Libro de notas

Edición LdN
Cuadernos de Ciencia Ficción por Alfonso Merelo

Los días 3 de cada mes repasaremos lo que ha sido y es la ciencia ficción en España y española: los autores, las mejores novelas y los hechos significativos de la literatura de ciencia ficción patria. Alfonso Merelo Solá es ensayista y conferenciante, ha publicado dos libros en colaboración (La ciencia Ficción Española y Franco: una historia alternativa) y uno en solitario (Fantástica Televisión en 2007). Mantiene dos bitácoras: memorando y Desde Tartessos.

Ciencia ficción en la música, I. La huerta atómica

La ciencia ficción no se limita exclusivamente a la literatura, al cine o a la televisión. En algunas ocasiones, muy pocas, los músicos españoles han realizado alguna incursión en el género con temas aislados que de alguna manera entran de lleno en este género. Por ejemplo, Los Pekenikes grabaron un tema titulado Cerca de las estrellas, de los pocos que cantaban ya que era un grupo instrumental fundamentalmente. Dentro del mundo “fantástico” hay ejemplos tan conocidos como Lobo hombre en París de La Unión o La estatua del jardín botánico de Radio Futura. El mismo Ríos crearía posteriormente algunos temas con esta temática como Año 2000 o Sueño espacial.

Pero son pocos los discos, Long plays o Compact Discs, que se han dedicado en su integridad a la temática de la ciencia ficción. El primero de todos fue un LP editado en 1976 compuesto e interpretado por Miguel Ríos titulado “La Huerta Atómica” que se subtitula, anticipando su contenido, “Un relato de anticipación”. Musicalmente se compone de temas de diversos estilos, predominando las baladas sobre el conjunto.

Ríos elabora una fábula antibelicista a través de los 14 temas que componen el LP, con algunos recitados incluidos. El año de edición es 1976 y en esa época la actividad antibelicista y antinuclear era muy destacada sobre todo entre los artistas y cantes (era el boom de los cantautores). Los activistas tenían varios eslóganes, como la conocida frase “¡nuclear no, gracias!” o la no menos difundida “¡yankees go home!”. Teniendo España una actividad militar norteamericana tan elevada, Rota, Morón, Torrejón de Ardoz…, la crítica popular se hacía patente en muchas manifestaciones de diversa entidad. Este caldo de cultivo permite a Ríos lanzar un disco absolutamente experimental y “raro”. Los temas que forman parte del vinilo narran una historia que hay que seguir desde la primera canción hasta la última para poder comprender la historia. Cada tema sería el equivalente a un capitulo de una novela.

La historia nos muestra el final de la civilización por medio de una guerra nuclear. El protagonista vive en una casa cercana a Madrid y a una base militar, que debe ser Torrejón, de la que despegan y aterrizan innumerables aviones de combate. Una gran explosión nuclear se produce en la base y la casa, “La huerta atómica”, queda milagrosamente indemne. Los muertos, fantasmas de los desaparecidos, acechan la casa, pero como se comenta en uno de los pasajes:

“La explosión tuvo lugar a unos 500 metros de la cercana base aérea sobre una finca llamada La Huerta Atómica. El artefacto estalló a 300 metros de altura creando incomprensiblemente una conopiramide de materia antirreactiva que protege la finca aunque las posibilidades de sobrevivir del ultimo mortal sean positivamente nulas. Él les seguirá en cuestión de días”.

La soledad del único superviviente le lleva a pedir al creador que él sirva de mártir y que sobre sus cenizas se erija otra humanidad diferente. Al despertar del sueño, porque es un sueño, escuchará lo siguiente (que constituye el fin del disco):

“Locutor: ¡Atencion! ¡¡Atencion!!
Interrumpimos nuestro programa para dar
instrucciones a la poblacion civil debido
a una alarma nucl…”

Como puede leerse el misticismo también está presente en esta extraña obra. La primera parte, cara A, supone una fuerte crítica a la actitud de gendarmes del mundo de las tropas norteamericanas y en la segunda, la cara B, se ofrece un panorama desolador de la humanidad y de lo que nos ha llevado hasta la destrucción. El humor está también presente cuando se presentan a los espectros que poco a poco se van disolviendo a nivel molecular. Las contribuciones de las cantantes Jeannete y Massiel, interviniendo con diversos recitados, son fundamentales para explicar lo sucedido.

Ríos parece inspirarse en la película ¿Telefono rojo? Volamos hacia Moscú cuando en el tema Yankee Johnny, el piloto norteamericano dice lo siguiente:

“My name is Johnny from Alabama. I´m flying over Spain at 20,000 feet;
shattering downs, tearing the skys and touching heaven with central base
patrol.
I miss my country; I miss my people. I´m fighting for democracy to save
the western world. I´m just a sergeant obeying orders… I´m in it for the money
big brother, can you see?

Como detalles que estaban incluidos en el LP original , y que naturalmente se pierden con las ediciones en CD, se puede ver con detalles la huerta con su cúpula antirradiacción con los fantasmas alrededor, el yankee Jhonny se ve llorando en su jet, Supermán aparece con la cara de Henry Kissinger y el llamado Megacristo tiene el rostro de Miguel Rios.

“La Huerta Atómica” es uno de los discos mas desconocidos del cantante granadino. Esto es debido a varios factores como son la continuidad narrativa de los temas y la poca, o nula, posibilidad de cantar algún corte sacándolo del contexto. Es indudable que es un vinilo a recuperar y que hay que escuchar alguna vez.

Temas de “La Huerta Atómica”

Cara A

1. Entre arboles y aviones
2. Una casa en la guerra
3. Buenos dias, Superman
4. Yankee Jhonny
5. Bienvenida Katerine

Cara B

1. La huerta atomica (Un relato de anticipacion)
2. Una siesta atomica
3. Instrucciones a la poblacion civil (en caso de alarma nuclear)
4. El consultorio atomico de la Sra. Pum
5. El carnaval de los espectros (Parte I)
6. La burbuja antirreaccion
7. La cancion del megacristo
8. El carnaval de los espectros (Parte II)
9. Por el hombre futuro
10. El despertar

En Spotify: La Huerta Atómica

Alfonso Merelo Solá | 03 de noviembre de 2009

Comentarios

  1. Dr. Elektro
    2009-11-10 00:53

    Yo recuerdo escucharlo de pequeño con mi tío y quedar aterrado, sobre todo por “Instrucciones a la población civil (en caso de alarma nuclear)”
    Gran disco

  2. OscarP
    2012-11-24 20:09

    Para mi, implemente, es una obra de arte destinada al fracaso, precisamente por lo que comentas. Imposible sacar un tema fuera de contexto. No tiene sentido escuchar una canción. O te sientas con tiempo y escuchas el LP en su conjunto o no merece la pena empezar.
    ¿Y que te parece el interior del LP…. con el “amigo” Kissinger” en plan superman?



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal