Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Melibeo soy

A veces, demasiadas veces, sientes cómo te alejas de tu cuerpo y te quedas escuchando a unos centímetros de tu espalda, sobre la nuca, una distancia exigua, pero bastante para notarte, al otro, pequeño, muy pequeño, ridículo como esos sueños en que acudimos al trabajo en zapatillas o aparecemos desnudos en medio de la calle. Entonces todo te parece vano, fútil, pueril. Percibes en tu voz, en la de todos, una soberbia agigantada con arena y sabes, con una certeza agotadora, que la brisa más leve devastaría el andamiaje y te verías, todos, desnudo en medio de la calle.

Y es en ese momento que lees:

Llevar la decrepitud como una flor. 0 como una corona. Es envidiable el otoño, la segura y hermosa dignidad con que se acuestan las hojas de los árboles sobre la tierra.

Es envidiable el invierno en esas latitudes donde la nieve y el silencio se parecen a la sabiduría que nos seduce por su ausencia de sombra.
Blanca Varela

Y, vuelta a cero la distancia de ti mismo, sigues creyendo.

Blanca Varela estuvo siempre rota, descoyuntada. Leerla es recomponer un puzzle con su cuerpo, desincrustar el brazo de la espalda, enderezar los dedos, volver el fémur a la pierna, limarle el astillado de las rótulas, bajarle la vagina de la boca al vientre, limpiarle todo el dolor que le supura el cuerpo, un dolor invisible, inodoro, abandonado por los gritos. No se queja. Ella te mira mientras tú trabajas y te llenas de sangre. Ella mira y calla mientras la vas recomponiendo, y ya en los últimos retoques ves tu cuerpo transtornado y apenas te giras por si hubiese alguien que te amañe.

Marcos Taracido | 19 de marzo de 2009

Comentarios

  1. la hundida
    2009-03-20 03:55

    Me duele que llames a Blanca Varela descoyuntada. Un tío descoyuntado sería Charles Bukowski, poeta deconstructivo e inquietante como pocos. Pero Varela es armonía y violín reparador. La misma poesía que incluyes es un regalo sublime de felicidad y acuerdo consigo misma. Bukowski habría hecho rimar otoño con coño, pero ella eleva el declive a categoría natural y árbol que acuesta sus hojas sobre la tierra. Nosotros decimos: esta mujer lleva los años con dignidad. Pero ella salta al vacío como una artista de verdad, una acróbata de la palabra; ella une las palabras dignidad y hermosa, y en ese doble salto nos quedamos suspendidos admirando su arte poética. Pienso en Blanca Varela y se reorganizan algunas de esas hojas para decirte: Melibeos hoy, Marcos. No te desanimes.

  2. Marcos
    2009-03-20 04:38

    O me he expresado mal, o me has entendido mal: en absoluto pretende ser peyorativo “descoyuntada”; trato en mi texto de contraponer dos fuerzas en Varela, y la primera sería esa rotura que yo percibo, una rotura que precisamente no se ve a simple vista en sus poemas.

    Saludos

  3. la hundida
    2009-03-20 06:20

    Pues lo siento. Puede ser como dices, pero no se desprende del poema que insertas. No te enfades, chico.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal