Libro de notas

Edición LdN
De ventrílocuos impostores por Mon Falcón

Reflexionando desde una cierta actualidad músico-discográfica, Mon Falcón nos lleva el 24 de cada mes a crear a modo de prosopografía una ilimitada red de influencias, multicopismo y ‘revival’ en la que ensaya sobre la falsa filosofía de la música POPular, sobre qué queda del ‘hazlo tu mismo’, quién engaña a los puristas, y sobre todo ¿qué ocurre a nuestro alrededor y por qué? Los falsos predicadores del rock’n‘roll pueden deteriorar la banda sonora de nuestras vidas… así que ustedes verán hasta dónde quieren saber…

De Mark Sultan y de la basura de Montreal

Para comenzar el veranito, nada de ritmos refrescantes, ni melodías cristalinas, ni…
Hoy bajamos a las catacumbas del rock canadiense (por decir algo) con el que quizás sea su mayor exponente actual, Mark Sultan, un personaje tan inquieto y extravagante como interesante y desconocido para las masas. Siempre situado en el inframundo del sonido y rodeado de bastante gente indeseable.

Actualmente si hablamos de música canadiense casi todo el mundo piensa en The Wolf Parade y sobre todo The Arcade Fire, dos bandas de Montreal, y las decenas o cientos de bandas tediosas que siguen su fórmula en busca del éxito. Pero a nadie se le escapa que evidentemente tiene que haber mucho más. Hoy nos centraremos en el inframundo del rock and roll de Montreal, en la francófona Québec.

La historia de Mark Sultan es la de un trotamundos, o como a menudo se le insinúa un vagabundo del rock, el rey de la basura, o uno de los máximos exponentes del todo es posible. Una historia demasiado intensa como para tratarla aquí con exhaustividad. Es una historia de lo-fi y de trash rock, es una historia del Canadá francófono, de su población indígena, de los olvidados hombres orquesta, una aventura de frontera, la historia de los colectivos inmigrantes hindúes en Montreal, de un destierro berlinés, y de continuas idas y vueltas alrededor del mundo. Y todo salpicado de nombres, de bandas, de proyectos, hasta el infinito. Demasiado para un solo día. Así que intentaremos ser breves.

La primera aparición pública de Mark Sultan fue tras la batería de los efímeros Powersquat, de los que no tenemos documentación alguna. De ahí directamente a The Spaceshits como frontman y cantante, justo en el momento en el que Eric Khan, alias Blacksnake (luego más conocido como King Khan) se incorporaba como bajista, un momento importante por lo que vendrá después. Pero a pesar de su importancia como banda seminal de lo que nos interesa, The Spaceshits tuvieron casi cuatro años de vida para tener su pedazo de protagonismo en la historia. Sobre todo por su peculiar sonido, el más sucio que se había practicado hasta el momento desde algunos experimentos de la década de los 60, y que nadie se había atrevido a desarrolar desde el revival sesentero de finales de los 70. Guitarras chirriantes, bajo omnipresente y acelerado y una batería chatarrera como si golpease hojalata. Esos eran los elementos para facturar un punk rock acelerado, que con la incorporación de Sultan y Khan se volvió mucho más garagero y rítmico, pero más sucio si cabe. Con esta formación firmaron siete EPs y tres álbumes entre 1996 y 1999 Sin embargo casi encontrareis más material sobre sus escándalos que sobre su obra. Esta mierda espacial ofrecía conciertos frenéticos, violentos por momentos, que en ocasiones apenas duraban 20 minutos. La provocación era una constante en su interactuación con el público; sin embargo, cuando la banda estaba más asentada y comenzaba a tener un reconocimiento que traspasaba fronteras, se disolvieron en 1999 tras una gira europea debido a los problemas fuera del escenario.

Mientras Eric Khan se va a Berlín para formar una fantástica banda transcontinental (King Khan and His Sensacional Shrines, que irá tomando forma de big band con los años), el resto de la última formación de los Spaceshits formó el que quizás fue el mejor de todos los proyectos en los que han intervenido, y también la banda recordada con más cariño por el público: Les Sexareenos. Mark Sultan continúa a las voces, compartidas con el resto de sus compañeros, pero esta vez regresando a la batería, incorporan farfisa, y ocasionalmente metales. Con esta formación, que se ajustaba más a los parámetros de las bandas de garage, incorporaron la rítmica del viejo rhythm’n’blues con toda su crudeza, los juegos melódicos del soul y el funk, y mantuvieron aquel sonido chatarrero que les había hecho inconfundibles. Tanto en sus desternillantes letras, la rítmica y melódica de sus propias composiciones y la sistemática destrucción de clásicos del rock de los 60, les convirtió en una banda con una transcendencia que ellos mismos nunca llegaron a comprender. La banda solo permaneció realmente activa entre el 2000 y el 2001, tiempo en que publicaron cuatro singles y dos álbumes, aunque oficialmente no se separan hasta 2004, cuando todavía publican su último single “I Found You” que supuestamente era el adelanto de su tercer álbum. Pero, como en The Spaceshits, los escándalos de banda fuera del escenario convirtieron en inviable este fantástico proyecto, una vez que se pasaban más tiempo dentro de calabozos en sobre un escenario.

En el año 2000, tras un solo single publicaron el fantástico “Live! In the Bed” (Sympathy for the Record Industry, 2000, reeditado en marzo de este 2010 por el mismo sello) que era sencillamente una de las mayores fiestas de rock’n’roll jamás grabadas, imposible no bailar. Era un directo que incluía algunos falsos directos de estudio, pero sin arreglos, a pelo, para que toda su intensidad se pudiese transmitir tal cual.

En 2001 llegó la segunda entrega: “14 Frenzied Shakers” (Sympathy for the Record Industry, 2001), para el cual intentaron grabar todo al modo The Sonics, y con unas influencias un tanto más 50’s. Quizás sus seguidores esperaban mucho más de este álbum, pero todo sigue igual, la fiesta eterna continúa, y se les empieza a ir de las manos.

Desde entonces Mark Sultan había puesto en marcha un proyecto en solitario, BBQ, y Les Sexareenos no volverían al trabajo hasta 2004. Publicaron entonces el single antes mencionado, pero inmediatamente la banda se disolvió. La buena noticia fue la inmediata publicación de “28 Party Dancers from Montreal’s Finest” (Sympathy for the Record Industry, 2005, también reeditado en 2010) un álbum que reunía todos sus singles, sus apariciones en discos colectivos, y parte del material inédito del que sería su tercer álbum.

Con la disolución, todos los miembros se dedicaron a diversos proyectos, entre los que destacan The CPC Gangbangs, Furbar, The Daylight Lovers o The Del-Gators, pero Mark Sultan ya había comenzado en 2002 un proyecto en solitario. Y tan en solitario. Se convirtió en one-man band, esto es, el propio músico tocando todo lo que pueda al mismo tiempo, sin ayuda, vamos, que lo normal es guitarra, pedales de percusión, a menudo acompañado de armónica. Resumiendo, un hombre orquesta. Era un desafío más en su carrera. Así bajo el pseudónimo de BBQ publico tres álbumes: el homónimo “BBQ” (Alien Snatch Recs, 2003), “The Complete Recordings Vol.1” (Sounds of Subterrania Recs, 2003) y “Tie Your Noose” (Bomp!, 2005).

Pero lo que iba a ser un entretenimiento, se estaba alargando demasiado. Así que comenzó un nuevo proyecto, esta vez con el antiguo miembro de The Spaceshits, Eric Khan, quizás el único que nunca le había metido en problemas y ya convertido en King Khan, dueño y señor de la superbanda His Sensational Shrines. Mark Sultan se traslada a Berlín, e inmediatamente forman el dúo The King Khan & BBQ Show, durante su primer año se dedicaron a componer y tocar en directo, sobre todo por Alemania y España, hasta que en 2004 deciden grabar su primer álbum, con el mismo título que la banda “The King Khan & BBQ Show LP” (Goner / Hazelwood, 2004) en el que plasmaban su pasión por los sonidos de los años 50, pero sin descuidar ese sonido chatarrero que ya nunca les abandonaría, a pesar de las elaboradas armonías de doo-wop que dominaban sus composiciones. Por supuesto, la banda estaba formada por King Khan a la guitarra y voces, mientras que Sultan, en plan BBQ hacía de hombre orquesta, a las voces, guitarra y percusión al mismo tiempo. Luego llegaron el fantástico “What’s for Dinner?” (In the Red, 2006) en el que mostraban un lado todavía más canalla, y que resultó ser el más aclamado por la crítica y el público. El pasado año llegó la gran decepción “Invisible Girl” (In the Red, 2009). No convenció a nadie. El estilo era el mismo, el formato también, pero los temas eran mucho más melódicos, demasiado, muy pop, lo cual no es malo en sí mismo, pero sí en este universo chatarrero. Demasiado incoherente. Además, en la gira de presentación, los exSpaceshits volvieron a la andadas, y los continuos problemas con la ley obligaron a cancelar conciertos. Finalmente el proyecto llegó a su fin a comienzos de este 2010.


A estas alturas ya os habreis dado cuenta de que estos señores no pueden centrarse en un solo proyecto al mismo tiempo. Todavía inmerso en su proyecto con King Khan, ya de vuelta en Montreal, Mark Sultan se había involucrado en otras aventuras como The Mind Controls o The Almighty Defenders (que luego presentaremos), pero sobre todo para crear un nuevo proyecto personal, algo más normal, y con su propio nombre. Decidido a publicar bajo el nombre de Mark Sultan, reunió a un gran número de compañeros de la escena garagera de Montreal; el resultado fue “The Sultanic Verses” (In the Red, 2007) un trabajo genial, que potenciaba toda su esencia garagera, y el sonido chatarrero de BBQ, el fuzz de guitarras y las melodías del pop de los 60, pero ahora en formato banda, y que no tendrá continuidad hasta el presente.

Así que volvamos al presente. Antes de la disolución oficial de The King Khan & BBQ Show, todos se habían puesto manos a la obra en un nuevo proyecto que suponía varias vueltas de tuerca más: los descerebrados The Black Lips, King Khan, Mark Sultan y otro hombre orquesta canadiense, Bloodshot Bill. Todo eso se llamaría The Almighty Defenders, que ya han publicado un álbum homónimo (Vice Recs, 2009) en lo que es uno de las aventuras más interesantes (y peligrosas para sus miembros) de los últimos tiempos.


En medio de todo este caos, King Khan creó un sucio proyecto orientalista con Bloodshot Bill, denominándose Tandoori Knights. Y lo mismo Mark Sultan, que junto a Bloodshot Hill han creado The Ding-Dongs, un apasionante enfrentamiento directo en dos hombres orquesta, dos multi-insturmentistas totalmente locos.

Pero la actualidad con Mark Sultan siempre vuela, y esto que sucedió a comienzos de año ya es parte de la historia. El mes pasado se publicaba un nuevo álbum bajo el nombre de Mark Sultan, titulado “$” (Last Gang Records, 2010) y que el mismo califica como su obra total, a modo de compendio estilístico, en el que podemos encontrar absolutamente todos sus registros: rock, blues, garage, doo-wop, country, soul y rhythm’n’blues de todas las formas y colores posibles. Y desde luego lo ha conseguido, en “$” encontramos todo eso, además de sus divertidas letras, pero quizás resulte ya demasiado disperso y las composiciones de ese tipo sean ya bastante previsibles. Y es que un solo hombre no puede dar para tanto, y más aún cuando de Les Sexareenos ya solo nos quedan sus discos… Evereybody Sexareeno!!!!.

Discografías:

The Spaceshits: – Winter Dance Party (1997) – Shit Rock’n’Roll (1998) – Misbehavin’ (1999)

Les Sexareenos: – Live! In the Bed (2000) – 14 Frenzied Shakers! (2001) – 28 Party Dancers from Montreal Finest (2005) (singles y rarezas).

BBQ: – BBQ (2003) – The Complete Recordings Vol. 1 (2003) – Tie your Noose! (2005)

The King Khan & BBQ Show: – The King Khan & BBQ Show LP (2004) – What’s for Dinner? (2006) – Invisible Girl (2009)

The Mind Controls: – The Mind Controls (2006)

Mark Sultan: – Sultanic Verses (2007) – $ (2010)

The Almighty Defenders – The Almighty Defenders (2009)

The Ding-Dongs – The Ding-Dongs LP (2010)

Mon Falcón | 24 de junio de 2010


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal