Libro de notas

Edición LdN
Transtornos del sueño por Purranki Sandongui

Purranki Sandongui ha colaborado antes con Almacén en su columna Zasnujismo. Además publica la bitácora 3l Potadero de Bleturge. Su columna aparece los viernes. Esta sección dejó de actualizarse en julio de 2008.

Patrañas simiescas

Incluso un mandril consideraría indigno creer en algunas de las supuestas verdades alternativas que circulan por ahí. Una de las más extendidas es que usamos sólo el 10% del cerebro. Que el otro 90% es un inagotable campo abonado para plantar patrañas como, por ejemplo, la telepatía, el viaje astral, las cantimploras egipcias o la premonición.

Se supone que hay todo un sistema de conocimiento que funciona en un plano alternativo al conocimiento sistemático, y que nos capacita para intuir planos de realidad ilimitados. Lo fascinante de todo esto es que, siendo esos planos tan ilimitados, los viajeros que transitan por ellos sean tan a menudo patéticamente limitados.

Será un efecto secundario de tener el cerebro intersectando permanentemente planos de existencia superior? Todo el mundo conoce, en su barrio, la historia de algún chaval que se pasó con los tripis y ahora ya no sirve para nada más. Se supone que ese tipo que no sabe ni contar el cambio es el guardián de un universo que transciende a la conciencia? Al menos en los años 80 los yonkis eran yonkis fulltime y no se dedicaban a creerse mejores que tú en sus ratos libres, ni lo decían por televisión entre anuncio y anuncio de baba de caracol.

Por lo que a mí respecta, sobrepasar a la conciencia es indistinguible de no tenerla en absoluto. Cada vez que nos dormimos quedamos en coma durante un periodo de tiempo bastante prolongado. Las piedras no tienen conciencia, ni las plantas, y podría decirse que hay pocos animales autoconscientes. Está el elefante y me parece que el delfín, y los grandes simios y por supuesto, nosotros, que sólo por coquetería no nos incluimos en los grandes simios.

Es decir: la conciencia es bastante rara y accidental, un logro, podría decirse. Una suerte. No entiendo cuál es la prisa por desprenderse de ella. Cuál es ese dolor que hace insoportable la existencia? Vale, me acabo de acordar, pero, aún así, realmente funciona eso de mirar un dibujo de esos que parece hecho con telesketch y quedarse como esperando el autobús pero sin autobús?

Purranki

Purranki Sandongui | 06 de julio de 2007

Comentarios

  1. Rafah Acevedo
    2007-10-06 22:37

    Bravo, que le he puesto esta columnilla a la tostada y nos hemos reido cantidad.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal