Libro de notas

Edición LdN
Uso y abuso por Pedro Palazón

Pedro Palazón es uno de los máximos adalides de la usabilidad y los estánderes web en castellano. Además de editar kusor.net, está enfrascado en el desarrollo de la herramienta de publicación web Textpattern. Uso y abuso dejó de actualizarse en octubre del 2005.

Gestión de Contenidos (parte I)

Primera parte: Donaciones

Cuando Marcos me planteó la posibilidad de escribir para Libro de Notas, la idea inicial era que esta columna sirviese para analizar las herramientas de publicación en web existentes; sus puntos fuertes y las desventajas que presenta cada una, con el fin de que pudiese tomarse como una opinión más a considerar por parte de quienes encontrasen dificultad a la hora de decantarse por una u otra.

De modo que vamos a comenzar una serie de artículos sobre el tema en cuestión: Herramientas de gestión de contenidos web. Poco a poco iremos entrando en detalles sobre algunas en particular; pero antes me gustaría detenerme en algo a lo que parece le damos especialmente poca importancia.

¿De qué viven los desarrolladores de las herramientas de publicación Open Source?.

Parece que está claro que no es de dichas herramientas de publicación. ”... son gratis; vaya un negocio ...” podría ser la afirmación más frecuente.

Parece ser que los desarrolladores de dichas herramientas deben tener un trabajo de otro tipo, que les proporcione los suficientes beneficios para vivir y, además, que les deje el suficiente tiempo libre como para poder emplearlo en esa especie de devoción casi religiosa por el desarrollo de la herramienta en la que colaboran, a la que deben sacrificar diariamente un número de horas, aunque se las tengan que arrebatar al sueño.

¿Por qué?. Está claro, su devoción por el software libre es tal que no pueden pasar ni un día de sus vidas sin estar colaborando en un proyecto de estas características. El dinero es lo de menos; su tiempo es lo de menos; son de otra especie, una que se alimenta de código y de atender las necesidades de los usuarios de su software.

¿Alguien ha hecho alguna donación?.

Y debe ser eso, si, porque no sé si seríamos capaces de sumar en la blogocosa diez personas que hubiesen realizado una donación – la que fuese – a proyectos Open Source de gestión de contenidos web. Es más, animaría a quien lo haya hecho a que aprovechase los comentarios de este artículo para decir, simplemente, “yo sí”.

Por ejemplo, me vienen a la cabeza 4 proyectos de licencia similar: Pivot, Nucleus, WordPress y Textpattern. En la página principal de todos los proyectos existe un link con la palabra donate. ¿Alguien ha hecho click alguna vez?.

O mucho me equivoco yo, o traducimos donate por “ni se te ocurra hacer click aquí” que esto vale dinero.

Sigo manteniendo mi apuesta: ”... si tan sólo hubiese diez personas que hubiesen aportado algo a estos proyectos …”, y continúo, que el artículo empieza a sonar sospechosamente parecido a la historia de ciertos pueblos bíblicos.

Perdiendo oportunidades.

Desde mi punto de vista, y por mucho que nos apetezca quejarnos, estamos perdiendo oportunidades con esta actitud.

Por mucho que los proyectos sean Open Source, sus desarrolladores se mantienen de lo que todo el mundo. Llega un momento en el que han de tomar las decisiones que todos tomamos: gano lo suficiente con mi trabajo, qué coche me puedo permitir, que casa tan bonita …; llega un momento en el que la ilusión empeñada inicialmente en el proyecto decrece, se atraviesan crisis, la falta de tiempo o ganas obliga a tener que dejar de lado ciertos proyectos, o se adquieren nuevas responsabilidades que hacen que se deba analizar nuevamente en qué se emplea el tiempo propio.

Y luego pasa lo que hemos observado tantas veces: proyectos Open Source extremadamente prometedores y alternativas perfectas a los equivalentes de código propietario, parecen quedar en un limbo que los consume durante un par de años, esperando que llegue algún nuevo entusiasta a hacerlos resurgir de sus cenizas – me parece que la historia es sospechosamente parecida a la de WordPress – y dejando a sus fieles usuarios compuestos y sin actualizaciones que llevarse a la boca.

Juramos y perjuramos cuando los otros proyectos, los de pago, cambian el precio de sus licencias; cuando cambian el sistema de licencias y deciden un buen día: “se acabó el todo gratis, a partir de ahora, quien quiera algo que pague”.

Pero, siendo realistas, nosotros lo hemos querido así . Nos toca ponernos a buscar una alternativa similar, que nos permita mudarnos con nuestra web a cuestas y rezar, si sabemos, para que dure un poco más que la última vez.

No seamos tacaños.

Antes de comenzar el periplo que pretendía emprender por algunas herramientas de publicación Open Source, me parecía oportuno presentar esta reflexión.

A lo dicho, cabe unirle también las quejas tan frecuentes de esto está hecho sólo para ingleses o vaya una mierda, no van ni los acentos ni las eñes que se leen con tanta frecuencia por ahí.

Tal vez deberíamos plantearnos que lo tenemos todo para ser ignorados: somos una minoría de usuarios en comparación con el equivalente en inglés; no nos caracterizamos especialmente por el soporte que ofrecemos a las personas que desarrollan las herramientas de publicación y nos da pavor pensar que sería conveniente gastar algo de dinero en algo que simplemente nos hace mucho más sencillo publicar en la web – cuando no sea el único modo que tenemos para hacerlo – sin pararnos a planteárnoslo más profundamente.

Síntomas de madurez.

Tal vez sería un buen momento de comenzar a mostrar síntomas de madurez en la blogocosa y colaborar de verdad – como buenamente podamos – en estos proyectos.

Tal vez sería importante pensar que nuestros actos pueden influir en esos momentos de crisis de los desarrolladores del software que empleamos.

Tal vez se nos tomaría más en serio y se nos ofrecería más soporte si fuesemos un poquito más desprendidos y viesemos con claridad que quien desarrolla el software no tiene ningún tipo de obligación para ello, y cualquier día puede cambiar de opinión.

Y ese día volveremos a maldecir, a preguntarnos por qué y a perder el tiempo buscando otra alternativa, o acabaremos por pasar por la piedra y pagar lo que nos pidan. O no habrá juego.

Pedro Palazón | 02 de noviembre de 2004

Comentarios

  1. Cayetano
    2004-11-02 18:49 Estimado Pedro.
    Tengo claras muy pocas cosas, una de ellas es la unir la actividad profesional con la lúdica. El desarrollo de un proyecto requiere una parte de pasión por el juego y la experimentación, por el otro la conciencia clara de que los recursos para su desarrollo han de ajustarse a unos patrones, que nos guste o no, responden a un modelo de mercado cuyo máximo valor es obtener el mayor beneficio posible por unidad de tiempo empleado.

    En general no hablo en público de los modelos de negocio o de las “actividades nutritivas” que me permitan disponer de unos recursos mínimos para vivir y conseguir un tiempo para desarrollar actividades privadas o públicas que me ayuden a desarrollar mi proyecto de vida. Y no lo hago, entre otras razones, por que no tengo nada que discutir, sencillamente lo hago, de los errores se va aprendiendo y con el tiempo, ánimo, perseverancia se van resolviendo los problemas. Pero describir un método, contruir una máquina, programa o cualquier dispositivo que resuelva un problema dado requiere tiempo y esfuerzo. Encontradas las soluciones, construido el dispositivo, no siempre ha de exponerse a la curiosidad pública. Mejor dicho: a la codicia pública. Al menos no sin algunas contrapartidas.

    En general, mayoritariamente, los usuarios de soluciones basadas en Código Abierto o devoradores de Información y Ocio Gratuito sienten un profundo desprecio por el Tiempo de quienes producen Contenidos o Soluciones. Es un desprecio Tan Profundo que ni tan siquiera son conscientes del mismo. Los tiempos en que la comunidad de usuarios de internet consideraban el ancho de banda y los recursos (aportaciones voluntarias) como algo valioso, respetable y que de alguna manera había que corresponder: Han Terminado.

    Hace tiempo ya que la Red se ha visto asaltada por una plaga de langostas, que todo lo devora y enmierda. Mi postura ha cambiado de unos años aquí, y ahora soy partidario de crear comunidades cerradas donde podamos estar inmunizados contra esa plaga. No solo son imbéciles, además se creen muy listos, obligándote por ejemplo a usar formatos propietarios, zánganos hasta rozar la enfermedad y no preocuparse por aprender nada que no sea tan sencillo como hacer click sobre un botón o rellenar un cuestionario donde ponga: Comentarios.

    El éxito de los weblogs, foros via web, correo vía web, etc. se debe en parte a que cumple las con las expectativas del zángano: Es fácil.

    La masa crítica de usuarios conscientes del esfuerzo que representa mantener un sitio web como libro de notas, o mantener el desarrollo del motor que lo mueve es muy pequeña. Al usuario mayoritario le importa un rábano no ya como funciona esto, tampoco tiene interés alguno en aprender, como mucho se preocupará de que el programador se lo “ponga más fácil”. Le dirá: Tü que sabes de esto ¿No podrías hacer esto y lo otro?, o plantenado cualquier otra cosa sin saber las complicaciones que representa rehacer todo un sistema.

    Cuando en el ámbito profesional se me plantea un reto desde una empresa sé que hay un presupuesto que hará más posible la solución. Si no hay presupuesto la solución es imposible. Sin embargo, cuando unos y otros desarrollan soluciones sin que nadie se lo haya pedido y pretendan encontrar DESPUES los medios y recursos para continuar lo llevan claro.

    Además, la masa de potenciales usuarios desconocen las “virtudes objetivas” de unos y otros sistemas, intenta explicar poque es mejor el PHP.Nuke o PostNuhe, o Mobable Type, o el Textpattern o cualquier otra ocurrencia que “facilite el uso a los inválidos digitales”.

    Hay más, llevo dos años intentando convencer a usuarios de empresa que empleen sistemas de publicación colaborativa, todos coinciden en la utilidad del sistema, pero cuesta habituarse a un sistema que requiere “compartir conocimientos” trabajar en equipo y que pone en evidencia a aquellos habituados a escaearse de sus responsabilidades. La solución más eficiente ha consistido en convencer a los responsables de esas empresas e “imponer” el sistema: Látigo y presión, no han servido las “buenas razones”. A medida que transcurre el tiempo se va aceptando que, lo que parecía complicado, ya no lo es tanto y facilita el trabajo y la comunicación (además de la productividad, muy importante).

    Es dificil convencer a las empresas de que utilicen estos, u otros sistemas, pero al menos te pagan por ello. Más dificil aún es que si ofreces algo gratis pretendas cobrar por ello despues o una donación o una subvención. Y si cierras el grifo, se abrirá un manantial en otra parte. ¿Que esto ya no es gratis? Vale, busquemos en Google algo que lo sea. :-)

    Y cuando todos los programadores esteis convencidos de que, aunque sea una pasión o afición el programar, no está reñido con un sueldo justo. Hacer un trabajo divertido y apasionante no está reñido con llevar una vida digna y para esto hace falta un sueldo igual de digno. Ponerse a pedir a la puerta de esta Iglesia en que se ha convertido Internet no me parece elegante. Todo tiene un precio, y a veces el tiempo de ocio (el que regalamos a los amigos) es demasiado valioso para estar sentados en el pórtico (o portal) pidiendo con un platillo limosnas y donaciones.

    Termino. Más barato y más eficiente, son otras formas de comunicación: Usenet, por ejemplo :) ... Y si alguien quiere cosas más bonitas, que requieren más atención y recursos que las page, como hacen con sus facturas de ADSL. Por cierto ¿Cuantos usuarios comparten el ancho de banda de ADSL con la comunidad instalando servidores de news, web, ftp, etc.?
    Sin embargo otras opiniones y formas de trabajar son posibles.

    Un saludo
  2. Pedro Palazón
    2004-11-02 19:44 Bueno, creo que estás dejando de lado a una serie importante de usuarios de internet, que saben las dificultades reales que han encontrado en el medio impreso para publicar cualquier creación personal; y que si son muy conscientes del esfuerzo que requiere por parte de otras personas.

    A día de hoy, yo procuro dirigirme a esos usuarios, que sé de antemano son los que me van a prestar atención. Y creo sinceramente que hay mercado, que existen posibilidades de negocio – reducidas, pero las hay – dirigidas a personas que ni saben, ni tienen porque saber cómo publicar en la web.

    Hay un montón de gente que necesita publicar sus creaciones. Pero no por el hecho de publicar en la web, sino por esa necesidad de escritores, pintores, fotógrafos, ..., de dar una dimensión pública a su obra. Y no creo que sea necesario que aprendan XHTML, por fácil que pueda parecernos.

    En resumen: de acuerdo con lo demás, pero no con lo de los “inválidos digitales”. Estoy convencido que si alguien tiene una motivación realmente buena para publicar algo, no tendría problemas en colaborar con el sistema que lo hace posible.

    Utópico yo, ¿verdad?.
  3. Cayetano
    2004-11-02 20:43 No es utópico lo que planteas. Sin embargo no estoy por “la opiniones politicamente correctas”. En mi opinión, el modelo Open Source se está vendiendo muy mal al menos en España, no es algo, necesariamente, Gratis. Tampoco es trabajo sencillo convencer a unos y a otros de que apoyen economicamente (o con otro tipo de intercambio de recursos) unos u otros proyectos. Al menos hasta el punto de hacerlos viables y duraderos en el tiempo. Pero ojalá esté equivocado. Un saludo.
  4. maty
    2004-11-03 05:08 Si me dejáis aportar mi granito de arena en esta interesante discusión me explayaré en mis quejíos.

    1. Ya hace horas que esta noticia ha sido publicada. ¿Eco? ¿comentarios? ... LdN es muy visitada.

    2. Focalizando la atención sobre la seguridad y privacidad en la red, vemos que pasa otro tanto. Los navegantes les da lo mismo, sólo reaccionan ante plagas como Blaster. Pasado un tiempo, se olvidan.

    3. El boom que ha tenido GMAIL en la blogosfera es un claro síntoma. Tanto daba la ausencia de privacidad.

    4. Cuando se plantean iniciativas referentes a la seguridad (“La web que no existe”) casi nadie está dispuesto a ayudar, colaborar. Todavía tengo presente los comentarios aparecidos en BARRAPUNTO sobre el artículo de Enrique Martin (FILETOPIA).

    5. El año pasado lancé la idea de crear una FUNDACION abierta a todos, para garantizar la presencia en la red ante lo que se nos viene encima. Cero patatero.

    6. Resumiendo, no es sólo el Open Source, es todo. Los españolitos, tan propensos a opinar y opinar, y que tan a menudo caen en las descalificaciones personales, rehuyen del esfuerzo, lo quieren todo deglutido.

    7. Mientras no se reforme el sistema educativo, en caída libre desde hace unos 20 años) no va a mejorar nada.

    8. Tal vez si contásemos con políticos competentes, pero no, antes con el PP (Birulés, Piqué y Costa) y ahora con el PSOE (Montilla) estos temas siguen sin abordarse seriamente.

    9. “Y a mí que más me da” Mientras pueda seguir descargando pelis y mp3, yo tan pancho.

    10. A pesar de todo, hay que aguantar. Creo que en 2005 LINUX como escritorio va a comenzar su despegue (me encanta la distro SimplyMepis 2004 basada en Debian). La crisis económica que se otea concienciarán a muchas empresas de la necesidad de recortar costes en licencias, como se está viendo obligado BRASIL.

    Vaya, al final un decálogo. “Pecadores, arrepentíos” :P
  5. Cayetano
    2004-11-03 18:45 Hola Maty,
    Si bien solo conozco el tema de Extremadura y Andalucía por referencias de terceros, parece que las líneas marcadas para “educar ciudadanos” en la alfabetización digital están dando resultados. Programas para la Escuela, programas para la empresa, intento de creación de viveros de empresa basados en el modelo Open Source … Parece que hay voluntad política, no se cuales serán los resultados. Pero creo que es la línea correcta: Desarrollar software propio orientado a cubrir las necesidades locales de ambas comunidades. Este planteamiento, se supone, mejorará la situación económica (y empleo de calidad) de ambas zonas. Siempre y cuando se respeten los derechos y la dignidad de quienes desarrollan y mantienen el software. De momento van subvencionados o con apoyo institucional, veremos como resulta esto en el mercado y en que medida se independizan del modelo monopolistico de las multinacionales del soft. Estaremos atentos :). Entre tanto, a falta de apoyos y subvenciones, muchos tenemos que trabajar con lo que tenemos.

    Por otro lado, hay que considerar que batallar o promocionar el uso de Linux (que tiene indudables ventajas en muchos aspectos) significa hacerle la cama a empresas como IBM o Sun, no hay que olvidar que ambas cavaron su propia tumba al ignorar el potencial que representaba lo que hoy se conoce como “informática de consumo”. Recuerdo que, en tiempos, IBM, Sun, Nec, etc. eran mucho peores que Microsoft. Y si no que se lo pregunten a muchas empresas que empleaban sistemas de estas compañías en los 80 y 90.

    El tema del Open Source me recuerda algo al movimiento “vida sana y ecológica” que comenzó en los 70 en España, que con su esfuerzo (desinteresado, gratuito y en contra de todos)abrieron el mercado al “producto y sanas costumbres” que vemos en las estanterías del supermercado: “Comida Sana” a precios imposibles, “Medicamentos naturales” en farmacias de “eficacia probada” pero fuera del sistema de salud y con márgenes comerciales fabulosos. Y de pronto, la clase médica oficial descubre las maravillas de las frutas, verduras, pescados de pobre (sardinas p.e.) e infusiones de hierbas que cualquiera puede recoger por esos campos de Dios (pero mejor usen los preparados garantizados por el farmaceútico, ejem).

    Por esto y otras cosas, no soy un taliban de Open Source, empecé a usarlo mucho antes de que se pusiera de moda, porque me era útil, porque tenía capacidad, criterio propio y libertad para usarlo. De esto infiero que lo importante no son las herramientas, lo importante es que los individuos, tengan conocimientos, criterio propio y libertad para construir su propio proyecto vital. En suma, capacidades y espacio vital para construirse sus propias herramientas. Tambien considero que cada cual es muy libre de apuntarse al movimiento o partido que estime más adecuado. Pero, en mi opinión, es muy importante mantener una actitud crítica frente a los “movimientos” o agrupaciones de personas que devienen en “plaga de langostas”: Cristianos, Socialistas, Comunistas, Linuxeros, Mahometanos, PPros, etc. Miedo me dan. La “unión hace la fuerza” siempre para joder a quienes tienen proyectos de vida diferentes. A veces creo imposible que puedan convivir en paz los modelos propuestos.

    Recuerdo que la electricidad es posible gracias a “una diferencia de potencial”. El agua se renueva y no se estanca y pudre gracias a “una diferencia de potencial”. Las ideas no avanzan sin “alternativas encontradas”. Etc. Los Modelos que se nos proponen, en Soft o en la Vida tienen un ligero tufillo a “agua estancada”.

    Termino, que se supone que solo tengo que escribir aquí los Lunes :-), se puede colaborar y trabajar juntos, pero lo que veo complicado es que me acepten en un club sin antes firmar “el manifiesto” y me comprometa a cumplir TODOS sus puntos. Ese es, en mi caso, uno de los más graves problemas.

    Un saludo,
  6. Domenico
    2004-11-04 03:46 El software libre, es ni mas ni menos que eso, libre, NO GRATIS. Cayetano, no te obliga a nada, solo a retornar lo que hagas, no a una adhesion inquebrantable. No a las subvenciones, lo que los politicos subvencionan deja de ser libre. Sun e Ibm estan apoyando al “Linux” en contra de y eso siempre es malo, ¿pero quien soy yo para juzgar sus motivos, si su dinero y su esfuerzo llega a la comunidad?
  7. Francisco Serradilla
    2004-11-09 23:15 El software libre es como el Jazz, del que dicen que es un tipo de música para músicos, y como los blogs, en el sentido de que, igual que el software libre, y digan lo que digan los de GNU, es virtualmente imposible que llegue a ser un medio de vida más que para unos pocos, como Stallman o desarrolladores “políticamente bien situados”, es decir, subvencionados por la administración en sus múltiples formas (lo que incluye a los funcionarios de centros de cálculo y universidades).

    La diferencia entre actividad lucrativa y no lucrativa en nuestro modelo de mercado es que lo lucrativo resuelve (o responde) a problemas de otros y lo no lucrativo responde a nuestros propios intereses. En algunas rarísimas ocasiones puede haber una coincidencia, pero en general no es y nunca ha sido así.

    Por eso siempre hubo música “comercial” y “no comercial”, “literatura” y “best-sellers”, y ahora “periódicos” y “blogs” y “software de pago” y “software libre”.

    El que quiera vivir haciendo exactamente lo que le gusta está equivocado. Creo que un objetivo más correcto es pretender minimizar lo que a uno no le gusta y maximizar lo que gana con ello, para de este modo poder entregar más tiempo a lo que a uno le gusta, olvidando la pretensión de vivir SÓLO de eso.

    Creo que en esto estoy en la línea de cayetano.

    Ojalá alguien encuentre otro modelo, porque lo de “vivir dando soporte” no me lo creo: como mucho de asesor o instalador de linux de la Junta de Andalucía.


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal