Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Apuntes para que usted escriba, IV

Copiar mil veces el siguiente cuento de Max Aub:

«Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera donde yo estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba. ¿Despedirla por eso? Habría tenido que pagarle sus tres meses. Además habría sido muy capaz de echarme el mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por dentro.» Crímenes ejemplares (1955)

Reflexionar, mientras dure el proceso, sobre cada palabra, cada coma, su fonía y sus sentidos e intentar rescatar su perfección. Si se lograse, ruego, suplico que me lo comuniquen.

Instrucciones para la elaboración de una antología: elimina, quirúrgicamente a ser posible, toda la metaliteratura, crítica y ensayística leída; lee por puro e inocente placer cuanto libro caiga en tus manos, y anota, como en un descuido, aquellos textos que te estremezcan. Júntalos todos, y léelos varias veces más, en distintos momentos y estados de ánimo, por si la conmoción fuese un viento pasajero. Cuando halles, quizás tardes años, certidumbre en la lectura, guarda la selección a buen recaudo. Y jamás permitas que se haga pública.

Se habla del remake como de un recurso en tiempos de escasez de ingenio; puede ser. Sin embargo, parece también una herramienta válida: el tiempo puede desgastar la forma, pero el contenido puede permanecer brillante, sólo a la espera de una nueva y actualizada presentación. En el cine se rehace casi desde que existe. Pero a la novela se le niega la opción, como quien rechaza una impostura. La poesía fue siempre más osada en esto, y aunque desde el romaticismo se tiende a disfrazar, ha seguido funcionando. Ahí tienen centenares, miles de novelas que no han logrado atravesar la espesa niebla del tiempo, pero que esconden soles que esperan ser despejados.

Marcos Taracido | 13 de septiembre de 2007

Comentarios

  1. Alberto
    2007-09-13 18:31

    lee por puro e inocente placer cuanto libro caiga en tus manos, y anota, como en un descuido, aquellos textos que te estremezcan.

    ¿Sabes a qué me recuerda esto? A la inocencia del preadolescente que era yo al alquilar películas en el videoclub, a finales de los ochenta. La de veces que me he echado de menos a mí mismo con esa inocencia, esa limpieza total de criterio, eligiendo la película por criterios como la carátula, lo que dice la contraportada o “por ser de Bud Spencer”. Extirpar quirúrgicamente lo ya sabido para dejar caer los ojos inocentemente en lo desconocido, ojalá fuera un proceso reversible con un simple botón..

  2. Eresko
    2007-09-13 20:05

    El microrelato me parece genial. Si de veras reventaran las palabras…¿a cuántos haríamos reventar?

    Un saludo

  3. pykulas
    2007-09-13 23:41

    Esto parece interesante como planteamiento, pero como fondo está totalmente fuera del cánon occidental de Harold Bloom: no tenemos tanta vida para leer ni siquiera una ínfima parte de lo canónico, menos para cosas que, probablemnete, no valen la pena

  4. Paco
    2007-09-13 23:44

    No sé dónde lo leí, pero Cortázar contaba que en un largo trayecto en tren que hacía con frecuencia se dedicaba a reescribir libros que había leído, que quizá eran buenos de contenido pero no en la forma.

  5. Ana Lorenzo
    2007-09-14 00:17

    Me encantan las instrucciones para elaborar la antología (muy importante lo de releer en distintas ocasiones y estados de ánimo, «por si la conmoción fuese un viento pasajero»). Creo que a veces consigo aún leer con el mismo placer y la misma pasión y la misma inocencia con la que leía de adolescente, y creo que todo lector apasionado tiene su antología bien guardada, sí, para que no se haga pública, sobre todo.
    El crimen es, desde luego, ejemplar.
    Rehacer una novela: cuántas veces no nos tientan los hallazgos ajenos y su falta de puntería al expresarlos (pero como has dicho en alguna ocasión, qué larga es una novela; la de tiempo y disciplina que hacen falta… Mejor empezar por un relato corto.)
    Un beso.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal