Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Sobre librerías y libreros digitales

1. No sé si antes en la historia de la humanidad un cambio tecnológico había tenido consecuencias tan inmediatas y radicales en los hábitos de las personas. Pasar, por ejemplo, de amar profundamente las librerías a casi no pisarlas en apenas un lustro.

2. Ahora visito las librerías como se acude a un museo; observo, aprecio algunos volúmenes, los ojeo, pero lo hago todo con la seguridad inconsciente de que van a seguir ahí, de que no son míos ni lo serán.

3. Los libreros tienen miedo, y tienen razones para tener miedo; en la cadena de producción del libro son ellos y los distribuidores los que necesariamente van a sufrir más. El libro electrónico no los necesita, aunque paradójicamente quizás sea el librero, no el dependiente sino el librero de verdad el que tenga todavía una oportunidad.

4. Admitamos también que la muerte de las librerías empieza mucho antes de la aparición del libro digital y tiene que ver con el proceso de colonización del mundo del libro por el mercado. Hace tiempo que las tiendas de libros vienen supliendo a las librerías. Librerías quedan, desde hace décadas, muy pocas; almacenes de libros muchos.

5. Uso las librerías, a veces, como muchos ahora usan las tiendas de tecnología: para ver físicamente, escoger, hacerse aconsejar por un entendido… y comprar el producto en alguna tienda online que lo ofrece a mejor precio, aunque yo lo que yo lo que busque es, casi siempre infructuosamente, el formato digital.

6. Las librerías virtuales tienen grandes ventajas, como la categorización o las búsquedas, pero no tienen libreros, y, al menos por ahora, los mecanismos de recomendación automática son bastante planos y simples.

7. Me gustaría poder entrar en una librería en red y contactar, instantáneamente o por correo electrónico, con el librero: preguntarle, pedirle consejo, un libro para una niña que disfrutó con Momo, un manual de ajedrez para principiantes, charlar con él sobre las últimas novedades y cuáles considera él de necesaria lectura, con qué novela inicio en la ciencia ficción a un adolescente, si le gustó Shaun Tan qué regalarle, fiarme de su voz lectora, de sus tablas de experto mercader y amante de los libros. Todavía quedan. Algunos. Pocos. Tienen que dar el salto a la red.

Marcos Taracido | 10 de noviembre de 2011

Comentarios

  1. Cayetano
    2011-11-10 21:27

    Muy buen artículo Marcos. Añado un aspecto que a veces no se tiene en cuenta. Aqui hay una librería que es tambien punto de encuentro (casual) entre gente conocida. Pasar media tarde convensando sobre arte y chismografía local rodeado de libros suele ser un verdadero placer. :-)

  2. Ana
    2011-11-11 19:16

    Marta (la mía mayor) y yo vamos a la librería que hay aquí cerca a menudo con el e-reader o con un bloc: Marta ojea los libros que ya se han editado y le apetecen y copiamos títulos y autores; luego, los descargamos de Internet.
    En Rumor, una que no nos pilla muy cerca, pero que tiene libreros como tú dices (que son capaces de decirte qué libros le pueden interesar a una niña a la que le gustó X), compramos libros en papel. También vamos a la biblioteca (mis hijas tienen carnet desde antes de cumplir los 2 años), pero no están los más actuales.
    Yo no veo una buena salida a la conciliación —ja, ja, a la conciliación laboral (trabajo / familia), tampoco— de librero y librería vs. ebooks; pero es que tampoco se la veo a editor vs. ebooks.
    Y, en cambio, hoy, más que nunca, necesitamos un orientador porque hay demasiado en la Red. Pero parece que los editores han renunciado a su función. Y casi siempre es por alguien que «conoces» (conoces sus gustos y, seguramente, no lo conoces en persona) por lo que vas a buscar un libro y no otro.
    Las reseñas en sitios como Libro de notas y algunos blogs o sitios son las que llevan a interesarse por un libro determinado.
    Cayetano, coincido contigo en que estar de cháchara en una librería, con libros y buena gente rodeándote, es un inmenso placer.
    Un saludo.

  3. José Luis
    2012-02-13 04:43

    En un mundo ideal, preferiría leer libros en papel. Pero… en mi caso es imposible. Soy joven y aún estoy cambiando de tanto en tanto de hogar, y dispongo de poco espacio. Así que tuve que adaptarme a la situación y comenzar a habituarme a los libros electrónicos.
    Para obtener sugerencias y ver si vale la pena determinado libro, simplemente reviso las reseñas de lectores en http://www.goodreads.com. Y de ahí, una vez seleccionado el libro, si es un clásico, lo busco en http://www.justfreebooks.info/, y sino lo adquiero en amazon.com.
    Claro, no obtengo una recomendación personalizada ni hay alguien que busque por mi el libro, pero es lo más cercano.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal