Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Escribir después de Auschwitz

Hay momentos en que todo en mi entorno se suspende y yo lo observo como si lo tuviese en mis manos, en una burbuja, una pausa del aire en la que, con un vértigo medido, me asomo. Entonces veo todo como un juego inútil, me resultan ridículas toda las creaciones culturales, una hinchazón absurda que se agota en sí misma. Yo mismo, claro, un fantoche patético que cree colaborar modestamente al mundo. Ridícula toda invención, toda recreación para cubrir el ocio; patética la industria de la crítica, horas y volúmenes para desentrañar un verso insignificante para la escala planetaria. Una galerista de brillo entusiasta en la mirada se pregunta: ¿qué sería del mundo sin el arte? No habría diferencia alguna, en nada modificaría nuestra estancia en la tierra. En nada. Es un juego de niños. Somos niños grandes que pactamos ignorar que ya crecimos, y utilizamos la ficción como argamasa de ciudades y mundos que abrazamos como se abraza uno ante el espejo. Ya estamos en Matrix en estos promontorios de occidente, pero la simulación es un acuerdo tácito para ignorar el mundo, un holograma con corteza, un espejismo con el que se ensueña el propio constructor. Pero la quimera es tan palpable y hermosa que termina por convencernos de que la lucidez no fue más que una opresión puntual en nuestro sueño.

Marcos Taracido | 22 de enero de 2010

Comentarios

  1. Estrella
    2010-01-22 02:49

    En efecto vivimos en una simulación. Y cuando nos detenemos e iluminamos con la antorcha del arte vemos que el mundo es el juego de niños, lu rutina es la inmadurez absoluta; la muerte violenta es la expresión, la catarsis, la purga de todos.
    El arte ve con otros ojos (diferentes puntos de enfoque, diría castaneda) a este mundo irrisorio, triste y patético…

  2. Cristina
    2010-01-22 21:34

    Pero, ¿Cuál es en realidad “el mundo”? Pues no es tal vez la nada y el arte el mismo mundo?, no es igual de “inútil” las horas y volúmenes para “desentrañar un verso” que para identificar su propia inutilidad?…
    Precioso escrito de una sensación tantas veces sentida para mi.

  3. María José
    2010-01-23 01:10

    Qué curioso, yo estaba pensando algo parecido a lo que ha puesto Cristina, al final todo es vida. Todo es ridículo o no, según el estado de nuestra mente en cada momento.

  4. Marcos
    2010-01-27 01:31

    Perdón por la tardanza y gracias por los comentarios.

    Um… no, no estoy de acuerdo. Escribir es un juego, si vanal o ridículo si puede que dependa del estado de ánimo. Pero morirse de hambre no es ridículo, no es un juego.

    Saludos

  5. María José
    2010-01-27 04:13

    La vida, Marcos, es la vida y tan vida es morirse de hambre como escribir. Y puestos, mucho más ridículo morirse de hambre. La diferencia fundamental es que lo último produce mucho sufrimiento, pero eso es otro problema.

  6. María José
    2010-01-27 06:05

    Por cierto, que me has recordado a lo que dice Vilas en Aire nuestro:

    “Un enigma estrafalario que nos conduce a los centros biológicos del individuo y a la consideración última de que la vida humana es esencialmente vida antes que humana. En tanto que humano es artificio, y vida es necesidad”

  7. Ana Lorenzo
    2010-04-14 04:50

    Creo que la lucidez acaba con la vida, por eso solo se puede sentir de cuajo en «momentos en que todo en mi entorno se suspende y yo lo observo como si lo tuviese en mis manos, en una burbuja, una pausa del aire en la que, con un vértigo medido, me asomo.» Si no fuera así, no vivirías, no escribirías y no existiría LdN.
    Agradezco tu lucidez porque conduce a textos como este y a libros como Leve historia del mundo; pero agradezco muchísimo tu distracción (en la vida, en las bellas artes…) porque me parecería propio de un enemigo cruel hacerte estéril para la vida y para el arte.
    Precioso texto; más de un existencialista y más de un escritor de la literatura del absurdo, e incluso algún buen realista, te lo robaría. Un beso.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal