que los de muchas de las otras series estrenadas. Como serie para la juventud puede estar bien, sin duda, ahora, un adulto que la vea puede llevarse peor impresión que revisando Mi doble identidad. Yo aviso.

Warren the Ape
Meter a una marioneta debería ser una garantía de calidad, si sale de un show como Greg the Bunny tal y como este debería significar que nos la vamos a pasar en grande. En realidad es una poca inspirada serie de gracietas en las que en lugar de un actor sale… taachán ¡Una marioneta! Luego en allí se extrañarán de que les cancelen series.

Esto es lo que hay de momento y, ciertamente, no parece que vaya a haber mucho más que rascar. Una auténtica lástima porque un par de ellas parecían prometer y porque, sinceramente, el año está siendo un asco en cuanto a nuevas series. Menos mal que siempre hay una sorpresa en forma de Svetlana, de Frankenhole, de Louie o Neighbors from Hell para alegrarle el mes. Y que siempre hay grandiosos desastres como Happy Town o Persons Unknown para que contemplemos el desastre y podamos no sólo reírnos sino, incluso, pensar: ¿Te imaginas que te pilla ahí en medio?

Jónatan Sark | 05 de julio de 2010


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal