Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

FullNight

El paso a la temporada 26 resultó de lo más tranquilo que ha vivido el show y toda una diferencia con los despidos masivos de mitad de los noventa. La marcha de Oteri, Quinn y Meadows obedecía más a un final de ciclo buscado por los propios actores que a presiones de la cadena y su marcha fue cubierta por Tina Fey —que pasaba de los guiones al plató— y por el cómico de improvisación Jerry Minor que se iría antes de que terminara la temporada.

El cast entero se volcó en la carrerar presidencial con gran éxito gracias, sobre todo, a la imitación que Ferrell hacía de Bush. Ferrell ya era una superestrella que empezaba a recibir ofertas de Hollywood. Las parodias realizadas, con un inmenso Dan Hammond encontrándole el punto al granítico y aburrido Al Gore como perfecta contrapartida del desmadrado Bush de Ferrell, lograron gran repercusión mediática.

Al final de la temporada ferrell avisaría de que el año sigueinte grabaría la película Old School (Aquellas juergas universitarias) por lo que estaría menos presente en el programa, sería su forma de ir marchándose poco a poco del mismo, una muestra del buen talante del actor.

En cualquier caso, la temporada 27 sería recordada por otro suceso más oscuro. El 11 de Septiembre, tres semanas antes del inicio de la nueva temporada, ocurrió el ataque al World Trade Center. La dificultad de pasar el trago siendo un pilar tan importante de Lo newyorkino , la dificultad de realizar un programa cómico tras el atentado y, pro supuesto, la dificultad de convencer a los invitados que acudan siendo un blanco tan obvio y estáno la ciudad en pánico por los posibles nuevos ataques.

La apertura del primer show marcó un tonó y mandó un mensaje, el alcalde Giuliani con representantes del cuerpo de bomberos y policías de Nueva York se presentaban para que la ciudad siguiera como siempre, una intervención —con la actuación de Paul Simon incluida cantando The Boxer — que concluía con Lorne Michaels en persona acercándose a Giuliani para preguntarle ¿Podemos ser divertidos? respondido con ¿Por qué empezar ahora?.

— Me hubiera encantado poner el vídeo pero esta semana no hay forma de dar con ellos, si alguien tiene idea de dónde sacar este y otros sketches mencionados que lo diga —

No fue el último sobresalto ese año. Hubo que recurrir a muchos amigos del programa para lograr la temporada entera, entre ellos Drew Barrymore. Pero incluso a esta se le hizo cuesta arriba cuando se declaró un caso de Anthrax en el famosísimo edificio de Rockefeller 30. Tras el desalojo se llegó a temer que no se llegara a emitir esa semana el programa. Una muy asustada Drew Barrymore terminó presentando el programa para dejar claro que las amenazas terroristas no iban a acabar con ellos. Un gran gesto.

Pero el peor de las secuelas del 11S fue la desarticulación de la sátira política, el programa no podía hacer crítica de su propio sistema a corto plazo, eso y la enfermedad de Hammond, que le mantuvo apartado de varios programas, se unió a la progresiva desaparición de Ferrell que logró aún antes de irse definitivamente que recontrataran a Parnell a mitad de la temporada y que Ellen fuera presentadora de uno de los programas. Su marcha tras un capítulo especial en el que lso auténticos Neal Diamon y Alex Trebek se pasearon por las tablas —sólo dos semanas después de que Janet Reno hiciera lo propio— supuso el punto de inflexión definitivo para que las mujeres tomaran el poder.

Pese a la marcha de Molly Shanon la temporada anterior el SNL sigue contando con Ana Gasteyer y promocionando a Tina Fey, Rachel Dratch y Maya Rudolph al puesto de regulares, a ello habrá que unir la llegada de Amy Poeheler, que entra como nuevo refuerzo a principio de temporada junto a Seth Meyers y rápidamente es ascendida a actriz regular. La fuerza a eimportancia de las mujeres, con todas esas increibles cómicas, más Tina Fey a la cabeza del equipo de guionistas, desterrará la iamgen machista del programa de la que se habían quejado cómicas como Jeanne Garofalo o Sarah Silverman. Durante más de cinco años serán no sólo un importante equipo dinámico sino, de hecho, las auténticas estrellas del espectáculo.

Otro ejemplo es la idea de regresar a los dos presentadores en el Weekend Update tras cerca de veinte años de un sólo presentador masculino. Los elegidos fueron Fey y Fallon, élla en varias versiones contrapuestos de su papel habitual de mujer femenina y feminista pero, a al vez, desastrosa y él en su inevitable papael de blandito retraido. EL éxito es incuestionable y logra que el espectador olvide épocas más turbulentas como la de McDonald.

Al final de la temporada, junto a Ferrell ,Ana Gasteyer, que se quedó embarazada y acabó teniendo al bebé durante la temporada, avisa a Lorne de que se queda cuidando a su hijo y no va a volver. No es la única, también Chris Kattan y Tracy Morgan se irán esta temporada, aunque harán pequeños cameos las siguientes. Para relllenar huecos a los fichajes de la temporada como el actor de mil procedencias Fred Armisen y el batería metido a cómico Will Forte, para llenar el cupo negro contratan a Dan Edwards, que no llegará a terminar la temporada. La siguiente verá como el número de actores ha vuelto a crecer peligrosamente con el añadido, además, de Kenan Thompson, un actor infantil de Nickelodeon reconvertido en stand-up negro.

La salida de Ferrell tuvo otro problema añadido, tratar de encontrar un actor que pudiera tomar a Bush tras su brillante imitación. El primero en intentarlo fue Chris Parnell, sin mucho éxito, detrás iría Hammond pero su Cheney era consistentemente mejor que su Bush así que acabó la patata caliente en Will Forte que hacía lo que podía llevando no sólo a Bush, sino el recuerdo de Ferrell. Claro que Ferrell no dudaría en regresar de cuando en cuando, como cuando estuvo con Queens of the Stone Age de invitados musicales y terminó uniéndose durante la canción Little Sisters tocando, claro, el cencerro.

En lo que respecta a los presentadores, este lustro vió la llegada de Justin Timberlake en su primera intervención. No fue un gran éxito pero sí dejó un gran recuerdo entre los guionistas y actores por su sentido del humor y su buena disposición a hacer el tonto, justo el caso contrario que Paris Hilton, una de las invitadas menos cooperantes de todos los tiempos que no soportaba qque la pusieran en situaciones que la ridiculizara. El cast acabó tan harta de ella que la entrevista del Weekend Update que le hizo Fallon fue más dura de lo previsto. Cuando Fallon le preguntó por el negocio hotelero de su famila y esta le respondió citándole las grandes ciudades donde hay un Hilton debió imaginarse que Fallon iria directo a lo fácil que pudiera ser pasar un fin de semana en el Hilton de Paris. En cualquier caso, tras las etapas anteriores pareció una sobrada simple a la que no dar más importancia, sobre todo porque Fallon anunciaría que no renueva para la sigueinte temporada, dejando libre su asiento del Weekend.

Sin embargo, el invitado baneado para futuras intervenciones fue Adrien Brody que no sólo se mostró poco cooperante, especialmente con las malas ideas que eran rechazadas por los guionistas, además se slió del papel realizando una loca presentación del invitado musical Sean Paul que fue motivo suficiente para que el ahora más cuadriculado Lorne Michaels le vetara de nuevo. Para compensar Lindsay Lohan, que protagonizaría Mean girls guionizada por Tina Fey, fue una presentadora de manera regular y con muy buena disposición.

El año siguiente se reforzaría el show con la breve llegada de Rob Riggle, que no tardaría en partir hacia el Daily Show con Jon Stewart, y la promoción del guionista Jason Sudeikis a actor presentado.

De todas formas lo más recordado del año fue el desastre de Ashley Simpson, a la que le saltaron la voz de la canción de la priemra actuación mientras los músicos tocaban la segunda. Ella trató de disimular con un numerito de baile pero pronto fue obvio que estaba haciendo algún tipo de play-back. Michaels tuvo que reconocer que la actriz cantaba con ayuda de una grabación de sus canciones por un problema médico. La vergüenza no impidió que volviera en unos años ni que se hicieran chistes durante unas semanas con lo ocurrido.

Ya para finales del lustro quedaban dos sorpresas, la toma del Weekend Update por parte de Amy Poehler en lugar de Fallon convirtiéndose en el primer momento en que dos mujeres lo presentan, la contratación de Kirsten Wiig y, sobre todo, el regreso de manera máso menos tímida a la sátira política con una tímida cobertura de la campaña 2004 que no llegará a la altura de la de 2000 ni, desde luego, la de 2008 pero que les dió algo de fuerzas para dejar los paños calientes post-11 S. Un cogérsela con papel de fumar que sólo había eludido los cortos de TV Funhouse, un invento de Robert Smigel —el guionista detrás del célebre Triumph, el perro insultante, del programa de Conan O’Brien— en el que distintos cortos parodiaban no sólo un estilo de televisión infantil, también distintas situaciones sociales y políticas, convirtiéndose en lo más punzante que tuvo el SNL durante esos últimos años, tras un inicio algo flojo como reciclado de los restos del Dana Carvey Show.


SNL: Saturday TV Funhouse

ryan | Vídeo MySpace

Para concluir el lustro la NBC decidió dejar de emitir el programa en analógico y pasarlo a digital, la cadena se iba modernizando poco a poco.

Jónatan Sark | 24 de mayo de 2010


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal