Libro de notas

Edición LdN
Una aguja en un pajar por María José Hernández Lloreda

Se pretende ir construyendo, los días 10 y 20 de cada mes, una antología personal de poemas (que no de poetas) de autores más o menos contemporáneos, más o menos conocidos. Los poemas tienen en común el ser lo suficientemente cerrados para producir una sensación/idea compacta y lo bastante abiertos como para que además emerjan nuevas significaciones con cada nueva lectura. La autora es profesora del Departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Psicología de la UCM.

Para Olga. Blanca Andreu

Niña de greyes delicadamente doradas,
niña obsesión de la cigüeña virgen
con mechones de plumas de damasco
que salpicaban muerte,
de la cigüeña loca con alones
de estricnina dorada
que viajaba dejándote un corpóreo perfume,
un pulcro olor a lilas, y a dorados y rudos sueños.
Niña que obedeció al autillo apóstol
y a la mirada turbia de los ojos reales,
con pueriles dibujos de Selene y demás.
Niña de inexistente concierto,
niña de crueles sonatinas y malévolos libros de Tom Wolfe,
o de encajes de brujas para vendar las llagas de los corzos
     heridos,
de ciervos vulnerados asomados en los oteros místicos,
en los sitios así.
Niña pluscuamperfecta, niña que nunca fuimos,
dilo ahora,
dilo ahora tú, ahora que es tan tarde,
pronuncia el torvo adagio,
pronúnciame la lágrima,
la silueta morada de la yegua,
la del potro que se tendió a tus pies despertando la espuma.
Declama abandonada las palabras de antaño,
sombra de Juan Ramón: Soledad, te soy fiel.
Declama desdeñosa las palabras de antaño,
pero no aquella estrofa cortesana,
no hables de reinas blancas como un lirio,
nieves, y Juana ardiendo,
y la melancolía entretejida
del querido Villon,
sino los verbos claros donde poder beber el líquido más triste,
jarros de mar y alivio, ahora que ya es tarde,
alza párvula voz y eco albacea y canta:
Dile a la vida que la recuerdo,
que la recuerdo.

Definitivamente se extravía en un bosque naciente esta
     muerte pequeña,
el brote del cometa detenido,
esto que nadie salva,
joven volcán de huesos y ráfaga novicia
hecha de pájaro y de párpado y de ola pensante
que ningún libro estela,
ningún libro estofado de oro solar de Italia,
ningún libro de lava
viene a sellar por mí.

Y así la muerte tantas veces escrita
se me vuelve radiante,
y puedo hablar
del deseo y del lacre rubio y ciego en los faros,
del cadáver quimera de la tripulación.

Y así la muerte
se convierte en historia
de aquella niña muda que se ahorcó
con las cuerdas boreales del arpa
porque tenía en la lengua un veneno nupcial.

Definitivamente me extravío acunando camadas de raros
     epitafios,
niña de grey dorada,
diré a la vida que la recuerdas,
diré a la muerte que la recuerdas,
que recuerdas sus líneas conjurando tu sombra,
que recuerdas sus hábitos y su carácter solo,
su laurel ácido, su profunda zarza, su descarado error y sus
     hordas dolidas,
mientras gatos efesios van llorando a mis pies,
mientras gatas perdidas plateadas
van cuajando su alcurnia en ciprés genealógico y en álamo,
diré a la vida que te recuerde,
que me recuerde,
ahora,
cuando me alzo con cuerdas capilares y bucles
hasta el desastre de mi cabeza,
hasta el desastre de mis veinte años,
hasta el desastre, luz quebrantahuesos.

Blanca Andreu
de De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall.
(Rialp, 1980)

María José Hernández Lloreda | 10 de enero de 2008

Comentarios

  1. Francisco
    2008-01-12 07:47

    Preciosa poesia.

  2. María José
    2008-01-12 10:42

    Pues yo con este poema tengo una sensación ambivalente. Hay partes que me parecen geniales, por eso lo he puesto, pero hay otras en las que me parece demasiado barroco y artificioso, sin que esto aporte fuerza al poema. De hecho, me empieza a gustar a partir de trozo que he puesto en el resumen.

  3. Ana Lorenzo
    2008-01-13 20:26

    María José, a mí me gustan algunos versos, pero el poema entero… porque interpreto que habla de la niña que fue y que, al cumplir los veinte, muere, ¿sí? No sé, me parece un poco adolescente (¿se puede decir eso o es políticamente incorrecto, o se van a echar encima los defensores de adolescentes unidos?).
    Un beso.

  4. María José
    2008-01-14 01:49

    Ana, no creo que sea exactamente un problema de adolescencia. Voy a intentar explicar por qué, aunque veo algo de lo que dices, lo he puesto. Me encanta la estructura del poema, el dominio del lenguaje que muestra, cómo va desarrollándolo, pero no me gusta cómo resuelve mucho de los versos, sobre todo porque no me gustan nada muchas de las imágenes que utiliza. Pero, a pesar de eso, consigo leerlo y evitar que las imágenes me perturben demasiado. Es raro que me ocurra, pero con este poema me pasa y yo creo que es porque tiene mucha fuerza y consigo recuperar un poco la estructura interna a pesar de la externa.

  5. Francisco
    2008-01-14 02:04

    Pareceme que eso hace preciosa esta poesia. Su fuerza.

    Empieza suave y despues se hace cuasiorgasmica.

  6. Blanca Andreu
    2008-03-01 02:44

    Yo estoy de acuerdo con María José: muchas imágenes son demasiado barrocas. Es un poema que ahora no habría escrito así. Si algo me justifica es lo joven que era cuando lo hice . En cuanto a la fuerza que creeis ver en él: se debe, a mi entender, a que está escrito a partir de un sentimiento verdadero, real, muy intenso. Aunque el lenguaje en ocasiones sea demasiado artificioso, el espíritu que anima el poema es veraz. Alguna vez he dicho que los poemas de ese libro no están escritos con tinta sino con sangre.

  7. Santi
    2010-03-04 05:09

    Buenas Noches. Estoy estudiando a Blanca Andreu y me gustaría saber ciertas cosas, ya que no entiendo muy bien el poema. ¿a que se refiera Blanca con la cigüeña? La nombra frecuentemente al igual que a los ciervos.
    Y cuando dice:
    de aquella niña muda que se ahorcó
    con las cuerdas boreales del arpa
    porque tenía en la lengua un veneno nupcial.
    ¿Que quiere decir con que se ahorco?¿Y que significa el veneno nupcial?



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal