Libro de notas

Edición LdN
En peligro de extinción por Carmen Castro

Carmen Castro edita singenerodedudas.com, bitácora feminista pionera en la blogsfera hispana. Escribe para LdN con la intención de compartir su [des]enfoque sobre alternativas a la crisis actual; el 30 de cada mes irán desfilando algunas ideas [ausentes y presentes] de la clase politica y agorera en general. Con la que está cayendo, parece que habrá columna para rato.

Los brotes de igualdad se vuelven color sepia: el permiso de paternidad sigue verde

La experiencia nos demuestra que los cambios estructurales no surgen por generación espontánea y que es necesaria una acción premeditada que los posibilite. Los avances legislativos y la evolución social experimentada por las sociedades democráticas durante el último cuarto del siglo XX incitaban a pensar que sería posible eliminar los sesgos de género que provocan situaciones de discriminación en el acceso, asignación y beneficio de los recursos. La crisis económica actual está sirviendo de coartada para frenar esta tendencia.

Hace unos días CIU y PSOE anunciaban haber llegado al acuerdo de ampliar el permiso de paternidad a cuatro semanas en el 2011 y consideraban que éste es el mayor avance posible en tiempo de crisis económica. ¿Dónde se habrán quedado los discursos sobre la corresponsabilidad y la necesidad del cambio de modelo de desarrollo como respuesta a la crisis? porque ya me dirán qué cambio representa el que nuestra aspiración máxima sea que los derechos laborales limiten la posibilidad de los hombres para participar en el cuidado de sus bebés a la cuarta parte del que tienen las mujeres.

Vayamos al análisis de consecuencias de este acuerdo. En primer término, lo que va a provocar es que ya no será posible, en esta legislatura, aplicar el principio de tratamiento igualitario a la configuración del derecho, lo que aplaza una vez más el objetivo de igualdad. En segundo lugar representa la persistente fijación de la etiqueta de ‘menor disponibilidad’ que seguirán teniendo las mujeres en el mercado de trabajo; ¡y esto en tiempo de crisis, cuando se incrementan ya de por sí las dificultades para encontrar empleo!. En tercer lugar significa el intento de frenar el debate público necesario sobre la igualdad de los permisos para el cuidado como eje del nuevo modelo de desarrollo-

Este acuerdo es un acto que ha obviado premeditadamente incluso el más elemental análisis sobre sus consecuencias; y es un insulto que se pretenda justificar que es lo máximo a lo que se puede aspirar por razones económicas en el actual contexto de crisis.

Uno de los aprendizajes más básicos es el de que cuando los recursos son limitados son siempre susceptibles de usos alternativos, lo que se se traduce en una reasignación presupuestaria según el objetivo real a conseguir. Pero, ¿realmente es tan costosa la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad? Según los datos el propio Ministerio de Trabajo, el coste de los permisos de maternidad tramitados durante el primer trimestre de este año ha sido de 409 millones de euros. Echen las cuentas de lo que podría representar al año; incluso permítanse redondear hasta los 1.700 millones. Si el permiso de paternidad fuese de igual duración y mismas condiciones que el de maternidad, necesitaríamos otros 1.700 millones, bueno realmente algo más, porque el nivel de salario de los hombres es mayor, suponiendo que se mantiene el porcentaje de hombres que hasta ahora han ejercido su derecho al permiso de paternidad que existe actualmente de 2 semanas [80%]

Está claro que necesitamos una ‘hucha para la igualdad de los permisos’ ¿De dónde se podrían liberar recursos presupuestarios para asumir el coste de los algo más de 3.400 millones necesarios?

Podríamos empezar a llenar esta hucha para la igualdad con los 6.000 millones que cuesta a las arcas del Estado la devolución de los 400 euros del IRPF y con los 1.000 millones que según Hacienda ha costado el cheque bebé en 2007
Estas dos medidas constituyen todo un ejemplo de despilfarro innecesario.

También se podrían añadir los 1.856,28 millones que el Ministerio de Hacienda estima que costará en el 2009 la desgravación por cónyuge a cargo en el IRPF ,y que se traduce básicamente en que con el presupuesto público se “premia” la existencia de personas dedicadas al trabajo no remunerado y dependientes económicamente [la división sexual del trabajo que sigue atrapando a las mujeres]

Aún podríamos seguir sumando dinero a nuestra hucha si en vez de ofrecer un cheque digital por alumno/a con el windows instalado se hubiese tenido en cuenta que Brasil ahorra millones de dólares con el uso del software libre . Esto no sólo representa un ahorro económico sino sobre todo la inversión en otros valores y principios más facilitadores del empoderamiento y del desarrollo de la sociedad del conocimiento.

¡Parece que nos va a sobrar dinero y todo! Así que habrá que empezar a desenmascarar las verdaderas motivaciones del acuerdo establecido por ambos partidos. No, si al final tendremos que agradecerles tanta incompetencia e irresponsabilidad política por lo que ésta pueda servir de alimento al activismo social

Carmen Castro | 30 de mayo de 2009

Comentarios

  1. Sergio
    2009-06-01 16:13

    Hay que ser imaginativo y radical. Propuestas para reducir gastos:

    1) Aumentar el permiso de paternidad y reducir el de maternidad.
    2) Como en otros países, limitar la retribución durante ambos permisos.

  2. Alber
    2009-06-02 04:00

    No sé, yo es que esto de la igualdad a tutiplén y sin pensar en qué se está diciendo, no acabo de verlo.

    ¿Ampliar el permiso de paternidad es una buena idea? Pues mira, yo, que soy padre, no lo veo en absoluto. Estas motos se venden como cerradas y si te sales de la línea marcada te conviertes poco menos que en un recalcitrante, pero a mí eso me suele dar igual. De manera que yo no ampliaría el permiso de paternidad. Primero, porque como soy autónomo, no me toca (me toca contribuir al de los demás, pero no tengo derecho a disfrutar el mío) y, segundo, porque igualarlo todo, incluso cuando se parte de circunstancias completamente distintas, me parece una barbaridad y un desatino. Si yo ahora volviera a ser padre (y tuviera derecho a días de permiso retribuidos), renunciaría a ellos, en la medida que pudiera, para que los disfrutara la madre. Yo he estado en un paritorio y te aseguro que la parte de la madre es más cansada que la del padre, de manera que no veo por qué no ha de tener más tiempo para recuperarse. Y lo digo sin atisbo de condescendencia. Es que igualar el post-parto en el hombre y en la mujer me parece demencial. Por razones que yo creo que son obvias.

    La corresponsabilidad. Es esto que antes se llamaba “que todo Dios arrime el hombro”, ¿no? Ah, pues eso se puede hacer sin que lo ponga en una ley. Y sin que haya que pagarlo entre todos. Porque aquí de lo que se trata es pedir más plata para no ir a trabajar, lo cual me parece directamente obsceno. Yo es que estoy un poco harto de que todo Dios pida y pida que el estado le suelte dinero. Así, porque sí, porque se lo merece. Porque has tenido un hijo y la actual situación no paritaria es siniestrísima. Pues no.

    Encima, para que ese derecho lo disfruten los fijos de toda la vida y los funcionarios. El resto del país, a verlas venir, como siempre.

    En fin, supongo que soy un facha. Pero es que tu argumentación no me convence. Me parece simplona. Y nada que sea simplón puede ser progresista. Simplemente, es simplón.

  3. Alberto
    2009-06-02 04:11

    Bueno, Alber, sin entrar en otras consideraciones, una cosa que siempre me ha parecido buena del permiso de paternidad es que disuade a empleadores cavernícolas de esa actitud de no contratar mujeres “por si se quedan preñadas (sic de uno de ellos)”. Es decir, si equiparas ese permiso entre padre y madre, para un empresario deja de tener importancia, ya que el padre también tendrá esos días de baja que tanto le preocupan y que le permiten no contratar mujeres “con una razón de peso (sic 2)”.

  4. Alber
    2009-06-02 06:02

    Hablo de oído, pero que yo sepa la baja de maternidad la paga íntegramente la Seguridad Social. Es posible que existan empresarios que, además de cavernícolas, sean estúpidos y no sepan que eso no lo pagan ellos, pero vamos, yo creo que es una minoría.

    No obstante, de ahí a que haya que gastar 1.700 millones de euros por eso, hay un trecho largo. Sinceramente, creo que hay cosas mucho más sensatas en las que gastar el dinero público. Puestos a pedir igualdades, yo pediría derechos laborales básicos para los más de tres millones de autónomos que hay en España. Servidor entre ellos. O jubilaciones más dignas para algunos sectores que rozan la indigencia.

    Pero no, hay que dar un porrón de semanas por la cara a los funcionarios varones. Para que los chiquillos se les críen bien majos.

  5. Carmen Castro
    2009-06-02 06:21

    La argumentación de por qué equiparar el permiso de paternidad con el de maternidad es simple y muy sencilla de entender, otra cosa es que se esté de acuerdo o no. Es simple sobre todo en un estado de derecho y porque su efecto inmediato es diluir la division sexual del trabajo en la propia configuración del derecho.

    Los permisos remunerados para el cuidado ante un nacimiento o adopción son derechos laborales asociados a la condición de empleadx. Por eso mismo han de exiistir en las mismas condiciones y con el mismo tratamiento, dado el sistema de cotización social que tenemos.

    Estoy de acuerdo con Alberto, de hecho la discriminación estadística que afecta al empleo de las mujeres tiene que ver precisamente con la etiqueta de ‘menos disponible’ ya que son las que fundamentalmente se ‘ausentan del trabajo’ para cuidar al peque. Hay estudios que constatan cómo a medida que se equiparan los derechos de paternidad/maternidad se reduce la desigualdad salarial… es muy simple.

    Sergio, en Europa, hay distintas situaciones respecto a este tema, puesta a buscar referencias sería interesante aprender de la experiencia de Islandia y Suecia, los únicos países con equiparación de derechos, y que hasta ahora mantienen los mejores indicadores de equidad, de desarrollo humano y de productividad. La igualdad es rentable económicamente, otra lección simple.

    Entiendo que ver más allá de nuestro ombligo no es fácil; para mí la cuestión está en si podemos/queremos imaginarns una sociedad sin etiquetas de género, y en ese caso, sostengo que una de las medidas más radicales es precisamente ampliar la cobertura del derecho de paternidad para transgredir el sistema de separación de roles, en vez del recurso de recortar derechos ya consolidados (el caso del permiso de maternidad).

    Alber, entendería tu posición si hubieras puesto en cuestión, por ejemplo, el sistema contributivo que coloca en situación desigual a personas asalariadas y a autónomas; pero francamente, plantear que hay que eliminar la posibilidad de cobertura de derecho sólo porque alguien a título personal no lo vaya a utilizar, eso debe de poder llamarse de alguna manera; seguro que tu fluidez verbal en seguida encuentra la palabra.

    Saludos
    :-)

  6. Alberto
    2009-06-02 07:49

    Ya, lo que pasa es que la cavernicolez de estos empresarios pasa por este planteamiento: no es una cuestión de dinero sino de tocada de narices. Si contrato una mujer “seguro que se preña” y tengo que buscar sustituto etc etc, enseñarle, que coja ritmo… todo eso. Si contrato un hombre, no hay manera de que se preñe. Si equiparamos ese permiso, como dice Carmen, nos encontramos conque ese argumento desaparece, puesto que puede pasarle lo mismo con un trabajador hombre.

    En otro orden de cosas, cuando vayas a quemar el instituto de la Seguridad Social por el tema de los autónomos avísame, yo pongo la gasolina.

  7. Ana Lorenzo
    2009-06-04 16:50

    Bueno, Carmen, yo prefiero que se amplíe el permiso de maternidad; vamos, que me encantaría que el permiso de paternidad se ampliara, pero que, en vista de que todo el mundo es renuente a las ampliaciones, prefiero más tiempo para la madre que más para el padre. Me pregunto cómo casas tú la lactancia materna con el trabajo. La pregunta va en serio, no veo la solución en el artículo y me gustaría saber cómo planteas resolverlo.
    Un beso.

  8. Marquis of Leguineche
    2009-06-04 17:28

    Me parece delirante la afirmación de que la deducción por cónyuge premia la dependencia económica de las mujeres. Esa afirmación es torticera y falsa.

    La deducción por cónyuge pretende que el contribuyente disponga de más dinero líquido porque se supone que el cónyuge también ocasiona gastos. Sea del sexo que sean tanto el cónyuge como el contribuyente. Y no, no premia la subyugación de la mujer. No creo que haya ni una sola mujer en España que, pudiendo, no trabaje porque la deducción de la cuota del IRPF de su marido les sale a cuenta. Eso es directamente una invención tuya.

    Las deducciones son para reducir los impuestos de un contribuyente y lograr así que disponga de más dinero. Por cónyuge, por hijos menores, por mayores de 65 años a su cargo, por discapacitados, etc. ¿Todo con la intención de someter a todo el mundo?



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal