Libro de notas

Edición LdN
De ventrílocuos impostores por Mon Falcón

Reflexionando desde una cierta actualidad músico-discográfica, Mon Falcón nos lleva el 24 de cada mes a crear a modo de prosopografía una ilimitada red de influencias, multicopismo y ‘revival’ en la que ensaya sobre la falsa filosofía de la música POPular, sobre qué queda del ‘hazlo tu mismo’, quién engaña a los puristas, y sobre todo ¿qué ocurre a nuestro alrededor y por qué? Los falsos predicadores del rock’n‘roll pueden deteriorar la banda sonora de nuestras vidas… así que ustedes verán hasta dónde quieren saber…

De Mark E. Smith (o al revés)

There is no culture is my brag,
Your taste for bullshit reveals a lust for a home of office
THIS IS THE HOME OF THE VAIN!
THIS IS THE HOME OF THE VAIN!
Where are the obligatory niggers?
HEY THERE FUCKFACE!!
HEY THERE FUCKFACE!!
There are twelve people in the world
The rest are paste
THIS IS THE HOME OF THE VAIN!!!

Así comienza The Classical ( The Fall, 1982) Apuntado esto, la columna, o un artículo, o cualquier intento biográfico sobre Mark E. Smith perfectamente podría darse por terminado…

Pero hay más, mucho más. Este tema no tiene desperdicio. No para crear un debate o intentar convencer a cualquiera de lo divino o lo humano, sino para conocer a un personaje tan difícil como extraordinario, tan exagerado como sencillo, tan… tan… demasiadas cosas que decir, buenas y espantosas, sobre un hombre sin mesura alguna, tan bello u horrible como la polaroid quemada que encabeza mensualmente esta columna.

Siempre de actualidad por su obsesiva frecuencia editora, siempre por no poder mantener cerrada su bocaza, y siempre por presentarse totalmente ebrio donde menos procede… This is the House of the Vain!!! Quizás su súper-ego se haya alterado un tanto durante estas pasadas fechas, con la celebración del 30º aniversario de su carrera musical; no es para menos, pero si tenemos en cuenta que en su discografía oficial encontramos más de 200 referencias, y muchas de ellas en formato doble, triple y más, la efeméride no merecería el gasto de un solo cohete de feria. Sin embargo nos encontramos el pasado 17 de septiembre con el lanzamiento mundial de “The Fall Box Set 1976-2007” (Castle Music-Sanctuary-PIAS Spain), 5 cds que pretenden compilar una obra tan irregular, como brillante e inabarcable. El mercado está saturado de obras del señor Smith, y sin embargo no siempre es sencillo hacerse con muchas de ellas. Teniendo en cuenta todo esto, surge la pregunta: ¿A quién se dirige esta edición?

El apunte: dichos festejos comenzaron a principios del presente año con la edición de “Rebellious Jukebox. From 3 Decades of Studio Recordings” (Recall/Secret Recs.) Me estoy conteniendo, porque filosofar sobre el porqué, cómo y cuándo de los recopilatorios daría mucho de sí... Quizás algún día. Porque los tres interrogantes en el caso que tratamos están resueltos por el mencionado aniversario… Pero volvamos a la pregunta: ¿A quién se dirigen? Veamos, “Rebellious Jukebox” es más bien una obra que podríamos etiquetar de divulgativa. Doble cd con un ligero repaso por su carrera, y a un módico precio; busca ser el gancho fácil para todos aquellos que, atraídos por The Fall, jamás osaron a decidirse por dónde empezar. Sin embargo, tenía otro aliciente para los “expertos”: unas cuantas rarezas y sobre todo un sonido perfecto en muchos temas, que en sus ediciones digitales presentaban demasiada suciedad. Así de sencillo.

La reciente “caja roja”, en cambio, incluye 5 cds, organizados cronológicamente, y donde el quinto cd contiene temas inéditos en directo (¿aún más? Tengan en cuenta que The Fall ha editado más de una treintena de álbumes oficiales en directo… con lo cual la cajita se queda en cuatro). Hablemos ahora del sucio dinero: 73 dólares cuesta oficialmente el juguete rojo (60 € aproximadamente, ¿no?) ¿Quién se va a gastar esta pasta? Alguien que no sea seguidor obsesivo de una banda jamás lo hará; para quien sí lo sea, esta edición no ofrece nada. Quizás como gracia el cuarto cd, que abarca el período 1998-2007, nos ofrece los temas en sus demos, tomas alternativas y re-remezclas. Eso al menos es coherente. Las tres primeras partes carecen de algunas joyas imprescindibles. Entonces… ¿Qué? ¿Para Qué? ¿Por Qué? Como producto comercial de lujo quizás funcione si aguanta en las estanterías hasta las navidades y un amigo o familiar cree haber visto el mejor regalo posible para un seguidor del Sr. Smith. Sí, un bonito regalo, un gran regalo… en serio. Otra cosa es hacer una inversión propia… Lo cual seguramente aboque esta edición a un inmerecido fracaso. Llegados aquí, una recomendación sobre The Fall: el box set The Complete Peel Sessions. Esa sí es una inversión (además del mejor regalo que me hayan hecho jamás…).

La problemática de los personajes como Mark Smith es la simplicidad con la que se les observa (y a la música en general). Una figura poliédrica no puede ser contemplada en dos dimensiones. No se pueden aplicar parámetros simples, como en las religiones, o en la política, o en el tenis… o al derecho o al revés… No. Debemos reconocer que con tan mastodóntica obra, parte de su contenido, en modo de canciones, es totalmente prescindible, si no directamente una basura. A nadie debería avergonzar semejante expresión sobre un artista admirado. Del mismo modo que también se puede escapar un Mark Smith es Dios!!!! alguna vez (a unos más que a otros, y según a qué hora…), pero es algo que no debería repetirse jamás. La obra de The Fall es demasiado extensa para abarcarla. Quién sólo se queda en las canciones se pierde una parte fundamental de la historia de la música. Gran parte de sus canciones son brillantes, el contexto en el que se producen es siempre inaudito y la concepción de su obra es la de una carrera continua, en la que no hay obras mayores o menores… es un bloque lineal, donde hay momentos más lúcidos, otros realmente brillantes y otros demasiado densos, pero siempre son momentos que producen al menos una o dos decenas de canciones, por eso Smith jamás debería ser juzgado por ellas.

Una de las grandezas de este proyecto casi unipersonal, y que todo el mundo reconoce, es su peculiar sonido. Las peculiaridades de la verborrea de Smith, siempre irónica y socarrona, que recita más que canta, y una línea de bajo omnipresente que llena todo el espacio… eso es The Fall. El resto es cambiante, siempre distinto pero siempre inconfundible. Escuchas a The Fall y siempre sabes que son ellos, los que tocan alrededor de Mark Smith, que del mismo modo nunca son los mismos pero siempre suenan a The Fall. No repasaremos aquí su vida, ni milagros ni miserias porque habría demasiado que decir: fue post-punk antes que nadie, y eso mientras todavía seguía siendo el punk más incómodo para la intelectualidad; fue el primer artista en publicar un disco hecho íntegramente con ProTools pionero en mezclar sin complejos rock y electrónica, llegando a prescindir totalmente del primero… y aún así seguía sonando a The Fall. Letras ácidas, punzantes, de las que van directamente a donde duele… y canciones para todos los gustos, desde el himno del Spartak F.C. de Praga, pasando por geniales versiones (como el “Strychnine” de los fantásticos Sonics o “Mr Pharmacist” de The Other Half), hasta la habitual alternancia de breves cañonazos acelerados con densas suits progresivas que suenan a punk hasta la médula. Y lo mejor de todo: al revés funciona exactamente igual.

Si se informan aún más, podrán leer sobre Mark Smith y The Fall cosas como la banda más indie del mundo, el único artista capaz de conseguir una fidelidad obsesiva o una respetuosa indiferencia... podrán conocer fabulosas aventuras de un artista único y contundente, encontrarán citas irreproducibles, enfados superlativos y sabrán de escandalosas actuaciones etílicas. Y podrán leerlas del derecho y del revés. De quien se confiesa seguidor talibán y de quien le aborrece desde lo más profundo de su alma; dos caras de la misma fantasía y ambas serán ciertas. Entonces optarán por una de las dos formas de acercarse a The Fall y decidirse por uno de los dos recopilatorios, o por ninguno, o al revés. Y ni siquiera hemos hablado de Brix Smith...

Discografía (álbumes seleccionados):

Live at the Witch Trials (1979)
Dragnet (1979)
Grotesque (After the Gramme) (1980)
Slates (1981)
Hex Enduction Hour (1982)
Room to Live (Undilutable Slang Truth!) (1982)
Perverted by Language (1983)
In a Hole (1983)
The Wonderful and Frightening World of The Fall (1984)
This Nation’s Saving Grace (1985)
Bend Sinister (1986)
The Frenz Experiment (1988)
I Am Kurious, Oranj (1988)
Extricate (1990)
Shift-Work (1991)
Code: Selfish (1992)
The Infotainment Scan (1993)
Middle Class Revolt (1994)
Cerebral Caustic (1995)
The Light User Syndrome (1996)
Levitate (1997)
The Marshall Suite (1999)
The Unutterable (2000)
Are You Are Missing Winner (2001)
The Real New Fall LP (Formerly Country on the Click) (2003)
Fall Heads Roll (2005)
The Complete Peel Sessions [Box Set 6 cd] (2005)
Reformation Post TLC (2007)

Enlaces:
Myspace de The Fall
The unofficial Fall website

Canciones:

Your Heart Out (The Fall, LP “Dragnet” 1979)

The Classical (The Fall, LP “Hex Enduction Hour”, 1982)

Strychnine [the Sonics] (The Fall – Peel Session 1993, Box Set “The Complete Peel Sessions” )

Junk Man (The Fall, LP “Middle Class Revolt” 1994)

Sons of Temperance (The Fall, LP “The Unutterable” 2000)

Mon Falcón | 24 de octubre de 2007

Comentarios

  1. Alberto
    2007-10-25 04:56

    El tema, Mon, es que el hecho de que sea más o menos un genio no quita que él (probablemente) o su discográfica (seguro) traten de sacar dinero de donde sea, editando conciertos con sonido infame o rarezas que en realidad son descartes hasta la enésima edición para coleccionistas. Vaya, como con los DVD y sus “director’s cut”, etc. Siempre, siempre, siempre hay un número suficiente de “completistas” que pican y sueltan la pasta. Tú mismo lo has dicho: ¿quién se gasta 60 euros en una caja de CDS de un grupo del que no tiene nada?

  2. Merche
    2007-10-25 07:20

    “Parte de su contenido, en modo de canciones, es totalmente prescindible, si no directamente una basura”.

    Me pregunto si yo sería capaz de decir algo similar de alguno de mis “intocables”. Aunque bien pensado, creo que ninguno ha hecho TANTOS discos…

    (¿El Spartak?)

  3. MFGhe
    2007-10-25 21:57

    No es tan facil querido Alberto… el baile de discográficas en toda su carrera es casi tan amplio como su discografía, pero ojo!!! de álbumes de descartes con sonido espantoso o conciertos grabados como el culo nada de nada… como he dicho cada momento creativo da lugar a un buen monton de canciones y todas ven la luz, no hai descartes ni nada de eso, otra cosa son diferentes mezclas y demos, que solo ven la luz en las reediciones de cada album recopiladas en un cd extra, pero eso son reediciones, no originales… como ves no se puedes aplicar parámetros normales al trabajo de este hombre, representa la libertad por encima de la industria, como muchos otros, y el asunto de las ventas… es cierto que algunos álbumes son obras de culto que destacan sobre el resto, pero mantiene una extraña regularidad de ventas, como si siempre el mismo número de personas se hiciese con sus discos, siempre son los mismos? quién sabe?... ya ves no es tan fácil…
    y querida merche, en cuanto a la basura… todo aquel seguidor de un artista que no sepa reconocer que muchas canciones o discos completos simplemente le gustan por lo que sea al margen de que musical o artísticamente sean BASURA es un fanático peligroso, no daremos nombres, pero no hai nadie que haya hecho una obra maestra tras otra…
    venga, no me voy a alargar más… asi que todos a pensar… o no…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal