Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Acabando de una vez por todas con el libro en papel

He decidido no comprar más libros en papel. No renuncio a que me sean regalados o prestados, ni dejaré de comprarlos para otros, pero no lo haré más para mi lectura. Las razones son múltiples, practicas casi todas, alguna política, espero que en el más noble y ancestral de sus sentidos:

1. Lo de siempre: leo referencias a dos libros, acudo a sus editoriales a buscar su versión digital… y no tienen ni proyecto para ebooks. Ni caro, ni barato, ni con DRM ni sin él: simplemente no tienen. Si hace ya tiempo que no siento esa urgencia de estar al día con las novedades, cada vez es mayor la certeza de que ningún libro es imprescindible, así que me esperaré pacientemente a que exista una versión digital, oficial o compartida por algún fan armado de escáner y paciencia. Son ellos los que dejan de ganar, no yo.

2. Almacenamiento. Mis estanterías rebosan. Acumulan tantos libros como polvo. Aunque lo aspiro de vez en cuando, se ensucian, amarillean, envejecen. Las baldas se comban. La inmensa mayoría jamás son retirados de su espacio, ya no se consultan y, seguramente, tampoco serán leídos por otras generaciones familiares.

3. Ya casi nada de aquel fetichismo de coleccionista sobrevive. Ya no. Quedan cariños, volúmenes de consulta valiosos y una leve esperanza de que algunos muy especiales sean recuperados por la descendencia, pero ya han salido varias cajas donadas a bibliotecas locales, y saldrán más. El libro casi siempre es su contenido.

4. He descubierto las maravillas de una buena biblioteca. Allí me voy periódicamente con mis hijas, y nos armamos (sobre todo ellas) de lectura para varias semanas. Y si no tienen lo que quiero, véase el final del punto 1.

5. El libro es casi siempre su contenido. A veces no, a veces son objetos hermosos. Renuncio diariamente a muchos objetos hermosos, sólo serán algunos más.

6. Tengo un iPad. No se trata de marcas: para esto me arreglaría (renunciando a bastantes ventajas) con un Kindle, por ejemplo. Pero es que en mi iPad leo con felicidad, y leo, además, de un modo más integrado al resto de mi vida digital, pues mis libros comparten el mismo marco de habitabilidad, facilitando el paso de unas tareas a otras.

(7. No, caeré en simplistas argumentos ecologistas: está por ver si realmente es más ecológico el libro digital que el libro en papel; tendrá que estudiarse el impacto que supone para la naturaleza la fabricación de todos los dispositivos electrónicos necesarios para la lectura.)

8. Los libros en papel son caros. Matizo: las novedades, en general, son caras. Matizo más: lo son para mí. El libro digital tendrá que ser mucho más barato que el libro en papel. Los precios de las ediciones de bolsillo contradicen insultantemente a los que defienden el precio elevado de muchos ebooks.

9. Tengo un iPad. Ya no le encuentro ventaja alguna a la lectura en papel. Puede que sea un enamorado de lo digital, y como tal haya perdido la perspectiva y el juicio. Puede, pero esto es un listado de subjetividades que quieren justificar mi decisión. No echo en falta el tacto, ni el olor, ni el volumen. Agradezco sin embargo la luz interna, las búsquedas, los diccionarios, el contraste de las tipografías, calidad de las imágenes, los marcadores, el subrayado de palabras… el llevar todos los libros en un libro.

Marcos Taracido | 03 de noviembre de 2011

Comentarios

  1. Xabier Villanueva Amadoz
    2011-11-03 16:55

    Comparto todo lo argumentado por el el editor, con la salvedad de la herramienta que usa para la lectura. La pantalla del iPad no deja de ser como la de un ordenador, con un refresco que daña a la vista. En caso de querer probar una verdadera experiencia de lectura, no confundamos con multimedia, le prestaría mi Kindle 3. Vería la diferencia.

    A esa lista yo añadiría el desdén de un gobierno y unas editoriales que achacan a la piratería el descenso de las ventas. Sus fatuos argumentos para no impulsar los libros electrónicos son infantiles, como aquél en el que nos reiteran una y mil veces que en España no se venden. Normal, les explicaría, si como en el nº1 de la lista no encuentro lo que busco será que en algo falláis; vean, añadiría, no podéis esposar al ebook con un 18% de IVA cuando el del papel es 4 veces más reducido (y aún así se queda a la cola de otros países, ¿anglosajones? sí, me suena).

    En fin, hasta mi padre, hombre reticente a las nuevas tecnologías, disfruta pudiendo llevar cientos de libros en un aparato de 200gr, cambiando el tamaño y el tipo de letra a su antojo (sin dejarse la vista en ello), e incluso marcando páginas y escribiendo pequeñas anotaciones. Eso sí, no creo que nunca consiga quitarle la manía de leer con un diccionario a su vera.

    -¡Si el ebook tiene diccionario, y en varios idiomas además!
    -Bah, yo me fío más del papel.

  2. María José
    2011-11-03 18:01

    Xavier, no sé de dónde ha salido eso de que el ordenador daña la vista, no es cierto. Llevo años leyendo en dispositivos de este tipo y ante tanta insistencia en que es perjudicial para la vista hice una búsqueda en revistas especializadas buscando investigaciones donde se demostrase tal cosa, no encontré ninguna, aquí tienes un resumen muy interesante.

    Totalmente de acuerdo contigo, Marcos, el ipad sí que es un placer.

  3. Xabier Villanueva Amadoz
    2011-11-03 18:26

    Me remito a los hechos y a mi experiencia personal María José. Yo he trabajado como informático durante cerca de 4 años y por mi oficio actual estoy cerca de 10 horas frente al ordenador.

    No voy a ponerme a dar datos técnicos al respecto, pero las pantallas lcd, tft, amoled, amoled plus o la que quieras buscar, fatigan la vista. Eso por no hablar de los reflejos. Ponte con tu iPad a leer un libro a plena luz del día, en la playa por ejemplo, y dime tú si molesta o no. La experiencia de lectura es pésima. Yo, ahora mismo, escribo desde un portátil en una biblioteca, y no veas como nubla la vista el hecho de tener que ver mi propio reflejo en la pantalla.

    Leer en una tablet es como conducir con el parabrisas sucio. De acuerdo, no nos vamos a estrellar, aunque conduciremos mil veces más a gusto con una buena pasada de agua y jabón.

    Si a ti no se te queda la vista cansada después de una jornada laboral, mejor para ti desde luego. Sin embargo, es algo que le sucede a muchas personas (en las que me incluyo).

    La tinta electrónica, por contra, evita estos problemas.

    Un saludo.

  4. Vicent
    2011-11-03 21:36

    Hola, por primera vez …

    He leido pocas cosas más inspiradas al respecto del “eBook” y toda su parafernalia.
    Es sumamanete agradable leer un libro en el iPad y de pronto encontar algo que te chirria, para bien o mal, y buscarlo en la Wikipedia …
    Y así un monton de cosa, musica de fondo, y mil cosas más….
    Pienso que el iPad y similares son realmente el futuro.
    Gracias por la reflexión y enhorabuena por tener las ideas claras.

  5. Toni garcés
    2011-11-03 22:54

    El Ipad no sirve para meterse de lleno en la lectura. Siempre tienes en mente las otras posibilidades y dudo que leyendo en él permanezcas dos horas seguidas en la lectura, sin mirar twitter ni el mail, etc.

    Sucede que no sois lectores, sino tecnolectores. Decir no comprar libros en papel lo deja claro. Ningun apasionado de la lectura diría esa majadería.

  6. Marcos
    2011-11-03 22:57

    Gracias por vuestros comentarios.

    Xabier, no quiero convertir esto en una defensa del iPad; creo que en el artículo dejo claro que hablo de mi experiencia y nada más. Y mi experiencia es exactamente esa: leer con placer. También he leído en un Kindle, y me gustó menos, quizás por el simple detalle del refresco de página, mucho más torpe que el del iPad. Y a mí no me duelen los ojos, o no más de lo que me duelen leyendo en papel. Sin embargo, mi madre se quejaba de cansancia (comparado con el papel) al leer en su Kindle. No sé si hay estudios o no, te cuento lo que me sucede a mí.

    Saludos

  7. Marcos
    2011-11-03 23:00

    Infiero, Toni, que tú sí eres un lector de los de verdad, lo cual refuerza mi teoría de que leer no da ni mayor capacidad de argumentación ni mejor educación.

    Saludos

  8. ResPublicae
    2011-11-04 02:09

    Completamente de acuerdo con todos los puntos desarrollados. En cuanto a la agradable polémica entre Ipads, tablets y Ereaders solo puedo añadir lo siguiente: El tablet es como una navaja suiza, y el eReader es un destornillador Philips. El destornillador solo sirve para quitar tornillos Philips, pero lo hace mejor que la navaja suiza.
    Un saludo a todo el mundo.

  9. Marcos
    2011-11-04 04:16

    Prueba a leer cómics con tu destornillador y después hablamos :)

    Saludos

  10. María José
    2011-11-04 04:48

    Xabier, yo creo que hay que diferenciar la experiencia personal de los hechos, y no es un hecho que las pantallas “dañen la vista”. No lo digo para polemizar, es que eso es una afirmación científica, igual que la de que el tabaco perjudica a la salud. He buscado algún artículo científico que lo demuestre y no he encontrado ninguno, el texto al que te he remitido explica muy bien qué se ha encontrado sobre el efecto de este tipo de dispositivos sobre la vista. Y no es cuestión de datos técnicos sobre los tipos de pantallas, es cuestión de si tienen efectos sobre la vista, ya sea el ojo o el cerebro encargado de procesar la información visual. Esto es algo que tienen que estudiar los oftalmólogos o los neurólogos, sobre todos los primeros, no los informáticos que son expertos en el dispositivo no en el efecto sobre la vista.

    La fatiga tiene que ver con el tiempo que pasas frente a una pantalla, un libro, trabajando en joyería, cosiendo… y la frecuencia del parpadeo. Prueba estar leyendo libros de papel 10 horas diarias y parpadeando poco y tendrás también fatiga visual, la misma que tenía mi abuela cuando estaba muchas horas cosiendo. Y esto no puede confundirse, si de verdad “dañara la vista” habría que tomar las medidas oportunas, regular su uso y decirle a la gente las consecuencias de utilizar este tipo de dispositivos. Pero no hay tal cosa publicada.

    Que a alguien no le guste o agrade leer en estos dispositivos tiene que ver con aspectos personales que yo respeto. A mi no se me ocurre leer mi ipad ni mi iphone a plena luz como tampoco intento leer mis libros de papel en penumbra, los dispositivos con retroiluminación los leo siempre a la sombra. No sé si tienes un ipad o alguna pantalla de Apple, pero tal y como utilizo la iluminación, en función del dispositivo, jamás he visto mi reflejo en ninguna de esas pantallas. Pero para eso están las diferentes opciones, yo leo igual en ipad, iphone, libro, tinta electrónica… Sï, en esto, tengo mucha suerte y un poco de información de cómo utilizar cada uno.

  11. Manuel Dávila
    2011-11-04 05:30

    En general estoy de acuerdo con Xavier. Lo que cansa es la retroiluminación, el mismo concepto que ver el sol de frente o una lámpara durante un tiempo determinado. Mi experiencia particular es mucho más cómoda con el Kindle que con el iPad. Aclarando que soy usuario de ambos dispositivos.

  12. Xabier Villanueva Amadoz
    2011-11-04 16:48

    María José, Marcos: No he entrado para polemizar, ni mucho menos; además, al igual que vosotros, simplemente he dado mi opinión. Me ha gustado tu argumentación y puesto que sabes los inconvenientes de usar cada tipo de dispositivo, adelante. Se trata de leer, y si a uno le va mejor un gadget que otro que siga con él. Cada uno tiene sus gustos.

    Lo que me ha parecido muy acertado ha sido el comentario de ResPublicae. Después Marcos lo ha querido llevar a su terreno, aspecto loable, pero estamos hablando de conceptos diferentes. Leer siempre se va a leer mejor con tinta electrónica pero lógicamente, la tinta electrónica no le llega ni a la suela de los zapatos a las pantallas a todo color de las tablets (del iPad en este caso). Desde luego, los ebooks no están hechos para los comics, principalmente porque si un tebeo que no sea en blanco y negro lo tienes que ver así… ¡apaga y vámonos!

    Saludos.

  13. Marcos
    2011-11-04 16:57

    Ningún problema, Xabier, estamos discutiendo civilizadamente, todo un placer.

    Fíjate lo que dices: “los ebooks no están hechos para los comics”. Pues yo pienso exactamente lo contrario: que el cómic tiene su medio perfecto en el ebook, por muchos motivos (reducción de los costes altísimos por las tintas y el color, entre otros), así que entiendo que aquellos dispositivos que no puedan reproducirlos fielmente tienen un problema que deberán solucionar.

    Saludos

  14. Xabier Villanueva Amadoz
    2011-11-04 17:20

    Cuando digo que los ebooks no están hechos para los comics debo matizar. Quería decir los ebooks actuales. En el momento que un aparato de estas características, con 10 pulgadas de pantalla, pueda ofrecer colores vivos será una delicia.

    Un saludo.

  15. Paco
    2011-11-05 04:47

    También soy usuario de kindle e iPad, y leer el kindle a la luz del día es una gozada. Pero tiene un defecto; el mismo que los libros de papel: necesita leerse con luz.

    Puede parecer una tontería, pero en mis muchos años de lectura en TFT (diversas PDAs, iPhone, iPad…) me he acostumbrado a algo que me produce un placer inmenso, leer a oscuras antes de dormir.

    Ahira leo principalmente en kindle, y echo eso en falta. La limitación viene de que la posición por la que vas leyendo no fluye de un dispositivo a otro, salvo que sean libros comprados en la tienda de Amazon.

    Afortunadamente creo que se arreglará pronto; Amazon ha prometido que en su nueva actualización de firmware esa función también estará en los documentos personales del usuario.

    Así, lo mejor es combinarlos: kindle en el patio, iPhone / iPad a oscuras.

  16. Félix
    2011-11-08 04:10

    Sin entrar en las ventajas que usted otorga a los e-book —con las que en general coincido—, sólo quiero aterrizar en un detalle: ¿Por qué guardamos tantos libros?
    Personalmente —sin ánimo de dar lecciones—, decidí hace tiempo guardar sólo las novelas que seguramente volveré a leer (pongamos que son 100, como mucho 200; y de vez en cuando incluso reviso este “depósito”), enciclopedias y libros de consulta los he entregado a colegios o a amigos de mis hijos (en este apartado los e-book e internet constituyen la alternativa perfecta); con los ensayos hago algo similar a lo aplicado con los novelas (excepto con los libros de Historia, a los que tengo una querencia especial), etc. etc.
    A la postre, en la casa que vivo apenas guardo unos 1.500 (en el pueblo bastantes más, pero allí no tengo problemas de espacio, si bien algún día también haré “limpieza”).
    En defnitiva, en mi opinión hay un punto de “coleccionismo irracional” en eso de almacenar todos los libros que leemos, aunque comprensible en los que no “hemos nacido” digitales.
    Sí a los e-book, sin duda, pero sin renunciar a guardar los de papel que tienen “valor añadido”, convirtiendo así las bibliotecas de papel en una especie de pasillo: adonde los libros llegan, son leídos y emigran a otras manos.
    Saludos.

  17. Ana
    2011-11-11 19:45

    Yo me fío plenamente de María José en lo de la percepción visual, así que estoy en lo de hacerme con un IPad 2. Por ahora leo en un Sony (e-reader, con pantalla táctil, sin wifi). A mí y a mi hija mayor nos funciona muy bien. Como los idiomas que traía eran English, French, Italian, Deutch, tengo el diccionario para inglés monolingüe, pero nada para los otros, y olvídese ud. del español. ¿Qué encuentro de malo en el e-reader? 1. Que mientras se está cargando no se puede utilizar. 2. Que la pantalla tiene muchos reflejos —pero nada que no se arregle metiéndose en la sombra o con unas gafas de sol vulgares y corrientes. 3. Que cuando quieres retroceder a buscar algo en una página, o tienes muy claro el texto —y la herramienta te permite encontrarlo a la primera, eso sí— o echas de menos poder ojear el libro físicamente (pasando las hojas) sin tener que esperar el refresco de página. 4. Que no se me queda la portada (no confundir con cubierta) como en el libro en papel. Y más, como que hay libros en papel que son una gozada y no están digitalizados, etc.
    Aquí analizan (no sé muy bien de dónde o cómo sacan las conclusiones, pero bueno) si es mejor leer en papel, en e-reader o en tablet: El cerebro humano no entiende de soportes , así que parece que lo mejor es tener una tablet.
    Un saludo.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal