Libro de notas

Edición LdN
Transtornos del sueño por Purranki Sandongui

Purranki Sandongui ha colaborado antes con Almacén en su columna Zasnujismo. Además publica la bitácora 3l Potadero de Bleturge. Su columna aparece los viernes. Esta sección dejó de actualizarse en julio de 2008.

Los demás no existen

Una cosa que no tengo muy clara es si se sigue siendo un sujeto moral durante el sueño. Es decir, que yo no creo mucho en esas cosas, pero estaría bien saber hasta qué punto debería empezar a preocuparse cada uno teniendo en cuenta el patético sistema de creencias de cada cual.

Por ejemplo, hay muchos lectores que me escriben con preguntas acerca de las poluciones nocturnas y de si serán pecado o no lo serán, y cuándo. Tengo una respuesta clara al respecto. Dejen de contarme esas cosas, me están molestando y no me gusta ayudar a la gente. Guardense los detalles más asquerosos de sus vidas para sus mahatmas o lo que sea que usen para limpiarse las vergüenzas. Eso por una parte.

Por otra parte, a veces sueño que mato mucho a alguien o que falsifico la firma de unos pagarés. Y cuando me despierto me voy tan fresco a desayunar unos cruasán, que es un tipo de desayuno que me gusta mucho. No siento remordimientos, no prometo no volverlo a hacer. No me veo como una persona particularmente horrenda por el hecho de soñar eso o por el hecho de soñar que reparto globos de colores en un hospital infantil.

Aparentemente, es cierto eso de que si no existen los demás no existe la moral. Después de despertarme, todas las personas de mi sueño han muerto. Buenos o malos. Los haya matado previamente o no. Todos desaparecen en un sólo acto de aniquilación que se llama despertar. Por eso nos cuesta tanto a veces, y por eso no es agradable.

Una vez has destruido el mundo, lo más lógico es irse a tomar un cruasán, porque realmente no viene de ahí.

Purranki

Purranki Sandongui | 02 de marzo de 2007

Comentarios

  1. Bart
    2007-03-02 21:55

    La verdad, no sé si tienes razón o no. Cuando despierto habiendo soñado que he matado a todos mis hijos varones, a un hermano enano de Schopenhauer y a un pelícano que siempre sale en mis sueños, efectivamente no tengo remordimiento alguno y paso a desayunar, bien cruasán, bien arengadas con pan con tomate. Pero cuando sueño que me lo monto con mi cuñada suelo despertarme en un estado que si bien es placentero me crea un sentimiento de culpabilidad. Sobretodo cuando acabo aliviándome en la ducha.

  2. María Lucrecia de Encarnación Mujica Láinez
    2007-03-04 14:32

    Si alguna vez soñase conque desayuno cruasán, seguramente al despertar me sentiría atormentada por la culpa e inevitablemente tendría que matar a alguien. Lo más probable a quién me haya despertado o al de la radio. Pero tampoco lo sé con certeza porque aquí los cruasán son medialunas (de grasa o manteca)
    Personalmente preferiría soñar con las de grasa y matar al de la radio.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal