Libro de notas

Edición LdN
Cuadernos de Ciencia Ficción por Alfonso Merelo

Los días 3 de cada mes repasaremos lo que ha sido y es la ciencia ficción en España y española: los autores, las mejores novelas y los hechos significativos de la literatura de ciencia ficción patria. Alfonso Merelo Solá es ensayista y conferenciante, ha publicado dos libros en colaboración (La ciencia Ficción Española y Franco: una historia alternativa) y uno en solitario (Fantástica Televisión en 2007). Mantiene dos bitácoras: memorando y Desde Tartessos.

Nilo María Fabra y la vida futura

En estas crónicas de la ciencia ficción española no podíamos obviar a Nilo María Fabra, que es, naturalmente, uno de esos grandes desconocidos para los lectores actuales. Sin embargo gracias a la labor de Francisco Arellano hemos podido recuperar hace unos meses los relatos de Fabra que se enmarcan en el fantástico mundo que nos es tan próximo. El libro Relatos de ciencia ficción, publicado por “La biblioteca del laberinto”, reúne todos los relatos que este autor escribió a finales del siglo XIX.

Nilo María Fabra nació en Blanes en 1843 y murió en Gerona en 1903. Ejerció la profesión de periodista durante casi toda su vida y fue el creador de la primera agencia de noticias española, la agencia Fabra , que, al cabo de los años, sería el embrión de la agencia EFE.
Con 17 años se traslada a vivir a Madrid y comienza a ejercer como periodista, siendo corresponsal de guerra en la guerra Austro-Prusiana de 1866. A su regreso funda la citada agencia de noticias que se integró como sucursal en España de la agencia francesa Havas, consiguiendo una vinculación con las grandes agencias telegráficas de noticias. En 1876 fue diputado y en 1890 senador. Colaboró con todo tipo de revistas, españolas e iberoamericanas, escribiendo ensayos sobre temas sociales, geográficos y políticos.

Escribió tres libros de relatos en los que se encuentran algunos relatos que son claramente ciencia ficción. Donde parece encontrarse mas a gusto es en la política ficción. Otros ensayistas lo han denominado como “historiador del futuro”, “pequeño Julio Verne o “H.G. Wells de provincias”, unos calificativos que resultan, en algunos casos, más peyorativos que ocurrentes.

Fabra estaba muy al día de los avances científicos de su época a causa de su corresponsalía, lo que le permitía estar en contacto con el resto del mundo y conocer de primera mano los adelantos que se iban produciendo en el siglo de “las luces”. Estos conocimientos le llevaban a extrapolar hacia el futuro los avances que de los que iba teniendo referencia. Construye así unas fantásticas historias con inventos “mágicos” para la época y que ahora vemos con una sonrisa en los labios.

Escribió tres libros de relatos. El primero de ellos se tituló Por los espacios imaginarios (con escalas en la Tierra) y fue publicado en Madrid en 1885. Incluía los cuentos: “El desastre de Inglaterra de 1910”, “El triunfo de la igualdad”, “Cuatro siglos de buen gobierno”, “Diálogos en el espacio”, “La taza de leche”, “El hombre único”, “Del cielo a España”, “Dos naciones hermanas” y “La verdad desnuda”. Cuentos ilustrados fue su segunda recopilación de relatos y se publicó en Barcelona en el año 1895. Contenía los cuentos “Cuatro siglos de buen gobierno”, “Lo presente juzgado por lo porvenir”, “El planeta Marte”, “Un Viaje a la República Argentina en el año 2003”, La locura del anarquismo”, “Las tijeras”, “El dragón de Montesa o los rectos juicios de la posteridad” y “El fin de Barcelona”. Por último, el tercero de los libros fue publicado en Barcelona en 1897 y llevó como título genérico “Presente y futuro. Nuevos cuentos”. En él se hallan los títulos: “La guerra de España contra los Estados Unidos. Páginas de la historia de lo porvenir”, “Recuerdos de otra vida”, “El futuro ayuntamiento de Madrid”, “Teitán el soberbio, cuento de lo porvenir” y “El premio grande”.

Como muchos de sus contemporáneos, Fabra trata de hacer política ficción, y lo consigue de manera muy aceptable. En sus cuentos de “guerra” deja su imaginación volar y presenta a una España que brilla con luz propia en el marco internacional. Anticipa la guerra contra los USA con un desarrollo a favor de España y la 1ª Guerra Mundial aunque en este caso el enemigo es Inglaterra. En los dos cuentos se observa una anglofobia bastante acusada.

También es destacable por ser el creador de la 1ª ucronía española. Cuatro siglos de buen gobierno narra como en 1500, el infante Don Miguel, nieto de los reyes Católicos e hijo del rey de Portugal, no muere a la edad de dos años —como así ocurrió realmente— sino que llega a gobernar. Este Rey unifica la península formando Iberia y, en su reinado consigue hacer de la misma una potencia que gobierna el mundo. Fabra, toma medidas, originalmente a través de Don Miguel, para modificar las situaciones y hechos del siglo XIX que a él no le gustan. A este respecto el relato se muestre como una ucronía optimista, ya que la intervención de ese Rey del pasado ha generado una sociedad muchísimo mas justa y con menos conflictos que la real. No se produce la expulsiones de los judíos y conviven las tres civilizaciones en paz, una especie de alianza de civilizaciones varios años antes que la actual propuesta presidencial.

Fabra basa casi todos sus adelantos en la electricidad. Para él el futuro y sus máquinas estarían basadas en la electricidad. Siendo justos, habría que decir que no estaba muy desencaminado en sus vaticinios. Las comunicaciones son también base de sus relatos, anticipando inventos como la televisión, nombrada con el curioso nombre de “telefoteidoscopio” o los trenes de alta velocidad capaces de comunicar España con Argentina mediante la utilización de gigantescos submarinos, donde se alojan los trenes, para cruzar el Atlántico.

En ese futuro previsto por Fabra, España, como ya se ha indicado, resulta una superpotencia en el mundo. No se habla de una Unión Europea, pero sí de una federación Ibérica que abracaría la península y los países sudamericanos. Esta federación sería retomada y ampliada posteriormente por Pascual Enguídanos en su celebrada Saga de los Aznar.

También satiriza la política y las costumbres sociales en varios relatos tan alejados de la realidad como divertidos. En “Lo presente juzgado por lo porvenir” se pone en solfa la modernidad de una Europa avanzada. “La locura del anarquismo” satiriza de manera despiada las sociedades utópicas que se prodigaban en los escritos de finales del XIX . Y por fin en “El futuro Ayuntamiento de Madrid” se muestra un absurdo mando consistorial socialista en el que todo es corrupción y sobornos.

Fabra es uno de los pioneros que puede aportar momentos muy interesantes e incluso divertidos para los aficionados.

Alfonso Merelo Solá | 03 de abril de 2007


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal