Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Desencanteos

¿Hasta qué punto podemos culpar a Dennis Potter? El nunca suficientemente reverenciado creador de Karaoke y Cold Lazarus —por elegir algún trabajo suyo— no sólo es el responsable del musical Pennies from Heaven, también lo es de la serie original de 1986 Singing Detective: Un escritor con un grave problema médico vive sumido en la confusión mezclando el mundo real con los recuerdos de su niñez y, lo más importante para nosotros, un mundo ficticio que recrea y mezcla el hardboiled americano con el musical. Como casi siempre con Potter no fue un éxito de público pero sí de crítica convirtiéndose rápidamente en una serie de culto. Algo parecido a lo que sucedió con la serie original de Pennies from Heaven y, de nuevo, adaptada a película con el paso del tiempo.

En cualquier caso la mezcla de policiaco y musical, aún con la excusa de la locura del personaje, empezó a dar ideas. Steven Boschco, reputado especialista en series policiales, decidió dar un giro a una de ellas siguiendo las ideas de Potter y así creó en 1990 *Cop Rock*. Decir que es uno de los grandes desastres de la historia de televisión es reducir lo mítico de la hostia que se dieron. La emisión de 11 episodios es una victoria parcial —pírrica, si se quiere— ante el rechazo frontal por parte de la audiencia y de la crítica, ninguno de los cuales supo entender la propuesta de Boschco. Aunque difícilmente se les puede culpar por ello, las canciones eran creadas ad hoc para la serie y mostraban una desigual calidad mientras que la inclusión de personajes de otras series del Boschcoverso confundía más que explicaba las canciones y coreografías. Con todo, no fue la única serie Musical no ya de los años ’90 sino, de hecho, de 1990.

Ese mismo año se filmó un pilotollamado Shangri- La Plaza que ponía a cantar y bailar a los trabajadores y familiares de un pequeño centro comercial en California. Creado por Nick Castle; que era conocido por ser el director de Starfighter —y cuya ocupación actual es preparara el remake—, haber trabajado como guionista en Hook o, como dato curioso, ser el actor que interpretó a Michael Myers en el primer Halloween; y siendo el otro responsable Mark Mueller. Compositor, creador de canciones —la más conocida Crush de Jennifer Paige— y muleta de grupos musicales. Vamos, que algo de idea tenían. En cuanto al cast, tenían a gente de Broadway (Terrence Mann), de Hollywood (el nunca suficientemente reivindicado Cris Sarandon) y hasta alguna estrella en ciernes como el bailarín Savion Glover. Independientemente de la mala audiencia que tuvo el capítulo piloto cuando se emitió a modo de prueba, la crítica recibió con alborozo la propuesta: por fin una serie de la que poder reírse abiertamente y sobre la que descargar crueles comentarios sin que a nadie fuera a importarle. No hay más que señalar que el Daily Sun californiano recomendaba verla para descubrir hasta qué punto era mala mientras otros compañeros de la prensa abrían sus críticas asegurando que no era ningún tipo de broma. El resultado, obvio, fue no intentar siquiera producir una primera temporada.

Quizá os estéis preguntando ¿cómo pudo fracasar? ¿Tan exigente es el público? Bien… No soy muy partidario pero dado que el piloto que emitieron está encontrable por YouTube… quizá queráis echarle un vistazo:

La otra idea de 1990 fue… nunca lo creeréis… ¡¡¡Un musical ambientado en un instituto!!! Sí, en serio. Se trata de Hulk High. Perdón, Hull High, cuyo nombre original era Hull Street High. Parecía dificil que probaran una tercera serie musical el mismo año tras el éxito que habían cosechado las anteriores. Y ese fue uno de los problemas. Estrenaron el piloto para medir la aceptación en agosto, decidieron dar luz verde y emitieron los tres episodios siguientes entre la última semana de septiembre y las primeras de octubre pero como no arrancaba cambiaron día, hora, y lo emitieron dos semanas seguidas en diciembre tras lo que decidieron cerrar las series sin emitir dos episodios ya rodados. En realidad la alocada serie no estaba tan mal —más aún, estando las cosas como están sería un éxito de ventas el dvd recopilatorio— pero estaba claro que no era lo que tocaba, no ya por la mezcla de canciones populares con canciones creadas para el show o la preminencia del ¿podríamos llamarlo Rap? ¿Hip hop? sino por ser una serie diferente. Al fin y al cabo, incluir como recurso un coro griego cantante se aparta algo de lo habitual. Para que os hagáis a la idea os dejo con su versión de Rescue Me y prometo dejar tranquilo el tema un par de semanas, la semana que viene: Pilotos.

Jónatan Sark | 05 de octubre de 2009

Comentarios

  1. Lopo
    2009-10-06 07:08

    Ey, pues a mí Shangri-La me ha hecho bastante gracia xD.

    Ya en serio, tú mismo lo decías en algún artículo anterior: aquí lo que funcionan son los híbridos, mira que bien le va a Flights of the conchords…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal