Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Sobre las armas cargadas de futuro (II)

No hay obviedad, ni hay prosa decantada, ni silabarios exactos para ocultar, como el limón ocultaba la podedumbre del pescado, la ausencia de la música; no hay tampoco infantilismo ni una concepción aleatoria del verso del que corta jamón sin dominio del cuchillo: Amonal y otros poemas (Enrique Falcón, Ediciones Idea, 2005) y Lengua de Signos (Daniel Bellón, Ediciones Idea, 2005) presentan una doble sensibilidad que los sostiene como poesía: la que percibe y se empapa y regurgita el mundo que nos insulta a cada paso, y la que lame el verbo y sus cadencias. Álvaro Ojeda ya escribió por aquí una intensa y acertada reseña del libro de Daniel Bellón; añadiré tan sólo que, curiosamente, percibo una mayor implicación, una más profunda cercanía e implicación en los poemas «sociales» (perdón) que en los de carácter amoroso o sentimental. Como muestra de lo mejor del libro, dejo un poema que creo sintetiza su poética de la resistencia:

Fronteras

Muy lejos
Del sueño anarquista de los peces

Bajante la costa la frontera
Es una alimaña que no duerme
Y acumula restos entre los arrecifes

Mis vecinos
Encuevados de miedo
La aplauden

El libro de Enrique Falcón (aquí una selección) tiene una mayor conciencia militante, y es más uniforme que el de Bellón, y quizás menos poético; he de decir que no tiene la fuerza de La marcha de 150.000.000 (7 i Mig Ediciones, 1998), un prodigio ininterrumpido de ritmo, dolor y pasmo; pero si Amonal se lee como una continuación de su marcha poética cobra un mayor sentido. El paso largo, el galope de aquel, deviene coda sincopada en este, apenas apuntes entrecortados, esputos o vómitos que le provoca el entorno y que se articulan en poemas; de hecho, el epílogo, casi un tercio de la extensión del libro, abandona el poema para escribir una crónica del espanto de la injusticia y el crimen del poder y de la respuesta poética y cultural, que da un mayor sentido a los versos precedentes.

(Al tiempo que estos libros leí, en un par de días del pasado verano, Sombra antigua, libro que recoge la poesía de Pablo Mora, y que recién acaba de ganar el Premio Nacional del Libro en Venezuela. La de Mora también es una poética heredada de la social de los ciencuenta, pero en su rama nerudiana, no de panfleto, sino de canto abisal, de versículo oracular. Basada en la enumeración de un lenguaje riquísimo y profuso —varios poemas son cascadas aparentemente caóticas de palabras y palabras— tiene en ese rasgo su acierto y su freno, pues produce ahogo en ocasiones, parece faltar el aire y agota la lectura de algunos poemas en exceso extensos o repetitivos, aunque en cualquier vericueto de la página brota como una ardilla asustada un verso hermoso: «Puta lágrima fiesta larga y sola espejo de la guerra oleaje de la sombra cielo alado de locura furia fieramente izada alcatrazo de la muerte vivovuelo de las hojas viejo alero del asombro escarapela de los dioses insomne camarada a pie…».)

Marcos Taracido | 23 de noviembre de 2006

Comentarios

  1. daniel
    2006-11-28 23:36

    Hola Marcos,

    Antes que nada, mil gracias por la referencia y la atención que nos (me) presta(n) -vaya lío de paréntesis ¿no? Quería comentarte que, no sé, yo no me veo muy heredero de los poetas “sociales” de los 50. De hecho los poetas “de los 50” (ahora viene un lío de comillas) que más me gustan difícilmente se encuadrarían en lo que en aquel entonces se llamaba “poesía social” (Más comillas). Gente como Manuel Padorno, Fernando Quiñones, Gamoneda, Rafael Arozarena… sí que los tengo como referencia. En mi caso, Quique hablará por él, me siento más “heredero” de los poetas latinoamericanos de los 70, Gelman, Cisneros, Urondo, Dalton…incluso de alguno más “viejo”, como Cardenal. Yo creo que ellos encontraron el camino que en España se perdió a golpe de investigación sobre el lenguaje,atención a la oralidad, de distanciamiento y sentido del humor, que no les impidió estar muy presentes en las luchas de su tiempo, algunos de ellos con muy seria pérdidas (Gelman perdió su familia y Dalton y Urondo, y tantos más… la vida.)

    Esto no significa ningún menosprecio a los poetas que en España en los 50/60 se dió en llamar “sociales” ¿eh? Simplemente no formaron parte de mi formación con intensidad, por así decirlo. Quizás desde Canarias se ha tenido siempre más curiosidad por lo que se cantaba en la “otra orilla”, al menos, así lo viví yo. Una de las cosas que más me gustan de LdN es la aguda atención con la que miran hacia ese allá del que tenemos tanto que conocer y aprender. Un abrazo.

  2. Marcos
    2006-11-29 04:12

    Bueno, Daniel, realmente yo no sostengo que tus referencias sean los poetas de los 50, sino que de esa rama de los 50 veo que la poesía de la resistencia es uno de los brotes que ha llegado hasta hoy, y como sostengo en la anterior entrega, poco tiene que ver formalmente con aquella, reduciéndose quizás más al espíritu; pero en cualquier caso hablo de herencias y no de referencias: uno puede heredar las formas y modos de escritura de una generación sin haber leído a ni uno solo de sus miembros. Creo.

    Saludos.

  3. daniel
    2006-11-30 05:33

    Y, tienes razón, Marcos, es lo bonito de la hsitoria en general y de la literaria en particular, los recovecos y pasadizos. Tal vez sea una cuestión de actitud la herencia, no sé. También reconozco que tengo cierta prevención respecto a alguno de aquellos autores… Celaya, por ejemplo, que se despachó con unas coplillas racistas sobre los andaluces que me impidieron siquiera volver a acercarme a un libro suyo…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal