Libro de notas

Edición LdN
Teratología por Marcos Taracido

«Quizás sea el momento de explorar otra percepción de los desvíos, de buscar desde otros ángulos, de observar en los destellos del espejo, de describir la ofuscación, de voltear la entelequia, de sopesar qué perversidad o cuál aborto corroe la naturaleza. Momento, quizás, para una nueva teratología.» #. Marcos Taracido escribe cada jueves Textos del cuervo. Teratología dejó de actualizarse en marzo del 2008. Foto: Joan Fontcuberta, El Ciclop, reproducida con el permiso del autor

[Fabula] Res metui

Es ajeno a la vista, como un vapor o un vaho extenso. Su hábitat no existe fuera de la infestación: se aloja en los estómagos y ocupa allí sus días sin actividad alguna. No hay erosión de las paredes, no succiona los jugos, no diluye ni apelmaza. Pero el que alberga siente que todo el armazón se tambalea, que no hay firmeza en el siguiente paso, que las otras miradas son esquivas, que el aire pesa. Que está tomado por el miedo.

Marcos Taracido | 18 de octubre de 2007

Comentarios

  1. María José
    2007-10-18 18:50

    ¿Se aloja en el estómago o se siente ahí?

  2. Miguel A. Román
    2007-10-18 19:41

    Le conozco. Oh, sí, le conozco. Cuando pasa el tiempo deja de ser un huesped indeseable e incluso puede llegar a ser un silencioso pero leal compañero.

    Me temo, María José, que sí, que reside en la cúpula del estómago, como otros trasgos del alma: el que constriñe el corazón, el que atenaza la garganta o el más pícaro que presiona las zonas pubianas. Siempre en el eje medio del tronco,

    Sin embargo, Marcos, no tengo claro si su nomenclator es ‘res metui’ o ‘res metuens’ ;-)

  3. Marcos
    2007-10-18 21:31

    Yo diría que se aloja en el estómago, pero que sus efectos se siente por todo el cuerpo y el alma.

    Y, Miguel, pues no sé. ‘metui’, en dativo, “para el miedo”; esa era mi intención, pero es posible que ‘metuens’ quedase mejor, ¿cómo traducirías ‘res metuens’?

    Saludos

  4. Miguel A. Román
    2007-10-18 23:29

    Ah, vale. metus non metuo. “Res metui” sería la “cosa para el miedo”, mientras que “Res metuens” sería (pienso) “lo que es el temer”.

    Pero tampoco me hagas mucho caso, mi latín es muy revisionista y probablemente poco expresivo.

    Y, por regresar al tema, mi padre padeció de úlcera durante muchos años, hasta que le hicieron una vagotomía. Un día me dijo que le seguía doliendo, lo que fisiológicamente era muy improbable, pero después de tantos años lo que no le podía extirpar un cirujano era el reflejo de su angustia, y supongo que era mejor tenerla en el estómago que no en el cerebro; digamos que era mejor sufrirla en el alma que no en la mente.

  5. Marcos
    2007-10-19 15:12

    Sí, sí, ‘metus, us’; “ser para el miedo” es más o menos lo que quería que significase.

    En cuanto a lo que cuentas… yo no estoy seguro de que sea mejor sentirlo en el alma que en el cerebro: en ambos casos es sufrimiento es el mismo, ¿no?

    Saludos

  6. Ana Lorenzo
    2007-10-19 16:46

    Me gusta mucho. Sobre todo que, aparte de incapacitarlo a él, se lo haga visible a los demás. Es que rezuma.
    Un beso.

  7. Miguel A. Román
    2007-10-19 18:13

    No, Marcos. El dolor físico es soportable con la costumbre. Llegas a ser fakir de tus somatizaciones. Sabes que lo tienes ahí y lo controlas, incluso parece responder a los medicamentos.

    Pero si la desazón te inunda la mente te bloquea, te obsesiona y te amordaza. No hay sufrimiento sino preocupación. Ahuyenta al sueño y te vuelve torpe y abatido.

    La diferencia es que si tus problemas no tienen solución —o la solución no depende de tí—, es mejor alojarlos en un órgano para que el cerebro pueda seguir trabajando sin más distracción que un difuso dolor de estómago que, como mucho, te pone de mala hostia.

  8. María José
    2007-10-19 21:34

    Me he perdido un poco, ¿alma?, ¿cerebro?, ¿mente? No veo muy bien la diferencia.

    Pero el dolor siempre está en el cerebro y lo invade todo, esté localizada donde esté la causa. Recuerdo que la primera vez que oí hablar de los niños con el síndrome de Riley-Day, que no sienten cierto tipo de dolor (en la piel o lo huesos), pensé qué suerte. Pero luego no era tal, podían hacerse una herida grave y ni se enteraban, se tiraban desde una altura considerable, partirse las piernas y para ellos ser divertido, incluso dejar de respirar. Y es que uno no valora bien las cosas hasta que no las pierde.

  9. Miguel A. Román
    2007-10-20 03:00

    Me temo María José que esta es nuestra semana de no estar de acuerdo.

    El dolor no está en el cerebro, porque el dolor es una sensación y ésta se localiza físicamente en los órganos sensoriales correspondientes. Si te tomas una cucharada de azúcar el dulzor es reconocido por el cerebro, cierto, pero el azúcar está en la boca. El cerebro es un simple (vale, no tan simple) reconocedor, codificador, decodificador y administrador de impulsos informativos.

    Cuando un ladrón entra en un domicilio de Bollullos Par del Condado que está conectado a la central de alarmas en Las Rozas, es aquí donde se recibe la señal, se decodifica, se procesa y se genera la respuesta, pero el robo no se está produciendo ahí.

    Esto, claro, si llegamos a un acuerdo sobre qué es el dolor, porque en realidad no hay tal sino una reacción proteica que genera un intercambio electrolítico, que en realidad tampoco es tal porque a nivel cuántico la energía electrónica es un cambio en el eje de vibración de las cuerdas; pero en la silla del dentista esa explicación no sirve de mucho si no hay anestesia.

  10. Paco
    2007-10-20 04:49

    > Y, Miguel, pues no sé. ‘metui’, en dativo, “para el miedo”; esa era mi intención, pero es posible que ‘metuens’ quedase mejor, ¿cómo traducirías ‘res metuens’?
    > Sí, sí, ‘metus, us’; “ser para el miedo” es más o menos lo que quería que significase.

    Y luego dices que los informáticos decimos tacos!!!

  11. Marcos
    2007-10-20 05:06

    No, no, no decís tacos, decís cochinadas, obscenidades, que es muy distinto. “Cluster” es ofensivo, asqueroso; piensa en “multitarea”, que parece sacada de una peli de Rocco. “Metus” es pura poesía que nos retrotae a nuestros ancestros y nos conmueve. Esa es la diferencia, guarrindón.

    En cuanto al resto… derivamos demasiado hacia el dolor, y en realidad yo escribía sobre el miedo, y ese sí creo yo que es del mismo tipo que ese dolor “ficticio” del que habla Miguel. Y sí, todo sucede en el cerebro, pero en unos casos (el dolor por un pinchazo, el miedo de un soldado a que le maten) tiene una base real y directa y en otros (el dolor “eco”, el miedo abstracto) no.

    Saludos

  12. María José
    2007-10-20 05:42

    Sí Marcos, justamente porque el miedo reside en el cerebro puede existir ese “dolor eco” o miedo abstracto sin una causa externa que permita localizarlo, así uno siente “que está tomado por el miedo”, porque el enemigo no está a la vista. Por eso me parece tan logrado este “Res metiu”.

    Ana, yo había interpretado que no era visible y eso es lo que genera la incomprensión del resto, que no puede entender las señales de ese enemigo invisible pero tan presente para el que lo alberga.

    Miguel Ángel, esta vez no hay tanto desacuerdo, son focos diferentes.

  13. Ana Lorenzo
    2007-10-20 19:36

    No sé si es que yo no me había comido tanto el coco sobre dónde residía o qué lo causaba. Pero yo lo he visto (y lo he vivido), y es tal y como este texto de Marcos lo describe. Nadie sabe qué es, pero aleja a los demás: quizá los músculos faciales del que lo siente tienen otra expresión, quizá sean mínimas señales, pero el instinto animal de los otros lo percibe y «las miradas son esquivas»; o simplemente el que lo tiene dentro lo cree así, lo siente así, porque se contagia a todo y «siente que todo el armazón se tambalea». Es puro miedo sin causa alguna que venga del exterior, sin enfermedad ninguna que provoque dolores físicos, si acaso, química mal resuelta en un organismo.
    Creo que ya he dicho demasiado. Al fin y al cabo, esto es mi interpretación. El artículo es de Marcos.
    Un beso.

  14. María José
    2007-10-20 21:50

    Ana, mi interpretación es exactamente igual que la que has hecho tú y creo que Marcos lo ha descrito perfectamente, de una forma muy poética pero muy directa. Y está muy bien eso que dices “quizá los músculos faciales del que lo siente tienen otra expresión”. Al que lo alberga sí lo ven pero no a la cosa y eso es lo duro. Mi primer comentario no tenía que ver con el texto, me parece que queda muy bien esa descripción de cómo está en el estómago agazapado. Era una reflexión que me había sugerido más allá de cómo está expresado en el texto, supongo que tengo cierta deformación profesional y quizá este análisis sea más adecuado para el ojo que ve.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal