Libro de notas

Edición LdN
Útiles en Movimiento por Guillermo Zapata

Útiles en Movimiento es una conversación ininterrumpida. Una entrevista mensual a distintas experiencias que puede ayudarnos a entender y avanzar en eso que se llama “Movimiento 15M”. Un intento para entresacar experiencia concretas, planteamientos novedosos, preguntas inquietantes y respuestas alocadas. Intentaremos ser amenos y comprensibles.

Cinco Preguntas abiertas sobre el 15M: Entrevista colectiva y distribuida

Hablamos del 15M y decimos que es política multitudinaria, el 99%, política de y para cualquiera, participación anónima, enjambre. Vale. Experimentemos.

Cinco preguntas que conforman un texto. Cinco argumentos con intención de lanzar líneas de debate. Abrir debate, desperdigarlo. ¿Cómo hacer una entrevista para cualquiera?

Así que experimentemos. Una propuesta de entrevista para cualquiera, para quién desee responder, para quién se sienta apelado por las preguntas.

Estas cinco preguntas están aquí abajo y además en éste otro link. Este link va a un Pad que es editable por cualquiera. Un documento colaborativo para hablar del movimiento.

Puedes responder a alguna de las cinco preguntas o a todas. Puedes responder brevemente o con grandes textos. Intenta, eso sí, ser constructivo y respetuoso con las respuestas de los demás. Intenta que lo que respondas sea claro y, si quieres, escribe además tu mail o tu nombre o tu cuenta de twitter o facebook. Favorece que se siga hablando del tema. Por supuesto, difunde el Pad a los cuatro vientos.

A ver qué pasa.

LAS PREGUNTAS:

1.- El movimiento 15M tuvo su última gran movilización el pasado 15 de Octubre, desde ese día no existe una nueva cita colectiva de esa magnitud y proyección internacional. El movimiento, por su propia lógica abierta y distribuida, tiene dificultades para producir momentos de síntesis, nuevos eventos. ¿Cómo podemos producir nuevos momentos colectivos?

2.- Superada por tanto la dimensión de evento, existe un riesgo de que el movimiento se considere “cerrado” o “terminado”. Que se entienda que las instancias de movimiento existentes son suficientes para abordar esta fase. Sin embargo, hacer política con el 99% o desde el 99% remite a una necesidad de una organización siempre abierta cada vez más y más incluyente y diversa. ¿Son suficientes las instancias que el movimiento tiene hasta ahora o es necesario generar nuevos —y otros— procesos organizativos? ¿De qué tipo?

3.- Una de las características más interesantes del movimiento desde su nacimiento es su carácter no-reivindicativo. Una preocupación por abordar las cuestiones no desde la queja y la protesta, sino desde la producción de soluciones y herramientas colectivas de transformación de la realidad, sean espacios de formación, paralizando un deshaucio o generando mecanismos legales de nuevo tipo. ¿Qué tipo de herramientas son necesarias en esta nueva fase en la que abordamos el problema de la destrucción de los servicios públicos, la falta de empleo, etc.?

4.- En las últimas semanas se han sucedido acciones de tomas de edificios para la construcción de espacios sociales o espacios de vivienda. ¿Cómo hacer para que dichas prácticas sean lo más abiertas y democráticas posibles? ¿Es posible diluir la figura del activista que impulsa procesos a los que luego se incorpora el resto de la gente —si es que lo hace— y pensar en formas de participación como “procesos comunitarios para cualquiera”?

5.- Tras las elecciones del 20N parece que hay mayor presión hacia el movimiento para volverlo a codificar en los lugares culturales y conceptuales de los que había sido capaz de escapar con suma inteligencia. Tanto la derecha como la izquierda tienen interés en llevar al movimiento a campos ya conocidos: imaginario revolucionario tradicional, dinámicas de represión y antirepresión, política del enemigo, políticas identitarias que cierren la participación, movimiento reivindicativo clásico (movimientos del NO, no a ésto, no a esto otro) ¿Cómo escapar de dichas dinámicas? ¿Cómo afirmar una política que vaya más allá de la memoria y se centre en la producción de nuevas preguntas para habitar mundos nuevos?

Guillermo Zapata | 30 de noviembre de 2011

Comentarios

  1. Miguel D.
    2011-12-01 00:24

    Me voy a permitir contestar a tu bateria de preguntas bajo el espiritu del 15_m, es decir, en función de lo que yo considero que hay que decir , sin ajustarme al marco que me planteas.

    Bajo mi punto de vista el peligro actual que acecha al movimiento es diluirse en la irrelevancia. Pocas semanas antes de las elecciones hubo un gran manifestación en Madrid, con reocupación de Sol, etc. Hubo el 20-N, el 21,,, y seguimos igual. En Grecia llevan manifestándose meses y el efecto político no ha llegado a arañar a ninguna de las medidas que hacen pagar la crisis a quienes no la han provocado y mantienen en la impunidad a sus causantes o complices. Yo pienso que hay una serie de cuestiones que no tienen fácil respuesta: el 15_M no quiere saber nada de organizaciones políticas, ni de participar en instituciones, etc, y se entiende muy bien porqué, pero al final hay que plantearse cómo ejercer un poder real, o un contrapoder si se quiere. Ocupar, invadir o construir poderes efectivos porque si no se cae en la irrelevancia politica y el hastio personal. El sistema actual se puede permitir que se digan autenticas burradas de él sin que se le mueva un pelo. ¿no se decia que se iba a refundar el capitalismo, no se ha hablado de nuevos controles, tasas Tobin, regulación, de volver a hacer valer “el riesgo moral? ¿no salen todos los dias escandalos como el latrocinio de las Cajas de Ahorros? Todo esto no lo han mencionado cuatro chavales sino políticos aparentemente muy poderosos ¿y se ha hecho algo de ello? Nada. Lo que quiero decir es que el sistema se puede permitir mucha bronca, muchas palabras, muchas manifestaciones, sin que nada realmente ocurra. El campo que importa el del poder, el de los poderes (legal, ejecutivo, coercitivo, los que condicionan nuestros campos de posibilidades o limitaciones) sigue inaccesible , en sus manos.

    Una salida podria ser la que ya se está ejerciendo, acciones micro que devuelven el golpe, por ejemplo la lucha contra los desahucios, o el cuestionamiento del monopolio del espacio publico (ocupación de Sol ) o privado (ocupaciones de edificios) pero aquí nos encontramos con otro peligro. Aquí, como sí se tocan mecanismos reales del sistema capitalista (las leyes que protegen los derechos de los pequeños propietarios o grandes capitalistas) se abre simultáneamente el frente de la guerra contra determinados colectivos sociales, y por tanto ya no se trata sólo de enfrentarse a las instituciones en manos de la elite realmente gobernante, se abre la posibilidad de , porqué no decirlo una pequeña lucha de clases. Estose lo ha olido perfectamente en Madrid el gobierno de Esperanza Aguirre, basta ver cómo informa Telemadrid de estas acciones: perroflautas y nostálgicos del Che contra los buenos pequeño-burgueses pagadores de impuestos. Recuerdo como entrevistaba Tele ESPE a un propietario de uno de los pisos en los que se habia parado el deshaucio,un tipo normal, uno de tantos. Aquí el peligro de aislamiento y estigmatización es evidente. Por ello pienso que deberían guardarse de ocupar, o luchar contra desahucios de propiedades que no sean de empresas o bancos.

    ¿ Cual es la solucion ? Ni puñetera idea. Pero para mi está claro que hay que plantarse la cuestion del poder, y como el Poder, con mayúsculas está fuera de alcance (por fortuna) hay que fijase en lo que Michel Foucault llamaba las formas capilares del poder, o micropoderes. Pequeñas tomas, pequeñas subversiones de las reglas de juego.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal