Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Saturdaylia

Tras el despido masivo de cómicos de la temporada anterior —incluyendo los favoritos del público Adam Sandler y Chris Farley— y la partida de otros por el trato —como la polémica de Al Franken al haber perdido el Weekend Update a favor de Norm McDonald— quedaba claro que la NBC y su jefe de operaciones del Oeste Don Ohlmeyer habían tomado el programa.

Sólo que esta vez Lorne Michaels no iba a largarse. Tenía sus propios planes para tratar de arreglar el desaguisado y lograr que el programa volviera a los niveles de 1993, el año con mayor audiencia desde sus inicios. Una vez más tenía que construir un reparto, dado que sólo quedaban el antes mencionado Norm Macdonald, el clásico Tim Meadows, la novata Molly Shannon y el más conocido de todos, David Spade que había accedido a permanecer un año para servir de puente. —También estaba un actor de relleno Mark McKinney, pero no es especialmente importante.—

Hecho el cast Michaels contrató a un par de rellenos, David Koechner y Nancy Walls, que se largarían a final de año, y consiguió dos buenos actores con Cheri Oteri y Jim Breuer además de volver a sacarse de la manga a dos superestrellas, me refiero, claro a Darrell Hammond —que crearía una versión definitiva de Bill Clinton— y al que sería gran nombre del programa durante el siguiente lustro. Si ya sabéis a quién me refiero, no finjáis… La estrella del SNL de finales de los ’90… Will Ferrell.

Ferrell no sólo era capaz de mantener sketches por su mera presencia, además realizaba grandes parodias, especialmente la de Janet Reno. Además tenía gran capacidad para crear química con sus compañeros, notable con Mary Shannon o Cheri Oteri (Los Spartan Cheerleaders), y especialmente con Chris Kattan en los tan recordados Roxbury Guys.

Y, por supuesto, Celebrity Jeopardy!. Will Ferrell, Darrell Hammond y Norm MacDonald preparan uno de los mejores segmentos continuos del show, que apareció en dos programas cada temporada hasta que Ferrell dejó el programa. En él se hacía sangre con lo fácil de las preguntas cuando hay famosos y lo poco interesantes que estos son. La participación de Hammond como un imposible Sean Connery —motivada por la partida precipitada de McDonald y su Burt Reynolds — entregado a atormentar al presentador Trebek (Will Ferrell) fue desmadrándose hasta lograr una de las grandes parejas cómicas del SNL.

Kattan, por su parte, fue un fichaje de media temporada, que pronto se mostró como uno de los grandes aciertos de Lorne en el papel de secundario. Quitando su personaje recurrente Mango, Kattan daba la réplica en los Roxbury y en la parodia de tribu actual Goth Talk . El otro movimiento fue pasar al jefe de redactores Fred Wolf a actor regular.

Molly Shannon emergió por otro lado gracias a la jovencita Mary Katherine Gallagher, empeñada en ser una estrella de una manera implacable y bastante egomaniaca, su grito “Superstar!” acabó por llevarla hasta el cine, aunque este recurso de pasar a películas a los personajes más importantes acabó siendo un tic de esta épcoa estudiodirigida.

Spade dejó el programa a final de la temporada no sin antes causar un pequeño problema, al sacar en su sección Spade in America diciendo “¡Mirad, niños, una estrella fugaz! ¡Deprisa, chicos, pedid un deseo!” a la vez que mostraba una foto del antiguo miembro del SNL Eddie Murphy. Murphy, que nunca fue un chico-Michaels se lo tomó a mal y decidió sumarlo a la lista de agravios del programa que le dio la fama y que justificaba que jamás apareciera por él, ni para los especiales.

El primer año había transcurrido con una mezcla agridulce, los recambios eran buenos pero aún estaban lejos de funcionar con soltura y, sobre todo, la bajada de audiencia desde al etapa Myers/ Carvey era lo suficientemente pronunciada como para que Don Ohlmeyer siguiera interviniendo, de modo que Fred Wolf decidió dejar la jefatura de guionistas y su posición como actor de reparto y el gran Jim Downey, uno de los guionistas más íntimamente ligados al programa que acabó formando equipo con McDonald dedicándose ambos casi por exclusiva al Weeken Update, esa misma sección que no le habían querido dar a Al Franken por molesto y que se convirtió en el gran dolor en el trasero del jefazo cuando abandonaron la sutileza o las parodia blanda de la actualidad para empezar a soltar vitriolo como pocas veces se ha visto en la televisión americana.

Es cierto que los chistes bordeaban el buen gusto y que en ocasiones parecía más un juego de ser ofensivo que un intento de hacer sátira social, política y periodística pero esta versión bruta del Weekend Update suena mucho más sincero de lo que venía siendo en los años anteriores, hasta el punto de ser reconocida por Chevy Chase como la única buena desde la suya. ¿Claro que quién iba a hacer caso a Chase? En cualquier caso la sección era… Mejor juzgadlo vosotros:


The Best of Weekend Update With Norm Macdonald, Pt.1A funny movie is a click away


The Best of Weekend Update With Norm Macdonald, Pt.2Click here for the funniest movie of the week

La gente se volvía loca, allí mismo, en directo, gritaban y abucheaban con la misma fuerza que aplaudían y vitoreaban, jamás la sección estuvo más candente ni fue tan recurrente el uso de personajes pim-pam-pum que iban saliendo para que McDonald les atizara: Frank Stallone, Michael Jackson y, sobre todo, O. J. Simpson aparecían semana tras semana para recibir una ración de hachazos como pocas veces se ha visto en televisión. Ohlmeyer no lo soportaba, no sólo por lo poco políticamente correcto del asunto,a demás se suponía que su amistad con O.J. Simpson le hacía tener aún menos aprecio por el dúo McDonald/ Downey capaces de abrir el Weekend Update post-sentencia absolutoria a O.J. con “Es oficial, el Asesinato es Legal en el Estado de California.”

En 1997 aún no había llegado al máximo al fricción, fue un año flojo, sí, con la única novedad de los frecuentemente vilipendiados dibujos del Dúo Ambiguamente Gay y el rescate de guionistas y secciones del recién cerrado Show de Dana Carvey. Lo único realmente reseñable de la temporada fue un programa que contó con la participación especial de Palin y Cleese en el que llegaron a repetir en directo el sketch del Loro Muerto. Una representación en completo silencio como muestra de respeto y admiración hacia esos hombres que había cambiado la manera de hacer humor y casi el único punto tranquilo antes de que empezara la peor temporada que jamás haya vivido el show.

Seré claro: No estuvieron cerca de cancelarlo. Eso paso en los ochenta, dos veces, pero en los ’90 no era ese el problema, no era la audiencia, que era baja pero estaba muy por arriba de al de la década anterior, tampoco lo hubiera permitido la avaricia productora de la cadena que veía en las películas y series de actores y personajes una cantera para el futuro, como si el SNL sirviera de semillero para toda la cadena. El programa no era el de hacia menos de un lustro pero su problema, su plaga, era administrativa, y de ahí vinieron todas las desdichas de su 27ª temporada, empezando por la bronca definitiva a cuenta del Weekend Update.

Ohlmeye decidió que estaba harto de soportar a McDonald y exigió su destitución inmediata, Michaels se negó a quitarle del programa y, finalmente, sustituyeron a McDonlad en el sillón del Weekend Update pero le mantuvieron en el programa, algo que no dejó a nadie contento, ni a McDonald que no dudó en ir por otros programas contándolo hasta que acabó marchándose por su pie del SNL . Con él se fue también Jim Downey, tan cansado de injerencias como su amigo, aunque él acabaría regresando cuando cayó Ohlmeye.

No fue lo único que sucedió ese año, también se vio el regreso del pródigo Chris Farley, un Farley que estaba dando sus primeros pasaos en Hollywood pero que no parecía ser tan capaz de moverse y memorizar como antaño, un Farley mucho más desmadrado que obligó a Michaels a tener cerca del programa a Chris Rock por si hacía falta cambiar al presentador en el último minuto. Farley logró llevar a cabo su papel pero la nube había sido avistada: algo pasaba con el chico de oro que se emocionaba hablando de Belushi, parecía haber decidido imitarle hasta el final. Seis semanas más tarde, un paro cardíaco producto de una sobredosis de drogas acababa con la joven vida de Chris Farley a la misma edad a la que había muerto su ídolo. Otra tragedia que le convertía en el quinto exmiembro muerto y que sería seguida, tres meses después, por el asesinato de Phil Hartman, uno de los actores que más tiempo pasó en el programa y que estaba aún en expansión, realizando geniales contribuciones en Los Simpsons con Lionel Hutz o Troy McLure.

El programa seguía contando con el apoyo de los de su profesión, pero tanto golpe les había dejado tocado. Las frecuentes apariciones como host o como cameos de John Goodman o de Jim Carrey sirvieron para apoyar al show pero era obvio que algo tenía que cambiar.

En este contexto Jim Beuer, un buen cómico que realizaba el segmento El Show de Joe Pesci, decidió dejar el programa. Eso sí, antes dio tiempo no sólo a que Pesci y DeNiro —otro frecuente imitado en el espacio— se pasarán, también a que Carrey les ayudara a crear un momento tan meta como memorable.

Al año siguiente se añadieron el muy blandito Jimmy Fallon, y los brillantes Chris Parnell y Horatio Sanz. También andaba por ahí una guionista que había llegado a finales de la temporada anterior, Tina Fey, que ayudaría a unirse a su colaboradora Rachel Dratch. Fey fue asentándose en dirección a la jefatura de guiones, mientras se apuntaba a un público más joven con presentadores regulares de la talla de Sarah Michell Gellar a la que no dudaron en llevar a la Goth Talk

Sería, sin embargo, casi al final de la temporada que recuperarían poco a poco el la tranquilidad, gracias, en parte a la salida de Don Ohlmeyer hacia nuevos pastos deportivos y también a un sketch ya mítico que aprovechaba la participación del siempre divertido Christopher Walken y la seriedad de Ferrell para hacer una pequeña obra de culto.

free video hosting
Free Video Hosting

El “More Cowbell!” fue un grito de guerra para el retorno a la grandeza que tenían previsto para el nuevo siglo. Tim Meadows dejaba espacio a otros cómicos **cof**negros**cof** con su partida tras el éxito de su personaje The Ladies Choice, habiéndose convertido en toda una institución en el show aunque fuera sólo por su permanencia y las clásicas quejas raciales. Mientras que la partida de Cheri Oteri y Colin Quinn adecuaba la cantidad de cómicos del cast. Así que se preveían cambios y movimientos para el 2000. Aunque el mayor de ellos no lo vio venir nadie.

Pero no terminemos tan negativos, pese a la sobreabundancia de vídeos de hoy, muestra de una época convulsa llena de grandes momentos entre explanadas de aburrimiento, creo que podemos terminar bien alegres con una selección de momentos del grandísimo Celebrity Jeopardy!. Ya nos ocuparemos de torres y aviones en dos semanas.

SNL – Celebrity Jeopardy – best moments PART1 from gorsek1 on Vimeo.


SNL – Celebrity Jeopardy – best moments PART2 from gorsek1 on Vimeo.


Jónatan Sark | 10 de mayo de 2010


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal