Libro de notas

Edición LdN
Una aguja en un pajar por María José Hernández Lloreda

Se pretende ir construyendo, los días 10 y 20 de cada mes, una antología personal de poemas (que no de poetas) de autores más o menos contemporáneos, más o menos conocidos. Los poemas tienen en común el ser lo suficientemente cerrados para producir una sensación/idea compacta y lo bastante abiertos como para que además emerjan nuevas significaciones con cada nueva lectura. La autora es profesora del Departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Psicología de la UCM.

Situaciones. Mercedes Carranza

De la soledad (1): una mujer camina sin rumbo
horas y horas por la ciudad.
Sin ver mira caras, edificios, el suelo.
Al final de una calle encuentra un teléfono.
Llama, en la habitación desierta
nadie contesta.

De la soledad (2): una mujer se encuentra sola
en una habitación con un hombre al que casi no conoce.
Medio recostada contra la pared,
se pasa la mano por la frente y le dice: “ayúdame”.
El hombre se acerca
y la toma entre sus brazos para besarla.
Ella lo rechaza con violencia y huye de la habitación
llorando.

Del miedo: una niña de cuatro años
está jugando con un tintero,
la tinta se derrama sobre el tapete.
La madre se acerca a pegarle.
Los ojos de la niñas se abren más de lo normal
y expresan desconcierto y temor.
Esos mismos ojos, treinta años después,
me están mirando ahora en el espejo.

De las claudicaciones: una mosca
se golpea torpemente muchas veces contra el vidrio.
Al final cae atontada, haciendo piruetas en el aire:
en la vida, como dopada, me muevo plácidamente.

Del amor: un hombre y una mujer se encuentran.
Brevemente se miran a los ojos.
El hombre se marcha y la mujer se tiende boca abajo
sobre la misma cama
en la que tantas veces se acostó con él
y comienza a llorar. Todavía está llorando.

De la vejez: una mujer se mira en el espejo.
Desliza los dedos lentamente por el pelo,
levantándolo con suavidad,
se pasa la mano por la cara, también lentamente,
la baja luego a los senos.
Por último se sienta a orinar
y apoyando los codos sobre las piernas
esconde la cara entre la manos.

Mercedes Carranza
de Tengo miedo. (1983).

María José Hernández Lloreda | 10 de junio de 2008

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2008-06-11 19:12

    Parece que la soledad y el miedo envuelven al resto de las Situaciones, o al menos yo lo percibo así. Es bonita y triste, María José. Gracias.
    Un beso.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal