Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Notas sobre el encanto de los manifiestos poéticos, o la propuesta pospoética

1. El manifiesto, como género, desde las Vanguardias, viene definido por su afán lúdico, tanto para el que lo genera como para los que lo reciben. El ludismo no tiene que estar necesariamente asociado a la broma o la sátira o la boutade, sino que puede residir en la irreverencia de la propuesta, su transgresión o novedad: la negación o ultraje más o menos intenso de la tradición es materia constitutiva del manifiesto, junto con la provocación.

2. Por eso yo leo todo manifiesto con agradecimiento, con tanto escepticismo como disposición al juego, porque se trata, ha de tratarse, de un juego: que lo sea o no, que trascienda y pase a ser un juego histórico o se quede en nada lo dirán siempre otros ajenos al autor, y sobre todo el tiempo.

3. Por eso leo con interés y gusto el Hacia un nuevo paradigma: poesía postpoética (Agustín Fernández Mallo, Contrastes, 2003). No soy capaz de percibir el grado de seriedad del texto; quiero decir que no sé hasta qué punto el autor se toma en serio a sí mismo y su propuesta, no sé hasta qué punto está jugando o asentando, falta de perspicacia por mi parte. Téngase en cuenta para lo que sigue.

4. Propone en él Agustín Fernández Mallo, en términos generales, que la ciencia es la nueva poética, y que la poesía ha de reflejar el nuevo mundo, y que este género es el único de la literatura y las bellas artes que todavía no lo ha hecho. Como único ejemplo directo deja este poema, El Haiku de la Masa en Reposo:

E2=m2c4+p2c2,
si p=0 (masa en reposo) →
E=mc2

5. Son muchos los autores que hace ya un buen puñado de años fusionaron ciencia y poesía (y cualquier otra disciplina) en su obra; sin ir más lejos, dos cercanos: Francisco Serradilla (Tratado inusual del universo, 2000) y Jordi Royo (Okupación del alma, 2002).

6. En realidad parece que Fernández Mallo pide que la poesía deje de serlo; sería coherente abogar por la disolución de los compartimentos artísticos, pedir un arte único y global en el que no se distingan disciplinas, en el que no hay literatura ni escultura ni pintura por separado sino una sóla cosa como manifestación artística o poética, o poético-artística. Pero pedir que la poesía se deconstruya y se tecnifique conforme a los nuevos tiempos, así, sin mayores propuestas concretas que El Haiku de la Masa en Reposo, es un vacío cuántico, cuando menos. La pintura sigue siendo pintura; la escultura, escultura, y cualquiera que vea una narración actual podrá reconocerla como tal. Como a la poesía.

7. (El manifiesto de Fernández Mallo se hizo libro (Anagrama, 2009); no lo he leído, pero mantiene el mismo título, e imagino que la misma propuesta, extendida. Fue finalista del Anagrama de Ensayo)

8. He leído del autor su novela Nocilla Dream (Candaya, 2008), una novela agradable, que creo bastante revuelo en el panorama literario, bien sabe dios que no sé por qué: sus dos novedades principales son la rotura de la linealidad narrativa y la mezcla de textos de carácter científico con los propiamente ficticios o literarios. De la primera no daré referencias de su ancianidad, para no insultar a ninguno de mis escasos lectores; la segunda no llega a mezcla, sino que es mera intercalación. Insisto: la novela me gustó, pero eso no significa que resulte novedosa, y desde luego no creo que cumpla con el propio manifiesto postpoético.

9. En la red no hay apenas poemas de Mallo, y los pocos que he encontrado son eso, poemas, sin deconstrucción alguna, ni fusión científica.

10. Últimamente Agustín Fernández Mallo y Manuel Vilas están haciendo migas, se citan, acuden a foros y escriben manifiestos conjuntos. No creo que tengan mucho que ver sus obras. Acaban de publicar un manifiesto conjunto en la revista Quimera, que no he podido leer. Pero su punto primero deja claro que se están divirtiendo, y yo ya ardo en deseos de divertirme con ellos:

1.- ESTAMOS ECHÁNDOLE UNA MANO A ESPAÑA, Y NUNCA NOS LO AGRADECERÁ.

Marcos Taracido | 08 de abril de 2010

Comentarios

  1. María José
    2010-04-09 05:41

    Pues a mí Fernández Mallo me parece muy malo, me recuerda a los ejercicios que hace la gente creativa con 16 años. Nocilla Dream me aburrió como una ostra y de novedoso no tenía nada de nada. Carne de pixel es otro bluff, lo he leído tres veces por si me había perdido algo, como muy bien dices ni mezcla ni funde ni hace nada de nada, pone cosas de ciencia sin el más mínimo interés junto con otras más o menos literarias sin el más mínimo interés. No sé si será divertido el manifiesto, pero a mí me parece la cosa más aburrida y vista del mundo, incluido el video que ha hecho sobre el proyecto Nocilla. Reconozco que me tiene perpleja su alianza con Manuel Vilas, que me parece increíble, ese sí que hace cosas originales, divertidas, profundas, nuevas, con un nivel intelectual del que ya no queda. No sé quizá en persona gane y sea divertido y le pueda aportar algo a Vilas que a mí se me escapa, pero como artista no le veo el más mínimo interés.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal