Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Otra tecnología educativa es posible

Un portátil por alumno. Esa frase sonó como un mantra entre numerosos dirigentes políticos, y fue impulsado como proyecto tecno-educativo en España por el gobierno de Zapatero, aplicado con diferente intensidad por las Comunidades Autónomas y por otros países, como el Plan Ceibal en Uruguay. El proyecto, al menos en España, consiste básicamente en dotar a los (algunos) institutos de mini-ordenadores portátiles para las (algunas) aulas, de modo que un gran armario se encarga de guardar y recargar los portátiles, que son repartidos entre los alumnos cuando el profesor lo requiere. En mi experiencia y las que conozco de mi entorno el proyecto se limita a esto: algún cursillo de formación docente, algún material digital de las editoriales… y toda la carga puesta en la voluntad tecnológica del docente. Así, la infrautilización de los portátiles es casi masiva, con alguna honrosa excepción, y de hecho, y esta es la excusa perfecta para que los nuevos Gobiernos hayan anunciada ya la retirada del proyecto en muchos sitios. Listo a continuación algunos inconvenientes del plan:

1. La infraestructura es escasamente operativa. En clases de 50 minutos de duración, el simple hecho de retirar los portátiles del armario, encenderlos, apagarlos y volver a guardarlos puede llevar a perder alrededor de 10 minutos, dependiendo del número de alumnos. A eso hay que sumarle que es muy común que haya alguno que no funcione o que a lo largo de la sesión se produzcan problemas técnicos de múltiple calado, su solución o la sustitución del portátil por otro (si queda alguno libre) con la consiguiente pérdida de más tiempo.

2. En la inmensa mayoría de los casos el portátil es un apoyo a la práctica con los libros de texto; es decir, la mayor parte de los docentes lo utilizan de vez en cuando, para realizar alguna actividad que complemente un aprendizaje comenzado en el libro de texto: parece desmedida la inversión y la infraestructura desplegada para ese objetivo, que ya se venía cubriendo con las aulas específicas de ordenadores.

3. El mini-portátil se limita al uso en el centro: el alumno no lo posee (ni siquiera suele tener asignado uno en el centro, sino que se coge más o menos el primero que se encuentra en el armario) y no lo puede llevar a casa, de modo que el uso de la tecnología no se extiende al estudio y labores escolares caseras.

4. La llegada masiva de estos miniportátiles y toda su infraestructura a los centros no viene acompañada de mayor personal o de apoyo técnico externo al centro. Tal y como, en mi experiencia, se viene haciendo, esto supone simplmente una carga más a los presupuestos del colegio-instituto y al tiempo del o los profesores que tengan encomendada la labor de administrar la tecnología educativa del centro.

5. ¿Se imaginan lo que supone actualizar el software y mantener en funcionamiento correcto cien, doscientos o trescientos portátiles que cada día son usados por distintas personas? ¿Cuál será el estado de esos portátiles después de 3 ó 4 años de uso?


Mi propuesta es sencilla: abandonemos los portátiles y usemos los dispositvos electrónicos tipo tableta:

6. Pero que el dispositivo sea propiedad del alumno, suyo, que forme parte del equipamento escolar con la misma naturalidad que una libreta o un lápiz, que viaje de casa al cole dentro de la mochila.

7. ¿Caros? No. Su mantenimiento suele ser muchísimo más económico que el de un portátil, pues fallan muchísimo menos. Y muy baratos si realmente se dotase a los alumnos de libros de texto (o materiales digitales) gratuitos o a precios razonables: cuestan entre 200 y 500 euros, lo que se estima que se gasta cada familia en la compra del material escolar al principio de curso, pero duran varios años.

8. Su puesta en marcha es agilísima, y es cuestión de segundos encenderlos y abrir cualquier aplicación o página de internet.

9. Los nuevos modelos incluso podrían sustituir a los soportes de escritura manual, pues la simulan perfectamente de modo que podrían servir también como libretas para ejercicios o apuntes.

10. Si el dinero utilizado en los proyectos de dotación de mini-portátiles y las ayudas a la adquisición de libros de texto se dedicasen a la subvención de la compra de las tabletas todo el mundo podría tener una.

11. Una tableta sí se adapta a las nuevas necesidades educativas: permite una interacción total entre alumnos y entre alumnos y profesor, es fácilmente manipulable, trasladable y es una navaja suiza perfecta: ordenador, dispositivo de lectura electrónica, sirve para escribir, dibujar, navegar, redes sociales, ver videos, crearlos, manipular imágenes, audio…

Utopía, sí, pero qué si no.

Marcos Taracido | 30 de agosto de 2012

Comentarios

  1. Cayetano
    2012-09-01 00:43

    Muy buen artículo, sin embargo se queda en la periferia (por lo del periférico). Este es un asunto que me interesa (o interesaba) pues me contrataron desde educación de GV para un programa TIC. El problema no son los periféricos sino los contenidos: Intentamos crear un servidor (aquí entraba yo) donde recoger todo los materiales y trabajos de los alumnos (se acabó el negocio editoria). De aquella experiencia saqué algunas conclusiones y decepciones, la primera: A la mayoría del profesorado de los cuatro centros implicados les importa muy poco la educación, las TIC basadas en contenidos de libre acceso, etc.

    En todos los sitios hay buena gente, sin duda, pero lo siento mucho por los niños. En los centros (los que conozno) lo menos importante son los dispositivos de salida.

    ¿Hay esperanzas?. A corto plazo no. Este es un asunto que me pone de muy mala leche, así que mejor lo dejo.

  2. Marcos
    2012-09-01 18:42

    El artículo, obviamente, trata sobre, como tú dices, los periféricos… y aunque tienes mucha razón en lo que dices respecto a que los contenidos son un problema, te aseguro que el soporte de esos contenidos ayuda a que lo sea: ¿para qué creo contenidos si después resulta engorroso utilizarlos porque pierdo mucho tiempo o no resulta operativo?

    Y sí, por desgracia es cierto que son pocos los docentes preocupados por las TIC, y se está aprovechando ese desinterés y muchas veces el desconocimiento absoluto para ir introduciendo prácticas editoriales nefastas, como esas enciclopedias cerradas, con contraseña para cada alumno y acceso a contenidos (en PDF) online de la editorial. Una pérdida de tiempo, y de dinero.

    Saludos

  3. gabriela
    2012-09-05 08:13

    Me parece interesante el tema así cada alumno puede aprender mas en estos momentos ya que ellos aprenden tan rápido.

  4. Alex Pérez Cano
    2012-09-09 23:09

    Difiero Marcos, son importantes tus propuesta, pero creo que no debe quedar en desuso, la escritura manuscrita. Cada vez más se aportan evidencias de la importancia de la escritura manuscrita en el desarrollo de la personalidad. Vaya, hasta se habla de grafoterapia, como algo sustancial para resolver ciertos problemas. Más vale que el sistema educativo impulse la escritura sobre papel, y no sólo la letra script, sino la letra cursiva, que tiene una mayor trascendencia para la formación humana, hasta en los aspectos emocionales.

  5. Marcos
    2012-09-09 23:31

    Independientemente de esos presuntos usos terapéuticos de los que hablas, no estoy en contra del la escritura manuscrita; bien al contrario, apunto que los nuevos tablets incluso permiten utilizar la escritura manuscrita como sustituto del teclado.

    Saludos



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal