Libro de notas

Edición LdN
De ventrílocuos impostores por Mon Falcón

Reflexionando desde una cierta actualidad músico-discográfica, Mon Falcón nos lleva el 24 de cada mes a crear a modo de prosopografía una ilimitada red de influencias, multicopismo y ‘revival’ en la que ensaya sobre la falsa filosofía de la música POPular, sobre qué queda del ‘hazlo tu mismo’, quién engaña a los puristas, y sobre todo ¿qué ocurre a nuestro alrededor y por qué? Los falsos predicadores del rock’n‘roll pueden deteriorar la banda sonora de nuestras vidas… así que ustedes verán hasta dónde quieren saber…

De Messer Chups o el theremin diabólico

Avanza el 2008 y todavía llegan (o aún no lo han hecho) numerosas ediciones del pasado año a nuestro pais. Esto es habitual y en algunos casos comprensible. En otras ocasiones deberíamos avergonzarnos de la industria y la distribución estatal, pero dejemos esto para un caso realmente grave y no el que nos ocupará este mes. Muchas de ellas son pequeñas joyas que no hacen más que darnos alegrías al poder disfrutarlas al fin. Otras, simplemente, suman decepciones tras haber leído críticas espectaculares en los medios.

En un momento en que el mainstream, la industria y la prensa especializada siguen unas mismas pautas, siempre aborregadas, cuando por ejemplo en los últimos años nadie estaba ‘in’ si no estaba al día de todas las novedades discográficas canadienses – todo por causa del boom de The Arcade Fire, como si en Canadá no hubiesen existido siempre bandas muy superiores en calidad, originalidad y capacidad de sorpresa. Pero la tendencia que se avecina es la de destripar el tercer mundo. En lo sucesivo podréis observar una avalancha de albumes, reportajes y dvds sobre música africana, del Magreb, del África negra, animista, musulmana… músicas étnicas, blues, funk, rock que el gran público descubrirá después de un sinfín de recopilaciones que crearán expectación, terminarán por funcionar comercialmente a cierto nivel y darán paso quizás a una nueva actividad febril centrada en extremo oriente o el mundo del sitar indostaní. La que ahora mismo nos invade es la que se ocupa de la Europa del Este. Cuando los Balcanes vuelven a arder, los que mandan nos venden a gente como Shantel o Gogol Bordello, herederos bastardos de lo que Kusturica, Bregovic o la Fanfare Ciocărlia habían encabezado años atrás.

Cerca de allí, muy pocos occidentales han puesto su atención en la música pop rusa. Quizás alguien se preocupe de compilar los sonidos tribales de la estepa siberiana, o quizás los de las orillas del báltico. Llegado el caso, sería posible que ni en esta última posibilidad encontrásemos a nuestros protagonistas de hoy: Messer Chups. Desde Rusia con horror, o con humor… debería titularse esta columna, porque eso es lo que son, la banda perfecta para una gran fiesta, de disfraces o no. Todavía con muy limitada distribución en España, su último trabajo es Zombie Shopping (Zuk Musik,2007), y supone un paso más en su delirante carrera. Si desde hace muchos años el rock europeo en su vertiente hi-energy, vintage 50’s o cualquier otra modalidad revivalista nos obligaba a centrarnos en los paises escandinavos, una vez que todo esto se ha equilibrado en el viejo continente, si queremos ir un paso más allá debemos viajar hacia el este.

Mientras Boris Yeltsin arengaba a las masas moscovitas subido en su tanque, un germen infeccioso se desarrollaba junto a los antiguos aposentos zaristas. Nadie se explica muy bien como ya en 1991 en la nueva Rusia se pudo editar un disco que era puro underground norteamericano, toda la subcultura occidental en su vertiente más bizarra, sobrecargada de basura y estética retro-tecnológica; aunque algo había muy ruso, el theremin, que con su sonido omnipresente de principio a fin y orgullo de la ciencia moderna al servicio del entretenimiento, había sido el primer instrumento electrónico de la historia de la música. Así nació todo.

Pero con el tiempo el experimento creció y se multiplicó, tanto en cabezas como en raíces. La música surf de la mano del jazz más ácido, lo siniestro al servicio de la risa y la imagen esclavizada por el baile. Nada tenía sentido. Surrealismo soviético, parodia del super-consumismo y del neocapitalismo ruso, la paranoia atómica de la guerra fría y todo en cine de serie B, o zeta, originado en torno al pánico de las mutaciones provocadas en monstruos nucleares; o los más clásicos personajes de la literatura y el cine de terror del calibre de Drácula, la criatura de Frankenstein, el hombre lobo o el fantasma de la ópera, en las encarnaciones más personales de Bela Lugosi, Boris Karloff o Lon Chaney Jr; las deformidades expuestas por Tod Browning, los efectos especiales más cutres jamás empleados en el celuloide, los platillos volantes, las invasiones jupiterianas y por supuesto The Cramps.

La principal cabeza pensante de la banda es Oleg Gitarkin, quién originalmente había formado Messer Für Frau Mollet con Oleg Kostrow. Como entretenimiento dio rienda suelta a otro proyecto paralelo, Messer Chups, junto con Annette Schneider (rebautizada como Zombie Girl), que desde entonces y hasta la fecha se ha convertido en su experimento más serio y exitoso. Aunque nada serio. Gitarkin al bajo y ocasionalmente guitarra y Schneider al sintetizador y al theremin componen la banda, que en los últimos tiempos han crecido a trio estable con la incorporación del baterista Denis Kuptzov, además de numerosas colaboraciones esporádicas, como la de Lydia Kavina , una de las más afamadas theriministas del planeta (y nieta del inventor del artilugio).

En su música es habitual encontrarse con reinterpretaciones, samples o directamente corta-y-pega de melodías o sintonías totalmente reconocibles de los grandes de los años 40 a los 60 ( The Markets, Gene Vincent, Eddie Cochran, Link Wray o The Trashmen), así como los continuos diálogos de filmes clásicos que suelen guiar el discurrir conceptual de cada álbum, de modo que Hyena Safari estaba dedicado a la licantropía, o las evidencias de Vamp Babes y Zombie Shopping. En este último álbum todo se estructura de un modo más evidente si cabe, a modo de banda sonora imaginaria, en la que muchos cortes están subdivididos y en los que a menudo se ha abandonado el sample para reinterpretar directamente, por ejemplo, a Kraftwerk en dos ocasiones esta vez ( Das Model y Popcorn).

Otra de sus infames obsesiones es la estética, donde clones de Barbarella o Betty Page se pelean con vampiros del hiperespacio o se dejan seducir por monstruos de pantanos radioactivos. Rayos láser de cartón, sangre de salsa de tomate, trajes espaciales de papel de aluminio y criaturas diabólicas filmadas directamente de las páginas de un comic son todo lo que necesitan para recrear su fantasías más bajas en tres o cuatro minutos de surf retrofuturista.

¡Y mientras tanto nadie puede explicarse que una banda así esté a punto de cumplir los 20 habiendo nacido en la Unión Soviética! Incluso el liberal Mike Patton les fichó para su sello Ipecac e intentó venderlos en sus queridos USA como una banda americana formada por rusos exiliados… vaya lumbrera el amigo Patton, que presume de revolucionario subversivo. ¿Os imagináis el desenlace no?

Con todo esto ya tenéis una fantástica banda sonora de ciencia ficción y surrealismo para cualquier celebración, y una recomendación diferente entre la fiebre de exotismo melómano que nos invade, y una vía más por donde investigar.

Y hasta os podéis montar un theremin en vuestra propia casa!

Hasta la próxima camaradas…

ENLACES

Messer Chups – oficial website

DISCOGRAFÍAS

Messer Chups
Chudovishe & Chudovishe (1999)
Miss Libido (2000)
Bride Of The Atom (2000)
Vamp Babes (2000)
Black Black Magic (2002)
The Best Of Messer Chups: Cocktail Draculina (2002)
Crazy Price (2003)
Vamp Babes. Upgrade Version 2004 (2004)
Crazy Price (new version) (2005)
Hyena Safari (2005)
Hyena Safari(2nd version)(2006)
Zombie Shopping (2007)

Messer für Frau Müller
Merry Bormans (1991)
Happy End Dead (1992)
Little Joys (1992)
Senjors Crakovjac (1993)
Iicle-Murders (1995)
Nechelovek-Vidimka (1996)
Hello, Superman! (1998)
Second Hand Dreams (2000)
Allo, Superman! (2000)
Hyper Utesov Presents (2001)
Second Hand Dreams (2001)
Treugol’nik, Chert I Tochka (2003)
Remixodelica (2005)
Triangle, Dot & Devil (2006)
Danger Retrobolik (2006)

VÍDEOS

Messer Chups Flash of the Night

*Messer Chups Sex, Euro & Evil’s Pop

*Messer Chups Swamp Surfin

Messer Chups Agent Tremolo

Messer Chups Go Satan Go

Messer Chups Night of Open Coffins

Como construir tu propio theremin

Lección simple de theremin a cargo de Thomas Grillo

Mon Falcón | 24 de febrero de 2008

Comentarios

  1. Adela Fernández
    2008-02-25 05:27

    Os acabo de descubrir y me encanta lo que leo. Os visitaré a diario. Besos.

  2. Merche
    2008-02-25 05:53

    Snif! No funciona el youtube en este momento y me he quedado sin poder ver el vídeo de cómo construir mi propio theremin…

    ¿Tú crees que determinadas tendencias se fabrican? Puedo comprender que desde una discográfica occidental se fabriquen grupos, tendencias, pero creo que cuando la mirada gira hacia otros lugares, es porque realmente se da una coincidencia espacio-temporal de varios artistas de interés, normalmente por coyunturas culturales. ¿Se puso de moda el cine iraní o realmente había aparecido una generación de cineastas interesantes? ¿Nacían mejores gimnastas en Rumanía o es que había un factor cultural y político que lo potenciase?

    Prefabricado o no, lo que es seguro es que hay en la periferia del mundo visible otro mundo completo por descubrir.

    Gracias por el artículo. Ah, y por los rusos, a los que por supuesto, no conocía ;-)

  3. francisco
    2008-11-14 02:46

    apenas los e escuchado y me agradan buenos guitarrazos saludos desde jalisco ,lagos



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal