Libro de notas

Libro de notas ha dejado de publicar nuevos contenidos.
En portada se mostrarán, en orden aleatorio, 40 artículos de su archivo.
Edición LdN

The tipping point

David de Ugarte - Reseñas

David de Ugarte

The Tipping Point: How little things can make a big difference,
de Malcolm Gladwell ha sido publicado en español por la editorial Espasa bajo el horroroso título de La frontera del éxito: cómo pequeños detalles provocan grandes diferencias. El traductor se luce traduciendo el yiddish maven por el ligeramente despectivo enterado o el activo connectors por el pasivo conectados. ¿Estos pequeños cambios de la traducción abortarán su propio triunfo en nuestro país?.

Malcolm Gladwell es un tipo extraño: define la política anticrimen... [artículo completo]

2003 | Sociedad | Comentarios [1]

Salud sexual para todos y para todas

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

El 4 de septiembre celebramos el Día Mundial de la Salud Sexual. De esta efeméride emanan los derechos sexuales universales para gozar del fornicio de forma responsable. Estos han sido recopilados y enunciados por la Asociación Mundial de Sexología (WAS por sus siglas en inglés) en buscan nuestro bienestar: el sexo y su ejercicio responsable y sano es parte de nuestra salud total.

[artículo completo]
2011 | Educación | Comentarios

Papá sigue en el ático

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Mamá como siempre no quiso darse por enterada. Fui a su cuarto y le pregunté que si le ayudaba a papá en el acomodo de lo que había traído a casa. Mamá estaba estrellada en medio de su cama matrimonial ocupando todo el espacio. Parecería como si papá jamás fuera a volver a dormir con ella. Sentenció: ya métete a tu cama, y me dio la espalda.

[artículo completo]
2008 | Sociedad | Comentarios [4]

Ya salió el listo (bis)

Purranki Sandongui - Transtornos del sueño

Hay muchos más topicarros inmundos por metro cúbico de lo que sería deseable. Con los sueños está el tópico indeseable de que es el mayor espectáculo del mundo. O eso era el circo. O el tópico indeseable de que se goza de libertad absoluta y que si un día quieres volar piensa en algo encantador. O el topicarro indeseable que dice que soñar es algo bueno y deseable y digno de la más dura envidia. Malsana, que de otra no se hace.

Imaginamos fácilmente este diálogo que se puede dar entre... [artículo completo]

2006 | Sociedad | Comentarios

400 penes

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Nos ponemos tête à tête con el órgano masculino o parte de varón que más sensaciones encontradas nos va a ocasionar en la vida, y la primera vez, ni lo sabemos. Sólo vemos a ese pedazo de carne en forma de salchicha polaca que nos mira con su pequeño ojo oriental lagrimeante y sabemos que desde ese momento ya estamos adquiriendo una nueva adicción.

[artículo completo]
2008 | Sociedad | Comentarios [5]

La otra Bolonia

Alberto Haj-Saleh - Cartas desde Italia

Alberto Haj-Saleh

Esta ciudad, le había dicho Matera, no es como las otras ciudades. Porque no es sólo grande, es también complicada. Y contradictoria. Si la miras sin más, caminando por su interior, Bologna parece toda hecha de pórticos y plazas, pero si la sobrevuelas desde un helicóptero es verde como un bosque, por los patios interiores de las casas, que no se ven desde fuera. Y si vas por debajo con una barca está tan llena de agua y canales que parece Venecia. Frío polar en invierno y calor tropical...

[artículo completo]

2006 | Sociedad | Comentarios [1]

Pan et circenses o la inexistencia de la política

Marcos Taracido - Textos del cuervo

La sensación, demasiado a menudo, es la de retirarle a la playa un grano de su arena con la intención de extinguirla. La sensación es que todos los caminos están ya trazados y salirse es caer y ser tragado por una niebla densa y grumosa que nos borra del mundo, como cuando un día no duermes en casa y al otro día ni siquiera te preguntan. La sensación es que aquellos senderos que parecen luminosos, laterales, angostos, ocultos, fueron previstos y armados para el entretenimiento y la ilusión. La sensación... [artículo completo]

2007 | Sociedad | Comentarios [2]

Vivir en el coche

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Los rostros mañaneros rumbo al trabajo se ven afligidos y ocupados. Nos concentramos en llegar y completar la rutina en el coche, la misma que no completamos en la casa: nos maquillamos, tomamos el desayuno, peleamos con nuestros copilotos del auto, observamos sin ver y escuchamos sin poner atención.

[artículo completo]
2012 | Sociedad | Comentarios

Toda la vida igual

Purranki Sandongui - Transtornos del sueño

En todas las cosas falta el equilibrio y el orden. De la misma forma que podemos distinguir la forma de una huella como la ausencia de un pie, en la naturaleza y en nosotros mismos distinguimos la presencia del equilibrio precisamente porque su escandalosa ausencia lo hace protagonista.

Por ejemplo. Asclepio Valladares, marinero de aguas bravas, no sueña, como quisiera, con el bellotar que le vio nacer, no se agosta su onírica garganta con las polvaseras que se levantan allende los caminos. El muy imbécil sueña con los mismos atunes que... [artículo completo]

2005 | Sociedad | Comentarios [1]

¡Vaya timo!

Manuel Haj-Saleh - Reseñas
2006 | Sociedad | Comentarios [1]

...en lo que no te importa...

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

A todo el mundo le encanta meterse en lo que no le importa. Es inherente al ser humano. Un rasgo genético común a todas las razas. A todos y a todas en mayor medida nos aburre nuestra vida, y cuando el tedio está por desbordarse miramos al de al lado. O de plano hay morbo y es placentero morboserar en los dentros y en la intimidad de otros. He escuchado a personas elaborar un retrato hablado de prójimos que sólo han visto un segundo y presenciado a quien juzga a priori a gente que ni conoce.

[artículo completo]
2010 | Sociedad | Comentarios [1]

Vida del poeta Charles

Antonio Martínez Ron - Guía para perplejos

En las fotografías de The Wall Street Journal, Charles aparece con su ordenador bajo el puente en el que vive, o absorto frente a la pantalla junto a otro indigente que se protege del frío. El reportaje, publicado en mayo del año pasado, le describe como uno de los muchos “sin techo” que vagan por San Francisco y que, aunque carecen de los medios básicos para vivir, no han renunciado a la tecnología.

[artículo completo]
2010 | Sociedad | Comentarios [10]

La sociedad unidireccional

Francisco Serradilla - Computacion creativa y otros sueños

Vivimos en una sociedad unidireccional. En la mayor parte de las relaciones humanas el conocimiento fluye prioritariamente en una dirección: del maestro al estudiante, del experto al aficionado, del líder al seguidor, del autor al lector…

[artículo completo]
2011 | Internet | Comentarios [4]

La siesta del carnero

Purranki Sandongui - Transtornos del sueño

Por la tarde, los labriegos se arregostan caracoleros contra el tronco de los abedules. Las partes móviles del cuerpo de un labriego son cabeza, tórax y abdomen. Las dos primeras encuentran su huecograbado en las triponcias del olivo. El olivo es una clase de abedul. La tercera parte, que es el abdomen, encuentra acomodo en la tierra misma, morada final de todos nosotros, y último lugar donde se cerrarán nuestros bellos ojos, podriditos, pa dormir.

El sabor que deja la siesta después de sestear es como el que deja un estornudo... [artículo completo]

2005 | Sociedad | Comentarios [7]

La mujer según Patxi Andión

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Esta canción de la era cretácica del pop musical, –pienso yo–, se llama “Si yo fuera mujer”. Obviamente la canta el abuelo de esos tipos que ahora están de moda y que pregonan por todos los lugares en donde se pone el sol, que ellos comprenden, respetan, asumen y exaltan los valores y derechos de las mujeres.

[artículo completo]
2013 | Igualdad | Comentarios [2]

Por lo que te dicen te conocerás…

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

A casi todo mortal en este planeta, le viene la compulsión de querer saber qué piensa la gente de él o ella. Quienes presumen de que eso no les importa, son los que más miedo tienen. Han pretendido anular de una forma tan escandalosa este temor, revirtiéndolo, que sólo creen que la rebeldía puede salvarlos

[artículo completo]
2011 | Sociedad | Comentarios

Peripecias del Miedo

Raúl Pérez Cobo - Colorado Post

Cuando el miedo se mira de frente tiene miedo hasta de sí mismo. Algunos días se hace el valiente, y se atreve a afeitarse – con una cuchilla poco eficaz porque le asustan los filos – delante de un espejo en el que teme ver a un hombre con cara de terror, que mira al Miedo mientras se afeita por la mañana. El Miedo no sabe si tiene más miedo de sentirse a sí mismo o de sentir que ya no tiene miedo (esto sería su muerte). Teme morir de... [artículo completo]

2004 | Literatura | Comentarios [1]

Las causas perdidas

Arístides Segarra - Estilo familiar

Mis libretas de notas se han convertido también en los cuadernos de dibujo de Irene. De su habilidad artística ya conocen alguna muestra, como la Cenicienta que hace las veces de capitel de esta columna. De mis notas el lector amable conoce bastante, y aquí les transcribo una de las más recientes.

Las causas perdidas, especialmente aquellas que fomentan lealtades persistentes y recuerdos nostálgicos, son uno de los mayores motores de la historiografía popular que nos transmite la prensa y la televisión, particularmente si los supervivientes consideran la causa recuperable, aunque... [artículo completo]

2004 | Filosofía | Comentarios

Eolo levantó la falda

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Siento polvo en la lengua, en los dientes y en las pestañas. Mi casa es un polvorín. Lo peor ya pasó, me dijo un vecino hace cuatro horas. Y así tenía que ser. Los vientos arrancaron todo lo que pudieron con su fuerza: árboles gigantescos, postes, anuncios panorámicos de todas las dimensiones: desde los más débiles hasta armatostes descomunales derribadas desde su misma base. El viento.

[artículo completo]
2008 | Sociedad | Comentarios [3]

La fe de los engañados

Purranki Sandongui - Transtornos del sueño

A vd le encantaría soñar con bellas escenas de su infancia de cuando le llevaban a vendimiar las olivas y hozaba junto con los demás niños en pos de esas siete aceitunas verdes que permanecen en el suelo después de haber retirado las mantas, como si las hubieran atravesado por algún procedimiento extraño.

O que es un certero halcón que traza con atrevida pluma el angosto desfiladero cubierto a ambos lados por espesas frondas, que incansable se desliza a través de valles y de picos y de geografías de mar y... [artículo completo]

2005 | Sociedad | Comentarios

[Elecciones gallegas] Desde el exterior

H. Picouto - Opinión & Divulgación

H. Picouto

No soy gallego de nación, aunque sí de raza, y por lo tanto no tengo voto, pero mi abuela que sí era nacida en Galicia y que murió lejos de España hace cuarenta y siete años probablemente lo tendrá y lo habrá ejercido en cuantas elecciones se hayan llevado a cabo hasta el presente. (De todos es sabido la formidable presencia de los espíritus en todo lo gallego, desde la superstición aldeana hasta las más sofisticadas elecciones.)

Por otra lado, la política sólo me interesa como espectáculo humorístico y de... [artículo completo]

2005 | Políticas nacionales | Comentarios [10]

Gimnasio mixto

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

La única verdad absoluta sobre los gimnasios mixtos es que son sitios para ligar, lujuriarse, golosearse con las carnes ajenas, verle el chocho a las mujeres desde algún hoyo conveniente ubicado en las regaderas, para cachondearse con la instructora de pilates o con el que da spinning.

[artículo completo]
2009 | Sociedad | Comentarios

Hasta dónde deben ser bonitas…

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Comprendo perfectamente el ansia de la belleza y de la perfección, pero no es para morir por ello. Desde que somos unas criaturas nos han determinado para un rol de ser nenas y saberlo ser. Pero me enloquece presenciar casos como éste, en donde las madres empujan a las hijas a ser flacas. Los fines de esta búsqueda estética son los más asquerosos: las mismas madres orillan a sus criaturas a llenar un perfil estético para que consigan un buen marido, un esposo con dinero y un compañero que les asegure el futuro a sus nenas.

[artículo completo]
2011 | Sociedad | Comentarios [1]

Un lugar común

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

No les ha sucedido que de pronto están en una relación y todo es maravilloso… hasta que de pronto abandonan a esa persona y por consiguiente, todas las tradiciones que fundaron juntos como equipo de amor o como pareja.

[artículo completo]
2010 | Sociedad | Comentarios [2]

Adictos al Metaverso

Oscar Calvo - Metaversos

¿Son los Metaversos peligrosamente adictivos? En esta ocasión vamos a celebrar la proximidad del solsticio de verano dejándonos caer momentáneamente en la concupiscencia de youtube. Ante esta pregunta tan complicada caben numerosas respuestas, pero si usted no tiene ganas de leer cosas demasiado sesudas también puede ver los vídeos, reírse de la jocosa actuación de algunos adictos con el “mono virtual” y dejar las disquisiciones para otro día

[artículo completo]
2010 | Tecnología | Comentarios [3]

Mi reino por un trago

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Algunos toman por sed
Otros por olvidar deudas
Y yo por ver lagartijas
Y sapos en las estrellas
.
Nicanor Parra, Coplas del vino

¿Qué haríamos sin los tragos? Más aún ¿qué haríamos sin las cantinas de donde emanan los tragos? Puede una embotellarse en el trago solitario de casa, el que se acompaña con la botana de uno mismo desdoblado en espejos infinitos pero, y luego ¿a quién podemos compadecer por estar más borrachos que nosotros?, ¿y la música de una rocola que nosotros no escogimos?, ¿y las putas extraviadas... [artículo completo]

2007 | Sociedad | Comentarios

Sao Paulo, la ciudad desnuda

Xoán Carlos Lagares - Cartas desde Brasil

Hoy São Paulo es una ciudad de ciudades, que contiene en sus calles el Nordeste brasileño, Italia, Japón…, una especie de mundo condensado, interesante, múltiple, veloz. Una ciudad de tráfico imposible, que ha establecido turnos, según el número final de la matrícula del coche, para circular por lo que se llama el “centro expandido”, medida desesperada para aliviar la congestión brutal de sus principales vías.

[artículo completo]
2007 | Sociedad | Comentarios [2]

El ejército de las sombras

Purranki Sandongui - Transtornos del sueño

Supongo que no os he hablado de la vida secreta de las ciudades. En el campo también pasa, supongo, pero a menor escala. El campo es un sitio raro. No sé nada de campo. Por ese motivo, nadie debería vivir en el campo. O bien todos deberíamos vivir en las ciudades y las ciudades entonces serían el campo. O al revés. Da lo mismo. Lo que quería decir es eso de que la gente duerme cada vez menos, pero desde una óptica un poco más relajada. No estoy completamente seguro... [artículo completo]

2005 | Sociedad | Comentarios [2]

La continuidad de los parques

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

El preámbulo de la vida sexual de generaciones enteras se vive en los parques y hasta cierto punto es una forma de sexo seguro: los fajadores tienen su lucha grecorromana erótica sin desvestirse y sin penetración, lo cual constituye una gran ayuda para el crecimiento demográfico y contra las enfermedades venéreas.

[artículo completo]
2010 | Sociedad | Comentarios

México en su laberinto electoral y los murmullos de Juan Rulfo

Silvia Banfield - Opinión & Divulgación

Silvia Banfield

(México, no te rajes nunca) Pinochet, la piedra sin memoria en el zapato de Chile, rueda aún en su historia

La información está en cuidados intensivos. Tiene perfume de aguas de florero abandonado. Si The New York Times está en capilla ardiente, que se espera para nosotros. La Casa Blanca las ha enfilado con el diario más liberal dentro de los grandes medios impresos y con tradición en Estados Unidos. NYT denunció un “plan secreto” del gobierno para penetrar y hurgar en el sistema bancario-financiero internacional,... [artículo completo]

2006 | Sociedad | Comentarios [2]

Paranoia

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

La verdad me dio miedo: en esta ciudad de balaceras, levantones, asaltos y ataques con granada a la menor provocación, el miedo vive dentro de nosotros: tumor maligno, mas asimilado, asumido con resignación de pobre sociedad civil.
Pensé de inmediato “donde vengan a levantar a este individuo, con cabecitas blancas que le acompañan, y tres guaruras claramente indetificables, a todos nos van a dar piso. Estamos bien cerca.”

[artículo completo]
2010 | Sociedad | Comentarios [1]

Pessimus

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Para A.

He estado dándole vueltas a las palabras, me he frotado las manos para convocar al lenguaje, me he sentado frente al cuaderno, a la computadora, buscando y rebuscando la idea que está flotando ahí encima de mí, como un globo brillante que no se deja agarrar.
Pero sólo acuden a mi cabeza-coctelera, letreros en neón anunciando más desgracias a las acumuladas desde el miércoles. He tenido una racha nociva, inverosímil y destructiva: mi mala cabeza, el sino fatal, la retorcida suerte, el eclipse de luna, la levantada con el... [artículo completo]

2007 | Sociedad | Comentarios

Encuerarse en el zócalo

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Antes de que entrásemos al lugar en donde se iba a llevar a cabo la instalación de Spencer Tunick en el zócalo de la Ciudad de México la gente empezó a barajar la estúpida preocupación si superaríamos a la que hubo en Barcelona, en donde fueron 7 mil. Al final acudieron más de 18 mil personas a la plancha que concreta los festejos centrales del corazón de la patria. Dios y el presidente conviven como vecinos separados tan sólo por una fría, gris y enorme plancha de concreto que en... [artículo completo]

2007 | Sociedad | Comentarios [2]

La memoria de las cosas. Chaise longue

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

No sólo es entrañable para mi compadre y sus huestes, sino también para todas las personas que durmieron, follaron, amamantaron, lucharon, y disfrutaron de una fiesta privada o pública en sus blanduras forradas de tela con estampado escocés, en predominante y clásico rojo…Apoltronarse en él es como sentarse en el muslo de un gaitero gigante con kilt de gala.

[artículo completo]
2009 | Sociedad | Comentarios [1]

People are strange IV: Ya no llegó a dormir

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Cada mañana lo miraba cuando era vigía del tráfico tempranero: recostado sobre el césped, echado sobre su espalda, vigilaba el paso de los coches lejanamente, como si se alegrara de no tener la monserga de manejar a un trabajo enfadoso, de todos los días un horario de todos los días y así por siempre, de no conducir horas para llegar a un destino…

[artículo completo]
2008 | Sociedad | Comentarios [2]

La "buena educación" británica

María José Barrios - Cartas desde Inglaterra

María José Barrios
Editora de Merece la pena

Centrémonos por unos minutos en Pablo, un nervioso chico de Jaén que acude por primera vez a cenar a casa de la familia de su novia Nelly, en Kessington. Habrá una mesa enorme con fuentes de carne, de patatas, de verduras hervidas, de panes con pepitas de muchos colores. Y también habrá salseras y platitos pequeños con mantequilla que, a pesar de la abundancia de comida, se habrá apurado y vuelto a reponer varias veces.

En un extremo de la mesa... [artículo completo]

2006 | Sociedad | Comentarios

El incendio

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Subí rápido las escaleras y encontré más cosas quemadas en el camino: un trozo de mi traje de baño negro, una pequeña frazada, una chaqueta: no estaban completamente quemadas, pero ya estaban inservibles. Sin querer ver qué encontraría en el segundo piso, bajé de nuevo las escaleras rumbo a la cocina por una bolsa de plástico: ese instante de evasión me prepararía para lo peor.

[artículo completo]
2012 | Sociedad | Comentarios

El poder de un buen paquete

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Soy de esa generación mutante que adoró al grupo Menudo. Yo era una niña como todas las de mi edad en ese entonces: transitaba luengos tramos babeando y pensando en vacuidades…Hasta que llegaron los puertorriqueños Menudo y nos confirmaron de una vez por todas, en dónde estaba el pene y lo mejor, que estaba puesto y bien ubicado entre las piernas de adorables nenes que meneaban el culo como nadie (según nosotras).

Miguel, René, Ricky, Xavier y Johnny aparecieron en la escena musical mexicana justo cuando mi generación ya... [artículo completo]

2007 | Sociedad | Comentarios [8]

Otra caída

Elia Martínez-Rodarte - Porque me quité del vicio

Hace dos domingos me volví a caer. Joe y yo íbamos hacia un servicio religioso rumbo a Harlem. Traía puestas las mismas botas del día del concierto de Sabina. Se nos hacía tarde. El tobillo se me volvió a torcer y sentí la vieja y conocida sensación de cuando ésta truena, se desacomoda, se rearma y se hincha.

[artículo completo]
2008 | Sociedad | Comentarios [4]

Me voy a comer tu alma

Purranki Sandongui - Transtornos del sueño

En la gran enciclopedia de los niños se trata de tranquilizar a los niños respecto de los ruidos nocturnos con el siguiente párrafo:

“Si a medianoche oyes chasquidos es porque la madera se seca durante el día con el calor, contrayéndose, y se infla con la humedad de la noche, produciendose ruidos como los que oyes por la noche.”

Dejando de lado la circularidad del párrafo y la sospecha de que quizás sea la temperatura y no tanto la humedad la que prevalezca en las expansiones maderiles, encuentro que no está bien... [artículo completo]

2006 | Sociedad | Comentarios [2]
Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal
Publicidad: