Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Late'NKings

Resulta complicado explicar a un español lo que ocurre en USA con los Late Shows . No por desconocimiento hacia el formato o hacia los actores, ni por tener que explicar la intrahistoria. Al fin y al cabo todo tiene intrahistoria siempre.

El problema es el respeto. Tonight Show no es sólo un Late Show emblemático, con más de 50 años de emisión interrumpida, también es un referente pop y en él ocurrieron cosas como lograr que un presidente en ejercicio se sentara a ser entrevistado. No se trata sólo de que el programa tenga —o tuviera— habitualmente buena audiencia, es que es toda una institución.

¿Qué equivalente podría encontrar yo para explicarle a un español lo que es el Tonight Show y por qué hay auténticos navajazos para lograr el puesto? ¿El telediario nocturno de TVE? ¿Informe Semanal? ¿El Día del Señor? Imposible encontrar un programa de entretenimiento que dure tanto y merezca tanto respeto.

Así que les propongo un ejercicio de imaginación: Supongan que existiera un lugar mejor para los cómicos, un programa mítico que puedes llegar a presentar y en el que ejercieron por unas semanas como presentadores sustitutos grandes nombres como Jerry Lewis o Groucho Marx. Eso es Tonight Show .

Resumiendo su larga historia, lo que empezó como programa de variedades réplica de otro programa mañanero fue evolucionando en un programa con entrevistas —dos, habitualmente —y segmentos cómicos más o menos recurrentes. Y si alguien terminó de establecer la leyenda fue Johnny Carson . Presentador del programa desde principios de los sesenta hasta principios de los noventa. Que fue, precisamente, cuando comienza la movida.

La figura del sustituto ocasional es fácil de explicar y de imaginar. El presentador no siempre puede ocupar su puesto, sobre todo si tiene ya… una edad. Pero el programa debe continuar, de alguna forma debe encontrarse un sustituto. Y, como decíamos, si hasta Groucho Marx lo fue no es un puesto menor.

Desde finales de los ’80 ese puesto lo venía ocupando Jay Leno. El bueno de Ed McMahoonsidekick , segunda banana, lo que queráis— estaba también mayor así que no aprecía una buena opción para cuando la NBC decidió jubilar con honores —eufemismo de: dar la patada — a Carson. ¿Quién mejor que su sustituto ocasional para tomar el puesto? Es decir, ¿quién mejor aunque llevara menos de cinco años haciéndolo y, en fin, Carson ya se lo hubiera prometido en varias ocasiones —algunas con público— a otra persona?

No a una persona cualquiera, por cierto. A David Letterman.

Estamos en 1980. —No, no lo digo por las hombreras, estoy estableciendo la línea temporal.— Estamos en 1980, decía. David Letterman ha logrado dos cosas, un par de Emmys por su programa diurno y una audiencia tan reducida que está al borde de la patada. Por el lado de fuera. La NBC , la cadena del programa, estaba en una situación delicada. Por decir algo. Así que decidieron arriesgarse, no tanto como con Jean Doumanian en el SNL —¿les interesaría a mis silentes lectores que hable algún día del SNL ?— pero sí algo inusual.

Letterman venía de casi veinte años como profesional en la radio y en la televisión. Fue uno de los invitados cómicos regulares de Carson y durante los últimos años de la década de los setenta cómico fijo y un presentador sustituto. Todo esto le llevó a su programa diurno, y pesó para decidir su futuro. Si no iba bien por la mañana… quizá debiera regresar a la noche. Ahí fue cuando recibió el encargo de realizar un programa post-Carson: Late Nigh. Eso fortaleció su relación de amistad y mentoreo con Carson. Todo parecía preparado para que ese angry boy tomara la mejor franja horaria. Su estilo algo abrasivo, algo inesperado y bastante despreciativo quizá se viera rebajado, dulcificado, pero ahí estaría Carson para echarle una mano. Al menos lo hubiera estado… de no ser por la NBC.

La NBC decidió que dar a Letterman ese puesto era una locura. Sobre todo porque tenían a un candidato más amable, más blandito. Menos arriesgado. ¿Por qué se iba a molestar Letterman? ¡Si le permitían seguir con su programa a continuación del de Leno!

Pero no, ese desagradecido, que no había notado su rechazo cuando preguntaba por el asunto, decidió que no aguantaba más ninguneo y se mudó. Se fue a la CBS. Y se llevo el Late Night —ahora Late Show— y todo lo que le pudo acompañar. Si algo no podía acompañarle como… Viewer Mail se cambiaba el nombre a CBS Mailbag y todos contentos.

Letterman nunca perdonó a Leno que le robara el programa, Carson tampoco le perdonó la maniobra envolvente —de hecho, Carson, toda una institución televisiva y uno de los rostros más ligados a la NBC, siguió escribiendo chistes para Letterman cuando este se largó a la CBS— y de todo este follón salió, claro, una miniserie, The Late Shift. También salió que durante los primeros años el programa de Letterman fuera más visto que el de Leno, pero eso sólo duraría un par de años.

Retrocedamos ahora, porque cuando Leno empezó a convertirse en sustituto de Carson Conan O’Brien llegó, recién graduado, a la televisión. Tras su trabajo de improvisación, o con su propio material, le llegó una oportunidad en la versión HBO de Estas NO son las noticias de las nueve . —No, era la versión HBO pero no tenía violencia ni desnudos, así que tampoco eran noticias a la española— que llevó a Lorne Michaels a fijarse en él. Justo cuando terminaba la década de los ochenta, con el regreso a la normalidad del SNL, entró O’Brien de guionista. Estuvo tres años de trabajo durante los cuales los guiones se llevaron un Emmy. De ahí pasó a Los Simpson en los que colaboró durante las temporadas 4 y 5 —su episodio favorito, aunque se trate de un trabajo co-escrito, no individual, es Marge vs El Monorrail— hasta que Lorne Michaels le reclamó de nuevo. No para el SNL.

Hemos llegado de nuevo al momento en que Letterman decidió irse a la CBS. Como ustedes entenderán el Late Night necesitaba un presentador nuevo. Y ahí estuvo O’Brien. De 1993 a 2009.

Ya tenemos casi todas las piezas sobre el tablero —¡bravo!— porque, claro, cuando Letterman se fue para la CBS decidió que tenía que tener su propio programa siguiéndole, de ahí salió The Late Late Show que tras dos cambios de presentador lleva con el escocés Craig Ferguson desde 2005. Se trata de un presentador serio y eficaz, de un humor bastante seco, cuya importancia en la batalla última ha sido significante por mínima. También mínima, por motivos distintos, ha sido la participación del ex-SNL Jimmy Fallon, actual presentador de Late Nigh. Por último, y en un canal que se había mantenido al margen, tenemos a Jimmy Kimmel, del Jimmy Kimmel Live! en la ABC. Y aún tendríamos que mencionar a dos presentadores más, Jon Stewart y Stephen Colbert, y a los canales Comedy Central y FOX.

Pero de todos ellos y de la última bronca hablaré en otra columna, que esta ya ha quedado muy larga. Aunque será después de que la semana próxima hable de Vamp… No, espera… ¡¡¡SERÁ LA PRÓXIMA SEMANA!!! ¡¡¡En una columna SuperLenoConanLettermanKimmelSpialidosa !!!

Jónatan Sark | 25 de enero de 2010

Comentarios

  1. Alberto
    2010-01-26 03:38

    Escuchemos la segunda parte y luego hablamos ;-)

  2. Le DJ Royale
    2010-01-26 05:14

    Si. A tus silentes lectores les interesaría que hablaras de SNL.

  3. Jónatan S.
    2010-01-26 12:27

    Arreglada la errata, es JON Stewart, no JIM.

    Tomo nota para preparar unas columnas sobre el SNL. El problema que le veo es que son 35 que podemos partir en Previo, Etapa Clásica (75-80), El Lustro Ebersol el Ratito Doumanian (80-85), El regreso de Michaels, la era Meyers / Carvey (85-90), La década Perdida, pero con Ferrell (90-00), Los Años Bush, ahora con más chicas (00-10). Así a ojo, 6 columnas, tantas como sobre los vampiros.
    ¿Realmente os veis capaces de soportar tanto rollo?

    Lo de la semana próxima será lo que debería haber sido esta. Pero me veo incapaz de hablar de anda sin establecer antes la mitología. Sin contar con que en el Focoforo se ha hecho un gran seguimiento.

    En fin, la semana próxima veremos.

  4. Sensoker
    2010-01-27 07:44

    Hablo por mí cuando digo SÍ rotundo a las columnas de SNL. Estoy interesado en el asunto.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal