Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Una poética de la sonoridad

Petrarca decía que su primer contacto con la literatura fue a través de Cicerón, y que se quedó prendado de aquella prosa latina, no por su significado, que desconocía en un principio, sino por el sonido que brotaba de sus frases. Es común que en la infancia nuestra lectura sea principalmente sonora, que admitamos y gustemos textos cuyo contenido se nos escapa en su mayor parte, pero cuya musicalidad nos agrada. Y aceptamos sin cuestionamiento alguno la ignorancia del concepto en la música, en donde podemos apasionarnos por canciones de cuyo sentido no sabemos nada. Wim Mertens genera un lenguaje propio para su canciones, sin significado semántico, muy hermoso, de modo que el componente vocal tiene toda la apariencia de un texto cuyo valor es exclusivamente forma y no sentido. ¿Y en la poesía?

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso…

Aceptaremos que este capítulo 68 de Rayuela es una maravilla, quizás uno de los fragmentos más hermosos de la literatura, y sin embargo su significado es oscuro, y sólo la intuición y la sonoridad sinonímica de las palabras nos hace pensar en un sentido más o menos unitario.

En el medievo de Petrarca, y aún dos o tres siglos después, la poesía estaba intrínsecamente unida a la música y al ritmo. Buena parte de los poemas de entonces no valdrían nada si no fuera por su fortísimo sentido sonoro. La Ilustración más que borrar esa fusión hizo aparecer otra que giraba hacia el sentido, y hasta hoy esa ha sido la esencial, al menos en cantidad. Yo, sin embargo, leo a menudo poemas que no entiendo significativamente, pero que gozo formalmente: los leo en voz alta (hasta bien entrado el Renacimiento la lectura se hacía en voz alta) para paladear los gritos y gemidos que producen las letras al chocarse y la cadencia rota o acompasada de los versos. La comprensión de un poema no tiene por qué ser la de un significado conceptual, sino auditiva, emocional, rítmica. ¿Por qué no construir, como Mertens, un lenguaje artificial para escribir poesía? Uno que suene y no signifique, o que sólo signifique a partir de su sonoridad.

Marcos Taracido | 14 de julio de 2011

Comentarios

  1. marta cristina
    2011-07-14 22:21

    la poética de la sonoridad,tal y como la explicas no dista mucho de lo que hicieron los surrealistas. En el acto creativo el ritmo y el sonido son mas importantes que el significado de las palabras. creo que como alternativa está bien pero lloraría de pena si la poesía fuera un cúmulo de sonidos dodecafónicos, en donde el signo y el significado no son nada. Pasea por los patios de los colegios y veras a niñ@s con una cantinela incomprensible basada en el sonido y el ritmo. En “el Hombre duplicado” de Saramago, avanza lo que supuso para el hombre que sus sonidos tuvieran sentido y lo hace desde lo negativo de esta unión a lo positivo .
    Considerar el Cap.68 de Rayuela como uno de los fragmentos mas hermosos de la literatura me parece excesivo e hiriente,por no decir perdóname,de un políticamente correcto que asusta .Divertido,sugerente,atrevido,provocador: si pero no creo que sea memorable mas allá del esfuerzo de Cortazar por romper los cánones de la novela decimonónica y todo Rayuela lo es, desde la forma de lectura hasta esa descripción que te parece tan magnífica. Me encanta julio Cortazar fue uno de los 1ºs autores que despertó mis ansias de leer y me acerco a la literatura suramericana,tenía entonces 18 años.
    por último la poesía siempre estará unida al ritmo y a la música. Los nuevos raperos hacen versos para recitar en público, algunos como “los violadores del verso” son realmente buenos .En este momento incluso discuten en verso y cada pandilla tiene su propia estructura. Desconozco sus formas solo he oído alguna cosa. Siento ser tan dura pero todo está inventado y lo que no cuaja es porque no es mas que un paso importante para romper moldes. No creas que buscar la rima en un Soneto,darle sentido, hacer que te emocione es un juego de niños -pero hacer lo contrario solo sera bueno siempre que emocione al alma y,o la encadene.

  2. Alberto
    2011-07-14 22:51

    ¿Te parece hiriente pensar eso del capítulo de Rayuela? ¿“hiriente”? ¿En serio? ¿Y políticamente correcto?

    Me temo que la nueva moda es llamar políticamente correcto a casi cualquier cosa con la que no estamos de acuerdo.

  3. Paco
    2011-07-15 00:10

    Yo creo que en poesía el ritmo y la sonoridad son fundamentales, y la poesía actual ha caído un poco en el extremo contrario.

    Me siento incapaz de leer a esos poetas que te plantan tres endecasílabos seguidos y el cuarto no hay manera de encajarlo, quizá porque tengo un oído especialmente rítmico.

    Sin embargo creo que el ritmo en poesía está subexplotado. Al prescindirse en gran medida de la métrica clásica (endecasílabos, octosílabos, tetrasílabos, versículo, etc.) se ha caído en un extremo en el que la métrica no importa, y creo que se puede romper con el endecasílabo de mil formas sin necesidad de “prosificar” el poema.

    Fue un tema que me obsesionó mucho en una época, en la que escribí estructuras con nombres como 10 × 5 mod 4 y cosas por el estilo.

    Cuando era poeta, claro :(

  4. Paco
    2011-07-15 00:11

    Por cierto, me he anotado a Mertens para el rarezas musicales :P

  5. Ana Lorenzo
    2011-07-24 09:14

    A mí no me gusta especialmente Wim Mertens, lo sabes, Marcos (sigo en ello), pero que la poesía lúdica, la que gusta del ritmo y del juego, esa es la que introduce muchas veces al niño, si non é vero, é ben trovato: ahí andan Shel Shilverstein, Gloria Fuertes, Giovanni Rodari, (vean traducciones de Darabuc en darabuc.wordpress.com) y tantos otros…quelques Français sont là aussi… y algunos españoles, como Rubén Darío…
    Cuando el niño es pequeño, el ritmo y la sonoridad son todo. Cuando el niño es grande, como somos nosotros, la niñez que tenemos dentro nos pide un poco de juego de palabras, de música, de verso loco. Vean, si no, a García Lorca y su gallina, y sus amigos, claro.
    Un beso. Ana

  6. Maria
    2012-05-07 11:42

    Maravilloso me parece el texto de Cortázar. La orginalidad, y la posibilidad de despertar los sentidos y de arriesgarse, adentrarse en ese vacio que nos da el acto creativo previo a su concreción, solo es posible teniendo presente el concepto de Libertad. En la poesía contemporánea el ritmo esta dado por los silencios, la medida de ciertas palabras, las reiteraciones, la libre diagramación del texto y los neologismos, por supuesto.
    Sin libertad la belleza del arte no aflora.
    Ritmo no es sinónimo de convencionalismos o ataduras como exigencia, o ley.
    Maria



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal